Ya­pe­pó

EL RE­SUR­GIR DE LA CE­RÁ­MI­CA UTILITARIA

High Class - - HC/DISEÑO NACIONAL - Por Patricia Lu­ján Aré­va­los

Lei­la Bu­fa y Se­le­ne Ro­drí­guez Al­ca­lá tie­nen, ca­da una por su la­do, una his­to­ria par­ti­cu­lar con la ce­rá­mi­ca. Lei­la se en­con­tra­ba vi­vien­do en Nue­va York cuan­do des­cu­brió un ta­ller y se in­tere­só por es­ta técnica, y Se­le­ne ya lle­va­ba ade­lan­te un em­pren­di­mien­to si­mi­lar en Asun­ción antes de co­no­cer­se ha­ce ape­nas un año. En un par­pa­deo em­pe­za­ron a tra­ba­jar jun­tas ba­jo el tí­tu­lo de Ya­pe­pó, y hoy se per lan al­to en el pe­que­ño mun­do del di­se­ño na­cio­nal.

El pri­mer gran pro­yec­to de Lei­la y Se­le­ne fue la ela­bo­ra­ción de pla­tos pa­ra un restaurante. A par­tir de este pe­di­do se de­fi­nió lo que hoy es la lí­nea de tra­ba­jo de Ya­pe­pó. En­ton­ces es­ta­ble­cie­ron su ta­ller con el horno, la ar­ci­lla, los es­mal­tes y to­do lo ne­ce­sa­rio pa­ra desa­rro­llar el ne­go­cio.

“Cuan­do lle­gó Lei­la a Pa­ra­guay yo le ex­pli­qué el con­tex­to de la ce­rá­mi­ca ac­tual en Pa­ra­guay, to­do el tra­ba­jo que ha­bía por ha­cer y có­mo to­do es­tá pa­ra ha­cer­se. Bá­si­ca­men­te em­pe­za­mos des­de ce­ro, des­de la ela­bo­ra­ción de la ma­te­ria pri­ma”, cuen­ta Se­le­ne Ro­drí­guez Al­ca­lá, quien co­no­ció la ce­rá­mi­ca tal co­mo la prac­ti­ca aho­ra du­ran­te una be­ca de la Unesco y la Fun­da­ción Cul­tu­ra y Di­ver­si­dad en Fran­cia.

El nom­bre de la mar­ca vie­ne de una va­si­ja de uso cu­li­na­rio uti­li­za­da por los gua­ra­níes des­de épo­cas pre­co­lom­bi­nas. El ja­pe­po tie­ne co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca la au­sen­cia de ta­pas y se usa­ba tan­to pa­ra co­ci­nar ali­men­tos co­mo pa­ra fer­men­tar be­bi­das y ser­vir­los lue­go en las fes­ti­vi­da­des.

El ta­ller de Ya­pe­pó es un es­pa­cio que se fue am­plian­do en ca­sa de Se­le­ne, don­de ella y su so­cia pa­san gran par­te del día di­se­ñan­do y pro­du­cien­do. El es­pa­cio em­pe­zó con la com­pra de un horno ha­ce poco más de un año, pe­ro aho­ra pro­du­cen pie­zas pa­ra em­pre­sas re­fe­ren­tes de la in­dus­tria cu­li­na­ria, co­mo el re­cién inau­gu­ra­do restaurante La Que­se­ría en el Shop­ping del Sol. “Com­pré un horno de ce­rá­mi­ca que lle­ga a 1.250 gra­dos, la tem­pe­ra­tu­ra ne­ce­sa­ria pa­ra pro­du­cir ce­rá­mi­ca de ca­li­dad, es­pe­cial­men­te pa­ra no­so­tros que que­re­mos ha­cer ob­je­tos uti­li­ta­rios. En Are­guá se lle­ga má­xi­mo a 900 o 1.000 gra­dos, por eso se rom­pe”, ex­pli­ca Se­le­ne.

