CA­SUAL En­vi­dia a las es­plén­di­das sin es­fuer­zo

High Class - - HC/NUTRICIÓN - Por Ni­co­let­ta Fiz­zot­ti

El look ca­sual es un ar­te di­fí­cil de ma­ne­jar. Po­cas son las Ca­ro­li­na He­rre­ra que lo­gran ver­se chi­qué­rri­mas con un la­bial ro­jo y una ca­mi­sa blan­ca; las Jac­kie Os que se echan unas ga­fas enor­mes y un co­llar­ci­to de per­las y pa­san a la his­to­ria fas­hio­nis­ta co­mo ico­nos de es­ti­lo.

Ge­ne­rar esa sen­sa­ción de que te le­van­tas­te así, de que sos sim­ple­men­te re­gia al na­tu­ral y sin es­fuer­zo al­guno es sim­ple­men­te un ar­te di­fí­cil de do­mi­nar. Lo que más se po­dría ase­me­jar a es­ta pa­ra­do­ja es la gra­cia que lo­gran pro­yec­tar las bai­la­ri­nas mien­tras po­nen todo su es­fuer­zo en dar vi­da a las pi­rue­tas, po­ses y sal­tos de su ar­te. Ellas sal­tan co­mo con­de­na­das, se­gu­ro la ma­lla le ha­ce un wed­gie, el tu­tú le da ur­ti­ca­ria, el ca­lor de las lu­ces les ha­ce de­rre­tir­se de ca­lor y ca­da vez que sal­tan y caen en pun­ti­tas so­bre sus de­dos sien­ten que es­tán ca­mi­nan­do so­bre cla­vos tras ha­ber­se ti­ra­do de un oc­ta­vo pi­so, pe­ro pa­ra el pú­bli­co ellas le­vi­tan y flo­tan sin es­fuer­zo al­guno. Las bai­la­ri­nas del ba­llet re­pre­sen­tan la me­jor ex­pli­ca­ción grá­fi­ca del tér­mino an­glo­sa­jón ef­fortless chic (o chic sin es­fuer­zo).

Pe­ro co­mo cual­quier bai­la­ri­na pue­de ase­gu­rar: no hay na­da que se lo­gre sin es­fuer­zo. Les ase­gu­ro que tam­po­co hay na­da de ef­fortless en el chic de mu­chas mu­je­res. Sen­ci­lla­men­te no es fá­cil ser sen­ci­lla. Pa­ra al­gu­nas es­ta gra­cia na­tu­ral es un don in­na­to, pe­ro pa­ra otras es un ar­te do­mi­na­do con pe­ri­cia que lle­va ho­ras de aci­ca­la­mien­to y re­mo­jo en la pe­lu­que­ría has­ta lo­grar el des­pei­na­do per­fec­to.

El pe­lo des­pei­na­do por lo ge­ne­ral se ve atroz, por al­go te ven­den el pro­duc­to pa­ra ge­ne­rar el look des­pei­na­do. Por­que si es­tar ver­da­de­ra­men­te des­pei­na­da al na­tu­ral fue­ra lin­do, no ha­bría ne­ce­si­dad de com­prar un pro­duc­to especial. Sim­ple­men­te nos le­van­ta­ría­mos a la ma­ña­na y voi­lá: pe­lo sú­per frizz o con sú­per ru­los au­tén­ti­ca­men­te en­re­da­dos. El ver­da­de­ro bad hair day ja­más se va a po­ner de mo­da chi­cas, así es que pa­ren de de­li­rar.

Un buen des­pei­na­do per­fec­to to­ma ho­ras de prác­ti­ca pa­ra lo­grar en la ca­sa. Y mu­chas de no­so­tras de­pen­de­mos de nues­tro pe­lu­que­ro de ca­be­ce­ra pa­ra lo­grar el ver­da­de­ro des­pei­na­do per­fec­to, ya que a no­so­tras so­lo nos sa­le el des­pei­na­do sim­ple o el bu­cle ar­ma­do. Cues­ta un mon­tón en­con­trar ese tér­mino me­dio que no pa­rez­ca de pe­lu­que­ría. Es tan di­fí­cil co­mo do­mi­nar el pun­to jus­to del hue­vo po­ché: ni muy muy, ni tan tan. So­lo Ale­xis, Jor­gi­to y la San­ta de San­ta co­no­cen el mis­te­rio­so ar­te de des­pei­nar sin des­pei­nar. El co­mún de las mor­ta­les so­lo lo­gra­mos el look akas­ha­rá.

