LOS BUS­CA­DO­RES

VA­MOS AL BACKS­TA­GE DE LA PE­LÍ­CU­LA MÁS ES­PE­RA­DA DEL 2017

High Class - - HC/ESCENA NACIONAL - Por Patricia Lu­ján Aré­va­los | Fo­to­gra­fías de Jo­sé Martín Pa­la­cios

Lue­go de un año sa­tu­ra­do de tra­ba­jos de lma­ción, Ta­na Schém­bo­ri y Juan­ca Ma­ne­glia se sien­tan a con­ver­sar con High Class so­bre la his­to­ria de­trás de la his­to­ria. An­ti­ci­pan­do un éxi­to ro­tun­do, te in­vi­ta­mos a co­no­cer más de cer­ca Los Bus­ca­do­res.

El pun­to de partida de nues­tra en­tre­vis­ta con Ta­na Schém­bo­ri y Juan Car­los Ma­ne­glia es ob­vio, pe­ro muy im­por­tan­te pa­ra quie­nes ama­mos el ci­ne. ¿De dón­de na­ció la idea que sir­vió de pun­to de partida pa­ra lo que hoy co­no­ce­mos co­mo Los Bus­ca­do­res? "Sur­gió en el cum­plea­ños de Li­sa Ru­bia­ni, que tra­ba­jó con no­so­tros en 7 Ca­jas. Su pa­pá es el ar­qui­tec­to Jor­ge Ru­bia­ni, un gran in­ves­ti­ga­dor del te­ma de la pla­ta yvy­guy. En ese cum­plea­ños em­pe­zó a ha­blar de eso y nos que­da­mos fle­cha­dos", re­cuer­da Schém­bo­ri, re­co­no­ci­da por su ex­ce­len­te tra­ba­jo co­mo di­rec­to­ra de ac­to­res, un va­lor más que re­con­fir­ma­do con el co­rrer de los años.

“En­tre la idea y con­cre­tar al­go pa­sa mu­cho tiem­po, son mu­chas las coin­ci­den­cias que se tie­nen que dar. Pa­só tam­bién que hi­ci­mos un ma­te­rial au­dio­vi­sual con Men­chi en la Cha­ca­ri­ta, ese mun­do nos ma­ra­vi­lló. Es co­mo que se jun­ta­ron va­rias co­sas y di­ji­mos que se­ría maravilloso mez­clar es­tos ele­men­tos pa­ra ha­cer una pe­lí­cu­la", agre­ga Ma­ne­glia, quien fun­ge de guio­nis­ta y di­rec­tor ge­ne­ral. El tra­ba­jo de Juan Car­los Ma­ne­glia co­mo guio­nis­ta par­te de un pe­que­ño cuen­to que sir­ve co­mo es­bo­zo pa­ra la his­to­ria fi­nal. La pri­me­ra per­so­na en leer los bo­rra­do­res de Juan­ca es siem­pre Ta­na Schém­bo­ri, su in­se­pa­ra­ble du­pla, quien siem­pre apor­ta crí­ti­cas cons­truc­ti­vas al tra­ba­jo del es­cri­tor, al en­con­trar­se ella dis­tan­cia­da, di­ce él, del pro­ce­so de es­cri­tu­ra, lo cual la con­vier­te en una es­pec­ta­do­ra ob­je­ti­va.

Al mo­men­to de pa­sar el cuen­to a guion, Juan­ca re­ci­bió la co­la­bo­ra­ción de una in­tere­san­te va­rie­dad de pro­fe­sio­na­les au­dio­vi­sua­lis­tas del país que sir­vie­ron co­mo me­sa re­vi­sio­nis­ta pa­ra dis­tin­tas eta­pas de la his­to­ria. Al­gu­nos de ellos son Ser­gio Col­mán Meix­ner, Mar­ce­lo Tol­ces, Ma­ria­bel Bo­sio, Ti­to Cha­mo­rro y Alicia Gue­rra, en­tre otros. Una per­so­na cla­ve en este pro­ce­so fue Ma­rio González, pro­fe­sio­nal que for­ma par­te del staff de MaS­che des­de ha­ce ca­si sie­te años, y quien se en­car­gó de di­bu­jar, con Juan­ca, el story­board de 7 Ca­jas. Pa­ra Los Bus­ca­do­res, Ma­rio tra­ba­jó muy de cer­ca con Ma­ne­glia du­ran­te la ela­bo­ra­ción del guion.

