Có­mo su­pe­rar una cri­sis nan­cie­ra

High Class - - HC/ECONOMÍA - Por la Lic. Adria­na Bock, eco­no­mis­ta

Sa­be­mos que las ex­cep­cio­nes exis­ten, pe­ro aun así, con­ven­ga­mos que en nues­tras vi­das no an­da­mos de­li­be­ra­da­men­te bus­can­do o desean­do que las co­sas nos sal­gan "mal".

Así co­mo cuan­do dos per­so­nas de­ci­den unir­se y for­mar una pa­re­ja, pro­ba­ble­men­te no es­tén cal­cu­lan­do "de en­tra­da" la ma­ne­ra o la po­si­bi­li­dad de ter­mi­nar se­pa­ra­das, tam­po­co se­ría ló­gi­co pen­sar que un es­tu­dian­te desee cons­cien­te­men­te re­pro­bar un cur­so o que un atle­ta se en­tre­ne pen­san­do en per­der la ca­rre­ra. No obs­tan­te, tan­to el break up co­mo el apla­zo, o lle­gar úl­ti­mo a la me­ta, son co­sas que, sin du­da, pue­den ocu­rrir.

A par­tir de to­do es­to, po­de­mos con­cluir que ni el me­jor de los de­seos ni la más bue­na de las in­ten­cio­nes nos ga­ran­ti­za el éxi­to en nin­gún pro­yec­to, sea es­te per­so­nal, pro­fe­sio­nal o eco­nó­mi­co. Pe­ro es­te no es un ar­tícu­lo so­bre el éxi­to, sino más bien so­bre el fra­ca­so y, prin­ci­pal­men­te, có­mo so­bre­lle­var­lo. Más con­cre­ta­men­te, so­bre có­mo su­pe­rar una cri­sis fi­nan­cie­ra sin mo­rir en el in­ten­to.

Gra­cias a mi tra­ba­jo, he co­no­ci­do mu­chos ca­sos de per­so­nas que atra­ve­sa­ron por si­tua­cio­nes de so­bre­en­deu­da­mien­to, pro­ble­mas de li­qui­dez, in­sol­ven­cia e in­clu­so quie­bra. De es­tos mu­chos ca­sos, hay va­rios que lo­gra­ron sa­lir ade­lan­te y otros tan­tos que, has­ta don­de sé, si­guen ahí.

Pe­ro, ¿cuá­les son las ca­rac­te­rís­ti­cas que dis­tin­guen a unos de otros, y qué ac­cio­nes con­cre­tas ha­cen la di­fe­ren­cia en­tre quie­nes se atre­ven a rea­li­zar­las y quie­nes hu­yen ate­rra­dos de ellas? Se­gún mi ex­pe­rien­cia, es­ta es la lis­ta de las prin­ci­pa­les cla­ves:

CA­RAC­TE­RÍS­TI­CAS PER­SO­NA­LES

Hay que ser ca­paz asu­mir la res­pon­sa­bi­li­dad por la si­tua­ción fi­nan­cie­ra que es­tás vi­vien­do, sin cul­par a otros. Es im­pres­cin­di­ble pa­ra en­fren­tar­te a tu reali­dad, mi­rar tus nú­me­ros, sa­ber dón­de es­tás parado, aun­que te due­la o te de ra­bia. Fun­da­men­tal pa­ra creer que, por mu­cho que te cues­te, vas a sa­lir ade­lan­te y tu vi­da va a ser mu­cho me­jor. Cuan­to an­tes te de­ci­das a ac­tuar, me­jor. Aun­que las op­cio­nes de so­lu­ción

VA­LOR: ES­PE­RAN­ZA: RE­SO­LU­CIÓN:

a ve­ces pue­dan pa­re­cer ex­tre­mas, re­sis­tir­te a ac­tuar no ha­rá que cam­bien las co­sas.

La so­lu­ción no ne­ce­sa­ria­men­te se­rá in­me­dia­ta, pe­ro si te po­nés en ac­ción, lle­ga­rá.