¿Y el ma­qui­lla­je na­tu­ral? Las mu­je­res ca­sual­men­te chic pa­re­cen que no co­no­cen la pa­la­bra ba­se, aun­que en reali­dad lle­van un su­til re­vo­que tan bien lo­gra­do que pa­re­ce su ver­da­de­ra y mag­ní­fi­ca piel be­sa­da por el sol. O sea que has­ta cuan­do se ma­qui­llan pa­re­ce que no es­tán ma­qui­lla­das, que so­lo se pu­sie­ron un la­bial y un rí­mel. ¿Y por nues­tras la­ti­tu­des? Me­ta­le el con­tou­ring y la pur­pu­ri­na. ¿Por qué lo que so­mos tan Kar­das­hians y tan po­co Ken­nedy? No sa­be­mos lue­go ser dis­cre­tas. Y el ma­qui­lla­je es lo pri­me­ro que nos po­ne en evi­den­cia.

Aho­ra pa­se­mos a la in­du­men­ta­ria. Una mu­jer ca­sual­men­te chic se ve re­gia has­ta de jeans y za­pa­ti­llas. No­so­tras, las vul­ga­res mor­ta­les, pa­re­ce que lle­va­mos el look “su­per­mer­ca­do” o el look “es­ta­ba de­ma­sia­do kai­gué pa­ra sa­car­me mi ro­pa de en­tre­ca­sa”. Y cuan­do nos po­ne­mos za­pa­ti­llas pa­ra ver­nos cool, jus­to se nos ol­vi­da ha­cer­nos los pies. La mu­jer ca­sual­men­te chic siem­pre tie­ne tiem­po pa­ra aci­ca­lar­se has­ta las uñas del de­do gor­do del pie. No­so­tras, de al­gu­na ma­ne­ra u otra, has­ta cuan­do nos es­me­ra­mos la ma­ni­cu­ra no nos du­ra ni 24 ho­ras y por lo ge­ne­ral te­ne­mos las cu­tí­cu­las le­van­ta­das, las uñas pi­ca­das y el es­mal­te pe­la­do. Pa­ra cuan­do nos da­mos cuen­ta ya es tar­de pa­ra en­men­dar la si­tua­ción y ter­mi­na­mos ce­rran­do los pu­ños co­mo un play­mo­bil pa­ra tra­tar de di­si­mu­lar.

La mu­jer ca­sual­men­te chic es tan es­plén­di­da que has­ta pue­de dar­se el lu­jo de po­ner­se una re­me­ra de al­go­dón con una fal­da de se­da y ver­se can­che­ra. De re­pen­te, en su cuer­po, el al­go­dón y la se­da se aman y ha­cen el amor. No­so­tras, las más ca­sua­les que chic cuan­do tra­ta­mos de imi­tar­las nos ve­mos ri­dí­cu­la­men­te ca­cha­fa­ces y no ves­ti­das pa­ra la oca­sión. Ahí, cuan­do que­re­mos ver­nos can­che­ras, es por lo ge­ne­ral cuan­do ma­yo­res erro­res co­me­te­mos quie­nes no na­ci­mos con ese ar­te, ni esos ge­nes, ni ese don de se­lec­ción.

Es que el can­che­ris­mo chic no lo­gra­do pue­de ser un ver­da­de­ro cri­men de es­ti­lo. Una pue­de lle­gar a ver­se peor que una in­di­gen­te des­qui­cia­da, con pin­ta de por­dio­se­ra, el pe­lo en­ma­ra­ña­do, la ca­ra la­va­da de­jan­do a re­lu­cir ca­da una de nues­tras man­chas, arrugas y oje­ras de can­san­cio. Es que mu­chas de las que tra­tan de ser "can­che­ras" no se dan cuen­ta de que en ese look des­gar­ba­do todo es­tá es­tu­dia­do y tra­ba­ja­do.

Ser ca­sual­men­te ele­gan­te es in­dis­cu­ti­da­men­te un ar­te com­ple­jo y na­da ca­sual, y sim­ple­men­te no hay ata­jos pa­ra lo­grar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.