Coa­ching: Soy pa­ra dar

El lí­der de hoy ne­ce­si­ta tra­ba­jar su per­so­na pa­ra po­der es­tar al ser­vi­cio de los de­más

High Class - - HC/CONTENIDO - Por la Lic. Daisy Aben­te, psi­có­lo­ga y coach on­to­ló­gi­co Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bir a da­ben­te@su­pe­rar­te.com.py

Días atrás me de­cía una ami­ga: “Los psi­có­lo­gos do­mi­nan el mun­do; hoy to­do pa­sa por la psi­co­lo­gía”. Y me que­dé pen­san­do en que tie­ne ra­zón por­que con esa afir­ma­ción se ubi­ca a la per­so­na en el cen­tro de to­do. Siem­pre lo es­tu­vo, pe­ro lo cier­to es que ca­da vez más ne­ce­si­ta­mos co­no­cer­nos a no­so­tros mis­mos pa­ra com­pren­der­nos y vi­vir me­jor.

Si bien la psi­co­lo­gía ha te­ni­do avan­ces in­creí­bles co­mo cien­cia, exis­ten otras dis­ci­pli­nas que tam­bién es­tu­dian al ser hu­mano. Y no es­tá en mi in­te­rés juz­gar la ca­li­dad o va­li­dez de nin­gu­na de ellas. Al con­tra­rio, una de mis frases pre­fe­ri­das es “si te ha­ce bien, se­guí ha­cién­do­lo”. Por lo tan­to, si es una dis­ci­pli­na que apor­ta, su­ma, cons­tru­ye y ayu­da, es bueno per­ma­ne­cer en ella.

So­mos se­res su­ma­men­te com­ple­jos y sor­pren­den­tes. En el fon­do, nun­ca sa­be­mos to­tal­men­te lo que pa­sa en la men­te de las per­so­nas y has­ta dón­de pue­den lle­gar. Co­mo se­res di­ná­mi­cos que so­mos, en cual­quier mo­men­to po­de­mos dar un gi­ro tan radical que has­ta a no­so­tros mis­mos nos pue­de sor­pren­der. El he­cho de es­tar so­me­ti­dos a la evo­lu­ción nos po­si­bi­li­ta lle­gar a ser has­ta lo que ni si­quie­ra pen­sá­ba­mos.

En los úl­ti­mos tiem­pos la pa­la­bra li­de­raz­go sue­na fuer­te. El li­de­raz­go, pa­ra mí, im­pli­ca el ar­te de sa­ber con­du­cir, guiar y acom­pa­ñar. Es­tá orien­ta­do a po­ten­ciar las ha­bi­li­da­des y ca­pa­ci­da­des de ca­da per­so­na, de mo­do a que es­ta pue­da in­fluen­ciar en su en­torno. Po­de­mos ana­li­zar el li­de­raz­go que ejer­ce­mos en los di­fe­ren­tes es­ce­na­rios en los que ope­ra­mos: en la em­pre­sa, en la ca­sa, en la pa­re­ja, co­mo pa­dres y en la so­cie­dad. Y, por su­pues­to, exa­mi­nar el es­ti­lo per­so­nal de ca­da lí­der.

El con­cep­to de je­fe es­tá ca­du­co, res­pon­de a vie­jos pa­ra­dig­mas y es­truc­tu­ras ob­so­le­tas. El li­de­raz­go im­pli­ca que el lí­der se sien­ta par­te del equi­po en el que par­ti­ci­pa, pro­mue­va un tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo y de cons­truc­ción con­jun­ta, y sien­ta em­pa­tía por to­dos sus co­la­bo­ra­do­res. Se tra­ta ade­más de que bus­que pro­mo­ver el desa­rro­llo in­te­gral del equi­po, en­tu­sias­me e ins­pi­re, se in­tere­se ge­nui­na­men­te por el otro y se co­nec­te con el po­ten­cial de ca­da colaborador, más allá de sus de­bi­li­da­des. El lí­der de hoy ne­ce­si­ta tra­ba­jar su per­so­na pa­ra po­der es­tar al ser­vi­cio de los de­más, desa­rro­llar ha­bi­li­da­des so­cia­les y de cre­ci­mien­to per­so­nal, y es­tar a la van­guar­dia de los nue­vos pa­ra­dig­mas de ges­tión de gru­pos.

De es­ta ma­ne­ra, los miem­bros del equi­po tam­bién apor­ta­rán lo su­yo, des­de su pro­pio ser. Se­rán pro­ba­ble­men­te los más jó­ve­nes los que mar­ca­rán las úl­ti­mas ten­den­cias res­pec­to a las nue­vas ma­ne­ras de re­la­cio­nar­se, pe­ro sin per­der nun­ca la ca­pa­ci­dad de respeto y cui­da­do ha­cia el otro. La éti­ca so­cial es fun­da­men­tal pa­ra que es­tos nue­vos pa­ra­dig­mas no nos de­vo­ren ni des­tru­yan, sino al con­tra­rio, nos for­ta­lez­ca y ha­gan que crez­ca­mos de una ma­ne­ra más pro­fun­da y sos­te­ni­da.

De to­das ma­ne­ras, con­si­de­ro que del li­de­raz­go per­so­nal na­die se es­ca­pa. Dar­nos cuen­ta de que so­mos los úni­cos y ver­da­de­ros pro­ta­go­nis­tas de nues­tra vi­da, em­po­de­rán­do­nos con nues­tros pen­sa­mien­tos, emo­cio­nes, de­ci­sio­nes y ac­cio­nes nos per­mi­ti­rá ma­du­rar y ser más cons­cien­tes de quié­nes so­mos y de los re­sul­ta­dos que va­mos lo­gran­do.

¿Sos cons­cien­te de tu li­de­raz­go per­so­nal? ¿Es­tás con­for­me con tus re­sul­ta­dos a ni­vel per­so­nal, pro­fe­sio­nal, fa­mi­liar, amo­ro­so y fi­nan­cie­ro? ¿Con­si­de­rás que hay áreas que po­dés re­for­zar o dar­le un em­pu­je? ¿Qué áreas de tu vi­da ne­ce­si­tan ma­yor li­de­raz­go?

El com­pro­mi­so con uno mis­mo es el ma­yor y prin­ci­pal ac­to de amor pro­pio que de­be­mos pro­mo­ver. No por egoís­mo, sino por al­ta y sana au­to­es­ti­ma. En la me­di­da que me­jor es­toy y soy, me­jor pue­do es­tar y ser pa­ra los de­más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.