POR MÁS JUANAS

La his­to­ria de amor que dio vuel­ta al mun­do

High Class - - HC/PSICOLOGÍA - Por Bea Bo­sio

¿Has­ta dón­de nos lle­va la fuer­za de una pa­sión? En este mes de va­ca­cio­nes ce­le­bra­mos des­de es­ta co­lum­na el es­pí­ri­tu aven­tu­re­ro de Jua­na Ba­ret, la pri­me­ra mu­jer en dar la vuel­ta al mun­do por amor a un hom­bre. Y por amor a la bo­tá­ni­ca.

En su tiem­po –me­dia­dos de 1700– no era fá­cil pa­ra una mu­jer en­tre­gar­se li­bre­men­te a la aven­tu­ra y, de­bi­do a que era im­po­si­ble ha­cer­lo co­mo “Jua­na”, se dis­fra­zó de “Juan” pa­ra lo­grar­lo. Por más de dos años via­jó en un bar­co fran­cés con el tor­so ven­da­do, tra­ba­jan­do en la ex­plo­ra­ción de nue­vas es­pe­cies de plan­tas en los te­rri­to­rios re­co­rri­dos, en con­vi­ven­cia con 300 hom­bres de na­vío.

Jua­na Ba­ret ha­bía na­ci­do en el va­lle de Loi­ra, co­no­ci­do des­de siem­pre co­mo el Jar­dín de Fran­cia. Su fa­mi­lia le en­se­ñó des­de pe­que­ña a iden­ti­fi­car las plan­tas pa­ra tra­tar he­ri­das y en­fer­me­da­des, y muy pron­to ga­nó ex­per­ti­cia, desa­rro­llan­do una ha­bi­li­dad sor­pren­den­te en me­di­ci­na bo­tá­ni­ca. Sus cons­tan­tes ex­pe­di­cio­nes a la cam­pi­ña la lle­va­ron a co­no­cer a un no­ble de la zo­na. El hom­bre aca­ba­ba de en­viu­dar y re­co­rría el cam­po bus­can­do es­pe­cies, co­mo una suer­te de ob­se­sión so­li­ta­ria. Se hi­cie­ron ami­gos y muy pron­to él la con­tra­tó pa­ra que fue­ra su maes­tra y asis­ten­te en el fas­ci­nan­te mun­do de la bo­tá­ni­ca. Al poco tiem­po, Jua­na se mu­dó a vi­vir con él y se con­vir­tie­ron en aman­tes. El plan de re­co­rrer el mun­do sur­gió dos años más tar­de: el Go­bierno fran­cés anun­ció que man­da­ría dos na­víos al­re­de­dor del mun­do pa­ra des­cu­brir nue­vos te­rri­to­rios, pa­ra lo que ne­ce­si­ta­ban un bo­tá­ni­co en el plan­tel de ex­plo­ra­do­res.

Fi­li­ber­to de Com­mer­son –el aman­te de Jua­na– con­si­guió el pues­to y de­bía lle­var un asis­ten­te. Co­mo la Ma­ri­na fran­ce­sa prohi­bía ex­pre­sa­men­te la pre­sen­cia de mu­je­res a bor­do,

No era fá­cil pa­ra una mu­jer en­tre­gar­se li­bre­men­te a la aven­tu­ra y, de­bi­do a que era im­po­si­ble ha­cer­lo co­mo “Jua­na”, se dis­fra­zó de “Juan” pa­ra lo­grar­lo

Fi­li­ber­to ac­ce­dió, a pe­di­do en­ca­re­ci­do de la pro­pia Jua­na, a ves­tir­la de hom­bre pa­ra po­der em­bar­car­la. Pa­ra no le­van­tar pol­va­re­da, Jua­na apa­re­ce­ría en el mue­lle el día de la partida ves­ti­da de hom­bre, ofre­ce­ría sus ser­vi­cios y se­ría in­me­dia­ta­men­te con­tra­ta­da. Era un plan arries­ga­do, pe­ro fun­cio­nó.

