TO­NI ROBERTO

Ya­pe­pó EL RE­SUR­GIR DE LA CE­RÁ­MI­CA UTILITARIA

High Class - - FRONT PAGE - Por Va­le­ria Ga­lla­ri­ni Sien­ra

En su in­fan­cia in­te­gra el pri­mer gru­po de “Edu­ca­ción por el Ar­te”, im­ple­men­ta­do a me­dia­dos de los 70 por la pro­fe­so­ra Ol­ga Blin­der en el Co­le­gio Cris­to Rey. Su vo­ca­ción ar­tís­ti­ca des­pier­ta de for­ma tan tem­pra­na que en 1979 ya ob­tie­ne una men­ción es­pe­cial del ju­ra­do —pre­si­di­do por el Prof. Os­val­do Gon­zá­lez Real— en el con­cur­so de di­bu­jo pa­ra ni­ños or­ga­ni­za­do por las Lí­neas Aé­reas Ale­ma­nas pa­ra La­ti­noa­mé­ri­ca.

En­tre 1980 y 1986 rea­li­za ta­lle­res de di­se­ño y co­lor con los maes­tros Li­vio Abra­mo y Edith Jiménez; y ta­lle­res de his­to­ria del ar­te con el Prof. Mi­guel Án­gel Fer­nán­dez en el Cen­tro de Es­tu­dios Bra­si­le­ños. Tam­bién par­ti­ci­pa de se­sio­nes de apre­cia­ción de la ins­ta­la­ción con el ar­tis­ta bra­si­le­ño Nuno Ra­mos y de his­to­ria del ar­te con Do­ro­tea Wi­llert, di­rec­to­ra del Mu­seo de Ba­den Ba­den, con quien rea­li­za el pro­yec­to “Pa­seos Cul­tu­ra­les Asun­ce­nos” en 1993.

En 2003 ob­tie­ne el se­gun­do pre­mio anual "Co­mi­té Olím­pi­co Pa­ra­gua­yo", pa­ra las Olim­pia­das de Ate­nas 2004. En 2005, con­vo­ca­do por la ci­neas­ta Paz En­ci­na, rea­li­za una se­rie de 18 di­bu­jos pa­ra la pe­lí­cu­la Ha­ma­ca pa­ra­gua­ya. Al año si­guien­te es se­lec­cio­na­do por la Em­ba­ja­da del Bra­sil pa­ra cla­si­fi­car el ar­chi­vo del ta­ller de gra­ba­do "Ju­lián de la He­rre­ría" y rea­li­zar la se­lec­ción, ex­po­si­ción y el li­bro 50 años del gra­ba­do en el Pa­ra­guay (1956-2006). Su obra in­te­gra las co­lec­cio­nes del Ho­tel She­ra­ton, el Co­mi­té Olím­pi­co Pa­ra­gua­yo, el Mu­seo Pa­ra­gua­yo de Ar­te Con­tem­po­rá­neo y El Ca­bil­do, así co­mo va­rias co­lec­cio­nes pri­va­das del Pa­ra­guay, Uru­guay, Bra­sil, Ar­gen­ti­na, Es­ta­dos Uni­dos e Ita­lia. Es, ade­más, co­lum­nis­ta in­vi­ta­do del Correo Se­ma­nal del dia­rio Úl­ti­ma Ho­ra.

En su rac­con­to ar­tís­ti­co, con su lá­piz, ro­tu­la­dor o plumilla se dis­po­ne a in­mor­ta­li­zar ins­tan­tes, a na­rrar his­to­rias de la ciu­dad y sus ha­bi­tan­tes, a re­crear re­cuer­dos y a gra­fi­car frag­men­tos del ima­gi­na­rio. Su lí­nea siem­pre ac­ti­va nun­ca ha de­ja­do de na­rrar­nos la his­to­ria de nues­tra ciu­dad y su gen­te, y so­bre­to­do, de des­ta­car la ar­qui­tec­tu­ra que for­ma par­te de nues­tro cotidiano, des­de las mo­der­nas ca­sas de Pin­dú, has­ta an­ti­guos pa­la­ce­tes de Ra­viz­za o ca­sas de los años 50 de Na­ta­lio Ba­rei­ro.