“Nues­tro pri­mer tra­ba­jo fue muy im­por­tan­te. El clien­te de­po­si­tó su con­fian­za en no­so­tras sin co­no­cer real­men­te lo que po­día­mos ha­cer; hi­zo un pe­di­do gran­de y ahí no nos que­dó de otra que in­ver­tir de a poco”, re­cuer­da Lei­la. Hay dis­tin­tas for­mas de ha­cer ce­rá­mi­ca, una de ellas, la que uti­li­zan Se­le­ne y Lei­la, es la que se sir­ve de pla­cas de ye­so pa­ra dar for­ma a la mez­cla ma­dre que vie­ne di­rec­ta­men­te de Are­guá, don­de es ela­bo­ra­da por ar­te­sa­nos ba­jo sus ins­truc­cio­nes.

Pri­me­ro, la ar­ci­lla se amasa con­cien­zu­da­men­te pa­ra eli­mi­nar bur­bu­jas y lim­piar­la de pie­dri­tas o ra­mi­tas que pue­dan ha­ber. En el ca­so de los pla­tos, se ex­tien­de la ma­sa con una la­mi­na­do­ra, se corta, se ubi­ca en el mol­de y se de­ja se­car por 24 ho­ras. A con­ti­nua­ción, la pre­pa­ra­ción es pu­li­da y pues­ta a re­po­sar de una a dos se­ma­nas has­ta que es­té com­ple­ta­men­te se­ca. So­lo en­ton­ces se rea­li­za el biz­co­cha­do, un pri­mer hor­nea­do a 1.050 gra­dos sin es­mal­te pa­ra eva­po­rar to­da la hu­me­dad que pue­da es­tar to­da­vía en la pie­za y la vuel­ve im­permea­ble.

El siguiente pa­so es el es­mal­ta­do. Se­le­ne y Lei­la tra­ba­jan con es­mal­tes traí­dos de Ar­gen­ti­na, pe­ro se en­cuen­tran pro­ban­do los que se pro­du­cen en Are­guá. Fi­nal­men­te se vuel­ven a hor­near, es­ta vez a 1.250 gra­dos pa­ra ter­mi­nar la obra. “Siem­pre es una sor­pre­sa abrir el horno”, di­ce Lei­la, y agre­ga: “El es­mal­te es un pol­vo blan­que­cino y no sa­bés real­men­te có­mo va a sa­lir el co­lor has­ta que ter­mi­na de hor­near­se. ¡Es la me­jor par­te!”.

El ini­cio es­tu­vo mar­ca­do por una eta­pa de en­sa­yo/error pa­ra en­con­trar la fór­mu­la de tra­ba­jo que me­jor se adap­ta a ellas. “Te vas acos­tum­bran­do a que las pie­zas pue­den ex­plo­tar den­tro del horno. Por eso el ama­sa­do es im­por­tan­te pa­ra eli­mi­nar las bur­bu­jas de ai­re. Si se que­da una bur­bu­ji­ta que no vi­mos pue­de re­ven­tar; lo mis­mo si la pie­za es muy grue­sa y to­da­vía no es­tá bien se­ca. Se­gui­mos apren­dien­do, pe­ro ya te­ne­mos una bue­na idea de lo que no te­ne­mos que ha­cer”, di­cen las di­se­ña­do­ras en­tre ri­sas.

A pe­sar de la ex­pe­rien­cia que van acu­mu­lan­do, Lei­la y Se­le­ne to­da­vía no pue­den ma­ne­jar por sí so­las la pro­duc­ción de gran­des vo­lú­me­nes. En esos ca­sos, cuen­tan con la ayu­da de ar­te­sa­nos are­güe­ños que usan tor­nos pa­ra la pri­me­ra eta­pa del pro­ce­so y lue­go ellas se en­car­gan de es­mal­tar e in­ter­ve­nir pie­za por pie­za.

