La Co­lum­na de Ni­co­let­ta: Belleza in­ter­na vs. belleza ex­ter­na

¿Qué tan va­lio­so es te­ner un cuer­po per­fec­to y des­cui­dar la ca­be­za?

High Class - - HC / CONTENIDO - Por Ni­co­let­ta Fiz­zot­ti

Las mu­je­res nos pasamos ha­blan­do so­bre la belleza in­te­rior. Pe­ro la tris­te reali­dad es que no la res­pe­ta­mos ni en no­so­tras mis­mas. Si cre­yé­ra­mos una so­la de las pa­la­bras ma­ra­vi­llo­sas que sa­len de nues­tra bo­ca al ha­blar de la belleza in­ter­na de la mu­jer, no gas­ta­ría­mos tan­to en po­ten­ciar la ex­ter­na. Sim­ple­men­te com­pra­ría­mos más li­bros, via­ja­ría­mos más e in­ver­ti­ría­mos más tiem­po en me­di­tar so­bre el amor al pró­ji­mo.

Pe­ro en el fon­do sa­be­mos que a na­die le im­por­ta nues­tra edi­fi­ca­ción in­te­rior, sino so­lo el lus­tre de nues­tra ca­rro­ce­ría. Na­die te di­ce es­tás más in­te­li­gen­te. ¡Nun­ca! Por más de que evo­lu­cio­nes li­te­ra­ria­men­te de ma­ne­ra abis­mal, y que de ci­tar ávi­da­men­te a Pau­lo Coel­ho en tu mu­ro del Fa­ce­book pa­ses a pa­ra­fra­sear a Bor­ges y a ha­cer crí­ti­cas de es­ti­lo a las pro­sas de au­to­res de­ci­mo­nó­ni­cos, a na­die nun­ca le va a lla­mar tan­to la aten­ción ese cam­bio, co­mo que ba­jes o subas 10 ki­los. En tu vi­da, te van a de­cir 750 ve­ces más que es­tás más fla­ca o más gor­da, más vie­ja o más jo­ven, an­tes que “es­tás más cul­ta”.

Ca­te­gó­ri­ca­men­te, tu for­ma­ción edu­ca­ti­va y los cin­co idio­mas que ha­blás flui­da­men­te pe­san... en un cu­rrícu­lo. Pe­ro en el día a día, el he­cho de que ten­gas un PhD en fí­si­ca nu­clear, que pue­das ex­pli­car en man­da­rín la teo­ría de la re­la­ti­vi­dad y de­di­ques tus ho­ras li­bres a res­ca­tar pe­rros aban­do­na­dos, no te va a sal­var de que el pri­mer buey cor­ne­ta que pa­se a tu la­do te di­ga que te ven­dría bien ba­jar 7 ki­los y blan­quear­te los dien­tes.

Nos que­ma­mos las pes­ta­ñas le­yen­do y es­tu­dian­do has­ta ho­mo­lo­gar nues­tras ga­nan­cias con las de nues­tras me­dias na­ran­jas. Y ter­mi­na­mos gas­tan­do to­do nues­tro suel­do y has­ta en­deu­dán­do­nos pa­ra ha­cer­nos alar­gues de pes­ta­ñas y un par de te­tas más gran­des. Ha­bla­mos de belleza in­te­rior. Nos con­si­de­ra­mos fe­mi­nis­tas. Y sin em­bar­go es­ta­mos gas­tan­do lo que no te­ne­mos en con­ver­tir­nos en mu­ñe­cas in­fla­bles pa­ra agra­dar a nues­tras pa­re­jas. Dis­cúl­pen­me pe­ro so­mos unas hi­pó­cri­tas.

Hoy en día, la agen­da anual de una mu­jer in­clu­ye ci­tas se­ma­na­les a la pe­lu­que­ría y al spá pa­ra la rea­li­za­ción de mil y un tra­ta­mien­tos es­té­ti­cos, al me­nos dos vi­si­tas al mes a un nu­tri­cio­nis­ta, una to­ne­la­da de su­ple­men­tos ali­men­ti­cios, vi­ta­mi­nas y abun­dan­te co­lá­geno. Ade­más, hay que en­tre­nar dia­ria­men­te con un per­so­nal trai­ner, ha­cer­se al­guno que otro cam­bio de look y rea­li­zar al me­nos dos vi­si­tas al qui­ró­fano al año, pa­ra in­flar y des­in­flar — al­ter­na­da­men­te— dis­tin­tas par­tes del cuer­po.

