VI­VA LA DI­VER­SI­DAD La gen­te real es­tá de mo­da

High Class - - HC/PSICOLOGÍA - Por Bea Bo­sio

La pre­mi­sa de la re­vis­ta Vo­gue bri­tá­ni­ca de es­te mes de no­viem­bre fue re­vo­lu­cio­na­ria: en vez de ador­nar sus pá­gi­nas con las es­bel­tas fi­gu­ras de las mo­de­los per­fec­tas que ve­mos siem­pre, la idea fue mos­trar mu­je­res reales –al­gu­nas eje­cu­ti­vas y de otras pro­fe­sio­nes–, to­das des­ta­ca­das en sus ám­bi­tos la­bo­ra­les. Mu­je­res de las dis­tin­tas áreas de la vi­da fue­ron ele­gi­das pa­ra ves­tir las nue­vas ten­den­cias de los di­se­ña­do­res.

La in­ten­ción no pa­sa tan­to por el te­ma del as­pec­to fí­si­co de las mo­de­los ver­sus el res­to de las mor­ta­les. Se tra­ta más bien de re­ba­tir ese pre­con­cep­to de que las mu­je­res que es­tán en pues­tos al­tos de po­der, o tra­ba­jan en sus pro­fe­sio­nes, no pue­den dar­se el lu­jo de ce­le­brar su in­te­rés por la mo­da por­que se­rían con­si­de­ra­das su­per­fi­cia­les. “Cien­tí­fi­cas, doc­to­ras, aca­dé­mi­cas, pro­fe­so­ras, po­lí­ti­cas, con­ta­do­ras y otras de­be­rían dis­fru­tar de la mo­da si les gus­ta, sin ser ta­cha­das de frí­vo­las o no lo su­fi­cien­te­men­te com­pro­me­ti­das con la po­si­ción la­bo­ral que ocu­pan”, ex­pli­có Ale­xan­dra Shul­man, edi­to­ra de la re­vis­ta.

Shul­man to­ca un te­ma del que no se ha­bla pe­ro es glo­bal­men­te una cons­tan­te, en cuan­to de lo que se es­pe­ra de las mu­je­res en pro­fe­sio­nes y car­gos im­por­tan­tes. No de­be­ría ser tan di­fí­cil en­ten­der que una mu­jer al­ta­men­te pro­duc­ti­va tam­bién pue­de que­rer ver­se bien, sin que eso la des­ca­li­fi­que.

Re­cien­te­men­te, me to­có pre­sen­ciar ese pre­con­cep­to en un avión: un pa­sa­je­ro, en pleno ca­rre­teo pa­ra des­pe­gar, tu­vo un bro­te psi­có­ti­co y tu­vi­mos que vol­ver a la ter­mi­nal. Anun­cia­ron que el vue­lo se sus­pen­día y se pa­sa­ba pa­ra el día si­guien­te. En eso, una mu­jer des­pam­pa­nan­te de unos cin­cuen­ta años –es­plén­di­da, im­pe­ca­ble– em­pie­za a que­jar­se de que tie­ne que lle­gar a des­tino ese mis­mo día por­que te­nía una ci­ru­gía muy im­por­tan­te. Un par de pa­sa­je­ras mu­je­res de la mis­ma edad es­cu­cha­ron su pro­tes­ta, y con tono des­de­ño­so ele­va­ron la voz en­tre ri­sas, pa­ra hu­mi­llar­la pú­bli­ca­men­te: “Y bueno, se­ño­ra –di­je­ron–, se ope­ra­rá otro día, pa­cien­cia”, asu­mien­do in­du­da­ble­men­te que la se­ño­ra tan co­que­ta iba a so­me­ter­se a una ope­ra­ción es­té­ti­ca. En­ton­ces, la mu­jer que se que­ja­ba vol­teó sor­pren­di­da y se to­mó el tiem­po de acla­rar­les: “Per­dón, yo soy la doc­to­ra. Soy on­có­lo­ga y ten­go que ope­rar a mi pa­cien­te por­que es de vi­da o muer­te”.

Co­mo se pue­de ver, es­to es al­go que ocu­rre to­do el tiem­po.

La edi­ción bri­tá­ni­ca de Vo­gue no du­dó en to­mar una po­si­ción al res­pec­to, y el re­sul­ta­do es re­fres­can­te. Su edi­to­ra, Ull­man, ya po­see un his­to­rial de ha­ber alen­ta­do a la in­dus­tria a vol­ver­se más abier­ta en la ma­ne­ra en que las ro­pas se mues­tran. En el año 2009, es­cri­bió una car­ta a to­dos los prin­ci­pa­les di­se­ña­do­res, di­cien­do que las mues­tras que ofre­cían pa­ra las se­sio­nes fo­to­grá­fi­cas eran de­ma­sia­do pe­que­ñas y es­to ha­cía que las mo­de­los re­du­je­ran sus me­di­das y pe­so a con­di­cio­nes no sa­lu­da­bles.

Con res­pec­to a ese te­ma, ya va­rias em­pre­sas han op­ta­do por cam­pa­ñas que mues­tran fi­gu­ras reales. En 2014, una de las lí­neas de la afa­ma­da mar­ca Ame­ri­can Ea­gle Ae­rie lan­zó una cam­pa­ña to­tal­men­te in­no­va­do­ra: la lí­nea de len­ce­ría de­ci­dió po­ner so­lo fo­tos que no tu­vie­ran re­to­que di­gi­tal, pa­ra lu­char con­tra la idea­li­za­ción de los cuer­pos per­fec­tos. Fi­nal­men­te, la mo­da se vis­te en la ca­lle. La cam­pa­ña tu­vo mu­cho éxi­to no so­lo en cuan­to al men­sa­je, sino que tam­bién en ci­fras. En el año fis­cal Ha­ri Nef y la can­tan­te Ji­llian Her­vey en la cam­pa­ña de H&M

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.