¿ECO­NO­MÍA DO­MÉS­TI­CA?

Tru­cos pa­ra no ba­jar el ni­vel, ja­más

High Class - - HC/SEXO - Por Ni­co­let­ta Fiz­zot­ti

Las mu­je­res so­mos por lo ge­ne­ral muy emo­cio­na­les. En “esas fe­chas del mes” po­de­mos lar­gar­nos a llo­rar con un co­mer­cial te­le­vi­si­vo, has­ta te­ner una cri­sis ner­vio­sa por­que el jar­di­ne­ro se pa­só con la po­da de nues­tro ár­bol fa­vo­ri­to.

Nos es­tre­sa­mos por las no­tas de nues­tros hi­jos, nos al­te­ran los hábitos sau­ne­ros o fut­bo­le­ros de nues­tros ma­ri­dos y nos sa­can de qui­cio to­da y ca­da una de las con­ver­sa­cio­nes que te­ne­mos con las ami­gas y pa­rien­tas de len­gua tri­pe­ri­na. Y, por su­pues­to, ca­da mes te­ne­mos un ata­que de pá­ni­co al re­ci­bir el ex­trac­to de nues­tra tar­je­ta.

Por lo ge­ne­ral nues­tra me­jor te­ra­pia siem­pre es, ha si­do y se­rá ir de com­pras. In­clu­so tras su­frir nues­tro ata­que de pá­ni­co men­sual post ex­trac­to tar­je­ta de cré­di­to, el re­me­dio pa­lia­ti­vo es ir nue­va­men­te al shop­ping a ra­yar nues­tro ca­mino ha­cia la fe­li­ci­dad con­su­mis­ta que el di­ne­ro sí pue­de com­prar.

Un cla­ro ejem­plo del éx­ta­sis que nos pro­du­ce com­prar co­sas in­ne­ce­sa­rias es el ca­so de las tien­das de za­pa­tos. Las mu­je­res en una za­pa­te­ría so­mos co­mo ni­ñas en una tien­da de ju­gue­tes. Si bien te­ne­mos to­dos los mo­de­los ima­gi­na­dos e inima­gi­na­bles, siem­pre que­re­mos uno más pa­ra nues­tra co­lec­ción. Un hom­bre ja­más va a entender có­mo una mu­jer con dos pies pue­de te­ner tan­tos za­pa­tos co­mo pa­ra cal­zar a un ciem­piés. Pe­ro no­so­tras no po­de­mos evi­tar amar la llu­via de en­dor­fi­nas que se sien­te cuan­do la ven­de­do­ra en­cuen­tra el mo­de­lo del cual te enamo­ras­te en tu cal­ce, y en­ci­ma hay pro­mo de tu ban­co. Ahí lue­go ya en­tra­mos en éx­ta­sis.

Lo mis­mo se re­pi­te al en­trar a nues­tra bou­ti­que fa­vo­ri­ta, a la tien­da de la nue­va mar­ca que aca­ba de lle­gar al país, a la li­qui­da­ción de Black Fri­day, al ate­lier del di­se­ña­dor, a la tien­da de de­co­ra­ción y a to­dos esos lu­ga­res don­de po­de­mos en­con­trar aque­llas pren­das y ob­je­tos que no ne­ce­si­ta­mos, pe­ro que mo­ri­mos por te­ner.

Nues­tros ob­je­tos de deseo vie­nen en to­dos los mo­de­los y ta­ma­ños. Una mu­jer con un buen

No fal­ta la que com­pra una car­te­ra de dos pa­los li­bran­do cua­tro che­ques de fe­cha di­fe­ri­da por 500 mil, ha­cien­do gu­rar en el ta­lo­na­rio del che­que: “pa­go a jar­di­ne­ro”

pa­sar pue­de desear el nue­vo mo­de­lo del au­to de lu­jo, otra con un pre­su­pues­to más re­du­ci­do pue­de desear una nue­va car­te­ra de su mar­ca fa­vo­ri­ta, y otra de pre­su aún más aco­ta­do pue­de es­tar so­ñan­do sim­ple­men­te con una bi­joux. Lo que sí es cier­to es que, sin im­por­tar la bi­lle­te­ra, to­das te­ne­mos al­go que desea­mos com­prar con to­das las cé­lu­las de nues­tro cuer­po.

