¿CUÁL ES TU PRO­PÓ­SI­TO EN LA VI­DA? Có­mo re­ci­bir un año nue­vo lleno de sen­ti­do

High Class - - HC/PSICOLOGÍA - Por la Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

A ve­ces con­fun­di­mos lo que es una me­ta, un ob­je­ti­vo, un sue­ño, una mi­sión o un pro­pó­si­to en la vi­da. Por ejem­plo, si pre­gun­ta­mos a un jo­ven del si­glo XXI cuál es su pro­pó­si­to pa­ra el pró­xi­mo año, pro­ba­ble­men­te res­pon­da que es te­ner un IPho­ne 7. Pe­ro ese no es un pro­pó­si­to, es una me­ta, pue­de tra­ba­jar, aho­rrar y com­prar­lo. Po­dría res­pon­der tam­bién: “te­ner di­ne­ro y via­jar por todo el mun­do”. Pe­ro ese no es un pro­pó­si­to, ese es un sue­ño, pue­de lu­char por él, per­se­guir­lo con per­se­ve­ran­cia y lo­grar cum­plir su sue­ño en al­gún mo­men­to de su vi­da. Qui­zá pue­da res­pon­der en­ton­ces: “ca­sar­me, te­ner una fa­mi­lia, ser me­jor pa­dre de lo que fue­ron los míos”. Pe­ro esa se­ría una mi­sión, al­go que na­tu­ral­men­te po­dría dar­se ya que, por lo ge­ne­ral, to­dos quie­ren es­tar acom­pa­ña­dos, te­ner pa­re­ja, fa­mi­lia, en­ton­ces, tam­po­co eso es un pro­pó­si­to. Po­dría de­cir tam­bién: “ga­nar el cam­peo­na­to o con­quis­tar ese pe­so an­he­la­do, ter­mi­nar la te­sis o con­cre­tar un pro­yec­to la­bo­ral”. Pe­ro esos son ob­je­ti­vos. En­ton­ces, ¿có­mo de­fi­nir el pro­pó­si­to en la vi­da?

El cues­tio­nar­se so­bre el sen­ti­do de la vi­da es un ac­to pu­ra­men­te hu­mano, pa­tri­mo­nio del ra­cio­ci­nio y de la con­cien­cia, pe­ro no sir­ve de na­da si no sa­be­mos el pro­pó­si­to de nues­tras vi­das. Cuan­do uno en­cuen­tra el pro­pó­si­to en su vi­da de­ja de cues­tio­nar­se co­sas y de bus­car teo­rías cons­pi­ra­to­rias acer­ca del “por­qué” es­ta­mos en es­te mun­do, o cuál es el sen­ti­do de la vi­da y de nues­tra exis­ten­cia.

Un ejem­plo son los jó­ve­nes que ter­mi­nan el co­le­gio y tie­nen que de­ci­dir qué ca­rre­ra se­guir a los 17 o 18 años pa­ra dar­le “sen­ti­do” a su vi­da. De­ci­dir qué es­tu­diar y en qué es­pe­cia­li­zar­se pa­ra tra­ba­jar y man­te­ner­se de por vi­da, y acer­tar, es al­go am­bi­cio­so de pe­dir a esa edad ya que to­da­vía se es­tá ter­mi­nan­do de con­fi­gu­rar la iden­ti­dad.

Mu­chas ve­ces no ele­gi­mos con éxi­to la ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria o el ofi­cio que creía­mos que nos ha­ría exi­to­sos y fe­li­ces, ya sea por pre­sio­nes fa­mi­lia­res de se­guir una ca­rre­ra de tra­di­ción fa­mi­liar o por­que ma­má que­ría que su hi­jo fue­ra doc­tor. Lo cier­to es que si a no­so­tros, adul­tos ya fo­guea­dos en la vi­da, mu­chas ve­ces nos cues­ta res­pon­der­nos pa­ra qué exis­ti­mos, qué sen­ti­do tie­ne la vi­da, di­fí­cil­men­te lo pue­da sa­ber un jo­ven que ape­nas em­pie­za su re­co­rri­do en la vi­da. Pe­ro es­to no es un pro­ble­ma con el pro­pó­si­to, ya que cuan­do sa­be­mos cuál es el nues­tro no im­por­ta la edad, no ne­ce­si­ta­mos de ma­du­rez o co­no­ci­mien­tos in­te­lec­tua­les pues­to que el pro­pó­si­to es un ins­tin­to, al­go que na­ce del co­ra­zón a cual­quier edad y siem­pre tie­ne que ver con el ser­vi­cio a los de­más. Pa­ra em­pe­zar, te­ne­mos que di­fe­ren­ciar en nues­tra vi­da lo que son me­ta, sue­ño, ob­je­ti­vo, mi­sión y pro­pó­si­to. Cuan­do sa­be­mos la di­fe­ren­cia en­tre es­tas ins­tan­cias, po­de­mos em­pe­zar el ca­mino de la bús­que­da con una lí­nea delimitada. Se­gun­do, te­ne­mos que sa­ber que el pro­pó­si­to es al­go sen­ci­llo, no tie­ne por qué ser al­go com­ple­jo, tras­cen­den­tal o su­pre­mo (aun­que pue­da con­ver­tir­se en tal). Por ejem­plo, un pro­pó­si­to pue­de em­pe­zar co­mo una ne­ce­si­dad, un im­pul­so que nos lle­va a ha­cer al­go que no­so­tros po­de­mos ha­cer y na­ce des­de lo más pro­fun­do de nues­tro co­ra­zón, co­mo su­ce­dió con do­ña Sa­ra Ser­vián.

