Se­xo: Pla­cer en la ter­ce­ra edad

En la ter­ce­ra edad

High Class - - HC / CONTENIDO - Por Eli­na Von Dyck

Em­pe­ce­mos es­te ar­tícu­lo con una acla­ra­ción fun­da­men­tal: el se­xo no tie­ne lí­mi­tes de edad, ni es­tá re­ser­va­do pa­ra los jó­ve­nes. Si bien los años aca­rrean cier­tas di­fi­cul­ta­des, las re­la­cio­nes se­xua­les pue­den in­clu­so me­jo­rar a me­di­da que el tiem­po pa­sa.

Siem­pre y cuan­do exis­ta de­seo —más allá del gé­ne­ro y la edad— se­rá po­si­ble dis­fru­tar del se­xo. Cier­ta­men­te, de­bi­do al rit­mo na­tu­ral de la vi­da y a pro­ce­so de en­ve­je­ci­mien­to, el se­xo a los 70 u 80 años no se­rá igual al que se dis­fru­ta­ba a los 20 o 30. Pe­ro en al­gu­nos as­pec­tos, pue­de in­clu­so ser me­jor.

Los adul­tos ma­yo­res se sien­ten más sa­bios, co­no­cen me­jor sus pre­fe­ren­cias y tie­nen años de ex­pe­rien­cia en lo que res­pec­ta a la vi­da se­xual. Es­to se pue­de tra­du­cir en ma­yor con­fian­za y co­no­ci­mien­to pro­pio. Con la edad, uno tam­bién pue­de sen­tir­se ya li­be­ra­do de los pre­jui­cios e idea­les irrea­les que tien­den a pla­gar los mo­men­tos ín­ti­mos de las per­so­nas. Al te­ner más tiem­po pa­ra sí mis­mos y me­nos preo­cu­pa­cio­nes la­bo­ra­les y fa­mi­lia­res, tam­bién pue­den relajarse me­jor y dis­fru­tar de su pa­re­ja sin dis­trac­cio­nes ni preo­cu­pa­cio­nes.

A pe­sar de ello, las per­so­nas ge­ne­ral­men­te se preo­cu­pan por las con­se­cuen­cias fí­si­cas de la edad en su desempeño se­xual. Pe­ro el se­xo no es so­lo fí­si­co. Tam­bién tie­ne un al­to com­po­nen­te emo­cio­nal y men­tal.

Mu­chas per­so­nas ma­yo­res se aver­güen­zan de sus cuer­pos ya que no se ven co­mo se veían ha­ce 20 o 30 años. Tam­bién pue­den te­mer no ren­dir co­mo lo ha­cían an­tes. Pe­ro hay mu­chas co­sas que pue­den ha­cer pa­ra com­pen­sar el pa­so del tiem­po. In­for­mán­do­se y bus­can­do ayu­da pue­den apren­der a ex­plo­rar los de­lei­tes del se­xo en la ter­ce­ra edad.

Re­cuer­den que el se­xo tam­bién ayu­da a man­te­ner­se vi­tal, a que­mar gra­sa, a li­be­rar en­dor­fi­nas y a re­du­cir la an­sie­dad, lo que pue­de me­jo­rar la sa­lud fí­si­ca y men­tal de las per­so­nas ma­yo­res. La ac­ti­vi­dad se­xual in­clu­so pue­de au­men­tar —gra­cias a es­tos be­ne­fi­cios— la lon­ge­vi­dad de las per­so­nas, y des­de el pun­to de vis­ta de las re­la­cio­nes hu­ma­nas, es una ma­ne­ra pro­fun­da de ex­pre­sar amor y cer­ca­nía, y ayu­da a man­te­ner fir­mes las re­la­cio­nes de pa­re­ja.