Por lo ge­ne­ral nos re­pri­mi­mos. Pe­ro ni bien al­go al­te­ra nues­tra paz in­te­rior de­ci­di­mos no au­to­me­di­car­nos con sol­pán y ha­cer tar­je­to­te­ra­pia en el shop­ping. Cuan­do la tien­da en­tra en li­qui­da­ción y las tar­je­tas lan­zan sus pro­mos, y to­do se re­du­ce a mi­llón cuo­tas sin in­te­rés, mu­chas de no­so­tras no po­de­mos evi­tar des­ca­rriar­nos. Ahí nos va­mos to­di­to. Nam­bre, ha­ce­mos te­ra­pia freu­dia­na en el shop­ping, cal­man­do to­das nues­tras an­sie­da­des, frus­tra­cio­nes y te­mo­res con un fre­ne­sí arre­ba­ta­do de tar­je­teo im­pul­si­vo.

Las más mal­cria­das han do­mi­na­do el ar­te de tor­tu­rar a sus me­dias na­ran­jas so­bre lo mu­cho que ne­ce­si­ta­mos un nue­vo ju­gue­te. Ellas sa­ben qué bo­to­nes to­car y qué téc­ni­cas em­plear. La técnica pue­de ir des­de el tra­ta­mien­to frío y huel­ga se­xual has­ta con­ver­tir­nos

en la re­en­car­na­ción de Do­ña Cla­ra en la co­ci-co­ci­na, o ser las más amo­ro­sas y aten­ta­sas es­po­sas/ no­vias/aman­tes del uni­ver­so.

Cuan­do no lo­gra­mos fi­nan­cia­ción­ción pro­pia o aje­na, las mu­je­res nos vol­ve­mo­sos las más ar­te­ras del mun­do. Po­de­mos ha­cerr pa­li­de­cer has­ta aun con­ta­dor de la ma­fia blan­quean­do an­quean­do nar­co­dó­la­res pa­ra ha­cer des­apa­re­ce­rer del ra­dar nues­tras com­pras im­pul­si­vas. Es­too se lla­ma “blan­quea­mien­to de shop­ping”, y con­sis­te en ta­par las com­pras de pro­duc­tos in­ne­ce­sa­riosn ne­ce­sa­rios ha­cién­do­las pa­re­cer co­mo in­su­moss do­més­ti-do­més­ti­cos y gas­tos fi­jos.

No fal­ta la que com­pra una car­te­ra­te­ra de dos pa­los li­bran­do cua­tro che­ques de fe­cha di­fe-di­fe­ri­da por 500 mil, ha­cien­do fi­gu­rar enen el ta­lo-ta­lo­na­rio del che­que: “pa­go a jar­di­ne­ro”.ro”. Ahí les aca­bo de de­ve­lar a mu­chos ma­ri­do­sos có­mo es que tie­nen los jar­di­nes más des­cui­da­do su ida dos del pla­ne­ta tie­rra a pe­sar de que tie­nen al jar­di­ne-jar­di­ne­ro me­jor pa­ga­do del pla­ne­ta.

Si el me­nú men­sual pa­só a ser unono gourmet a un Sur­ti­di­to de gui­so cam­pa­ña, o se de­cla­ró ala ca­sa en die­ta ma­cro­bió­ti­ca vegetariana ta ria na por un mes, pue­den po­ner­le la fir­ma de que lo aho-aho­rra­do con la pro­vis­ta va a ir a pa­rar enn un nue­vo par de za­pa­tos o en un nue­vo jue­go de jo­yi­tas.

Una mu­jer ar­te­ra sa­be muy bien que la me­jor ma­ne­ra de es­con­der sus com­pras es pa­gan­do en che­que o efec­ti­vo. Pe­ro­ro las más as­tu­tas se las in­ge­nian has­ta pa­ra pa­ga­ra­gar “ca­lla-ca­lla­do” con su tar­je­ta de cré­di­to.

No fal­ta la que le di­ce al ma­ri­doo que ne­ce-ne­ce­si­ta com­prar­se unas nue­vas bo­tas ne­gra­se­gras y usa la adi­cio­nal pa­ra com­prar­se la tien­dan­da en­te­ra, ar­gu­yen­do que las bo­tas es­ta­ban ca­rí­si­mas. Co­mo en el ex­trac­to no sa­le el detalle,le, de se­gu-se­gu­ro que se sal­drá con la su­ya. Lo úni­co­ni­co que al en­trar a su ca­sa ten­drá que ha­cer­lo de ma­ne­ra si­gi­lo­sa, me­tien­do el con­te­ni­do de las bolsas con lo­gos de mar­cas rim­bom­ban­tess en bolsas de su­per­mer­ca­do pa­ra que pasen des­aper­ci­bi-esa­per­ci­bi­das y no li­gar el re­to del si­glo, o noo cau­sar el in­far­to del ma­ri­do

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.