El mun­do y sus es­qui­nas: Mu­je­res inventoras en­to­ras

Crea­cio­nes que cam­bia­ron el cur­so de la his­to­ria

High Class - - HC / CONTENIDO - Por Bea Bo­sio Si que­rés con­tac­tar con Bea, po po­dés es­cri­bir a co co­men­ta­rios@high­class.com.py el­mun­doy­su­ses­qui­nas.blogs­pot.com

No ca­be du­da de que, a lo lar­go de la his­to­ria, a las mu­je­res les ha so­bra­do in­ven­ti­va pa­ra apor­tar a la tec­no­lo­gía e im­pul­sar gran­des avan­ces de la hu­ma­ni­dad. Aca­so me­nos re­co­no­ci­das por el rol se­cun­da­rio que por mu­cho tiem­po les to­có ocu­par, es­ta co­lum­na rin­de ho­me­na­je a va­rias de ellas, em­pe­zan­do con la mul­ti­fa­cé­ti­ca Hedy La­marr (1914-2000).

En su mo­men­to fue co­no­ci­da co­mo la mu­jer más her­mo­sa del ci­ne, y de sus la­bios sur­gió la fa­mo­sa fra­se: “Es fá­cil ser gla­mo­ro­sa. Lo úni­co que tie­nes que ha­cer es que­dar­te quie­ta y pa­re­cer es­tú­pi­da”.

Su­ce­de que es­ta chi­ca de ori­gen aus­tría­co era es­tre­lla de Hollywood de a ra­tos, y en su tiem­po li­bre era na­da me­nos que in­ge­nie­ra y crea­do­ra de la tec­no­lo­gía pre­cur­so­ra del wi­fi.

De ni­ña, sus pro­fe­so­res ya la con­si­de­ra­ban su­per­do­ta­da, al pun­to que em­pe­zó a es­tu­diar in­ge­nie­ría a los 16 años. Pe­ro lue­go aban­do­nó la carrera pa­ra ac­tuar. Fue la pri­me­ra mu­jer en la his­to­ria del ci­ne en pro­ta­go­ni­zar un des­nu­do en una pe­lí­cu­la co­mer­cial ( Éx­ta­sis, 1933), y por di­cha es­ce­na al­can­zó fa­ma in­ter­na­cio­nal.

Atraí­do por esa pe­lí­cu­la, un mag­na­te de la in­dus­tria ar­ma­men­tís­ti­ca se enamo­ró de ella y arre­gló con sus pa­dres un ma­tri­mo­nio for­za­do que la ale­jó de su carrera ar­tís­ti­ca.

Su ma­ri­do —de ori­gen ju­dío, igual que ella— era pro­vee­dor de mu­ni­cio­nes, avio­nes de com­ba­te y sis­te­mas de con­trol de Hitler y Mus­so­li­ni, con quie­nes man­te­nía una amis­tad per­so­nal. Ex­tre­ma­da­men­te ce­lo­so, la obli­ga­ba a acom­pa­ñar­lo a to­das sus ac­ti­vi­da­des, o bien la te­nía gran par­te del tiem­po re­clui­da en su ca­sa. Hedy apro­ve­chó esa so­le­dad pa­ra vol­ver a los es­tu­dios de in­ge­nie­ría, y con mu­cha as­tu­cia con­si­guió son­sa­car a los clien­tes y pro­vee­do­res de su ma­ri­do los de­ta­lles de la tec­no­lo­gía ar­ma­men­tís­ti­ca.

Años des­pués, pu­do es­ca­par de ese ma­tri­mo­nio abu­si­vo y aban­do­nó Eu­ro­pa pa­ra vol­ver a ins­ta­lar­se en los Es­ta­dos Uni­dos y con­sa­grar­se co­mo ac­triz. Pe­ro lo ex­tra­or­di­na­rio es que mien­tras en el día bai­la­ba en el ro­da­je de Las chi­cas de Zieg­feld, por la no­che se en­ce­rra­ba pa­ra ela­bo­rar un sis­te­ma inalám­bri­co de guia­do de mi­si­les.

Hedy no so­lo se vol­vió ac­ti­vis­ta con­tra la cau­sa na­zi sino que pa­só to­da la in­for­ma­ción que ha­bía con­se­gui­do a las au­to­ri­da­des ame­ri­ca­nas, y se in­vo­lu­cró per­so­nal­men­te uti­li­zan­do sus co­no­ci­mien­tos pa­ra ayu­dar a los alia­dos.

Con su co­la­bo­ra­dor Geor­ge Ant­heil, in­ven­tó el Sis­te­ma de Co­mu­ni­ca­cio­nes Se­cre­to, un sis­te­ma de ra­dio­con­trol que emi­tía ra­dio­fre­cuen­cias apa­ren­te­men­te alea­to­rias, que el enemi­go no po­dría in­ter­cep­tar. Ese sis­te­ma se co­no­ce hoy co­mo el “sal­to de fre­cuen­cia” que se uti­li­za en las co­mu­ni­ca­cio­nes inalám­bri­cas, en las co­mu­ni­ca­cio­nes con ce­lu­la­res y en las re­des de wi­fi .

