Có­mo re­co­no­cer­las y dar­les im­por­tan­cia

High Class - - COACHING - Por la Lic. Daisy Aben­te, psi­có­lo­ga y on­to­ló­gi­co

Sue­na a un tí­pi­co sa­lu­do, co­mo cuan­do nos en­con­tra­mos con cual­quier per­so­na y la con­duc­ta so­cial apren­di­da es res­pon­der: “to­do bien”. Es co­mo que te­ne­mos en au­to­má­ti­co la res­pues­ta, aun­que mu­chas ve­ces nues­tro es­ta­do emo­cio­nal sea lo con­tra­rio o in­ter­na­men­te es­te­mos he­chos un tor­be­llino de emo­cio­nes o pen­sa­mien­tos.

Si bien los pa­ra­gua­yos en ge­ne­ral nos ca­rac­te­ri­za­mos por ser su­ma­men­te afec­ti­vos y vin­cu­la­res, no es­ta­mos ha­bi­tua­dos a re­co­no­cer las emo­cio­nes, nom­brar­las, va­li­dar­las y ges­tio­nar­las. Es­te es un te­ma que siem­pre me lla­mó la aten­ción, cuán po­co so­mos cons­cien­tes de es­to y del sen­ti­do que le da­mos a lo que ver­da­de­ra­men­te sen­ti­mos, sien­do que en reali­dad eso es la ba­se de lo que so­mos.

El pre­mio No­bel de Eco­no­mía 1978, Her­bert Si­mon, fue pio­ne­ro en el te­ma de las emo­cio­nes. En 1983 es­cri­bió La ra­zón en los asun­tos hu­ma­nos, re­co­no­cien­do la im­por­tan­cia de en­ten­der qué pa­pel jue­gan las emo­cio­nes en la ra­zón. Lue­go, el fa­mo­so Daniel Go­le­man, que en el 1995 re­vo­lu­cio­na el am­bien­te con su exi­to­so li­bro La in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, ha­ce per­du­rar has­ta hoy el va­lor fun­da­men­tal de una bue­na ges­tión de las emo­cio­nes por en­ci­ma de los ta­len­tos y las ca­pa­ci­da­des in­te­lec­tua­les. Y así po­de­mos ci­tar a fa­mo­sos es­tu­dio­sos que no de­ja­ron de bus­car la co­ne­xión de las emo­cio­nes con la ra­zón y el im­pac­to que es­tas ge­ne­ran en nues­tras vi­das y re­la­cio­nes, has­ta in­clu­so se­guir mos­tran­do la ver­da­de­ra im­por­tan­cia de ella en nues­tras vi­das.

Tra­ba­jar des­de las emo­cio­nes im­pli­ca apren­der a re­co­no­cer­las, a po­ner­les el nom­bre ade­cua­do, dar­nos el per­mi­so pa­ra sen­tir­las y lue­go ha­cer “al­go” con ellas, con­tro­lar­las pa­ra te­ner do­mi­nio per­so­nal, y que apor­ten a nues­tro desem­pe­ño.

El sen­tir tris­te­za, mie­do, ra­bia, ale­gría, en­tu­sias­mo, por ci­tar al­gu­nos sen­ti­mien­tos bá­si­cos, es vá­li­do. Lo que de­be­mos pre­gun­tar­nos es lo si­guien­te: ¿a qué me lle­va es­ta emo­ción? ¿Qué re­sul­ta­dos me trae? ¿Cuán­to tiem­po quie­ro per­ma­ne­cer en ella? ¿Qué re­em­pla­zo ne­ce­si­to ha­cer pa­ra sen­tir­me me­jor y avan­zar? ¿Pue­do con­tro­lar mis emo­cio­nes o ellas me go­bier­nan? Y si ac­túo en ba­se a ellas, ¿los re­sul­ta­dos que ten­dré se­rán po­si­ti­vos o me es­tán obs­ta­cu­li­zan­do al­go?

¿Qué fac­to­res con­tri­bu­yen a que las emo­cio­nes sean unas y no otras? Hay di­ver­sos mo­ti­vos, des­de los más in­trín­se­cos co­mo pen­sa­mien­tos, creen­cias, afir­ma­cio­nes y jui­cios; has­ta los más ex­ter­nos co­mo el cli­ma, un par­ti­do de fút­bol, un even­to es­pe­cial, un ac­ci­den­te o una en­fer­me­dad. En ge­ne­ral, nues­tra vi­da es­tá su­mer­gi­da en las emo­cio­nes y es­tas tie­nen di­rec­ta re­la­ción con el cuer­po. De ahí que la in­ter­ven­ción en ellas es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­da. Por ejem­plo, an­te una no­ti­cia de la muer­te de un ser que­ri­do, las emo­cio­nes que po­drán sur­gir son de ra­bia, tris­te­za o mie­do. Y an­te la prác­ti­ca de un de­por­te fa­vo­ri­to, las emo­cio­nes pro­ba­bles se­rán de ener­gía, ale­gría o en­tu­sias­mo.

Pa­ra­fra­sean­do al cien­tí­fi­co chi­leno Hum­ber­to Ma­tu­ra­na: “No es cier­to que los se­res hu­ma­nos so­mos se­res ra­cio­na­les por ex­ce­len­cia. So­mos, co­mo ma­mí­fe­ros, se­res emo­cio­na­les que usa­mos la ra­zón pa­ra jus­ti­fi­car u ocul­tar las emo­cio­nes en las que se dan nues­tras ac­cio­nes”. Por eso hay que dar­le el ver­da­de­ro va­lor y lu­gar tan­to a esas emo­cio­nes co­mo a to­das las ma­ni­fes­ta­cio­nes que se dan en el cuer­po, pa­ra que a tra­vés de ellas po­da­mos ob­te­ner lo que de­sea­mos, tras­cen­dien­do al en­re­do del len­gua­je que sim­ple­men­te jus­ti­fi­ca y ex­pli­ca.

De­be­mos en­con­trar las emo­cio­nes y los es­ta­dos de áni­mo que nos co­nec­ten con la paz, la gra­ti­tud, la fe­li­ci­dad, la ac­ción y el em­pren­der con­ti­nuo de las co­sas. Los opues­tos son igual de vá­li­dos, pe­ro el per­ma­ne­cer en ellos nos ale­ja­rá de la me­jor ver­sión que po­da­mos ser y de la rea­li­za­ción ple­na que po­da­mos sen­tir Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bir a da­ben­te@su­pe­rar­te.com.py

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.