La Co­lum­na de Ni­co­let­ta: Ani­ma­lis­tas exal­ta­dos

Dis­cúl­pen­me, pe­ro el ser ani­ma­lis­tas no les da de­re­cho a ser ra­cis­tas

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Ni­co­let­ta Fiz­zot­ti

Yo ado­ro a los ani­ma­les, prin­ci­pal­men­te a los mi­chi­tos y a los pe­rri­tos, y me pa­re­ce atroz cuan­do se los mal­tra­ta o cuan­do no se los cui­da de ma­ne­ra apro­pia­da. Una mas­co­ta es un miem­bro más de la fa­mi­lia, y co­mo tal hay que cui­dar­lo, ali­men­tar­lo, dar­le agüi­ta, mi­mos, va­cu­nas, pro­veer­le de aten­ción mé­di­ca y ser res­pon­sa­bles con él. Has­ta ahí es­toy en la mis­ma lí­nea con los aman­tes de los ani­ma­les, pe­ro me pier­den cuan­do es­tos se po­nen ex­tre­mis­tas.

Si bien hay mu­chí­si­mas per­so­nas de co­ra­zón de oro en es­tas or­ga­ni­za­cio­nes. Hay ca­da día más lo­qui­tos, a mi pa­re­cer. So­bre to­do los ani­ma­lis­tas de re­des so­cia­les, quie­nes creo que, en pos de la de­fen­sa de los ani­ma­les, sa­can lo peor de los se­res hu­ma­nos. A to­dos nos es­can­da­li­za el mal­tra­to ani­mal, pe­ro tam­po­co es co­mo pa­ra desear la muer­te de to­dos los hi­jos de quie­nes usan abri­go de piel.

Una señora se echa un abri­go de ar­mi­ño de su ta­ta­ra­bue­la, y guay de ella que se atre­va a al­zar una foto a sus re­des so­cia­les. Al to­que va a sal­tar un ani­ma­lis­ta de re­des ofen­di­do ex­pre­san­do: “Oja­lá sea sin­té­ti­co y no un ca­dá­ver”. Y al ra­to ya va a aler­tar a sus se­cua­ces y va a em­pe­zar una hor­da de bull­ying elec­tró­ni­co, agre­sio­nes y ame­na­zas dig­nas de bár­ba­ros ra­di­ca­li­za­dos. Lo más le­ve va a ser: “¿Por qué no te ha­cés un abri­go con tus hi­jos?”. Es co­mo que de re­pen­te, ofen­di­dos, re­pe­li­dos y fu­rio­sos más allá de la ra­zón, to­dos jun­tos se de­di­ca­ran a ha­cer ca­tar­sis de to­dos sus pro­ble­mas per­so­na­les a cos­ta de la po­bre pró­ji­ma que se echó el ar­mi­ño.

Ha­ce unos días co­rrió es­ta suer­te un co­no­ci­do res­tau­ran­te orien­tal de nues­tra ca­pi­tal, que de la ma­ne­ra más co­bar­de y ar­bi­tra­ria fue acu­sa­do de co­ci­nar a un pe­rro vi­vo. Y to­do por­que en otra par­te de la ciu­dad se en­con­tró a un pe­rro ex­tra­ña­men­te de­pi­la­do. Al ra­to, se di­fun­día que el ani­mal ha­bía si­do su­pues­ta­men­te res­ca­ta­do de una olla hir­vien­do con que­ma­du­ras en to­do el cuer­po y eran se­ña­la­dos con el de­do to­dos los res­tau­ran­tes chi­nos de la ca­pi­tal, prin­ci­pal­men­te a uno de los más gran­des y co­no­ci­dos.

Ha­ce unos días co­rrió es­ta suer­te un co­no­ci­do res­tau­ran­te orien­tal de nues­tra ca­pi­tal, que de la ma­ne­ra más co­bar­de y ar­bi­tra­ria fue acu­sa­do de co­ci­nar a un pe­rro vi­vo.

Bas­ta una ame­na­za, una sos­pe­cha, y al to­que ya es­tán 100 per­so­nas con pi­co­tas em­pren­dien­do una ca­ce­ría de bru­jas con­tra el “agre­sor” en cues­tión. Gen­te que —a pe­sar de las de­cla­ra­cio­nes de las au­to­ri­da­des, de los co­mu­ni­ca­dos del res­tau­ran­te en cues­tión y de lo in­fun­da­do de la de­nun­cia— se­guía ju­ran­do que en nues­tro país los chi­nos co­men pe­rros y que ja­más vol­ve­rían a pi­sar el lu­gar, ins­tan­do a otros a que hi­cie­ran un boi­cot al res­tau­ran­te.