Otro nom­bre que va­le la pe­na men­cio­nar es el de Fer­nan­do Cas­tets, es­cri­tor de El Hi­jo de la No­via, la pe­lí­cu­la ar­gen­ti­na di­ri­gi­da por Juan Jo­sé Cam­pa­ne­lla y pro­ta­go­ni­za­da por Nor­ma Alean­dro y Ri­car­do Da­rín. “¡Es una per­so­na tan sen­ci­lla! Juan­ca le en­vió el guion, lue­go se reunie­ron pa­ra ha­cer una re­vi­sión su­per­in­te­re­san­te que a Juan­ca, co­mo guio­nis­ta, le dio mu­cha se­gu­ri­dad. Ahí ter­mi­nó de cons­truir el guion con Ma­rio", re­cuer­da Ta­na.

“Yo ha­go una re­vi­sión, y lo ha­go so­la­men­te por­que di­ri­jo con él", ex­pli­ca Ta­na, y agre­ga: “Juan­ca me mues­tra el guion en dis­tin­tas eta­pas, pe­ro a mí me gus­ta es­tar co­mo ex­ter­na por­que quie­ro que sea su his­to­ria. Sí le da­ba yo mis crí­ti­cas, pe­ro es su his­to­ria, y el apor­te que hi­zo Ma­rio fue muy im­por­tan­te pa­ra no­so­tros, por eso fi­gu­ra co­mo co­la­bo­ra­ción su­ya".

En efec­to, la his­to­ria es una crea­ción de Juan Car­los Ma­ne­glia, quien tie­ne una opor­tu­ni­dad más pa­ra trans­por­tar­nos a un mun­do que es, en apa­rien­cia, co­ti­diano, pe­ro fi­nal­men­te fan­tás­ti­co en los even­tos que acon­te­cen.

UNA HIS­TO­RIA MUY NUES­TRA

El es­ce­na­rio es Asun­ción y la tra­ma ver­sa al­re­de­dor de la bús­que­da de un te­so­ro es­con­di­do en la ciu­dad, la le­yen­da de la pla­ta yvy­guy y unos per­so­na­jes que, ten­gan por se­gu­ro, van a en­can­tar. El es­ti­lo de Juan­ca re­cuer­da al del Ga­bo y su des­crip­ción de las pe­ri­pe­cias de los Buen­día en Ma­con­do; aun­que más mo­derno y mar­ca­do por el len­gua­je ci­ne­ma­to­grá­fi­co ac­tual, igual de má­gi­co.

La cons­truc­ción de Ma­ne­glia es­tá con­di­cio­na­da, cons­cien­te o in­cons­cien­te­men­te, por la in­fluen­cia de su lar­go cu­rrí­cu­lum com­par­ti­do con Ta­na. "Cuan­do es­cri­bo pien­so de­ma­sia­do en ese mun­do que cons­trui­mos con Ta­na y en co­sas que yo in­tu­yo que po­de­mos ma­ne­jar, o el hu­mor que te­ne­mos, que apren­di­mos a tra­vés de las se­ries y del con­tac­to con el pú­bli­co, tam­bién de la ex­pe­rien­cia de Ca­jas”, di­ce Juan­ca.

“A ve­ces me ma­ra­vi­lla ver có­mo es que, de al­go que es­tá es­cri­to, al mo­men­to en que Ta­na se reúne con los ac­to­res ha­cen la pri­me­ra lec­tu­ra y eso em­pie­za a to­mar un cuer­po dis­tin­to, a ve­ces, del guion ori­gi­nal, pe­ro que ha­ce cre­cer a la his­to­ria. Ahí es don­de yo creo que el ci­ne es un tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio don­de mu­chas per­so­nas ha­cen que esa idea ini­cial ma­du­re, ten­ga cuer­po y sea cohe­ren­te. A ve­ces me pa­sa que mi­ro los en­sa­yos y digo wow, sí, es­to era lo que yo que­ría", aco­ta.

