Eco­no­mía: La im­por­tan­cia de iden­ti­fi­car aque­llo que que­re­mos lo­grar

La im­por­tan­cia de iden­ti­fi­car aque­llo que que­re­mos lo­grar

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Adria­na Bock, eco­no­mis­ta

“Si no sa­bes a dón­de vas, cual­quier ca­mino te lle­va”, re­za la icó­ni­ca sen­ten­cia del Ga­to en res­pues­ta a Ali­cia, quien pa­ra­da fren­te a la bi­fur­ca­ción del ca­mino, an­sía sa­ber cuál es el sen­de­ro co­rrec­to, aun­que con­fie­sa que no sa­be a dón­de desea lle­gar. Es­ta es­ce­na sim­bó­li­ca de la le­gen­da­ria no­ve­la Ali­cia en el país de las ma­ra­vi­llas de Le­wis Ca­rrol, po­dría re­pre­sen­tar las du­das que a me­nu­do nos asal­tan cuan­do nos to­ca de­ci­dir en­tre una o más al­ter­na­ti­vas, to­das ellas con sus ven­ta­jas y des­ven­ta­jas, o qui­zá po­dría­mos de­cir con sus en­can­tos y ame­na­zas.

Sin du­da, la vi­da es­tá lle­na de es­tos mo­men­tos. Ca­da uno de ellos re­pre­sen­ta un desafío y nin­guno tie­ne re­sul­ta­dos ga­ran­ti­za­dos. Tan­to apren­der a ana­li­zar ca­da una de es­tas op­cio­nes con cri­te­rios que re­sul­ten vá­li­dos y cohe­ren­tes con el ob­je­ti­vo fi­nal, co­mo per­der el te­mor pa­ra­li­zan­te a equi­vo­car­nos y a avan­zar ha­cia la ac­ción, son ha­bi­li­da­des que re­quie­ren en­tre­na­mien­to, y creo que en de­fi­ni­ti­va cons­ti­tu­yen un ver­da­de­ro ar­te.

En es­te sen­ti­do, po­der iden­ti­fi­car con cla­ri­dad aque­llo que que­re­mos lo­grar, y ha­cer el ejer­ci­cio de vi­sua­li­zar­lo de an­te­mano, son prác­ti­cas su­ma­men­te úti­les a la ho­ra de en­con­trar sa­tis­fac­ción y bie­nes­tar du­ra­de­ros.

Si aque­llo que bus­ca­mos se tra­ta de un he­cho con­cre­to, que pue­de ser pro­gra­ma­do en el tiem­po y pa­ra lo cual con­ta­mos con los re­cur­sos ne­ce­sa­rios, po­de­mos ha­blar de una me­ta. Pe­ro si se tra­ta de al­go que ima­gi­na­mos y es­tá más bien li­ga­do al de­seo de “sen­tir” una emo­ción, po­dría­mos es­tar an­te una sim­ple as­pi­ra­ción o in­clu­so an­te una fan­ta­sía.

La prin­ci­pal di­fe­ren­cia en­tre am­bas co­sas es que una me­ta im­pli­ca una pla­ni­fi­ca­ción pre­via con ba­se en as­pec­tos muy con­cre­tos ex­traí­dos de la reali­dad, co­mo el qué, el cuán­to, el cuán­do y el pa­ra qué, mien­tras que una fan­ta­sía tien­de a nu­blar el aná­li­sis y se alía al im­pul­so.

En el do­mi­nio fi­nan­cie­ro apa­re­cen fre­cuen­te­men­te cier­tas preguntas co­mo: ¿si­go con mi em­pleo ac­tual o me lan­zo a em­pren­der al­go pro­pio?; ¿cuál es el me­jor des­tino pa­ra mis aho­rros?; ¿so­li­ci­to o no es­te prés­ta­mo?; ¿in­vier­to

Po­der iden­ti­fi­car con cla­ri­dad aque­llo que que­re­mos lo­grar, y ha­cer el ejer­ci­cio de vi­sua­li­zar­lo de an­te­mano, son prác­ti­cas su­ma­men­te úti­les a la ho­ra de en­con­trar sa­tis­fac­ción

en un in­mue­ble o ad­quie­ro ac­ti­vos fi­nan­cie­ros?

