Se­xo: Mue­bles se­xua­les

High Class - - HC/CONTENIDO -

Los mue­bles eró­ti­cos sir­ven pa­ra ayu­dar­nos a te­ner re­la­cio­nes ín­ti­mas de ma­ne­ra más có­mo­da. Téc­ni­ca­men­te una ca­ma po­dría per­fec­ta­men­te ser con­si­de­ra­da un mue­ble eró­ti­co, pe­ro en reali­dad los mue­bles eró­ti­cos son mu­cho más en­tre­te­ni­dos y ori­gi­na­les, ade­más de ser tre­men­dos alia­dos pa­ra sa­lir de la ru­ti­na.

Hoy en día es­ta in­dus­tria es­tá cre­cien­do enor­me­men­te gra­cias a la ma­yor aper­tu­ra de las per­so­nas, a la pre­dis­po­si­ción a pro­bar nue­vas co­sas y ha­blar abier­ta­men­te de se­xo.

La ma­yo­ría de los mue­bles se­xua­les tie­nen una fun­ción prin­ci­pal­men­te se­xual. Así, en es­ta ca­te­go­ría se pue­den in­cluir ins­tru­men­tos pa­ra fla­ge­la­cio­nes, pi­co­tas, ha­ma­cas, des­li­za­do­res o al­moha­do­nes er­go­nó­mi­cos.

Den­tro del mun­do del sa­do­ma­so­quis­mo se usan mu­chos mue­bles de ín­do­le se­xual que tie­nen ar­ne­ses, su­je­ta­do­res, ca­de­nas, pi­co­tas y to­do ti­po de ele­men­tos pa­ra su­je­tar e in­mo­vi­li­zar en de­ter­mi­na­das po­si­cio­nes, a uno de los in­te­gran­tes du­ran­te la prác­ti­ca del bon­da­ge. Mu­chos de es­tos mue­bles pa­re­cen a sim­ple vis­ta an­ti­guas má­qui­nas de tor­tu­ra. Los adep­tos a es­tas prác­ti­cas, tien­den a te­ner es­tos ar­te­fac­tos tan lla­ma­ti­vos en un cuar­to es­pe­cial lla­ma­do “ca­la­bo­zo”.

En mu­chos “ho­te­les del amor” tam­bién po­drán en­con­trar mue­bles se­xua­les re­ser­va­dos pa­ra pro­veer so­por­te y fa­ci­li­tar la pe­ne­tra­ción mien­tras se rea­li­zan to­do ti­po de po­si­cio­nes. Mu­chos de ellos son ajus­ta­bles de ma­ne­ra a fa­ci­li­tar una gran va­rie­dad de po­si­cio­nes.

En la an­ti­güe­dad, el rey Eduar­do VII de Inglaterra, quien se hi­zo fa­mo­so por sus amo­ríos y adicción a los pla­ce­res de la car­ne, era tan ha­bi­tué de los pros­tí­bu­los pa­ri­si­nos, que en uno lla­ma­do Le Cha­ba­nais, te­nía su pro­pio cuar­to pa­ra su uso ex­clu­si­vo. El cuar­to del rey al­ber­ga­ba una ti­na de co­bre con for­ma de cis­ne que so­lía lle­nar de cham­pag­ne, y una si­lla di­se­ña­da es­pe­cial­men­te pa­ra él. En ella ha­cía el amor con sus aman­tes có­mo­da­men­te y sin aplas­tar­las (pues era muy obe­so).

Hoy en día, la si­lla del rey pa­li­de­ce­ría en com­pa­ra­ción a los va­ria­dos mo­de­los di­se­ña­dos por mue­ble­rías es­pe­cia­li­za­das. Es­te es un ne­go­cio con mu­cho cre­ci­mien­to y gran de­man­da. En Es­ta­dos Uni­dos, dos de los pro­duc­to­res más gran­des son las em­pre­sas Li­be­ra­tor y la si­lla Tan­tra, que dis­tri­bu­yen sus pro­duc­tos a to­do el mun­do. La em­pre­sa Li­be­ra­tor, em­pe­zó ha­ce tre­ce años di­se­ñan­do unos dis­cre­tos al­moha­do­nes cu­ya mi­sión era pro­veer de nue­vas cur­vas, ele­va­ción y án­gu­los a los aman­tes, de mo­do a fa­ci­li­tar la pe­ne­tra­ción du­ran­te las po­si­cio­nes más bá­si­cas. Es­te di­se­ño tan sen­ci­llo es has­ta aho­ra su best se­ller y los ha lle­va­do a desa­rro­llar una gran ga­ma de nue­vos mue­bles e im­ple­men­tos.

Tam­bién hay mue­bles que tie­nen co­mo mi­sión fa­ci­li­tar las po­si­cio­nes más com­pli­ca­das. Es­te es el ca­so de los di­se­ña­dos por Zen by De­sign, una em­pre­sa que fa­bri­ca si­llas se­xua­les ins­pi­ra­das en el Ka­ma­su­tra y cu­ya mi­sión es fa­ci­li­tar las com­ple­jas po­si­cio­nes de es­te an­ti­guo ma­nual se­xual de la In­dia.

Mu­chas de es­tas pie­zas son tan es­pe­cí­fi­cas y lla­ma­ti­vas que una qui­zá no las po­dría po­ner en el li­ving. Se re­quie­re de un es­pa­cio es­pe­cial y pri­va­do pa­ra al­ber­gar­las. Sin em­bar­go, hoy en día va­rias fir­mas de di­se­ño es­tán ofre­cien­do mue­bles muy es­ti­lo­sos que cum­plen con una do­ble fun­ción: se­xual y de­co­ra­ti­va. Po­seen cur­vas er­go­nó­mi­cas que fa­ci­li­tan la pe­ne­tra­ción e in­vi­tan al re­lax, y no lla­man la aten­ción en una sa­la más que por su ele­gan­cia. Es­te es el ca­so del Di­ván Tan­tra, de la Si­lla Fe­lla­tio, o la Si­lla Ade­la, con un di­se­ño muy mo­derno que dis­fra­za su rol de fa­ci­li­tar a la mu­jer a to­mar una po­si­ción do­mi­nan­te du­ran­te la pe­ne­tra­ción. Otra si­lla de de­sign que cum­ple la do­ble fun­ción es el ta­bu­re­te Bar­ba­re­lla, di­se­ña­do pa­ra fa­vo­re­cer el cun­ni­lin­gus.

La ma­yo­ría de es­tas si­llas no son so­lo pa­ra sol­te­ros en bus­ca de aven­tu­ras, son ver­da­de­ros ins­tru­men­tos pen­sa­dos pa­ra reavi­var chis­pas en las parejas y tam­bién, en mu­chos ca­sos, pa­ra fa­ci­li­tar el ca­mino del pla­cer a per­so­nas de edad avan­za­da o con so­bre­pe­so.

Hoy en día es­ta in­dus­tria es­tá cre­cien­do enor­me­men­te gra­cias a la ma­yor aper­tu­ra de las per­so­nas, a la pre­dis­po­si­ción a pro­bar nue­vas co­sas y ha­blar abier­ta­men­te de se­xo. A me­di­da que los te­mas se­xua­les de­jan de ser un ta­bú, to­do lo que an­tes se es­con­día empieza a aflo­rar

por Eli­na Von Dyck

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.