Es pri­mor­dial pa­ra sa­ber a dón­de que­rés lle­gar y cuá­les son los pa­sos a se­guir.

PA­CIEN­CIA: CLA­RI­DAD EN CUAN­TO A TU ME­TA: CA­PA­CI­DAD DE PER­DO­NAR:

A vos mis­mo y a los de­más, así co­mo de pe­dir per­dón por al­gún error que co­me­tis­te.

CA­PA­CI­DAD DE ES­CU­CHAR:

No te cie­rres a los con­se­jos, es­pe­cial­men­te si vie­nen de es­pe­cia­lis­tas o de per­so­nas que pa­sa­ron por lo mis­mo y lo­gra­ron re­po­ner­se. Ana­li­za­lo to­do, pe­ro to­má so­lo aque­llo que te sir­ve.

En vos mis­mo, en tu plan y en aque­llos que pue­den brin­dar­te so­por­te.

CON­FIAN­ZA: AC­CIO­NES, PA­SO A PA­SO

¿Cuán­to in­gre­so te­nés dis­po­ni­ble hoy? ¿En qué y có­mo es­tás gas­tan­do o re­par­tien­do es­tos in­gre­sos? ¿Cuál es tu ca­pa­ci­dad de pa­go ac­tual? ¿Cuán­to po­drías aho­rrar? ¿A cuán­to as­cien­den tus deu­das? ¿Con qué bie­nes con­tás que pue­dan ser­vir­te co­mo ga­ran­tía o que pue­das ven­der si fue­ra ne­ce­sa­rio?

ELE­GÍ UNO O VA­RIOS FREN­TES DE AC­CIÓN, SE­GÚN TUS PO­SI­BI­LI­DA­DES REALES:

Re­du­cir tem­po­ral­men­te al­gún gas­to no prio­ri­ta­rio, pro­po­ner­te un plan de pa­gos rea­lis­ta y con­sis­ten­te, re­ne­go­ciar deu­das, ven­der al­gún bien, pro­cu­rar más in­gre­sos.

Es ho­ra de que tu en­torno cer­cano se­pa tu reali­dad, de mo­do que pue­das re­ci­bir el apo­yo y la com­pren­sión que ne­ce­si­tás.

BLANQUEÁ LAS CO­SAS: BUSCÁ AYU­DA PRO­FE­SIO­NAL:

Con­ver­sar con un ex­per­to po­drá dar­te la tran­qui­li­dad de que vas por buen ca­mino, es­te in­clu­so po­drá mos­trar­te op­cio­nes que no ha­yas con­si­de­ra­do y ayu­dar­te a tra­zar una hoja de ru­ta.

TO­MÁ DE­CI­SIO­NES CONS­CIEN­TES Y COHE­REN­TES CON EL RE­SUL­TA­DO QUE QUE­RÉS LO­GRAR:

No te en­ga­ñes ni es­pe­res lo­grar re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes ha­cien­do lo mis­mo de siem­pre. No es­pe­res un día más pa­ra avan­zar ha­cia las so­lu­cio­nes, pues por mu­cho

¡ACTUÁ YA!:

que te preo­cu­pes, los pro­ble­mas fi­nan­cie­ros no se arre­glan so­los, por lo tan­to hay que ocu­par­se.

Por úl­ti­mo, te pi­do que re­cuer­des un par de co­sas que creo son las más im­por­tan­tes de to­das: que tu va­lor co­mo per­so­na no de­pen­de de tu es­ta­do fi­nan­cie­ro, aun­que tu ca­li­dad de vi­da sí, y que en el fon­do no exis­ten ni el éxi­to ni el fra­ca­so, so­lo exis­ten re­sul­ta­dos y apren­di­za­jes. Por eso, no du­des de que ese ser in­fi­ni­ta­men­te va­lio­so que sos vos se me­re­ce apren­der to­do lo que sea ne­ce­sa­rio de ca­da ex­pe­rien­cia, pa­ra vi­vir me­jor y ser ca­da vez más fe­liz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.