TO­MA DE DE­CI­SIO­NES: CON RA­ZÓN Y CO­RA­ZÓN

La in uen­cia de las emo­cio­nes en nues­tras elec­cio­nes

High Class - - HC/PSICOLOGÍA - Por la Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bir a ga­brie­la­cas­cob@hot­mail.com

Este año em­pie­za con la asun­ción de Do­nald Trump a la pre­si­den­cia de los EEUU, y este am­bien­te de cam­bios po­lí­ti­cos tras­cen­den­ta­les nos pro­vo­ca ana­li­zar las va­ria­bles psi­co­ló­gi­cas por las cua­les los can­di­da­tos lle­gan al po­der.

Al­gu­nas de las hi­pó­te­sis por las que Trump ga­nó (en con­tra de to­do pro­nós­ti­co) son tan va­ria­das co­mo sub­ver­si­vas e in­tri­gan­tes. Des­de so­cio­ló­gi­cas y po­lí­ti­cas, en­tre otras acu­sa­cio­nes mo­ra­les en­tre am­bos can­di­da­tos. Tam­bién el has­tío y la ra­bia de los ciudadanos con­tra el sis­te­ma po­lí­ti­co im­pe­ran­te que bus­ca­ba con­ti­nui­dad. Qui­zá de es­ta for­ma de­mues­tran que ellos “pue­den” ma­ne­jar (bur­lar o re­tru­car) aque­llo que les cau­sa­ba de­cep­ción, apos­tan­do al po­lo opues­to del or­den ac­tual.

To­do es­to, y más es­pe­cu­la­cio­nes, nos lle­va a hur­gar en el pe­rí­me­tro psi­co­ló­gi­co de la to­ma de de­ci­sio­nes del pue­blo o de las ma­sas, y en la per­so­na­li­dad de los lí­de­res –sin en­trar a pro­fun­di­zar en ellos ni en sus ideo­lo­gías–, sino des­de el per­so­na­je que crean pa­ra po­der lle­gar a sus ob­je­ti­vos y, mu­chas ve­ces, con­quis­tar los pues­tos más codiciados del mun­do y, por en­de, ser in­flu­yen­tes en el cur­so de la vida de los ciudadanos.

En una en­tre­vis­ta rea­li­za­da por Li­fe­der, al re­co­no­ci­do psi­có­lo­go es­ta­dou­ni­den­se y au­tor de li­bros co­mo In­te­li­gen­cia apli­ca­da y La na­tu­ra­le­za del odio, Ro­bert J. Stern­berg, pro­fe­sor es­pe­cia­li­za­do de la Uni­ver­si­dad de Ya­le, fa­mo­so por sus múl­ti­ples in­ves­ti­ga­cio­nes so­bre te­mas ta­les co­mo la in­te­li­gen­cia, la creatividad, la vida en pa­re­ja o el éxi­to, ade­más de ha­ber si­do pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na de Psi­co­lo­gía –APA– ha­ce un aná­li­sis so­bre la ca­rac­te­rís­ti­ca de los can­di­da­tos y có­mo la per­so­na­li­dad de los mis­mos in­flu­ye en la de­ci­sión fi­nal del elec­tor.

Por un la­do, di­ce: “Es­tá cla­ro que los lí­de­res se­rán me­jo­res y más efi­ca­ces cuan­do ten­gan discursos jui­cio­sos, éti­cos y sa­bios, pe­ro los can­di­da­tos pru­den­tes y equi­li­bra­dos tien­den a ser me­nos emo­cio­nan­tes, ca­ris­má­ti­cos y lla­ma­ti­vos pa­ra los vo­tan­tes” (a pe­sar de ser la op­ción evi­den­te).

