MA­MÁ PRE­CA­VI­DA VA­LE DO­BLE

7 claves pa­ra or­ga­ni­zar­te me­jor y es­tre­sar­te me­nos

High Class - - HC/ECONOMÍA - Por Adria­na Bock, eco­no­mis­ta

Co­mo hi­ja y ma­má no pue­do evi­tar con­mo­ver­me en es­tas fe­chas, cuan­do el te­ma de la ma­ter­ni­dad se vuel­ve om­ni­pre­sen­te y una to­ma con­cien­cia de lo enor­me que es es­te cartel. Qui­zá al de­cir enor­me has­ta me que­de cor­ta, ya que tal vez es­ta­mos ha­blan­do de uno de los ro­les más re­le­van­tes de la exis­ten­cia hu­ma­na.

Ser ma­má es lin­do, sí, es muy lin­do, y tam­bién gra­ti­fi­can­te. Pe­ro nun­ca fue, y me­nos hoy en día, li­via­ni­to ni fá­cil. La de­man­da de asun­tos que aten­der en el día a día pue­de ser ago­ta­do­ra, ya que den­tro del es­pec­tro del mul­ti­tas­king pue­de ca­ber un sin­fín de co­sas, co­mo por ejem­plo el ma­ne­jo del di­ne­ro.

En esen­cia, las ma­más so­mos y es­ta­mos pa­ra aque­llos que ne­ce­si­tan de nues­tro cui­da­do y pro­tec­ción. Y pa­ra lo­grar­lo, nin­gún es­fuer­zo pa­re­ce es­tar de más. Mu­chas ve­ces usa­mos el di­ne­ro co­mo “va­ri­ta má­gi­ca”, pa­ra re­sol­ver ca­si cual­quier si­tua­ción que se pre­sen­ta o pa­ra ir al res­ca­te an­te cual­quier ur­gen­cia. Es­to no está mal, pe­ro exis­te el ries­go de caer en un des­or­den que con el tiem­po pue­de lle­var­nos al caos.

Pe­ro tam­po­co es cues­tión de ha­cer un dra­ma o de de­ses­pe­rar­se ya que, con al­go de or­ga­ni­za­ción, po­de­mos lo­grar más efi­ca­cia con me­nos es­trés, tam­bién en lo eco­nó­mi­co.

A con­ti­nua­ción, com­par­to con­ti­go al­gu­nas ideas que a mí me fun­cio­nan muy bien. Es­toy se­gu­ra de que al­gu­nas de ellas pue­den ser­vir­te tam­bién a vos:

1. ME­NÚ SE­MA­NAL. Sue­ne o no ar­cai­co, el te­ma de la ali­men­ta­ción del ho­gar en mu­chos ca­sos si­gue sien­do “un asun­to de ma­má”, y cuan­do an­dás de aquí pa­ra allá en un mis­mo día, las ho­ras vue­lan y es­te te­ma pue­de com­pli­car­se. Pa­ra ase­gu­rar­te de que tu pro­le co­ma va­ria­do y sa­lu­da­ble, sin des­cui­dar sus gus­tos ni gas­tar de más, te su­gie­ro pro­gra­mar con tiem­po las co­mi­das de la se­ma­na. Un plus a fa­vor de es­ta idea es, se­gún mi ex­pe­rien­cia, que los chi­cos se­pan de an­te­mano qué pla­to to­ca ca­da día, de mo­do a mi­ni­mi­zar la re­sis­ten­cia na­tu­ral an­te lo ines­pe­ra­do. 2. LISTA DE COM­PRAS. Una vez que ya te­nés pro­gra­ma­do el me­nú de la se­ma­na, se ha­ce mu­cho más fá­cil ela­bo­rar una lista de com­pras que con­tem­ple to­do lo ne­ce­sa­rio en cuan­to a co­mes­ti­bles. So­lo fal­ta­ría agre­gar los de­más ru­bros co­mo ar­tícu­los de lim­pie­za, toi­let­te, etc. Tam­bién ayu­da a es­ta­ble­cer días y ho­ras pa­ra sa­lir de com­pras, de mo­do a evi­tar los mo­men­tos de ma­yor con­ges­tión, tan­to en el trá­fi­co co­mo en las co­las pa­ra pa­gar. Y si no te gus­ta ir al su­per­mer­ca­do o que­rés fa­ci­li­tar­te aún más las co­sas, po­dés re­cu­rrir a las com­pras on-li­ne, que tam­bién son una bue­na op­ción.

3. PRE­SU­PUES­TO. Si hay al­go que pue­de su­mar un gran es­trés a tu vi­da es que­dar­te sin dis­po­ni­bi­li­dad de di­ne­ro a mi­tad de mes. Po­dés evi­tar es­to pla­ni­fi­can­do tus gas­tos me­dian­te un pre­su­pues­to men­sual. Pa­ra ela­bo­rar­lo, es ne­ce­sa­rio que los cla­si­fi­ques se­gún su ti­po y ni­vel de prio­ri­dad. Es­tos pue­den ser fi­jos (alquileres, men­sua­li­da­des y ser­vi­cios co­mo se­gu­ros o te­le­fo­nía), va­ria­bles (mo­vi­li­dad, ali­men­ta­ción, ener­gía eléc­tri­ca y agua) y op­cio­na­les (pa­seos, sa­li­das o mo­da).

4. CA­LEN­DA­RIO DE PA­GOS. No es­tás obli­ga­da a te­ner “me­mo­ria de ele­fan­te”, me­nos con las mi­les de co­sas que de se­gu­ro ocu­pan tu men­te. No obs­tan­te, ol­vi­dar­te de pa­gar una cuen­ta, recibir un re­cla­mo de­bi­do a un atra­so, o que ven­zan las fac­tu­ras sin que ha­yas apar­ta­do el mon­to pa­ra pa­gar­las, son co­sas que sin du­da pue­den

Ser ma­má es lin­do, sí, es muy lin­do, y tam­bién gra­ti­fi­can­te. Pe­ro nun­ca fue, y me­nos hoy en día, li­via­ni­to ni fá­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.