Eli­gien­do có­mo vi­vir

High Class - - HC/PSICOLOGÍA - Por la Lic. Daisy Aben­te, psi­có­lo­ga y

Es­ta épo­ca del año es muy especial por­que te­ne­mos la opor­tu­ni­dad de eva­luar lo que so­mos y ha­ce­mos, y de esa ma­ne­ra po­der pro­yec­tar­nos al fu­tu­ro. Per­so­nal­men­te me trans­mi­te in­ten­sas emo­cio­nes y me ha­ce vi­brar de una ma­ne­ra di­fe­ren­te.

Sa­be­mos que vi­ni­mos al mun­do pa­ra ser fe­li­ces y te­ner una vi­da en abun­dan­cia. Aho­ra me pre­gun­to, ¿so­mos cons­cien­tes de ello? ¿Soy fe­liz hoy? ¿Qué es­toy ha­cien­do o de­jo de ha­cer pa­ra que eso su­ce­da? ¿Es­toy co­nec­ta­da con las co­sas bue­nas que ten­go y me pa­san? ¿Me co­nec­to con lo po­si­ti­vo?

Otros po­drán pen­sar “es la peor épo­ca del año”, todo el mun­do con acon­te­ci­mien­tos, co­rrien­do, es­tre­sa­dos, sen­si­bles, con año­ran­zas. De­pen­de­rá de có­mo lo vi­va­mos pa­ra que es­to sea así o no.

Es­tá bueno que pue­das pen­sar en al­gu­nas de es­tas pre­gun­tas: ¿Sé de­cir que no? ¿Eli­jo dón­de quie­ro par­ti­ci­par? ¿Re­cuer­do en su me­jor ver­sión a quie­nes ya no es­tán? ¿De qué ma­ne­ras pue­do mos­trar a mis se­res que­ri­dos que los quie­ro? ¿Có­mo me man­ten­go en equi­li­brio sin per­der al con­trol? ¿Qué tal es­tán mis ni­ve­les de ener­gía?

Co­mo todo lo que nos pa­sa y vi­vi­mos, de­pen­de­rá de có­mo ob­ser­ve­mos lo que nos pa­sa y nos po­si­cio­ne­mos an­te la vi­da co­mo pro­ta­go­nis­tas o víc­ti­mas. Por su­pues­to que sien­do pro­ta­go­nis­tas ga­na­mos, te­ne­mos el con­trol y la sa­tis­fac­ción de ser los lí­de­res reales de nues­tras pro­pias vi­das.

Ya cuan­do me for­ma­ba co­mo psi­có­lo­ga apren­dí que dos fuen­tes im­por­tan­tes de sa­lud son co­mer bien y dor­mir bien, am­bas ener­gías son ne­ce­sa­rias pa­ra es­tar en equi­li­brio y sa­lu­da­bles. Ha­ce ya un tiem­po su­mé a mi co­no­ci­mien­to y prác­ti­ca dos fuen­tes más: la res­pi­ra­ción y la me­di­ta­ción. La pri­me­ra, vi­tal, la que nos ha­ce es­tar acá en es­te mun­do y mu­chas ve­ces so­mos tan in­cons­cien­tes al ha­cer­la. In­clu­so en la res­pi­ra­ción se ma­ni­fies­tan nues­tras emo­cio­nes, por lo tan­to, po­der con­tro­lar­la y es­tar aten­to a ella tie­ne aún do­ble va­lor.

En cuan­to a la me­di­ta­ción, pue­do de­cir que pa­ra mí es el es­ta­do de co­nec­tar la men­te con el aquí y aho­ra, en­fo­ca­da en al­gún in­te­rés per­so­nal. Es­ta co­ne­xión nos lle­na de ener­gía y nos ha­ce es­tar en el pre­sen­te, el es­ta­do pre­pon­de­ran­te en nues­tra vi­da, y que nos per­mi­te ser y en­tre­gar­nos de lleno a lo que que­re­mos. ¿Cuán­tas ve­ces me doy cuen­ta de có­mo res­pi­ro? ¿Qué me in­di­ca la res­pi­ra­ción que ten­go? ¿Me lleno de oxí­geno o es­toy más tiem­po sus­pi­ran­do? ¿Ya me­di­té al­gu­na vez? ¿Qué re­sul­ta­dos tu­ve? ¿Qué ex­pe­rien­cias ten­go con es­tas he­rra­mien­tas?

Es­ta­mos pa­ra vi­vir. A ve­ces nos lia­mos tan­to con las co­sas del mun­do, y nos ol­vi­da­mos que so­mos es­pi­ri­tua­les y te­ne­mos un al­ma a quien cui­dar, nu­trir, for­ta­le­cer y ha­cer­la ex­pan­dir­se al má­xi­mo. Siem­pre sos­tu­ve que si al­go te ha­ce bien, de­bés se­guir ha­cién­do­lo. Así sea lo que sea, si te ha­ce cre­cer y te ayu­da a sa­car tu me­jor ver­sión, la que te apor­ta a vos y a tu en­torno, es­tá bien con­ti­nuar­lo.

Bus­que­mos, sea­mos bus­ca­do­res sin­ce­ros de nues­tro bie­nes­tar y vi­va­mos con in­ten­si­dad. Di­se­ñá la vi­da que que­rés te­ner, ima­gi­na­te, so­ñá y ha­cé un plan de ac­ción. Y no te que­des quie­to has­ta con­se­guir­lo.

A vos que es­tás le­yen­do, so­lo te de­seo lo me­jor, lo que sea me­jor pa­ra vos. Es­pe­ro que des­pués de es­ta lec­tu­ra pue­das tomar de­ci­sio­nes que te ayu­den a avan­zar en tu bús­que­da de sa­tis­fac­ción y fe­li­ci­dad per­so­nal. Eso me da­rá una enor­me sa­tis­fac­ción, sa­ber que un gra­ni­to de are­na pu­de ha­ber de­ja­do en el al­ma de mis lec­to­res.

De co­ra­zón, ¡que ten­gan una fe­liz vi­da! ¡Bien­ve­ni­do a la aven­tu­ra de vi­vir!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.