En una no­ta del dia­rio Úl­ti­ma Ho­ra ti­tu­la­da “Que­ri­da Sa­ra”, di­ce: “No ne­ce­si­ta ga­nar elec­cio­nes y ocu­par un al­to car­go en el go­bierno pa­ra trans­for­mar po­si­ti­va­men­te su en­torno so­cial… No re­ci­be mi­llo­na­rios apor­tes de Yacy­re­tá o Itai­pú pa­ra fi­nan­ciar pom­po­sos en­cuen­tros re­vo­lu­cio­na­rios en don­de dis­cu­tir hi­po­té­ti­cas ac­cio­nes de com­pro­mi­so con el cam­bio; mien­tras mu­chos otros se pa­san de­ba­tien­do, ella es­tá tra­ba­jan­do y pro­du­cien­do cam­bios efec­ti­vos, to­dos los días. Nu­me­ro­sas fa­mi­lias po­bres han po­di­do ce­le­brar y com­par­tir una co­mi­da dig­na, gra­cias a la cam­pa­ña que Sa­ra Ser­vián im­ple­men­ta des­de la Coor­di­na­do­ra de Amas de Ca­sa, jun­to con la Cá­ma­ra Pa­ra­gua­ya de Su­per­mer­ca­dos, po­nien­do a dis­po­si­ción 100 pa­que­tes dia­rios de pro­duc­tos co­mes­ti­bles aba­ra­ta­dos en ca­da uno de 74 su­per­mer­ca­dos del país. Ña Sa­ra em­pe­zó es­ta ini­cia­ti­va ha­ce 3 años, jun­to al due­ño de un su­per­mer­ca­do ba­rrial, cuan­do se le ocu­rrió crear un com­bo de pro­duc­tos pa­ra una ce­na de Na­vi­dad a un cos­to re­du­ci­do pa­ra la gen­te hu­mil­de. Bau­ti­zó al em­pren­di­mien­to con un nom­bre en gua­ra­ní que se vol­vió le­gen­da­rio: Ñan­de ka­ru­ra. Su fé­rrea vo­lun­tad en­con­tró eco fa­vo­ra­ble en los em­pre­sa­rios de la Ca­pa­su, que hoy la ayu­dan a mul­ti­pli­car la ini­cia­ti­va cual bí­bli­cos pa­nes y pe­ces en más su­per­mer­ca­dos y en va­rias épo­cas del año. Es una mu­jer ya an­cia­na, mo­des­ta y su­fri­da, pe­ro su avan­za­da edad no le im­pi­de es­tar de pie to­dos los días, di­ri­gien­do el co­me­dor Mi­tã Raity, en Ta­bla­da Nue­va, don­de en­tre 100 a 200 niños po­bres ha­llan un pla­to de co­mi­da y so­bre­abun­dan­cia de amor. In­can­sa­ble lu­cha­do­ra, es­tá siem­pre pre­sen­te en las mo­vi­li­za­cio­nes por una cau­sa jus­ta. ‘El de­re­cho se exi­ge, no se men­di­ga’, es su fra­se fa­vo­ri­ta. Pe­ro no va­ci­la en abrir­se y plan­tear su pos­tu­ra crí­ti­ca cuan­do sien­te que la quie­ren uti­li­zar, co­mo su­ce­dió re­cien­te­men­te con la mar­cha de los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.