40 PE­LOS LO­COS Que tu ca­be­lle­ra no te de­la­te

High Class - - HC/BELLEZA - Por Ni­co­let­ta Fiz­zot­ti

A los 40, las mu­je­res an­da­mos ya sin pe­los en la len­gua, que­re­mos an­dar con el pe­lo suel­to y que­re­mos que nos per­ci­ban sa­bias y sin nin­gún pe­lo de ton­ta. Pe­ro aun así, es mu­cho más pro­ba­ble en­con­trar­nos con los pe­los de pun­ta y to­tal­men­te re­vuel­tos.

Así co­mo ya no nos que­dan pe­los de ton­ta, la tris­te reali­dad es que no nos que­dan mu­chos pe­los en ge­ne­ral. ¡A los 40 te sa­len más pe­los en la ca­ra que en la ca­be­za! Los bi­go­tes de re­pen­te em­pie­zan a vol­ver­se más Fri­da sty­le y em­pie­zan a apa­re­cer cla­vos en la bar­bi­lla, lu­na­res con pe­los co­mo las bru­jas, y to­do es­to mien­tras que nues­tra an­tes her­mo­sa y fron­do­sa ca­be­lle­ra em­pie­za a mer­mar. Pa­re­ce que to­do el pe­lo que se te cae de la ca­be­za va a pa­rar a otra par­te in­sos­pe­cha­da de tu cuer­po. En sín­te­sis, es más pro­ba­ble que te apa­rez­ca un pe­lo en el de­do gor­do del pie an­tes de que te vuel­va a cre­cer pe­lo en el cue­ro ca­be­llu­do.

Em­pe­za­mos la gue­rra de los cla­vos cor­po­ra­les. En­ci­ma cues­ta en­con­trar­los. Co­mo a los cua­ren­ta ya se em­pie­za a ver mal de cer­ca, te­ne­mos que co­lo­car­nos len­tes bi­fo­ca­les y com­prar es­pe­jos con au­men­to X 100 y sa­lir al sol in­can­des­cen­te pa­ra po­der en­con­trar­los y ata­car­los con nues­tras pin­zas de ce­jas (que a par­tir de los 40 se vuel­ven mul­ti­uso y se con­vier­ten en pin­zas de men­tón, de bra­zo, de ca­che­tes y has­ta de de­dos gor­dos del pie).

El pe­lo no so­lo se cae, sino que se vuel­ve ra­lo y una em­pie­za a ver par­ches de su cue­ro ca­be­llu­do. Pri­me­ro se em­pie­za a no­tar en las fo­tos con flash (que ob­via­men­te ter­mi­nan cor­ta­das o di­si­mu­la­das con al­gu­na app) y lue­go ya se ve ao vi­vo en el es­pe­jo. Ahí una em­pie­za a pin­tar­se el cue­ro ca­be­llu­do con som­bra pa­ra di­si­mu­lar la alo­pe­cia y em­pe­za­mos a im­ple­men­tar cuan­ta pas­ti­lla o lo­ción ca­pi­lar exis­ta en el mundo mun­dial y ci­ber­né­ti­co pa­ra que nues­tro ca­be­llo vuel­va a bro­tar.

Una vez que lo­gra­mos fi­nal­men­te que pa­re la caí­da, nos da­mos cuen­ta de otra cruel­dad ca­pi­lar. Nues­tro pro­ble­ma no es so­lo la caí­da, sino tam­bién el quie­bre. Sí, mis que­ri­das, el pe­lo no so­lo se te cae de raíz, tam­bién se suel­ta y se vuel­ve más fino y que­bra­di­zo. La pri­me­ra se­ñal de es­to es nues­tra co­la de ca­ba­llo. Si an­tes es­ta te­nía la cir­cun­fe­ren­cia de una ma­zor­ca de maíz, hoy tie­ne la de un la­men­ta­ble lápiz de pa­pel. Una ya no so­lo en­vi­dia la piel li­bre de ce­lu­li­tis y el cu­tis li­bre de arru­ga de las vein­tea­ñe­ras, sino tam­bién sus fron­do­sas ca­be­lle­ras. Ca­da vez que se nos cru­za una chi­ca de 20, nues­tros oji­tos en­vi­dio­sos van di­rec­to a su cue­ro ca­be­llu­do mien­tras de­ci­mos in­ter­na­men­te: “Qué mu­cho pe­lo tie­ne la des­gra­cia­da”.

Co­mo si la caí­da y el quie­bre no fue­ran su­fi­cien­tes, nos vie­ne una ter­ce­ra pla­ga fu­nes­ta: la opa­ci­dad. El pe­lo de una cua­ren­to­na de­ja de bri­llar co­mo si to­das las lu­ces se le apa­ga­ran. Aun­que no lo crean, el pe­lo tam­bién se mar­chi­ta, en­ve­je­ce y se vuel­ve ás­pe­ro co­mo pa­ja se­ca. Se vuel­ve una ma­sa opa­ca y por más que le agre­gues “lu­ces” y “cla­ri­tos” va a se­guir sien­do un re­fle­jo mar­chi­to de tu an­ti­gua ca­be­lle­ra.

Y lo más tris­te es que las úni­cas lu­ces que se te van a ver na­tu­ral son las de tu ca­nas. Ese es el úni­co bri­llo que va a aso­mar a tu ca­be­lle­ra des­pués de los cua­ren­ta.

Las ca­nas son la cuar­ta pla­ga. Una pla­ga que di­ce “vie­ja” a gri­tos. Y por más de que las de veinte reivin­di­can el granny hair po­nién­do­lo de mo­da, a no­so­tras, las cua­ren­to­nas, no nos que­da co­ol, no nos da on­da, nos ha­ce sim­ple­men­te más ave­jen­ta­das. En­ci­ma es­tá el la­do psi­co­ló­gi­co de la pri­me­ra ca­na. La pri­me­ra ca­na es co­mo un sa­cu­dón. Un sa­cu­dón que te di­ce no so­lo que tu ju­ven­tud es­tá lle­gan­do a su fin y que la ter­ce­ra edad es­tá a la vuel­ta de la es­qui­na, sino tam­bién que te­nés que su­mar un nue­vo tra­ta­mien­to a tu cuen­ta men­sual de pe­lu­que­ría (la cual a los cua­ren­ta es más lar­ga que re­zo de po­bre): la tin­tu­ra de ca­nas.

Mé­ta­le ma­ti­zan­te pa­ra las ca­nas, mé­ta­le tin­te pa­ra re­ne­gar­las a los con­fi­nes de nues­tro cue­ro ca­be­llu­do y mé­ta­le alar­gue, re­lleno, pos­ti­zos, cor­ti­nas y toas co­sas con pe­lo pres­ta­do de quin­cea­ñe­ras vír­ge­nes de Tu­pasy Arro­yo pa­ra po­der ge­ne­rar la ilu­sión de te­ner pe­lo jo­ven y sano.

A los cua­ren­ta ya em­pe­za­mos a de­cir­le adiós al pe­lo lar­go y suel­to al vien­to y ¡aló al pe­lo cor­to y ba­ti­do has­ta el in­fi­ni­to!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.