Pe­ro lo más im­por­tan­te pa­ra dis­fru­tar del se­xo en la ter­ce­ra edad es apren­der a acep­tar­se con ca­da arru­ga, plie­gue, flac­ci­dez y has­ta con los pro­ble­mas reu­má­ti­cos. La in­de­pen­den­cia y con­fian­za que traen los años pue­den re­sul­tar muy atrac­ti­vas pa­ra sus pa­re­jas, y un ar­ma muy útil pa­ra quien las po­see. De se­gu­ro, co­no­cen me­jor a sus cuer­pos que a los 20 años.

Amen la per­so­na en la que se con­vir­tie­ron. Na­tu­ral­men­te sus cuer­pos han cam­bia­do y pro­ba­ble­men­te lo se­gui­rán ha­cien­do por el res­to de sus vi­das. Una vez que pue­dan acep­tar es­tos cam­bios, po­drán sen­tir­se me­jor y es­to los ha­rá más atrac­ti­vos a las otras per­so­nas. La con­fian­za y la ho­nes­ti­dad siem­pre ge­ne­ran res­pe­to y va­lor an­te los ojos de los de­más y pue­den ha­cer ver muy sexy a una per­so­na.

Una re­co­men­da­ción muy im­por­tan­te es que el se­xo en­tre adul­tos ma­yo­res tam­bién tie­ne ries­gos. En pri­mer lu­gar, un error co­mún es de­jar de pro­te­ger­se con pre­ser­va­ti­vos por el me­ro he­cho de que ya no exis­ten po­si­bi­li­da­des de em­ba­ra­zo. Es­to es un gra­ve error ya que el ries­go de con­traer en­fer­me­da­des ve­né­reas per­sis­te.

A pe­sar de los años, anímen­se a mo­der­ni­zar­se. Us­te­des pue­den per­te­ne­cer a una ge­ne­ra­ción que veía cier­tos asun­tos se­xua­les co­mo te­mas ta­bú, pe­ro es­to no quie­re de­cir que no pue­dan abrir­se men­tal­men­te a dis­fru­tar del se­xo en nue­vos pla­nos y di­men­sio­nes.

Tó­men­se su tiem­po de ma­ne­ra más re­la­ja­da. El se­xo a cual­quier edad in­vo­lu­cra a mu­chas otras co­sas más allá del me­ro ac­to se­xual. El se­xo es so­bre piel, es so­bre in­ti­mi­dad, es so­bre afec­to y tac­to. Con­cén­tren­se en la im­por­tan­cia de la ter­nu­ra y el con­tac­to en ca­da uno de sus mo­men­tos de in­ti­mi­dad.

La se­xua­li­dad se abre a nue­vas ra­mas cuan­do se en­ve­je­ce. Ábran­se us­te­des tam­bién a la idea de que el se­xo es mu­cho más que la me­ra pe­ne­tra­ción. La cer­ca­nía con su pa­re­ja tam­bién pue­de ex­pre­sar­se a tra­vés de una ca­ri­cia, de una mirada, de un ges­to ro­mán­ti­co y sexy. El pla­cer emo­cio­nal, sen­so­rial y se­xual tam­bién se pue­de al­can­zar con be­sos, ca­ri­cias y otros con­tac­tos ín­ti­mos. Con los cam­bios de edad es nor­mal que su pa­re­ja y us­te­des ten­gan di­fe­ren­tes ha­bi­li­da­des y ne­ce­si­da­des se­xua­les. En­cuen­tren nue­vas ma­ne­ras de dis­fru­tar del con­tac­to y la in­ti­mi­dad.

Pue­de que ya no se sien­tan tan có­mo­dos al prac­ti­car cier­tas po­si­cio­nes, pe­ro es­to no es mo­ti­vo pa­ra ti­rar la toa­lla. Prue­ben nue­vas pos­tu­ras has­ta en­con­trar una que se adap­te me­jor a us­te­des. Afor­tu­na­da­men­te la crea­ti­vi­dad no en­ve­je­ce ja­más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.