El di­rec­tor acos­tum­bra tra­ba­jar en las ofi­ci­nas de MaS­che, la pro­duc­to­ra que creó ha­ce mu­cho tiem­po con Ta­na. El par ex­pli­ca que es usual ver a Juan­ca ba­jan­do de su ofi­ci­na a bus­car a su co­le­ga pa­ra con­sul­tar un pun­to de la his­to­ria, una ca­rac­te­rís­ti­ca de un per­so­na­je o sim­ple­men­te con­ver­sar con ella so­bre có­mo se sien­te du­ran­te el pro­ce­so. “Tan­to ya la co­noz­co a Ta­na que al es­cri­bir ya sé qué co­sas le van a gus­tar, cuá­les no le van a ce­rrar tan­to y qué co­sas ella va a po­der ma­du­rar en la pues­ta", di­ce rien­do Juan­ca.

Ma­ne­glia ex­pli­ca que la ma­du­ra­ción de la his­to­ria pue­de ser len­ta de­bi­do a que mu­chas per­so­nas tra­tan de evi­tar in­mis­cuir­se en el tra­ba­jo ajeno, así que en vez de pe­dir un cam­bio, in­di­can al­gu­nas ideas que van to­man­do for­ma con el tiem­po. “Por eso un pro­yec­to de es­cri­tu­ra pue­de lle­var años. Ten­go co­mo cua­tro li­bros de co­sas es­cri­tas que voy jun­tan­do y que lue­go voy en­he­bran­do, y que des­pués to­man cohe­ren­cia a par­tir de abrir­me a es­cu­char", agre­ga.

VI­SIO­NES QUE SE COM­PLE­MEN­TAN

Si hay al­go que am­bos han apren­di­do en este tiem­po es que na­die es po­see­dor de la ver­dad ab­so­lu­ta so­bre nin­gún te­ma. Am­bos son cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de que uno mis­mo en­cuen­tre, aque­llo que es­tá bus­can­do, y a par­tir de ahí abrir­se a las crí­ti­cas. “To­má co­mo re­fe­ren­cia 7 Ca­jas, que te­nía­mos el lu­gar y na­da más, y al ir re­co­rrien­do nos di­mos cuen­ta de que sí, el per­so­na­je más em­ble­má­ti­co del mer­ca­do es el ca­rre­ti­lle­ro, en­ton­ces va­mos a con­tar una his­to­ria so­bre él. Vas en­con­tran­do los ele­men­tos", ex­pli­ca Juan­ca.

“Siem­pre digo que no sé si voy a se­guir ha­cien­do ci­ne si no es con Juan­ca. Den­tro de mí es­tán el tea­tro y el ci­ne; cuan­do ha­go uno, ex­tra­ño ha­cer lo otro", di­ce Ta­na, y agre­ga: “Cuan­do ha­go ci­ne me sos­ten­go bas­tan­te en Juan­ca y es una ven­ta­ja que él es­té cer­ca. Yo creo que él na­ció con una cá­ma­ra al hom­bro. Es un ex­ce­len­te di­rec­tor de fo­to­gra­fía, no lo ha­ce por­que se de­ci­dió a di­ri­gir. Mu­cho de lo que vi­mos en 7 Ca­jas y de lo que va­mos a ver en Los Bus­ca­do­res es su mi­ra­da, por­que él no es que so­la­men­te es­cri­be; sino que lo ha­ce mi­ran­do có­mo va a fil­mar y có­mo va a es­tar edi­ta­do el ma­te­rial, en­ton­ces es com­ple­jo pa­ra una per­so­na des­glo­sar eso des­pués". La di­rec­to­ra re­cuer­da que cuan­do en­sa­ya­ba con los ac­to­res, ha­cía una pau­sa pa­ra que Ma­ne­glia se acer­ca­ra a la sa­la a ver có­mo es­ta­ban in­ter­pre­tan­do el guion.

Es­ta di­ná­mi­ca no es ex­tra­ña a quien se ha­ya sen­ta­do a con­ver­sar con ellos al­gu­na vez o ha­ya vis­to una en­tre­vis­ta su­ya en te­le­vi­sión. Tras lle­var más de dos dé­ca­das tra­ba­jan­do jun­tos, Ta­na Schém­bo­ri y Juan Car­los Ma­ne­glia son dos ca­ras de un to­do que es más que la sim­ple su­ma de sus par­tes.