Ade­más de su ma­ra­vi­llo­sa obra, el ar­tis­ta de­trás de la plumilla es un per­so­na­je que ha­ce de cual­quier char­la una ex­pe­rien­cia. Reu­nir­me a to­mar un ca­fe­ci­to con él a las 10 de la ma­ña­na, se con­vir­tió en una con­ver­sa­ción tan en­ri­que­ce­do­ra que ca­si lo re­ten­go has­ta la ce­na. Es que así co­mo nos de­mues­tra su obra, To­ni Roberto es un co­lec­cio­nis­ta de ins­tan­tes y de re­cuer­dos, un ser pro­fun­da­men­te enamo­ra­do de las his­to­rias de su ciu­dad, que cuan­do de­ci­de com­par­tir­las —ya sea di­bu­ján­do­las o na­rrán­do­las a vi­va voz— nos con­ta­gia con su ma­gia.

¿Qué te lle­vó al ar­te?

Mi tío Ser­gio Go­doy era di­bu­jan­te. Yo lo que­ría mu­cho. Cuan­do era aún muy chi­co, él me com­pró —con su pri­mer suel­do de di­bu­jan­te— una ca­ja de lápices de co­lo­res, tin­ta y unos blocs. En esos blocs em­pe­cé a di­bu­jar. Des­de en­ton­ces son par­te de mi his­to­ria ya que has­ta hoy en día siem­pre ten­go uno con­mi­go.

¿Qué te lle­vó a di­bu­jar en esos cua­der­ni­tos y no ha­cer avion­ci­tos de pa­pel?

¡Que tre­men­da pre­gun­ta me ha­cés! Cu­rio­sa­men­te, yo di­bu­ja­ba avion­ci­tos por­que mi tío di­bu­ja­ba avio­nes. ¡Qué fuer­te ver­dad! Mi tío era un apa­sio­na­do de los avio­nes y que­ría ir a es­tu­diar Me­cá­ni­ca de Avia­ción a los Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro las­ti­mo­sa­men­te na­ció en el mo­men­to equi­vo­ca­do. Mi abue­lo era mi­li­tar y una per­so­na muy tra­di­cio­nal, y en aque­lla épo­ca no se veía al ar­te co­mo un tra­ba­jo, por lo que na­die lo apo­yó. Lue­go em­pe­za­ron sus pro­ble­mas de sa­lud y nun­ca pu­do rea­li­zar su sue­ño. Es­to a mí me mar­có pro­fun­da­men­te.

Mi papá so­ña­ba con que yo fue­ra quí­mi­co far­ma­céu­ti­co co­mo él, y co­mo mi fa­mi­lia le da­ba la es­pal­da al ar­te, yo di­bu­ja­ba a es­con­di­das. Co­mo lo ha­cía a es­con­di­das me acos­tum­bré a di­bu­jar chiquito y en pe­que­ños es­pa­cios. Des­pués de va­rios años de psi­coa­ná­li­sis re­cién pu­de ani­mar­me a mos­trar mis di­bu­jos.

¿Quié­nes son tus re­fe­ren­tes ar­tís­ti­cos?

Des­de chiquito mis ído­los fue­ron Je­na­ro Pin­dú y Li­vio Abra­mo. A Je­na­ro lo veía co­mo a un tío y a Li­vio co­mo un abue­lo. Des­de los 11 años iba a lo de Li­vio Abra­mo a es­tu­diar. Un día lle­gué so­lo a su es­tu­dio, me pre­sen­té y le di­je que que­ría ser su alumno. Él me re­ci­bió co­mo tal y nun­ca me co­bró una lec­ción. Sa­bía que mi pa­dre no que­ría que yo fue­ra ar­tis­ta y de­ci­dió apo­yar­me. Por en­ton­ces Pin­dú ilus­tra­ba los ar­tícu­los de un se­ma­na­rio ar­tís­ti­co y yo in­ten­ta­ba co­piar­los. Lue­go le mos­tra­ba a Je­na­ro lo que yo ha­cía. No sé cómo no me da­ba una pa­ta­da ya que es­ta­ba ha­cien­do exac­ta­men­te lo que él ha­cía. Pe­ro pa­ra mí eran co­mo ejer­ci­cios, apren­dí a di­bu­jar mu­cho con él.