Sin ir tan le­jos, tam­bién son co­mu­nes al­gu­nos cues­tio­na­mien­tos co­ti­dia­nos co­mo: ¿me com­pro aho­ra el ce­lu­lar de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción que aca­ba de sa­lir al mer­ca­do, o es­pe­ro seis me­ses a que ba­je de pre­cio?; ¿me com­pro una no­te­book de USD 1.800 más “fa­cha”, u op­to por una que cues­ta USD 800 y cum­ple bá­si­ca­men­te las mis­mas fun­cio­nes? Es­tas son al­gu­nas preguntas que tal vez re­sue­nan en tu men­te mien­tras leés es­tas lí­neas.

Sa­be­mos que de­ci­dir no siem­pre es fá­cil. Lo que sí pa­re­ce fá­cil pa­ra al­gu­nos es de­jar­se lle­var por el im­pul­so del mo­men­to y por la se­duc­to­ra pro­me­sa de fe­li­ci­dad in­me­dia­ta que en­vuel­ve a cier­tas op­cio­nes, en lu­gar de to­mar­se el tiem­po de ana­li­zar los re­sul­ta­dos que es­ta de­ci­sión po­dría oca­sio­nar en el cor­to, me­diano y lar­go pla­zo. De to­das ma­ne­ras, y sea­mos o no cons­cien­tes de ello, to­do el tiem­po es­ta­mos de­ci­dien­do. Ele­gi­mos unas al­ter­na­ti­vas y des­car­ta­mos otras, y ya sea que nos due­la o nos sa­tis­fa­ga, so­mos los úni­cos res­pon­sa­bles de los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos.

Es aquí cuan­do las preguntas “pa­ra qué” o “a dón­de quie­ro lle­gar” co­bran una re­le­van­cia fun­da­men­tal.

Si la res­pues­ta a cual­quie­ra de ellas nos con­du­ce a en­con­trar­nos con ese ob­je­ti­vo cla­ro y ra­zo­na­ble, con pla­zos pre­via­men­te es­ta­ble­ci­dos, y si la op­ción por la cual nos in­cli­na­mos fa­ci­li­ta, o al me­nos no en­tor­pe­ce el lo­gro del mis­mo, po­de­mos sen­tir­nos más se­gu­ros de es­tar en lo co­rrec­to y se­guir avan­zan­do ha­cia es­ta me­ta.

Por el con­tra­rio, si la op­ción que más nos atrae es re­sul­ta­do del de­seo o de la an­sie­dad de sen­tir­nos gra­ti­fi­ca­dos emo­cio­nal­men­te, pe­ro nos ale­ja del pun­to al cual nos pro­pu­si­mos lle­gar —aun­que dis­fru­te­mos bre­ve­men­te de la elec­ción—, nos po­si­cio­na­mos an­te el pe­li­gro in­mi­nen­te de ex­pe­ri­men­tar una gran frus­tra­ción más ade­lan­te.

Re­su­mien­do, te in­vi­to a ha­cer el si­guien­te ejer­ci­cio siem­pre que te en­fren­tes al desafío de to­mar una de­ci­sión en­tre dos o más al­ter­na­ti­vas, es­pe­cial­men­te en lo fi­nan­cie­ro:

Ana­li­zar si exis­te una ne­ce­si­dad con­cre­ta que bus­cás sa­tis­fa­cer con es­ta de­ci­sión, o si se tra­ta de un de­seo o ca­pri­cho.

Ana­li­zar con ob­je­ti­vi­dad los re­cur­sos eco­nó­mi­cos de los cua­les dis­po­nés, ya sean aho­rros o ca­pa­ci­dad de pa­go en el ca­so de re­cu­rrir a la fi­nan­cia­ción.

Ana­li­zar có­mo afec­ta­rá di­cha de­ci­sión al lo­gro de tus metas más prio­ri­ta­rias o de cor­to pla­zo.

Ana­li­zar la re­per­cu­sión de es­ta de­ci­sión en tus ob­je­ti­vos de lar­go pla­zo, aque­llos que, sa­bés te ha­rían sen­tir ma­yor rea­li­za­ción o una sa­tis­fac­ción más du­ra­de­ra.

Por úl­ti­mo, te alien­to a que no de­jes de ha­cer­te preguntas, que no te­mas en­con­trar las res­pues­tas y que dis­fru­tes del re­co­rri­do. Aun­que a ve­ces pue­das acer­tar y otras equi­vo­car­te, re­cor­dá que tu me­jor maes­tro es tu úl­ti­mo error

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.