“Por el con­tra­rio –con­ti­núa–, los can­di­da­tos nar­ci­sis­tas, cu­ya preo­cu­pa­ción prin­ci­pal en la vida es que­rer­se a sí mis­mos –y so­lo a sí mis­mos–, a me­nu­do son más con­vin­cen­tes, por­que van a de­cir o ha­cer lo que sea ne­ce­sa­rio pa­ra ga­nar y ob­te­ner po­der. No se preo­cu­pan en ab­so­lu­to por los de­más, por lo que no se sien­ten mal al en­ga­ñar (pro­me­tien­do lo que lue­go no pue­den cum­plir). Pa­ra ellos no se tra­ta de un buen li­de­raz­go, sino más bien de una au­to­me­jo­ra”, tal y co­mo lo ve­mos tam­bién no­so­tros en los discursos po­pu­lis­tas o en ex­ce­so op­ti­mis­tas/po­si­ti­vis­tas.

EX­CE­SO DE PO­SI­TI­VIS­MO

En la no­ta de Luis Mi­ño ti­tu­la­da “Los pe­li­gros del pen­sa­mien­to po­si­ti­vo”, de la re­vis­ta di­gi­tal Mu­yin­te­re­san­te.es, se ha­bla so­bre los per­jui­cios del pen­sa­mien­to po­si­ti­vis­ta en ex­ce­so: “A las per­so­nas in­se­gu­ras que atra­vie­san mo­men­tos di­fí­ci­les les ha­ce sen­tir­se más in­de­fen­sas. Es lo que de­mos­tró una in­ves­ti­ga­ción de los psi­có­lo­gos ca­na­dien­ses W. Q. Elai­ne Pe­ru­no­vic, Joan­ne V. Wood y John W. Lee. En su ex­pe­ri­men­to pe­dían a dos gru­pos de per­so­nas –uno com­pues­to por gen­te con muy bue­na au­to­ima­gen, y otro, por in­di­vi­duos con au­to­es­ti­ma ba­ja– que re­pi­tie­ran una fra­se clá­si­ca del po­si­ti­vis­mo: ‘Soy una per­so­na en­can­ta­do­ra’. Pues bien, tras eva­luar el es­ta­do aními­co de los par­ti­ci­pan­tes, com­pro­ba­ron que los del segundo gru­po se sin­tie­ron mu­cho peor que antes de em­pe­zar la prue­ba. Al igual que nos ocu­rre cuan­do nos ha­cen ala­ban­zas irrea­les que nos sue­nan a com­pa­sión y nos en­tris­te­cen, a quie­nes vi­ven un mo­men­to de ba­ja au­to­es­ti­ma la re­pe­ti­ción de fra­ses del ti­po de ‘me acep­to tal co­mo soy’ los ha­ce ser más cons­cien­tes de su li­mi­ta­ción pa­ra cam­biar el pro­ble­ma, por­que son in­ca­pa­ces de au­to­en­ga­ñar­se. Por con­tras­te, pa­ra lo que sí sir­vió es­ta in­ves­ti­ga­ción fue pa­ra mos­trar el po­der po­ten­cial del que po­dría­mos de­no­mi­nar pen­sa­mien­to ne­ga­ti­vo. Cuan­do los psi­có­lo­gos per­mi­tie­ron a los par­ti­ci­pan­tes con po­ca au­to­es­ti­ma ex­pre­sar su ira, tris­te­za o an­sie­dad an­te el fu­tu­ro, me­jo­ró de for­ma cla­ra su es­ta­do de áni­mo”.

Si­guien­do es­tos ejem­plos, lo ideal se­ría que no so­lo en la es­fe­ra po­lí­ti­ca ten­ga­mos la ca­pa­ci­dad de dis­cer­nir qué dis­cur­so es sin­ce­ro o po­pu­lis­ta, y ni ha­blar de la im­por­tan­cia de vis­lum­brar quién es una per­so­na pru­den­te, sa­bia y éti­ca de otra nar­ci­sis­ta, in­tere­sa­da y opor­tu­nis­ta al mo­men­to de acer­car­los al po­der, sino re­gis­trar esa ca­pa­ci­dad en nues­tra vida dia­ria en nues­tras re­la­cio­nes con los de­más.