Siem­pre di­go que no soy un au­to­di­dac­ta, sino un dis­per­so di­dac­ta, ya que en­tra­ba y sa­lía de los ta­lle­res, y tam­bién bus­ca­ba el con­se­jo de las per­so­nas que ad­mi­ra­ba. A ve­ces em­pe­za­ba un cur­so y lue­go me me­tía a un ta­ller; en­tra­ba y sa­lía de to­das las cla­ses de Li­vio. En mi ju­ven­tud se­guí sien­do al­go dis­per­so. Es­tu­dié ar­qui­tec­tu­ra pe­ro sa­lí ya que por en­ton­ces no me gus­ta­ba el ma­ne­jo de la fa­cul­tad, que es­ta­ba ex­tre­ma­da­men­te po­li­ti­za­da. Lue­go es­tu­dié mar­ke­ting pe­ro nun­ca en­tre­gué mi te­sis. In­clu­so lle­gué a ser, por cin­co años, ge­ren­te de mar­ke­ting del gru­po Mi­che­lag­no­li. Y por esa épo­ca em­pe­zó mi ne­ce­si­dad de dar a co­no­cer mi ar­te. Me pa­sa­ba di­bu­jan­do de­trás de mis tar­je­ti­tas per­so­na­les. Ahí em­pe­cé con el psi­coa­ná­li­sis has­ta que fi­nal­men­te me ani­mé a ex­hi­bir mis obras.

“El ar­te pa­ra mí es un pro­ce­so ri­gu­ro­so de in­ves­ti­ga­ción que nos pue­de lle­var a nue­vos pai­sa­jes y nos pue­de mo­vi­li­zar el al­ma”.

Al­go que siem­pre me lla­mó la aten­ción de tu obra es que siem­pre lle­va a lu­ga­res y a his­to­rias, y co­no­cién­do­te: sos un na­rra­dor na­to de his­to­rias. ¿Cómo sur­gen las his­to­rias de­trás de tus obras y las fra­ses que las acom­pa­ñan?

Mis obras siem­pre lle­van una le­yen­da. Yo creo que en mi obra tra­to de ha­cer men­sa­jes unien­do di­bu­jos y tex­tos. Mi obra tie­ne que ver mu­cho con la lí­nea y con la re­fle­xión, y eso tie­ne que ver tam­bién con el te­ma del psi­coa­ná­li­sis. Si no hu­bie­ra he­cho sie­te años de psi­coa­ná­li­sis pro­ba­ble­men­te no hu­bie­ra lle­ga­do has­ta acá.

¿De dón­de vie­ne tu pa­sión por la his­to­ria co­ti­dia­na?

Yo to­dos los sá­ba­dos com­pra­ba el dia­rio Úl­ti­ma Ho­ra por el su­ple­men­to Correo Se­ma­nal y leía to­dos los ar­tícu­los que es­cri­bía Ma­no­lo Prie­to. Con esos ar­tícu­los apren­dí a amar la ciu­dad. Tam­bién tie­ne mu­cho que ver que me crié con mi bi­sa­bue­la. Ella me con­ta­ba las fa­mo­sas his­to­rias de la ca­lle Al­ber­di y to­do lo que pa­só du­ran­te la re­vo­lu­ción [del 47]. De chi­cho, mi tía Ce­lia tam­bién me con­ta­ba his­to­rias de su ciu­dad, Vi­lla­rri­ca.