Ade­más de nues­tras fa­mi­lias y tra­ba­jos, te­ne­mos que in­ver­tir mu­chí­si­ma ener­gía en nues­tro as­pec­to fí­si­co. Ya no ca­mi­na­mos por pla­cer ni pa­ra li­be­rar­nos del es­trés, sino pa­ra li­be­rar­nos de la ce­lu­li­tis que tan­to les mo­les­ta a nues­tros ma­ri­dos y no­vios. Ca­da vez es­ta­mos más y más pen­dien­tes de nues­tros fí­si­cos y me­nos aten­tas a lo que real­men­te im­por­ta.

Has­ta las mu­je­res sin ru­bros ni spon­sor es­tán idean­do al­gún plan de pa­go o es­tra­te­gia es­té­ti­ca pa­ra al­can­zar con su­dor o con bis­tu­rí, el cuer­po de sus sue­ños. Ca­da vez más chi­cas jó­ve­nes acu­den a ci­ru­ja­nos pa­ra com­prar­les la pro­me­sa de la per­fec­ción es­té­ti­ca. Co­mo re­sul­ta­do, te­ne­mos a chi­cas plás­ti­cas que pa­re­cen cin­cuen­to­nas co­mo Char­lot­te Ca­nig­gia; que no tie­nen ni 25 años pe­ro pa­re­cen tra­ves­tis cua­ren­to­nes, y que ca­da vez que abren la bo­ca hay un va­cío in­men­so de to­do. ¿Es ver­da­de­ra­men­te tan va­lio­so ser lin­da, te­ner un cuer­po con me­di­das per­fec­tas y ser ex­tra­or­di­na­ria del cue­llo pa­ra aba­jo,

des­cui­dan­do tan­to la ca­be­za?

El vier­nes pa­sa­do la vi­da me dio una lec­ción ines­pe­ra­da. Me ins­cri­bí a una cla­se de zum­ba por­que ob­via­men­te tam­bién yo es­toy en la ba­ta­lla con­tra la gra­ve­dad y la gor­du­ra, y por la ilu­sión de te­ner el cuer­po de Gi­se­le Bünd­chen. Al lle­gar la pro­fe me doy cuen­ta de que era una chi­ca ab­so­lu­ta­men­te nor­mal. Sin lo­las vo­lup­tuo­sas, ni mu­chas cur­vas, ni mus­cu­la­tu­ra de atle­ta. Te­nía un chi­qui de pan­za y unos mus­los co­mo los míos. Na­da en ella la con­ver­tía en la ex­tra­or­di­na­ria pro­fe­so­ra mo­ti­va­do­ra con el lo­mo per­fec­to. Has­ta que em­pe­zó a bai­lar.

Cuan­do bai­la­ba su ros­tro bri­lla­ba y su son­ri­sa nos ha­cía reír y dis­fru­tar a to­das, de la ma­gia de esas en­dor­fi­nas que se­guían el co­pio­so rit­mo de la mú­si­ca. Al ter­mi­nar la cla­se, nos con­tó su his­to­ria. Y con ca­da pa­la­bra de su re­la­to se iba ha­cien­do más y más be­lla. Se le­van­tó la re­me­ra y nos mos­tró la ci­ca­triz que re­co­rre su vien­tre. Nos con­tó que tie­ne 18 años y que du­ran­te su in­fan­cia tu­vo cán­cer. Por la can­ti­dad de qui­mio que le hi­cie­ron ya no po­dría te­ner hi­jos. Con la en­fer­me­dad se de­pri­mió. Qui­so mo­rir. Fue anoré­xi­ca y lue­go em­pe­zó a bai­lar. Des­cu­brió que bai­lar la ha­cía fe­liz por­que con su bai­le po­día ha­cer fe­liz a otros. Ella era una so­bre­vi­vien­te y era her­mo­sa.

Creo que nin­gún cuer­po es­cul­tu­ral y her­mo­so me pu­do ha­ber mo­ti­va­do tan­to co­mo ese breve dis­cur­so. Cuan­do la belleza sa­le de aden­tro no hay na­da que pue­da opa­car­la, por­que el al­ma bri­lla. Pa­ra mí, es­tá más cla­ro que nun­ca cual de to­das las be­lle­zas ga­na la ba­ta­lla

Ca­da vez es­ta­mos más y más pen­dien­tes de nues­tros fí­si­cos y me­nos aten­tas a lo que real­men­te im­por­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.