Eco­no­mía: Cos­to de vi­da y es­ti­lo de vi­da da

Apren­dé a di­fe­ren­ciar­los pa­ra dis­fru­tar de tu di­ne­ro y evi­tar­te que­bran­tos

High Class - - HC / CONTENIDO - Por Adria­na Bock, eco­no­mis­ta Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bir a abock@su­pe­rar­te.com.py

Al oír ha­blar de fi­nan­zas per­so­na­les y de la im­por­tan­cia de cui­dar­las pa­ra te­ner “ca­li­dad de vi­da”, al­gu­nos po­drían pen­sar que se tra­ta de una con­tra­dic­ción ya que de al­gu­na ma­ne­ra, tal vez in­cons­cien­te, he­mos apren­di­do que la ca­li­dad de vi­da tie­ne que ver con el ac­ce­so a ma­yo­res ni­ve­les de con­fort o, in­clu­so, lu­jo.

Por su­pues­to que nues­tra ca­li­dad de vi­da es­tá es­tre­cha­men­te li­ga­da a la ca­li­dad de los gas­tos que rea­li­za­mos, pe­ro pa­ra lo­grar que es­ta re­la­ción sea po­si­ti­va ne­ce­si­ta­mos acla­rar al­gu­nas ideas y es­ta­ble­cer cier­tos cri­te­rios.

Em­pe­ce­mos de­fi­nien­do lo que en­ten­de­mos por ca­li­dad de vi­da. Po­de­mos de­cir que es­ta con­sis­te en te­ner ma­yor­men­te sa­tis­fe­chas nues­tras ne­ce­si­da­des tan­to ma­te­ria­les o fí­si­cas, co­mo emo­cio­na­les e in­te­lec­tua­les. Con­ven­ga­mos tam­bién que al­gu­nos as­pec­tos de la ca­li­dad de vi­da de­pen­den di­rec­ta­men­te de no­so­tros mis­mos y de las de­ci­sio­nes que to­ma­mos día a día, mien­tras hay otros que no po­de­mos con­tro­lar del to­do.

Tra­du­cien­do es­to a un plano es­tric­ta­men­te eco­nó­mi­co, gran par­te del la­do de nues­tra ca­li­dad de vi­da que sí po­de­mos con­tro­lar tie­ne que ver con la ma­ne­ra en que ga­na­mos el di­ne­ro, y fun­da­men­tal­men­te con cómo lo dis­tri­bui­mos.

En es­te sen­ti­do, no exis­ten re­ce­tas má­gi­cas. Sin em­bar­go, ob­ser­va­mos que en ge­ne­ral se apli­ca la si­guien­te for­mu­la: ca­li­dad de vi­da = cos­to de vi­da + es­ti­lo de vi­da. Ana­li­ce­mos con más de­ta­lle de qué se tra­ta ca­da uno de es­tos tér­mi­nos.

Por cos­to de vi­da en­ten­de­mos to­dos aque­llos gas­tos que, nos guste o no, “te­ne­mos que ha­cer” por­que cons­ti­tu­yen ne­ce­si­da­des u obli­ga­cio­nes. In­clu­ye ali­men­tos de la ca­nas­ta bá­si­ca, gas­tos de mo­vi­li­dad, ser­vi­cios pú­bli­cos, im­pues­tos, cuo­tas de deu­das, vi­vien­da, ves­ti­men­ta, sa­lud, edu­ca­ción, y otros, al­gu­nos de los cua­les no va­rían de­ma­sia­do de un es­tra­to so­cial a otro.

En cam­bio, por es­ti­lo de vi­da en­ten­de­mos to­dos aque­llos gas­tos que ha­ce­mos, no pre­ci­sa­men­te por ne­ce­si­dad u obli­ga­ción, sino por gus­to o co­mo­di­dad. Por ejem­plo, la elec­ción de de­ter­mi­na­das mar­cas o es­tán­da­res de ca­li­dad pa­ra to­do aque­llo que con­su­mi­mos por ne­ce­si­dad, más la su­ma de to­do aque­llo que no es es­tric­ta­men­te ne­ce­sa­rio pe­ro que ele­gi­mos por­que nos brin­da bie­nes­tar (re­crea­ción, sa­li­das, via­jes, re­ga­los, etc.)

Cla­ra­men­te, no po­de­mos ha­blar de una bue­na ca­li­dad de vi­da si nos li­mi­ta­mos so­lo a cu­brir ne­ce­si­da­des bá­si­cas, pe­ro tam­po­co po­dre­mos lo­grar­la si, por go­zar de un es­ti­lo de vi­da por en­ci­ma de nues­tras po­si­bi­li­da­des reales, co­men­za­mos a so­bre en deu­dar­nos o de­ja­mos de aho­rrar pa­ra in­ver­sio­nes fu­tu­ras o, al me­nos, pa­ra im­pre­vis­tos.

Pe­ro ¿cuál se­ría la dis­tri­bu­ción co­rrec­ta de los in­gre­sos dis­po­ni­bles en­tre el cos­to de vi­da y el es­ti­lo de vi­da? En reali­dad exis­ten va­rios mo­de­los de dis­tri­bu­ción pro­por­cio­nal, pe­ro lo más re­co­men­da­ble es que ca­da per­so­na en­cuen­tre sus pro­por­cio­nes idea­les. Es de­cir, aque­llas que le per­mi­ti­rán lo­grar la ma­yor sa­tis­fac­ción den­tro de sus po­si­bi­li­da­des. En es­te sen­ti­do, es­tas pro­por­cio­nes pue­den ser muy di­ná­mi­cas e ir evo­lu­cio­nan­do con­for­me a las di­fe­ren­tes eta­pas por las que va­mos atra­ve­san­do a lo lar­go de la vi­da.

A con­ti­nua­ción, al­gu­nos ejem­plos de cómo po­de­mos dis­tri­buir los in­gre­sos pa­ra lo­grar una bue­na ca­li­dad de vi­da con­for­me a nues­tras po­si­bi­li­da­des:

10 % aho­rro, 80 % ne­ce­si­da­des y obli­ga­cio­nes, 10 % gus­tos.

15 % aho­rro, 70 % ne­ce­si­da­des y obli­ga­cio­nes, 15 % gus­tos.

20 % aho­rro, 50 % ne­ce­si­da­des y obli­ga­cio­nes, 30 % gus­tos.

Co­mo men­cio­na­mos, la se­lec­ción de cual­quie­ra de es­tas pro­por­cio­nes de­pen­de tan­to de las pre­fe­ren­cias co­mo de las po­si­bi­li­da­des, y pue­de cam­biar con­for­me la eta­pa de la vi­da en la que es­te­mos.

Lo im­por­tan­te es es­tar cons­cien­tes de que ca­da una de las de­ci­sio­nes nos per­te­ne­ce y pue­de con­du­cir­nos ha­cia di­fe­ren­tes re­sul­ta­dos. Por lo tan­to, es ho­ra de asu­mir nues­tro pro­ta­go­nis­mo, liderazgo y res­pon­sa­bi­li­dad en el lo­gro de la ca­li­dad de vi­da a la que as­pi­ra­mos, co­men­zan­do por aque­llo que de­pen­de ex­clu­si­va­men­te de no­so­tros mis­mos: la ca­li­dad de nues­tros gas­tos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.