Mi abue­la me con­ta­ba las his­to­rias de cuan­do ella se mu­dó —en 1923— del cen­tro a las afue­ras de la ciu­dad, que por en­ton­ces era la zo­na de Al­ber­di y Ter­ce­ra. Yo cre­cí en esa mis­ma ca­sa y apren­dí el ba­rrio ca­mi­nan­do. Otra in­fluen­cia muy fuer­te fue la de “Edu­ca­ción por el Ar­te”. Fui alumno de Ol­ga Blin­der en el

prees­co­lar del Cris­to Rey y ella nos en­se­ña­ba a ob­ser­var la ciu­dad sa­lien­do a la ca­lle. Por ejem­plo, pa­ra apren­der a su­mar nos ha­cía con­tar los ár­bo­les. Ella nos ayu­dó a desa­rro­llar la mirada. A los 14 me mu­dé al ba­rrio Ma­no­rá y to­mé la cos­tum­bre de sa­lir a ca­mi­nar por la ciu­dad has­ta to­mar el tran­vía que me lle­va­ba al co­le­gio. Y de ca­mino pa­sa­ba por la ca­sa de Ma­nuel Al­fa­ro Gon­dra, hi­jo de Ma­nuel Gon­dra, y siem­pre me de­te­nía a ha­blar con él. En es­tos pa­seos iba co­no­cien­do la ciu­dad más a fon­do.

En tu obra hay co­mo un re­cuer­do a la ciu­dad nos­tál­gi­ca pe­ro tam­bién vas in­cor­po­ran­do nue­vos hi­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos. ¿Te in­tere­sa cómo es­tá cre­cien­do la ciu­dad?

Me en­can­ta di­bu­jar edi­fi­cios de la ciu­dad, des­de la Ca­te­dral has­ta el World Tra­de Cen­ter. Es co­mo una ma­ne­ra de plas­ti­fi­car lo que veo al pa­sar.

De to­das esas his­to­rias que fuis­te re­co­gien­do, ¿hay al­gu­na es­pe­cial­men­te sig­ni­fi­ca­ti­va?

La his­to­ria de mi bi­sa­bue­la Ger­tru­dis Pé­rez y la pre­sen­cia de mi tío Ser­gio Go­doy. Mi abue­la era de la ge­ne­ra­ción de pos­gue­rra del se­ten­ta, sus pa­dres per­die­ron to­do en esa gue­rra y se crió en la to­tal po­bre­za. Una de sus his­to­rias que más me im­pac­tó es la de cómo mu­rió su ma­dre. Ella es­ta­ba lle­van­do a sus dos hi­jas a ca­ba­llo a otro pue­blo y le ca­yó un ra­yo ma­tán­do­la ins­tan­tá­nea­men­te jun­to con el ca­ba­llo, pe­ro sin em­bar­go mi bi­sa­bue­la y su her­ma­na no mu­rie­ron. Es ver­da­de­ra­men­te una his­to­ria in­creí­ble.

¿Cuál ins­tin­to es más fuer­te: el de gra­fi­car la ciu­dad o el de con­tar sus his­to­rias?

Yo no me con­si­de­ro un ilus­tra­dor, creo que soy más que na­da un re­la­tor que se va­le del di­bu­jo. Pa­ra mí es una ne­ce­si­dad di­bu­jar y con­tar his­to­rias, y so­bre to­do apren­der a bus­car las gran­des co­sas en las co­sas pe­que­ñas. Es­to tam­bién tie­ne mu­cho que ver con el di­bu­jo y la sín­te­sis de la lí­nea.

No acos­tum­brás in­cluir per­so­nas en tus tra­ba­jos. ¿Qué lu­gar ocu­pa el ser hu­mano en tus obras?

El ser hu­mano es­tá tá­ci­to en mi obra. Co­mo de­cía La­cán: “uno di­ce lo que no di­ce y uno es lo que no es”. La au­sen­cia a ve­ces pue­de ser pre­sen­cia. El su­je­to tá­ci­to tie­ne que ver con eso. El ser hu­mano se per­ci­be en­tre las lí­neas.

¿Qué es el ar­te pa­ra vos?

El ar­te pa­ra mí es un pro­ce­so ri­gu­ro­so de in­ves­ti­ga­ción que nos pue­de lle­var a nue­vos pai­sa­jes y nos pue­de mo­vi­li­zar el al­ma

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.