El mun­do y sus es­qui­nas: El ar­te de sa­nar

Una cues­tión de cien­cia y fe

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Bea Bo­sio Si que­rés con­tac­tar con Bea, po po­dés es­cri­bir a co co­men­ta­rios@high­class.com.py el­mun­doy­su­ses­qui­nas.blogs­pot.com

Los mé­di­cos y los gran­des hos­pi­ta­les del mun­do han em­pe­za­do a in­cluir en sus ru­ti­nas cu­ra­ti­vas mé­to­dos que es­ti­mu­lan a los en­fer­mos

¿Has­ta qué pun­to in­ci­de el es­ta­do del al­ma y la espiritualidad en una per­so­na que su­fre una do­len­cia fí­si­ca? Du­ran­te mu­cho tiem­po, los cam­pos de la cien­cia y las for­mas “mi­la­gro­sas” de sa­nar es­tu­vie­ron bien de­li­mi­ta­dos. Pe­ro hoy en día, exis­te una re­vo­lu­ción que es­tá cam­bian­do la ma­ne­ra de in­ter­ac­tuar con los pa­cien­tes en pos de un tra­ta­mien­to in­te­gral.

Los mé­di­cos y los gran­des hos­pi­ta­les del mun­do han em­pe­za­do a in­cluir en sus ru­ti­nas cu­ra­ti­vas mé­to­dos que es­ti­mu­lan a los en­fer­mos, y los ayu­dan a for­ta­le­cer no so­lo el cuer­po sino tam­bién la esperanza, el op­ti­mis­mo, el buen hu­mor y la espiritualidad. El ob­je­ti­vo es sim­ple: des­per­tar y for­ta­le­cer con­di­cio­nes emo­cio­na­les po­si­ti­vas que ya han si­do re­co­no­ci­das por la cien­cia co­mo efi­ca­ces en el com­ba­te de las do­len­cias. Es de­cir, ele­men­tos que pue­den en ver­dad fun­cio­nar co­mo re­me­dios pa­ra el al­ma, pe­ro que tie­nen re­per­cu­sio­nes be­né­fi­cas pa­ra el cuer­po en­te­ro.

En Es­ta­dos Uni­dos, es­te con­cep­to in­te­gral es par­te de la fi­lo­so­fía de tra­ba­jo de va­rios cen­tros de sa­lud. Lo uti­li­zan por ejem­plo, en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal del Cán­cer —re­fe­ren­te en in­ves­ti­ga­ción y tra­ta­mien­to de la en­fer­me­dad en to­do el pla­ne­ta— y en la re­nom­bra­da Clí­ni­ca Ma­yo, tam­bién re­co­no­ci­da por sus tra­ta­mien­tos de pri­me­ra lí­nea.

Los mé­di­cos em­pe­za­ron a adop­tar se­ria­men­te es­ta pos­tu­ra a par­tir de la cons­ta­ta­ción em­pí­ri­ca de que las ac­ti­tu­des po­si­ti­vas traían be­ne­fi­cio a los pa­cien­tes. Es­to em­pe­zó a ob­ser­var­se prin­ci­pal­men­te en los hos­pi­ta­les en los que se tra­tan en­fer­me­da­des gra­ves co­mo el cán­cer y otros ma­les que de­man­dan del en­fer­mo una fuer­za ti­tá­ni­ca. En el día a día, los mé­di­cos per­ci­bían que los pa­cien­tes apo­ya­dos en al­gún ti­po de fe y que man­te­nían la esperanza de re­cu­pe­rar­se, de he­cho te­nían me­jo­res re­sul­ta­dos.

A par­tir de esos ha­llaz­gos, co­men­za­ron las in­ves­ti­ga­cio­nes. Hoy hay de­ce­nas de es­tu­dios que fue­ron da­dos a co­no­cer en pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas que ase­gu­ran la in­ci­den­cia del es­pí­ri­tu en las en­fer­me­da­des del cuer­po. Se ha com­pro­ba­do, por ejem­plo, que el op­ti­mis­mo es un fac­tor de pro­tec­ción con­tra el cán­cer de ma­ma. Hay es­tu­dios que han ve­ri­fi­ca­do que las mujeres ex­pues­tas a even­tos ne­ga­ti­vos tie­nen ma­yo­res ries­gos de con­traer la en­fer­me­dad fren­te a las que po­seen sen­ti­mien­tos de fe­li­ci­dad y po­si­ti­vis­mo.

