Coaching: La im­por­tan­cia de crear ri­tos os que nos ha­gan sen­tir vi­vos

La im­por­tan­cia de crear ri­tos que nos ha­gan sen­tir vi­vos

High Class - - HC / CONTENIDO - Por la Lic. Daisy Aben­te, psi­có­lo­ga y coach on­to­ló­gi­co Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bir a da­ben­te@su­pe­rar­te.com.py

Des­de que na­ce­mos es­ta­mos su­pe­di­ta­dos a que nos edu­quen y nos for­men pa­ra vi­vir. Así es co­mo de­fino que so­mos se­res do­mes­ti­ca­dos y, por su­pues­to, que es­ta do­mes­ti­ca­ción es ne­ce­sa­ria ya que nos per­mi­te con­vi­vir en so­cie­dad, ad­qui­rir há­bi­tos, te­ner ri­tua­les, desa­rro­llar ha­bi­li­da­des so­cia­les, po­der em­pe­zar y ter­mi­nar pro­ce­sos, ade­más de for­jar el ca­rác­ter y apren­der a ba­ta­llar.

Pe­ro re­sul­ta que tam­bién es­ta es una edu­ca­ción que de al­gu­na ma­ne­ra nos con­di­cio­na se­gún la cul­tu­ra a la que per­te­ne­ce­mos y, por en­de, nos li­mi­ta. Es na­tu­ral que es­to su­ce­da, pues nues­tras creen­cias y tra­di­cio­nes nos dan iden­ti­dad pro­pia pe­ro tam­bién ha­cen que des­co­noz­ca­mos que otras po­si­bi­li­da­des co­exis­ten.

Más allá de la cul­tu­ra en la que nos for­me­mos y sea­mos cria­dos, creo que to­dos, en al­gún mo­men­to de nues­tras vi­das, nos plan­tea­mos la do­mes­ti­ca­ción que he­mos re­ci­bi­do. No por una re­bel­día ado­les­cen­te sino des­de la bús­que­da pro­fun­da de en­con­trar­le un sen­ti­do. ¿Pa­ra qué es­toy acá? ¿Cuál es mi mi­sión? ¿Cuál es el sen­ti­do de mi vi­da? Pre­gun­tas que pa­re­cen pu­ra fi­lo­so­fía pe­ro que es­con­den el ver­da­de­ro sig­ni­fi­ca­do que ca­da uno le atri­bu­ye a la vi­da. Se­guir esas vo­ces com­ple­ta­rán el círcu­lo per­so­nal pro­pio de ca­da uno.

Al in­te­grar to­das nues­tras áreas y ser cons­cien­tes de nues­tras fa­ce­tas (men­te, cuer­po, , es­pí­ri­tu, con­duc­ta, emo­ción, ener­gía, pen­saa­mien­tos, ins­tin­to y sen­ti­mien­tos) po­dre­mos res­pon­der aún me­jor a las in­quie­tu­des que va­ya­mos te­nien­do a lo lar­go de la vi­da. De he­cho, to­das las fa­ce­tas es­tán in­te­gra­das y for­man par­te de nues­tro ser, de ahí que so­mos se­res in­te­gra­les com­pues­tos de un me­ga sis­te­ma que nos de­fi­ne.

En la eta­pa de cues­tio­nar la do­mes­ti­ca­ción re­ci­bi­da, en al­gún mo­men­to nos per­ca­ta­mos de que ha­ce­mos mu­chas co­sas por­que nos en­se­ña­ron que “se tie­ne que ha­cer”, o que de­ben ser de una de­ter­mi­na­da ma­ne­ra. El “se tie­ne que” nos in­di­ca que hay una cuo­ta de de­ber o im­po­si­ción, que en el fon­do no es una elec­ción per­so­nal. Es­to nos co­nec­ta con la an­gus­tia, el es­trés, la ne­ga­ti­vi­dad, la pe­re­za y el desáni­mo. Es ideal ha­cer una tran­si­ción y pa­sar del “hay que” al “quie­ro y eli­jo”. Es­to nos co­nec­ta­rá con emo­cio­nes de ale­gría, sa­tis­fac­ción, dis­fru­te y rea­li­za­ción.

LOS RI­TOS

“Al lle­gar las cua­tro, me agi­ta­ré y me in­quie­ta­ré ¡Des­cu­bri­ré el pre­cio de la fe­li­ci­dad! Pe­ro si vie­nes en cual­quier mo­men­to, nun­ca sa­bré a qué ho­ra pre­pa­rar mi co­ra­zón”. Es­te frag­men­to de El Prin­ci­pi­to, la no­ve­la de An­toi­ne de Saint-Exu­péry, nos re­cuer­da la im­por­tan­cia de los ri­tos.

Mu­chas ve­ces po­de­mos bus­car emo­cio­nes de ma­ne­ra en­dó­ge­na (in­ter­na), pre­gun­tán­do­nos ¿qué emo­cio­nes eli­jo te­ner?, ¿has­ta cuán­do quie­ro to­le­rar las si­tua­cio­nes que me in­co­mo­dan?, o ¿soy cons­cien­te del da­ño que es­tas me ge­ne­ran?

En la ru­ti­na dia­ria que nos de­vo­ra, mu­chas ve­ces de­ja­mos pa­sar los ri­tos o los tiem­pos es­pe­cia­les que mar­can la di­fe­ren­cia y nos re­cuer­dan que las emo­cio­nes nos go­bier­nan. Es im­por­tan­te fo­men­tar y crear ri­tos que nos ha­gan emo­cio­nar, otor­guen una ri­ca ex­pe­rien­cia a nues­tra vi­da y nos ha­gan sen­tir vi­vos.

Si bien la fe­li­ci­dad es sub­je­ti­va, po­de­mos ele­gir vi­vir más mo­men­tos de ale­gría, dis­fru­te, pla­cer y sa­tis­fac­ción que nos co­nec­ten con la ri­sa. Es­to a su vez ten­drá un im­pac­to bio­ló­gi­co que se tra­du­ci­rá en un ser ale­gre, su­man­do así no so­lo ca­li­dad de vi­da, sino sa­lud in­te­gral. No so­lo dis­fru­ta­re­mos del re­sul­ta­do, sino es­pe­cial­men­te de ca­da mo­men­to que eli­ja­mos vi­vir con ale­gría

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.