Dis­cúl­pen­me. Pe­ro el ser ani­ma­lis­tas no les da de­re­cho a ser ra­cis­tas y me­nos aún a de­nun­ciar sin prue­bas. Y un pe­rro de­pi­la­do ex­tra­via­do y en­con­tra­do en la ca­lle no es prue­ba de que se lo ha­ya sa­ca­do de una olla. Y en­ci­ma se dan el tu­pé de exi­gir a las au­to­ri­da­des que in­ter­ven­gan a to­dos los res­tau­ran­tes orien­ta­les. Es­ta úl­ti­ma par­te me re­cuer­da un po­co a “la no­che de los cris­ta­les ro­tos”.

Es in­creí­ble la fa­ci­li­dad con que —por tra­tar­se de ani­ma­li­tos in­de­fen­sos que mue­ven a mul­ti­tu­des de co­ra­zo­nes en las re­des— una le­yen­da ur­ba­na ge­ne­ra una olea­da de ata­ques y una de­nun­cia irres­pon­sa­ble que per­ju­di­ca a gen­te ho­nes­ta y tra­ba­ja­do­ra.

Al es­cu­char una en­tre­vis­ta en vi­vo he­cha a la de­nun­cian­te de es­te he­cho me di cuen­ta del

ori­gen de to­da es­ta lo­cu­ra que yo ya es­ta­ba por creer (mien­tras se me re­vol­vía el es­tó­ma­go por to­das las ve­ces que ha­bría co­mi­do,co jun­to con mi fa­mi­lia, car­ne de pe­rro). Se tra­ta­ba na­da más y na­da me­nos que de una ani­ma­lis­ta exal­ta­da.ta­da. Una de esas per­so­nas queq cuan­do ven a un ani­mal mal­tra­ta­do sim­psim­ple­men­te ha­cen clic y se trans­for­man en se­res tan irra­cio­na­les co­mo los ani­ma­les que pro­te­gen.pro­teg

Lue­go, gen­te es­can­da­li­zánd es­can­da­li­zán­do­se por las cos­tum bres­tum­bres chi­nas de co­mer perrpe­rros.G en­te: lo vie­nen nen ha­cien­do des­de ha­ce pro­ba­ble­men­tepr un mi­le­nio y for­ma par­te de su cul­tu­ra así co­mo co­mer car­ne de va­ca for­ma par­te de la nues­tra (co­sa que pro­ba­ble­men­te ho­rro­ri­za­ría a más de un hin­dú). Pe­ro mu­chos de es­tos ani­ma­lis­tas exal­ta­dos a la ho­ra de la ver­dad ja­más se nie­gan a un asa­do. En­ton­ces, me pre­gun­to: ¿qué tan cohe­ren­tes son? Yo creo que un ani­ma­lis­ta de pu­ra ce­pa (co­mo sé que hay va­rios y pa­ra na­da exal­ta­dos), pa­ra opo­ner­se de ma­ne­ra cohe­ren­te a que se co­man pe­rros en Chi­na o a que se co­mer­cia­li­cen pie­les de ani­ma­les, no pue­de per­mi­tir­se co­mer car­ne de nin­gún ani­mal ni usar pro­duc­tos de piel de ani­mal (in­clu­yen­do las va­cas). Pa­ra mí, to­dos los de­más son me­ra­men­te “abo­ga­dos de ani­ma­les tier­nos”.

La in­dus­tria pe­le­te­ra res­pon­de que la piel es hoy en día un pro­duc­to le­gal y to­tal­men­te con­tro­la­do pues los ani­ma­les se crían en gran­jas co­mo los po­llos, cer­dos y va­cas. Pa­ra ellos, po­ner­se un abri­go de piel es tan éti­co co­mo co­mer­se un bi­fe.

En fin, siem­pre ha­brá lu­gar pa­ra pe­leas cuan­do ha­ya ex­tre­mis­tas den­tro de am­bos la­dos de la dis­cu­sión. Des­de las crue­llas de vil que se quie­ren echar pie­les de cuan­to bi­cho que ca­mi­ne, has­ta las ani­ma­lis­tas exal­ta­das que se ofen­den con la in­dus­tria apí­co­la por el mal­tra­to a las abe­jas.

Es­ta es mi opi­nión y es­pe­ro que la res­pe­ten y no me bom­bar­deen con men­sa­jes de odio. So­lo les in­vi­to a no de­jar­se ja­más opa­car la ra­zón, ni per­der el diá­lo­go por sus ideo­lo­gías. Nin­gún ex­tre­mo es bueno y la lí­nea en­tre el blan­co y el ne­gro es­tá siem­pre lle­na de gri­ses. A ser me­nos vio­len­tos y ra­di­ca­les. A exi­gir jus­ti­cia den­tro de los mar­cos de la ley. A pen­sar tan­to en el pró­ji­mo co­mo en el ani­ma­li­to. Re­cuer­den, mis que­ri­das ani­ma­lis­tas exal­ta­das, que el in­fierno tam­bién es­tá lleno de gen­te con bue­nas intenciones

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.