2016 Re­cuen­to de un año sor­pre­si­vo y de nue­vos desafíos pa­ra la hu­ma­ni­dad

High Class - - HC/PSICOLOGÍA - Por Bea Bo­sio

En lo que va del año, el mun­do ha si­do sa­cu­di­do por di­ver­sos even­tos que ten­drán un im­pac­to a lar­go pla­zo. Des­de es­ta co­lum­na he­mos acom­pa­ña­do la cri­sis mi­gra­to­ria mun­dial y las mues­tras de so­li­da­ri­dad de los dis­tin­tos paí­ses, jun­to con otras his­to­rias de es­pe­ran­za.

To­da­vía que­da el re­cuer­do de los ciu­da­da­nos de Les­bos, que fue­ron no­mi­na­dos al Pre­mio No­bel de la Paz por su ex­tra­or­di­na­ria hos­pi­ta­li­dad con los des­pla­za­dos si­rios; o el ma­ra­vi­llo­so Equi­po Olím­pi­co de Re­fu­gia­dos –ini­cia­ti­va del Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal– pa­ra in­cluir a los atle­tas que que­da­ron sin na­cio­na­li­dad al ser des­pla­za­dos, y pu­die­ron par­ti­ci­par de los Jue­gos de Río ba­jo la glo­rio­sa ban­de­ra olím­pi­ca, re­ve­lan­do así la em­pa­tía del es­pí­ri­tu hu­mano.

Pe­ro es­te 2016 no ha es­ta­do exen­to de sor­pre­sas y tra­jo con­si­go va­rios cam­bios que sor­pren­die­ron a to­dos: el 23 de ju­nio en In­gla­te­rra, por ejem­plo, se reali­zó el re­fe­rén­dum so­bre la per­ma­nen­cia del Reino Uni­do en la Unión Eu­ro­pea (UE). Y pa­ra asom­bro del mun­do, ga­nó el “Bre­xit”, es de­cir la sa­li­da del Reino Uni­do de la UE. Es­to ge­ne­ró con­flic­tos in­ter­nos, co­mo la re­nun­cia in­me­dia­ta de Da­vid Ca­me­ron (pri­mer mi­nis­tro bri­tá­ni­co que es­ta­ba a fa­vor de la per­ma­nen­cia) y de he­cho ge­ne­ró una si­tua­ción de in­cer­ti­dum­bre so­bre la pro­pia cons­ti­tu­ción del Reino Uni­do, con­for­ma­do por In­gla­te­rra, Ga­les, Es­co­cia e Ir­lan­da del Nor­te; por­que va­rios de es­tos paí­ses vo­ta­ron por la per­ma­nen­cia, y la idea de es­tar aso­cia­dos al Reino Uni­do en mu­chos ca­sos era por la ven­ta­ja de per­te­ne­cer a la Unión Eu­ro­pea.

El vo­to tan re­ñi­do y el es­ca­so mar­gen de triun­fo de­mos­tró la con­vi­ven­cia de fuer­zas an­ta­gó­ni­cas en el Reino Uni­do y las co­sas cam­bia­ron. Si el cam­bio se­rá bueno o ma­lo, el tiem­po di­rá. Al­go si­mi­lar pa­só un tiem­po des­pués en Co­lom­bia, cuan­do un ple­bis­ci­to di­jo que “No” al acuer­do de Paz con las FARC (Fuer­zas Ar­ma­das Re­vo­lu­cio­na­rias de Co­lom­bia). La mi­ra­da in­ter­na­cio­nal es­pe­ra­ba un sí de­fi­ni­ti­vo, lue­go de cua­tro años de ne­go­cia­cio­nes pa­ra aca­bar con el con­flic­to ar­ma­do que ha cas­ti­ga­do a ese país por ya más de 50 años (co­brán­do­se más de ocho mi­llo­nes de víc­ti­mas en el pro­ce­so). Pe­ro los vo­tos de­ci­die­ron de otra ma­ne­ra, con un 50.2 % que le fue al No versus un 49.7 % que le iba al Sí, y con más de 60 % de abs­ti­nen­cia.

Una de las crí­ti­cas más fuer­tes a es­te pro­ce­so tu­vo que ver con la fal­ta de so­li­da­ri­dad en­tre las re­gio­nes del te­rri­to­rio co­lom­biano. Las zo­nas más golpeadas por la gue­rri­lla vo­ta­ron por el Sí; pe­ro esos mu­ni­ci­pios apor­ta­ban un nú­me­ro de vo­tos me­nor al de las zo­nas ur­ba­nas o los nú­cleos ru­ra­les más po­bla­dos don­de la vio­len­cia del con­flic­to ar­ma­do ha­ce tiem­po de­jó de gol­pear. Y ga­na­ron los últimos, vo­tan­do por el No. Lo mis­mo vol­vió a pa­sar el 8 de no­viem­bre en la vo­ta­ción de Clin­ton vs. Trump. El asom­bro fue in­ter­na­cio­nal.

Des­de el pun­to de vis­ta del dis­cur­so po­lí­ti­co, na­die en reali­dad pen­sa­ba que una pro­pues­ta ra­cis­ta, in­to­le­ran­te y mi­só­gi­na pu­die­ra triun­far. La idea de de­por­tar a 11 mi­llo­nes de in­do­cu­men­ta­dos y cons­truir un mu­ro fron­te­ri­zo con Mé­xi­co (que ade­más el ve­cino país ten­dría que pa­gar) so­na­ba bien des­ca­be­lla­da, pe­ro una vez más y con­tra todo pro­nós­ti­co,

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.