Sin de­jar­me lle­var por la ma­ra­vi­lla que ins­pi­ran es­tos dos gran­des per­so­na­jes del ci­ne na­cio­nal, y de­jan­do de la­do pa­la­bras pom­po­sas, pue­do de­cir que es un pri­vi­le­gio sen­tar­se a con­ver­sar con ellos, no so­lo por su vas­to co­no­ci­mien­to, sino tam­bién por el len­gua­je com­par­ti­do que han desa­rro­lla­do y con el que se co­mu­ni­can to­tal­men­te en sin­cro­nía.

Es así co­mo, qui­zá in­cons­cien­te­men­te, siem­pre lle­gan al mis­mo pun­to, aun­que ha­yan re­co­rri­do ca­mi­nos dis­tin­tos. El fi­nal ori­gi­nal que es­cri­bió Juan­ca fue cam­bia­do pos­te­rior­men­te por uno que él sin­tió más acor­de a la in­tui­ción de Ta­na sin que ella lo pi­die­ra. Llá­me­se ex­pe­rien­cia, ma­gia o in­tui­ción, es­ta cua­li­dad jue­ga un pa­pel cla­ve en el de­sa­rro­llo de sus pro­yec­tos.

Por su­pues­to, en to­do es­to hay un factor que no se sue­le to­car de­ma­sia­do: la pre­sión que que­da pa­ra Ta­na y Juan­ca lue­go del éxi­to de 7 Ca­jas no es po­ca, y es un ele­men­to con el que am­bos tie­nen que li­diar sin de­jar que se in­mis­cu­ya en Los Bus­ca­do­res. “En to­do el pro­ce­so sen­ti­mos eso, des­de la es­cri­tu­ra has­ta la gra­ba­ción. Sen­ti­mos la pre­sión, pe­ro cuan­do em­pe­za­mos a tra­ba­jar nos ol­vi­da­mos de eso por­que tan­to nos apa­sio­na nues­tro tra­ba­jo que nos con­cen­tra­mos en co­sas más im­por­tan­tes. Hay un la­do im­pre­de­ci­ble en el ci­ne. Si ni Spiel­berg, que es el rey Mi­das del ci­ne, sa­be có­mo le va a ir con su siguiente pe­lí­cu­la, me­nos no­so­tros", ex­pli­ca Ma­ne­glia.

Don­de no sin­tie­ron pre­sión fue a la ho­ra de es­co­ger a los pro­ta­go­nis­tas de es­ta nue­va his­to­ria. “El ob­je­ti­vo fue en­con­trar el ac­tor que fue­ra real­men­te el per­so­na­je. Nos pa­só que du­ran­te una pre­sen­ta­ción in­ter­na del elen­co ha­bía una per­so­na que me pro­du­cía mu­cha in­se­gu­ri­dad por­que era muy bo­ni­ta, muy ta­len­to­sa y ha­bla­ba muy bien el gua­ra­ní, pe­ro yo sen­tía que no en­car­na­ba al per­so­na­je", re­cuer­da Schém­bo­ri. Tan­to fue así que si­guió su ins­tin­to, lla­mó a al­guien más y por pri­me­ra vez sin­tió que veía en car­ne y hue­so aque­llo que Juan­ca es­cri­bió.

En el ci­ne, el éxi­to es­tá en ma­nos del pú­bli­co. Con 7 Ca­jas, la au­dien­cia en­con­tró, al fin, una pe­lí­cu­la en la que vio su re­fle­jo, se es­cu­chó a sí mis­ma ha­blar y se vio atra­ve­sar con gra­cia aven­tu­ras inima­gi­na­bles pa­ra es­ce­na­rios tan fi­jos en nues­tra co­ti­dia­nei­dad.

Pa­ra los po­cos afor­tu­na­dos que pu­di­mos ver el trái­ler antes del es­treno ofi­cial que se­rá el pró­xi­mo mes de mar­zo, no es una exa­ge­ra­ción pen­sar que, con es­ta nue­va pe­lí­cu­la, Juan­ca Ma­ne­glia y Ta­na Schém­bo­ri se su­pe­rarán a sí mis­mos con una obra que va a de­jar hue­lla en el au­dio­vi­sual na­cio­nal

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.