Pa­ra eso, es ne­ce­sa­rio una to­ma de con­cien­cia y un equi­li­brio per­so­nal ya que, mu­chas ve­ces, nos cru­za­mos con per­so­nas pru­den­tes, sen­sa­tas y cohe­ren­tes en quie­nes po­dría­mos de­po­si­tar nues­tro vo­to de con­fian­za, abrir­le nues­tro co­ra­zón pa­ra ini­ciar (o con­ti­nuar) una re­la­ción de amis­tad, pa­re­ja o ne­go­cios. Pe­ro qui­zá es­tas per­so­nas no nos lla­men tan­to la aten­ción, o su fal­ta de ca­ris­ma pue­de que no des­pier­te in­te­rés en no­so­tros. Por el con­tra­rio, da­mos prio­ri­dad u opor­tu­ni­dad (por in­ma­du­rez/in­se­gu­ri­dad) a otras per­so­nas que nos en­can­di­lan con una per­so­na­li­dad nar­ci­sis­ta, his­trió­ni­ca, ro­mán­ti­ca o de­sen­fa­da­da. Pro­ba­ble­men­te, es­tas per­so­nas no ten­gan mu­cho pa­ra dar o su­mar en nues­tras vi­das, has­ta lle­gar, in­clu­so, a des­po­jar­nos de to­do por ha­ber­nos con­quis­ta­dos con un dis­cur­so “po­pu­lis­ta” (ale­gan­do a la cla­se po­lí­ti­ca que mu­chas ve­ces pro­me­te más de lo que pue­de cum­plir). Es­ta gen­te ex­hi­be una ima­gen po­de­ro­sa, per­fec­ta, di­ver­ti­da, po­pu­lar o leal, pe­ro la mis­ma so­lo for­ma par­te de un per­so­na­je su­per­fi­cial que, en el fon­do, bus­ca sa­car el pro­ve­cho en los de­más por su per­so­na­li­dad ego­cen­tris­ta.

Hay abun­dan­tes ejem­plos so­bre es­to que aca­ba­mos de men­cio­nar: des­de fal­sas amis­ta­des que son ca­pa­ces de hi­po­te­car la leal­tad a los ami­gos por co­sas ma­te­ria­les, o com­pa­ñe­ros que se lla­ma­ban ami­gos pe­ro que son cóm­pli­ces de bull­ying. Otro lu­gar en don­de tam­bién en­con­tra­mos es­tos ejem­plos es en el tra­ba­jo, don­de a ve­ces las per­so­nas in­vier­ten sus es­pe­ran­zas (más que su in­te­li­gen­cia), qui­zá por en­con­trar­se en un es­ta­do de vul­ne­ra­bi­li­dad, fal­ta de es­pe­ran­za o bús­que­da de un fu­tu­ro me­jor, de­po­si­tan­do en el “otro” (un lí­der, un je­fe, com­pa­ñe­ro/a) la con­fian­za, las ex­pec­ta­ti­vas y los re­sul­ta­dos (en es­ta­dos de des­ven­ta­jas emo­cio­na­les) de sus pro­yec­tos, pe­ro que al fi­nal son uti­li­za­dos en pos los in­tere­ses per­so­na­les de quien nos en­ga­ñó, sin nin­gún pu­dor.

En este sen­ti­do, el ser hu­mano trae con­si­go una ne­ce­si­dad ar­cai­ca de en­con­trar al­go o al­guien “om­ni­po­ten­te” que pue­da “res­ca­tar­lo”

LA BÚS­QUE­DA DE UN LÍ­DER DE MA­NE­RA IN­NA­TA

En este sen­ti­do, el ser hu­mano trae con­si­go una ne­ce­si­dad ar­cai­ca de en­con­trar al­go o al­guien “om­ni­po­ten­te” que pue­da “res­ca­tar­lo”. Es­ta bús­que­da de om­ni­po­ten­cia en el otro es neu­ró­ti­ca (ilu­so­ria), y por es­to es im­por­tan­te te­ner pre­sen­te su pe­li­gro cuan­do to­ma pro­ta­go­nis­mo en nues­tras vi­das. Por ejem­plo, cuan­do es­ta­mos de­po­si­tan­do de­ma­sia­da ex­pec­ta­ti­va afue­ra y no bus­ca­mos en la fuer­za in­te­rior, en la to­ma de ac­ción, en la in­tui­ción per­so­nal, en lo que per­ci­bi­mos que te­ne­mos que ha­cer o de­ci­dir a tra­vés de for­ta­le­cer­nos es­pi­ri­tual, in­te­lec­tual o emo­cio­nal­men­te, que es lo úni­co que nos per­te­ne­ce y que sí po­de­mos con­tro­lar, co­no­cer y ma­ne­jar. De es­ta for­ma, po­dre­mos to­mar el con­trol de nues­tras vi­das sin es­pe­rar na­da (im­po­si­ble/he­roi­co) de na­die.

