DE­CI­SIO­NES CONS­CIEN­TES Se aca­ba el año, ¡noo el mun­do!

High Class - - HC/ECONOMÍA - Por Adria­na Bock, eco­no­mis­ta

En di­ciem­bre, en al­gu­nos as­pec­tos­pec­tos y tal vez pa­ra mu­chas per­so­nas, se lle­ga­ga al mo­men­to “cumbre” del año. ¡Qué gus­to! Todo es fies­ta, en­cuen­tros, re­ga­los, es­tar más lin­dos que nun-nun­ca y dis­fru­tar. Atrás que­da el es­trés del año,año, aho­ra es tiem­po de re­la­jar­nos.

Pe­ro, es­pe­rá un ra­to, ¿es real­men­te todo tan así? ¿Cuán­to de fan­ta­síaa pue­de ee­xis­tir­xis­tir de­trás de la exa­cer­ba­ción por el con­su­moo que prác­ti­ca­men­te nos to­ma por asal­to en es­tos días? Cier­ta­men­te que el co­mer­cior­cio es­pe­raa con an­sias que se des­em­bol­sen los agui­nal­doss pa­ra que se pro­duz­ca el an­he­la­do —y sin du­dasd po­si­ti­vo— in­cre­men­to en las ven­tas.ntas.

A es­to se su­man las ofer­tass de fin dee año, que con­tri­bu­yen a su­bir aún más la tem­pe­ra-temp­pe­ra­tu­ra del mer­ca­do de ar­tícu­los de con­su­mo.con­sum­mo. La ex­pec­ta­ti­va es que al fi­nal de to­da­da es­ta “fi­fiee­bre”, los co­mer­cios vean oxi­ge­na­das sus ar­cas y las fa­mi­lias dis­fru­ten de todo aque­lloe­llo que pu­die-pu­die­ron lle­var­se a ca­sa.

Si bien la eco­no­mía se be­ne­fi­fi­cia mu­choo con es­ta in­yec­ción de di­ne­ro en ell sis­te­ma, ¿qué ne­ce­si­ta­mos te­ner en cuen­ta pa­raa­ra dis­fru­tar de ma­ne­ra in­te­li­gen­te, es de­cir, sinn lle­gar a “hi­po-hi­po­te­car” el pri­mer tri­mes­tre de 2017?017?

En el cam­po de las fi­nan­zas per­so­na­les, ca­da per­so­na y ca­da ho­gar se en­fren­tan al desafío de dis­tri­buir sus in­gre­sos de ma­ne­ra efi­cien­te pa­ra go­zar de una ca­li­dad de vi­da sos­te­ni­ble. Es de­cir, vi­vir bien hoy, ma­ña­na y de acá a 10 años.

En es­te sen­ti­do, es fun­da­men­tal tomar cons­cien­cia de que ade­más del gas­to en con­su­mo —que es su­ma­men­te im­por­tan­te por­que nos per­mi­te sa­tis­fa­cer ne­ce­si­da­des de todo ti­po—, tam­bién exis­ten otras prio­ri­da­des a te­ner en cuen­ta cuan­do nos pro­po­ne­mos lo­grar, y man­te­ner, una eco­no­mía per­so­nal só­li­da y no caer en el es­trés fi­nan­cie­ro. ¿Y cuá­les son es­tas otras prio­ri­da­des? Las ci­to a con­ti­nua­ción:

EL AHO­RRO.

Si bien es cier­to que en di­ciem­bre mu­chas per­so­nas cuen­tan con ma­yo­res in­gre­sos, y por lo tan­to pue­den gas­tar más de lo acos­tum­bra­do, ten­ga­mos en cuen­ta que el pa­no­ra­ma de los me­ses si­guien­tes pue­de ser muy di­fe­ren­te. En enero, el fa­mo­so mes “in­ter­mi­na­ble”, ya la pla­ta se es­fu­mó y a la vuel­ta no­más lle­ga fe­bre­ro con los gas­tos de ini­cio de cla­ses. Pa­ra evi­tar su­frir de fal­ta de li­qui­dez, y ade­más es­tar pre­pa­ra­dos pa­ra cual­quier im­pre­vis­to que pue­da pre­sen­tar­se, lo re­co­men­da­ble es re­ser­var al­go del di­ne­ro ex­tra de di­ciem­bre pa­ra afron­tar con tran­qui­li­dad lo que se vie­ne des­pués.

LOS AC­TI­VOS.

Son aque­llos bie­nes que po­see­mos, co­mo la vi­vien­da o el vehícu­lo, los que mu­chas ve­ces lo­gra­mos ad­qui­rir gra­cias al es­fuer­zo de cier­to tiem­po más o me­nos lar­go. Pa­ra ase­gu­rar que es­tos bie­nes per­ma­nez­can en buen es­ta­do, es re­co­men­da­ble des­ti­nar al­go de di­ne­ro a cui­dar­los y man­te­ner­los en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles. Es­to tam­bién in­clu­ye po­ner al día im­pues­tos so­bre las pro­pie­da­des in­mue­bles.

LOS PA­SI­VOS.

deu­das, pe­que­ñas o gran­des, que ha­ya­mos acu­mu­la­do a lo lar­go del tiem­po co­mo re­sul­ta­do de nues­tras de­ci­sio­nes de gas­to o in­ver­sión. Si por al­gún mo­ti­vo sen­ti­mos que es­tas “cuen­ti­tas” se nos fue­ron al­go de las ma­nos, o in­clu­so caí­mos en al­gún atra­so, es­te es el mo­men­to opor­tuno pa­ra po­ner­nos al día con ellas, an­tes de ad­qui­rir nue­vas deu­das, pa­ra em­pe­zar el nue­vo año más li­via­nos. Es­to in­clu­so pue­de ayu­dar­nos a con­tar con más dis­po­ni­bi­li­dad de efec­ti­vo en los me­ses si­guien­tes.

Co­mo ves, la con­sig­na no es de­jar de con­su­mir o dis­fru­tar. Más bien, es ha­cer­lo de ma­ne­ra or­de­na­da y me­di­da de for­ma tal que nues­tras fi­nan­zas si­gan go­zan­do de bue­na sa­lud, y ten­ga­mos ca­da vez más pros­pe­ri­dad y bie­nes­tar. ¡Fe­liz Na­vi­dad y un 2017 col­ma­do de lo­gros!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.