Así co­mo el fan­tás­ti­co invento de Hedy, a Sa­rah Mat­her de­be­mos na­da me­nos que el te­les­co­pio submarino. En 1845, Mat­her pa­ten­tó un tu­bo con una lámpara uni­da a un ex­tre­mo que po­día ser su­mer­gi­da en el agua pa­ra ilu­mi­nar ob­je­tos sub­ma­ri­nos, y un te­les­co­pio pa­ra ver di­chos ob­je­tos y exa­mi­nar­los.

Aquel invento re­vo­lu­cio­nó la in­dus­tria na­val y la in­ves­ti­ga­ción ma­rí­ti­ma, con­vir­tién­do­se en una pie­za fun­da­men­tal. Aun así, po­co y na­da se sa­be de Sa­rah Mat­her. Se pre­su­me que se ca­só, que al me­nos tu­vo una hi­ja, pe­ro no se sa­be muy bien cuán­do na­ció ni cuán­do mu­rió.

Lo más iró­ni­co de to­do es que, a pe­sar de ha­ber si­do una mu­jer nor­te­ame­ri­ca­na quien a me­dia­dos del si­glo XIX dio con una de las pie­zas ocea­no­grá­fi­cas fun­da­men­ta­les, a las mu­je­res de los Es­ta­dos Uni­dos no se les per­mi­tió ser­vir en los sub­ma­ri­nos re­cién has­ta lle­ga­do el año 2011.

Otro invento que ha sal­va­do in­nu­me­ra­bles vi­das fue el cha­le­co an­ti­ba­las, que le de­be su ori­gen a una ame­ri­ca­na de ori­gen po­la­co: Step­ha­nie Kwo­lek. Ella fue quien in­ven­tó una fi­bra de al­ta re­sis­ten­cia muy li­ge­ra, pe­ro cin­co ve­ces más re­sis­ten­te que el ace­ro. Ocu­rrió en

No ca­be du­da de que, a lo lar­go de la his­to­ria, a las mu­je­res les ha so­bra­do in­ven­ti­va pa­ra apor­tar a la tec­no­lo­gía e im­pul­sar gran­des avan­ces de la hu­ma­ni­dad

1965, y hoy no so­lo se uti­li­za en los cha­le­cos an­ti­ba­las. Tam­bién en­cuen­tra uso en ca­bles sub­ma­ri­nos, tec­no­lo­gía es­pa­cial, fre­nos de au­to­mó­vi­les, etc.

La lis­ta no ter­mi­na ahí. Den­tro del mun­do do­més­ti­co, no ha­bría la­va­va­ji­llas sin el ge­nio de Jo­sep­hi­ne Co­chra­ne, que ideó un sis­te­ma pa­ra ali­via­nar la ta­rea de fre­gar los pla­tos. En 1893, su invento es­tu­vo en una ex­po­si­ción e in­me­dia­ta­men­te fue un éxi­to adop­ta­do por hoteles y res­tau­ran­tes. Re­cién a par­tir de 1950 em­pe­zó a uti­li­zar­se en los ho­ga­res.

A He­len Free le de­be­mos las ti­ras reac­ti­vas de ori­na. Esas que re­vo­lu­cio­na­ron el cam­po de la me­di­ci­na, a tra­vés del diag­nós­ti­co de en­fer­me­da­des, mo­ni­to­reo de la dia­be­tes y la de­tec­ción de em­ba­ra­zos en la­bo­ra­to­rios y ho­ga­res.

El fár­ma­co con­tra la leu­ce­mia fue invento de la ame­ri­ca­na Ger­tru­de B. Elion, quien tam­bién desa­rro­lló me­di­ca­men­tos pa­ra fa­ci­li­tar los tras­plan­tes de ri­ñón. En 1988 le otor­ga­ron el Pre­mio No­bel de Fi­sio­lo­gía y Me­di­ci­na jun­to con otros com­pa­ñe­ros de in­ves­ti­ga­ción.

La lis­ta de apor­tes femeninos se ex­tien­de mu­cho más de los que po­de­mos ci­tar en es­ta co­lum­na, y abar­ca des­de las bol­sas de pa­pel has­ta los pa­ña­les desecha­bles, pa­san­do por los lim­pia­pa­ra­bri­sas y la se­ña­li­za­ción ma­rí­ti­ma con ben­ga­las, que no so­lo fue usa­da en la na­ve­ga­ción in­ter­na­cio­nal sino que le dio a la Unión (ban­do con­for­ma­do por los es­ta­dos del Nor­te) una ven­ta­ja de­ci­si­va en la Gue­rra Ci­vil Ame­ri­ca­na.

De­fi­ni­ti­va­men­te, ce­le­brar el mes de la mu­jer es tam­bién re­de­fi­nir aque­lla fra­se que la re­la­cio­na so­lo al chis­me cuan­do di­ce: “pu­ro invento de mu­je­res”. ¡A mu­cha hon­ra, y sa­lud por nues­tra in­ven­ti­va!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.