Al ser asis­ten­te de Fi­li­ber­to le de­ja­ron com­par­tir ca­ma­ro­te con él, pe­ro te­nían que te­ner mu­cho cui­da­do pa­ra no ser des­cu­bier­tos. Jua­na se apli­ca­ba las ven­das en el pe­cho to­dos los días y la res­pi­ra­ción se le di­fi­cul­ta­ba. Por otro la­do, los ma­ri­ne­ros em­pe­za­ron a sos­pe­char ya que “Juan” nun­ca iba al ba­ño con ellos, siem­pre te­nía una pis­to­la car­ga­da y ja­más se des­ves­tía fren­te a sus com­pa­ñe­ros.

Por lo de­más, “Juan” tra­ba­ja­ba du­rí­si­mo en el bar­co y car­ga­ba las he­rra­mien­tas, los sa­cos, ade­más de ha­cer la ma­yor par­te de las ex­plo­ra­cio­nes bo­tá­ni­cas cuan­do des­em­bar­ca­ban. Así

re­co­rrie­ron Bra­sil, el es­tre­cho de Ma­ga­lla­nes, las is­las de Ma­da­gas­car, Tahi­tí y Mau­ri­cio.

Es­tan­do en Río de Ja­nei­ro, se cree que fue ella quien des­cu­brió la fa­mo­sa plan­ta de la San­ta Ri­ta, a la que le pu­sie­ron el nom­bre en ho­nor al ca­pi­tán del bar­co: An­toi­ne de Boun­gain­vi­lle. Pe­ro el se­cre­to acer­ca del gé­ne­ro de Jua­na no so­por­ta­ría los dos años de na­ve­ga­ción.

Hay dis­tin­tas ver­sio­nes so­bre có­mo fue des­cu­bier­ta. To­das coin­ci­den en que fue en el Pa­cí­fi­co del Sur, y aun­que los po­bla­do­res de la zo­na se ha­yan per­ca­ta­do antes de la ver­da­de­ra iden­ti­dad de la ex­plo­ra­do­ra, fi­nal­men­te sus com­pa­ñe­ros de bar­co se die­ron cuen­ta. Lo cier­to es que Jua­na se re­clu­yó lue­go de su­bir a la em­bar­ca­ción en Tahi­tí y nue­ve me­ses más tar­de dio a luz a un ni­ño.

Eso hi­zo que su pre­sen­cia en el na­vío sea in­sos­te­ni­ble, y cuan­do el bar­co lle­gó a Mau­ri­cio, el ca­pi­tán Bou­gain­vi­lle arre­gló pa­ra que Jua­na y Fi­li­ber­to se que­da­ran en la is­la. Ahí vi­vie­ron sie­te años. Fi­li­ber­to mu­rió en Mau­ri­cio y, unos años des­pués, Jua­na se ca­só con un sol­da­do fran­cés que em­bar­có con ella de re­gre­so a Fran­cia.

A su re­gre­so, la Ma­ri­na fran­ce­sa otor­gó a “es­ta mu­jer ex­tra­or­di­na­ria” una pen­sión de 200 li­bras anua­les por su con­tri­bu­ción a la cien­cia, ya que en su fa­bu­lo­sa tra­ve­sía la bo­tá­ni­ca ha­bía re­co­gi­do más de 6 mil mues­tras de es­pe­cies ve­ge­ta­les y tra­jo con ella más de 5 mil es­pe­cies, de las cua­les 3 mil eran nue­vas.

Cuan­do Jua­na lle­gó al puer­to de don­de ha­bía sa­li­do –en­tre 1774 y 1775– no ha­bía na­die es­pe­rán­do­la en el mue­lle pa­ra ce­le­brar su ha­za­ña, aun­que se ha­bía con­ver­ti­do en la pri­me­ra mu­jer de la his­to­ria en dar la vuel­ta al mun­do por amor a un hom­bre y por amor a la bo­tá­ni­ca.

¡Sa­lud por las al­mas aven­tu­re­ras!

Jean­ne Ba­ret ves­ti­da de ma­ri­ne­ro, se­gún un re­tra­to pos­te­rior a su muer­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.