LAS MU­JE­RES QUE NO QUIE­REN SER MA­DRES

Una de­ci­sión in­de­pen­dien­te que es par­te de la vi­da de las mu­je­res

High Class - - HC/PSICOLOGÍA - Por la Lic. Gabriela Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

Las No Mot­hers (no ma­dres) o NoMo, por sus si­glas en in­glés, son mu­je­res que de­ci­den no ser ma­dres. Al­gu­nas ar­gu­men­tan su elec­ción con pro­ble­mas de sa­lud o fal­ta de em­pa­tía con los ni­ños. Pe­ro pa­ra otras, la de­ci­sión es in­de­pen­dien­te a la in­fer­ti­li­dad, la fal­ta de pa­re­ja o el de­sin­te­rés por los ni­ños; sim­ple­men­te res­pon­de a que los hi­jos no for­man par­te de su pro­yec­to de vi­da.

Un ar­tícu­lo so­bre el te­ma ti­tu­la­do “Las NoMo, así son las mu­je­res que no quie­ren ser ma­dres”, pu­bli­ca­do en el dia­rio El Mun­do (Es­pa­ña) se­ña­la lo si­guen­te: “En los paí­ses oc­ci­den­ta­les, en­tre un 25 y un 30 % de mu­je­res no se­rán ma­dres, un gran cam­bio so­cio­ló­gi­co en ape­nas una ge­ne­ra­ción. Las co­sas es­tán cam­bian­do y la ten­den­cia de no te­ner hi­jos está cre­cien­do en to­dos los paí­ses. Ha­ce unos años se ha­bla­ba de los sin­gles, hoy se ha­bla de las No Ma­dres”.

En Pa­ra­guay tam­bién en­con­tra­mos es­ta ten­den­cia. Ca­da vez hay más mu­je­res que de­ci­den no pro­crear por di­fe­ren­tes mo­ti­vos, pe­ro con una so­la con­vic­ción: no ne­ce­si­tan hi­jos pa­ra sen­tir­se com­ple­tas, ya lo son. Es­te es un fe­nó­meno so­bre el cual no se ha­bla con fre­cuen­cia, pe­ro del que qui­zá po­dría­mos apren­der al­go fun­da­men­tal: la to­ma de de­ci­sio­nes per­so­na­les y tras­cen­den­ta­les de­be­rían fun­da­men­tar­se en con­vic­cio­nes ín­ti­mas y es­tar ale­ja­das de im­po­si­cio­nes cul­tu­ra­les y so­cia­les. So­lo así po­dre­mos ac­tuar con au­to­no­mía y no cul­par o cas­ti­gar a los de­más por el des­tino que nos to­que en suer­te.

Exis­ten mo­ti­vos re­la­cio­na­dos a la pa­re­ja (no ha­ber en­con­tra­do a la per­so­na in­di­ca­da con quien criar hi­jos) co­mo pro­ble­mas bio­ló­gi­cos (la in­fer­ti­li­dad, la en­do­me­trio­sis o la edad avan­za­da), ade­más de cues­tio­nes in­he­ren­tes a la pro­fe­sión. Pe­ro cuan­do se tra­ta de una de­ci­sión in­de­pen­dien­te co­mo la de no ser ma­dre, la con­no­ta­ción de re­be­lión y de em­po­de­ra­mien­to en la mu­jer, sor­pren­de. Es­ta es una de­ci­sión sub­ver­si­va por­que sa­le de la nor­ma y de lo que se con­si­de­ra una mi­sión en las mu­je­res. Toda mu­jer que no desea te­ner hi­jos de­be­ría co­men­tar­lo y vi­vir es­ta elec­ción sin ne­ce­si­dad de dar ex­pli­ca­cio­nes a na­die, me­nos hoy, en pleno si­glo XXI.

Una de ellas es An­drea (nom­bre fic­ti­cio), quien cuen­ta có­mo fue juz­ga­da por su ma­dre cuan­do se es­te­ri­li­zó a los 33 años: “De no­vios, mi ma­ri­do y yo ya ha­bía­mos de­ci­di­do que no ten­dría­mos hi­jos. En nues­tro ca­so, am­bos te­nía­mos la mis­ma pos­tu­ra an­te la ne­ga­ti­va de ser pa­dres. Pe­ro la pre­sión pa­ra que ten­ga­mos hi­jos des­pués de ca­sar­nos, de par­te de toda la fa­mi­lia, era ca­da vez más in­ten­sa, por­que el re­loj bio­ló­gi­co fe­me­nino tie­ne fe­cha de ca­du­ci­dad. De­ci­di­mos op­tar por la es­te­ri­li­za­ción. Mi ma­má me de­cía que yo no es­ta­ría com­ple­ta co­mo mu­jer si no te­nía hi­jos, pe­ro mi de­ci­sión irre­ver­si­ble hi­zo que ella se enoje y me re­pro­che con du­re­za. Pe­ro con el tiem­po, mi me­di­da fue com­pren­di­da des­de un lu­gar de res­pe­to a mis elec­cio­nes y pro­yec­to de vi­da, en el que nun­ca hu­bo ni­ños in­clui­dos. El ma­les­tar fue do­lo­ro­so, pe­ro mi de­ci­sión es­ta­ba to­ma­da y no vol­ve­ría atrás por los pre­jui­cios aje­nos ni pa­ra complacer a na­die”.