En la psi­co­lo­gía de las ma­sas se ob­ser­va co­mo, mu­chas ve­ces, la apues­ta por lí­de­res que pro­yec­tan una per­so­na­li­dad de “ma­cho al­fa”, pa­triar­ca, cau­di­llo o pre­po­ten­te, si­gue te­nien­do éxi­to por to­car las fi­bras in­fan­ti­les del pue­blo que bus­ca to­da­vía en la fi­gu­ra pa­ter­na/hé­roe, ese res­ca­te que llo­ra des­de sus ca­ren­cias in­fan­ti­les, (que de­ci­de por él y que le di­ce lo que es­tá bien o mal, pe­ro siem­pre se­gún sus prio­ri­da­des).

Per­pe­tuar es­ta fi­gu­ra qui­zá sea re­sul­ta­do de una cul­tu­ra in­fan­til que si­gue bus­can­do anes­te­siar­se en un pa­dre au­to­ri­ta­rio (y no bus­car en la ma­du­rez per­so­nal o en la pro­pues­ta sin­ce­ra de al­guien fue­ra de po­ses) la res­pues­ta y la so­lu­ción a los pro­ble­mas. La ma­du­rez y eman­ci­pa­ción del pa­dre sim­bó­li­co permite to­mar au­to­no­mía y em­pe­zar des­de un lu­gar per­so­nal a ha­cer al­go pa­ra cre­cer, me­jo­rar o eli­mi­nar la co­rrup­ción y la de­sidia en la vida (y a la vez de su co­mu­ni­dad).

Vol­vien­do a la en­tre­vis­ta del pro­fe­sor Stern­berg que re­cor­dá­ba­mos al ini­cio: “No es tan di­fí­cil sa­ber si un lí­der es sa­bio y éti­co. El me­jor pre­dic­tor del com­por­ta­mien­to fu­tu­ro es el com­por­ta­mien­to pa­sa­do. En el ca­so de los Es­ta­dos Uni­dos, un in­di­vi­duo que ha que­bra­do a cua­tro em­pre­sas y em­po­bre­ci­do a mu­chos in­ver­so­res –en re­fe­ren­cia a Do­nald Trump– no es ni sa­bio ni éti­co. El pro­ble­ma es que pa­re­ce que a la gen­te no le im­por­ta, pre­fi­rien­do a gen­te que ape­la a sus emo­cio­nes, sus fan­ta­sías y, a ve­ces, a sus pre­jui­cios. Es un co­men­ta­rio tris­te so­bre el elec­to­ra­do, pe­ro así es”.

En nues­tras ma­nos y elec­cio­nes, en cual­quier es­fe­ra de la vida, se en­cuen­tran las he­rra­mien­tas que van a tra­zar el des­tino que nos lle­ve a los re­sul­ta­dos que es­pe­ra­mos. Si es­ta­mos co­nec­ta­dos con nues­tra in­tui­ción, y en sin­to­nía con lo que es ver­da­de­ro, au­tén­ti­co y éti­co, eso va­mos a atraer y pre­fe­rir.

El se­cre­to es­tá en re­gis­trar nues­tras emo­cio­nes y po­si­cio­nes (ma­du­rez/au­to­no­mía) en la vida, al mo­men­to de op­tar y prio­ri­zar quié­nes van a com­par­tir nues­tro tiem­po y ener­gía y/o, en con­se­cuen­cia, el rum­bo de nues­tro mun­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.