Asi­mis­mo, una in­ves­ti­ga­ción di­vul­ga­da en una de las úl­ti­mas edi­cio­nes de Anales de Me­di­ci­na Fa­mi­liar —pu­bli­ca­ción que aglu­ti­na a va­rias so­cie­da­des cien­tí­fi­cas ame­ri­ca­nas— re­ve­la que los hom­bres op­ti­mis­tas en re­la­ción a su pro­pia sa­lud, se en­cuen­tran más pro­te­gi­dos de en­fer­me­da­des car­dio­vas­cu­la­res. El es­tu­dio, que acom­pa­ñó a 2.800 hom­bres du­ran­te 15 años, cons­ta­tó que la in­ci­den­cia de muer­te por in­far­to o ac­ci­den­tes ce­re­bro­vas­cu­la­res fue tres ve­ces me­nor en­tre quie­nes des­de el prin­ci­pio es­ta­ban más con­fia­dos en man­te­ner una bue­na con­di­ción fí­si­ca.

En otros es­tu­dios so­bre el efec­to de la espiritualidad en la sa­lud, la prác­ti­ca apa­re­ce aso­cia­da a la re­duc­ción de la an­sie­dad y la de­pre­sión, así co­mo a la dis­mi­nu­ción del do­lor, en­tre otras re­per­cu­sio­nes. A par­tir de es­tos re­sul­ta­dos, los cien­tí­fi­cos lle­ga­ron a dos con­clu­sio­nes. Una de ellas, de na­tu­ra­le­za con­duc­tual, in­di­ca que en ge­ne­ral, quien es op­ti­mis­ta, es­pe­ran­za­do y cul­ti­va al­gu­na fe, tie­ne ten­den­cia a te­ner há­bi­tos más sa­nos y se­guir me­jor el tra­ta­mien­to. En es­tos ca­sos, los pa­cien­tes se cui­dan más, se ali­men­tan bien y so­por­tan me­jor el do­lor con la de­ter­mi­na­ción de que lo­gra­rán ven­cer el mal que les aque­ja.

La otra ex­pli­ca­ción es bio­ló­gi­ca. Es­tá com­pro­ba­do que un es­pí­ri­tu más se­gu­ro y es­pe­ran­za­do des­en­ca­de­na en el or­ga­nis­mo una se­rie de reacciones que so­lo traen el bien. “Si

el pa­cien­te es op­ti­mis­ta en­ca­ra un pro­ble­ma de sa­lud co­mo un desafío a ser ven­ci­do. En ese ca­so, las al­te­ra­cio­nes ocu­rri­das en el cuer­po pue­den ser usa­das a su fa­vor”, ex­pli­ca un in­ves­ti­ga­dor del Ins­ti­tu­to de Me­di­ci­na del Com­por­ta­mien­to de la Uni­ver­si­dad Fe­de­ral de São Pau­lo (Bra­sil).

El buen hu­mor pro­mue­ve el au­men­to de pro­duc­ción de hor­mo­nas que for­ta­le­cen el sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co; la ri­sa pro­vo­ca el re­la­ja­mien­to de va­rios gru­pos mus­cu­la­res y me­jo­ra las fun­cio­nes car­dia­cas y res­pi­ra­to­rias, au­men­tan­do la oxi­ge­na­ción de los te­ji­dos. Con es­tas y otras evi­den­cias, el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Cán­cer Ame­ri­cano ya ha crea­do una es­pe­cie de guía pa­ra orien­tar a mé­di­cos, en­fer­me­ros y psi­có­lo­gos so­bre có­mo usar la espiritualidad del pa­cien­te a su fa­vor.

Ya no que­dan du­das de que el as­pec­to emo­cio­nal es un fac­tor de­ter­mi­nan­te en el pro­ce­so de sa­na­ción. Cien­cia y fe com­bi­na­das, sin du­da, son dos gran­des alia­das pa­ra las gran­des ba­ta­llas que no so­lo azo­tan al cuer­po, sino tam­bién al al­ma. Por eso, agre­gar­le a to­da re­ce­ta mé­di­ca una bue­na do­sis de esperanza nun­ca es­tá de más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.