Es­ta his­to­ria per­te­ne­ce a más de una mu­jer que ha ele­gi­do no ser ma­dre. Más aún en nues­tro país, que to­da­vía tie­ne ins­ta­la­do el soft­wa­re ma­chis­ta en va­rias es­fe­ras de la so­cie­dad, in­de­pen­dien­te­men­te del es­ta­tus so­cial, in­te­lec­tual o eco­nó­mi­co. Asi­mis­mo, hay una do­ble mo­ral con res­pec­to a los ro­les de la mu­jer, quien se de­ba­te con mu­cha más di­fi­cul­tad que el hom­bre, en­tre ser ma­dre y pro­fe­sio­nal. En ge­ne­ral, mu­chas mu­je­res arri­ban a la ma­ter­ni­dad por ser al­go “que hay que ha­cer” co­mo si de un ítem cu­rri­cu­lar exi­gi­do por la so­cie­dad se tra­ta­se.

Ele­gir no ser ma­dre tie­ne mu­chas ven­ta­jas: no exis­ten los mie­dos a mu­chas cues­tio­nes que em­pie­zan ni bien nos en­te­ra­mos que es­ta­mos em­ba­ra­za­das; no hay mie­do de cam­biar, de per­der el tra­ba­jo, via­jar, sa­lir o pla­ni­fi­car la vi­da in­de­pen­dien­te­men­te. No hay mie­dos con res­pec­to a per­ma­ne­cer o ter­mi­nar con una re­la­ción de pa­re­ja, mie­do a la res­pon­sa­bi­li­dad de ofre­cer­le a al­guien que de­pen­de ab­so­lu­ta­men­te de uno, un buen por­ve­nir, un am­bien­te

El no te­ner hi­jos ya no se con­si­de­ra una pér­di­da, sino una de­ci­sión a con­cien­cia que pue­de fre­nar un ta­bú mu­cho peor: el arre­pen­ti­mien­to por ha­ber te­ni­do hi­jos.

se­gu­ro. Las vi­ven­cias de las cri­sis po­lí­ti­cas y eco­ló­gi­cas no cau­san la mis­ma an­gus­tia que pa­ra una per­so­na que tra­jo un hi­jo al mun­do. La li­ber­tad de ser in­de­pen­dien­te ofre­ce co­mo­di­da­des ya que, co­mo de­cía Gar­cía Lor­ca: “Te­ner un hi­jo no es te­ner un ra­mo de ro­sas”, en re­la­ción a las di­fi­cul­ta­des y la gran res­pon­sa­bi­li­dad que con­lle­va. Pe­ro al mis­mo tiem­po que se evi­tan las es­pi­nas, se pier­den las flo­res. Es­tos cues­tio­na­mien­tos con­tra­dic­to­rios qui­zá nun­ca po­drán ser re­suel­tos ya que quien tie­ne hi­jos, tam­bién mu­chas ve­ces se cues­tio­na: ¿có­mo hu­bie­se si­do mi vi­da sin hi­jos? ¿Hu­bie­se si­do me­jor pro­fe­sio­nal? ¿Hu­bie­se rea­li­za­do mis sue­ños de via­jar o es­tu­diar?

En­tre otros cues­tio­na­mien­tos pro­fun­dos y sub­je­ti­vos, quien de­ci­de no te­ner hi­jos se re­fle­xio­na so­bre la so­le­dad, la in­tri­ga de sa­ber qué se sien­te ser ma­dre, en­tre otros. Pe­ro al me­nos no de­ci­den ser ma­dres por te­mor a la so­le­dad ni a los pre­jui­cios. Pa­ra es­tas mu­je­res, los hi­jos no tie­nen por­qué ser los res­pon­sa­bles de cui­dar­las en su ve­jez, ni tie­nen la mi­sión de ser sus acom­pa­ñan­tes en la vi­da, o de com­ple­tar su exis­ten­cia. Es­tas va­ria­bles, sin em­bar­go, sir­ven de ar­gu­men­to pa­ra quie­nes traen hi­jos al mun­do sin pen­sar­lo de­ma­sia­do, lo que a su vez pue­de des­en­ca­de­nar frus­tra­cio­nes res­pec­to al rol ma­terno, des­am­pa­ro y has­ta aban­dono de los hi­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.