Coctelería: Juan Car­los Bau­cher

Cómo dis­fru­tar aún más de es­ta be­bi­da

High Class - - HC / CONTENIDO - Por Ma­rie­la Gar­cía Fo­to­gra­fía Se­bas­tián Ta­vei­ra

En con­tra de las opi­nio­nes más pu­ris­tas, y pa­ra quie­nes mez­clar el whisky con otros bre­ba­jes es una he­re­jía, el brand am­bas­sa­dor de John­nie Wal­ker pa­ra la re­gión, Juan Car­los Bau­cher, nos re­cuer­da que la me­jor ma­ne­ra de dis­fru­tar del agua de vi­da es co­mo uno lo desea, ani­mán­do­nos a pro­bar nue­vas ex­pe­rien­cias.

Sin du­da, él es una de las per­so­nas que más sa­be so­bre whisky en Amé­ri­ca La­ti­na. El brand am­bas­sa­dor de John­nie Wal­ker de la re­gión, Juan Car­los Bau­cher, re­tor­nó a nues­tro país pa­ra di­ser­tar una cla­se ma­gis­tral so­bre el agua de vi­da, su com­po­si­ción y, lo más in­tere­san­te, cómo dis­fru­tar­la aún más. Es­ta lec­ción so­bre whisky fue pa­ra los par­ti­ci­pan­tes del pri­mer World Class Pa­ra­guay, un pro­gra­ma de al­to ni­vel de for­ma­ción y pro­mo­ción de bar­ten­ders.

“Ca­da vez más per­so­nas bus­can dón­de, cómo y qué be­ber, del mis­mo mo­do en que lo ha­cen con la co­mi­da. Allí ra­di­ca la im­por­tan­cia de desa­rro­llar ri­tua­les y ofre­cer­les nue­vas vi­ven­cias. La coctelería de World Class brin­da una ex­pe­rien­cia úni­ca a los con­su­mi­do­res, ya que se nu­tre de las me­jo­res be­bi­das, que a su vez son las me­jo­res he­rra­mien­tas que pue­de te­ner un mi­xó­lo­go ade­más de des­tre­za téc­ni­ca y crea­ti­vi­dad al mo­men­to de crear”, men­cio­na el es­pe­cia­lis­ta, se­ña­lan­do lue­go que “el lu­jo ya de­jó de ser si­nó­ni­mo de di­ne­ro, el lu­jo aho­ra se tra­du­ce en la su­ma de ex­pe­rien­cias que da­mos a nues­tras vi­das”.

Al ha­blar de es­ta coctelería de lu­jo des­ta­ca el pa­pel del whisky, que siem­pre es­tu­vo li­ga­do a la cul­tu­ra de cóc­tel, ya des­de los dorados años 20 has­ta hoy, en tra­gos co­mo Old Fas­hio­ned, Man­hat­tan, Rob Roy, Rusty Nail, los clá­si­cos y sus nue­vas ver­sio­nes.

“Di­cen los que co­ci­nan que to­do lo que en­tra en una olla re­per­cu­te en el pla­to, y es así mis­mo: to­do lo que en­tra en una coc­te­le­ra tam­bién re­per­cu­te en la co­pa, en el va­so. En­ton­ces, si yo ten­go un whisky de ex­ce­len­te ca­li­dad pa­ra ha­cer un tra­go, voy a te­ner un tra­go ex­ce­len­te. Qué me­jor que uti­li­zar un whisky pre­mium pa­ra desa­rro­llar es­ta coctelería que bus­ca cap­tar y cau­ti­var los pa­la­da­res más exi­gen­tes y más so­fis­ti­ca­dos”, apun­ta Bau­cher.

En con­tra de quie­nes se nie­gan a mez­clar es­ta be­bi­da, nos re­cuer­da lo si­guien­te: “En Es­co­cia hay un se­cre­to pa­ra be­ber el whisky, y ese se­cre­to es que no hay se­cre­to. No hay una for­ma úni­ca y co­rrec­ta, uno pue­de to­mar­lo co­mo quie­ra”, di­ce. Ya que el whisky es mul­ti­fa­cé­ti­co, co­men­ta, de­pen­de de cómo uno lo pro­vo­que pa­ra sa­ber qué pue­de ofre­cer co­mo ex­pe­rien­cia. Es así co­mo la coctelería es una bue­na for­ma de vin­cu­lar al whisky con nue­vos con­su­mi­do­res, con aque­llos que tal vez no es­tén acos­tum­bra­dos a be­ber­lo pu­ro y que me­dian­te un tra­go se ani­men a in­vo­lu­crar­se con es­ta be­bi­da.

Mez­clar es to­do un ar­te que con­sis­te en des­ta­car lo me­jor de ca­da com­po­nen­te. Es de­cir, nin­guno de los ele­men­tos pue­de es­tar por en­ci­ma del otro sino que de­ben ser pre­sen­ta­dos en ca­pas de aro­mas y sa­bo­res que se van su­per­po­nien­do. “Crear un cóc­tel con whisky im­pli­ca un gran re­to, por­que es una be­bi­da in­ten­sa­men­te aro­má­ti­ca, pa­ra aque­llos que se atre­ven a los sa­bo­res. Por eso el desafío de cual­quier bar­ten­der es do­mes­ti­car a es­ta fie­ra y pro­vo­car­la, sa­car a la luz to­das sus for­ta­le­zas sin en­mas­ca­rar su sa­bor. Esa es la cla­ve pa­ra un cóc­tel ex­cep­cio­nal”, pre­ci­sa Bau­cher.

To­das las eti­que­tas de John­nie Wal­ker se pue­den usar pa­ra coctelería, pe­ro no to­dos es­tos whiskys se ex­pre­san de la mis­ma ma­ne­ra. Es de­cir, en ca­da una de las eti­que­tas hay un uni­ver­so, y co­no­cer­los a pro­fun­di­dad es im­pe­ran­te. Un whisky pue­de re­sul­tar más ahu­ma­do que otro, hay tam­bién más sua­ves, más su­ti­les, etc. El bar­ten­der de­be co­no­cer las ca­rac­te­rís­ti­cas y los atri­bu­tos de ca­da uno de ellos, pa­ra sa­ber de qué ma­ne­ra pro­vo­car, des­per­tar esas ca­rac­te­rís­ti­cas o unir opues­tos pa­ra com­ple­men­tar­los

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.