RE­VA­LO­RI­ZAR CO­MO META

No es di­fí­cil adi­vi­nar dón­de es­tá es­tan­ca­da la dis­ci­pli­na en nues­tro país, en­ca­si­lla­da en ar­te­sa­nía es­te­reo­ti­pa­da y de po­bre ter­mi­na­ción. El desafío de Ya­pe­pó es, en­ton­ces, traer la ce­rá­mi­ca a un ni­vel más co­ti­diano, don­de no sea ex­tra­ño a la ru­ti­na de las per­so­nas, a tra­vés de ob­je­tos uti­li­ta­rios co­mo va­sos, ta­zas y va­ji­lla con el to­que per­so­na­li­za­do que so­lo aque­llo que es­tá he­cho a mano pue­de te­ner.

“Se des­co­no­ce mu­cho”, di­ce Lei­la, y agre­ga:

El nom­bre de la mar­ca vie­ne de una va­si­ja de uso cu­li­na­rio uti­li­za­da por los gua­ra­níes des­de épo­cas pre­co­lom­bi­nas

“Nos di­mos cuen­ta de que la gen­te no en­tien­de el pro­ce­so de la ce­rá­mi­ca. De re­pen­te nos pi­den que les ha­ga­mos un jue­go de ta­zas en dos se­ma­nas ¡y eso es im­po­si­ble!”. Su­ce­de que la ce­rá­mi­ca, a di­fe­ren­cia de otras for­mas de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca, re­quie­re ne­ce­sa­ria­men­te de un lar­go pro­ce­so que em­pie­za con el ama­sa­do del ba­rro, lue­go hay que es­pe­rar a que este se se­que pa­ra rea­li­zar dos que­mas pos­te­rio­res.

Una gran par­te del tra­ba­jo que rea­li­za Ya­pe­pó tie­ne co­mo ob­je­ti­vo la re­va­lo­ri­za­ción de la ce­rá­mi­ca co­mo técnica y ar­te, y la di­vul­ga­ción de to­das las aris­tas que la com­po­nen. Por es­ta ra­zón rea­li­za­ron este pa­sa­do 2016 tres cur­sos in­tro­duc­to­rios con las no­cio­nes bá­si­cas de la dis­ci­pli­na pa­ra que el pú­bli­co en ge­ne­ral ten­ga in­for­ma­ción re­le­van­te y, por so­bre to­do, ac­tual al res­pec­to. “Son ta­lle­res pa­ra principiantes que nos sir­ven pa­ra apor­tar lo que no­so­tras sa­be­mos, que tam­bién es li­mi­ta­do por­que se­gui­mos to­da­vía en un pro­ce­so de apren­di­za­je que va a ser lar­go”, co­men­ta Lei­la Bu­fa.

Las di­se­ña­do­ras ex­pli­can que la opi­nión ge­ne­ral sue­le ser que la ce­rá­mi­ca es si­nó­ni­mo de al­go ba­ra­to, al­go que se de­be prin­ci­pal­men­te a que los ar­te­sa­nos so­lían ex­traer la ma­te­ria pri­ma de can­te­ras pú­bli­cas y le­ña de la ta­la de ár­bo­les, re­du­cien­do con­si­de­ra­ble­men­te sus cos­tos de pro­duc­ción. “La gen­te se acos­tum­bró a dar ese va­lor, pe­ro hoy día ya no es así. Son pro­ble­má­ti­cas a las que nos en­fren­ta­mos, las cua­les que­re­mos re­ver­tir con los ta­lle­res y di­vul­gan­do en Ins­ta­gram”, agre­ga Se­le­ne.

Por el mo­men­to, Ya­pe­pó es­tá en cre­ci­mien­to, pe­ro ya ocu­pa un lu­gar im­por­tan­te en el di­se­ño pa­ra­gua­yo. El 2017 trae con­si­go un mer­ca­do en ex­pan­sión y nue­vas opor­tu­ni­da­des pa­ra que Se­le­ne Ro­drí­guez Al­ca­lá y Lei­la Bu­fa si­gan reivin­di­can­do el lu­gar de la ce­rá­mi­ca en la es­ce­na na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.