AMOR DE IDA Y VUEL­TA

His­to­rias de una ma­dre do­nan­te y de un re­cep­tor triatle­ta

High Class - - HC/PSICOLOGÍA - Por Bea Bo­sio el­mun­doy­su­ses­qui­nas.blogs­pot.com

Abby era una ma­dre jo­ven y se en­con­tra­ba en ple­na crian­za de dos ni­ñas cuan­do se en­te­ró de que su fa­mi­lia se agran­da­ría y sus hi­jos se­rían tres. Des­de el pri­mer ins­tan­te vi­vió la ilu­sión de su em­ba­ra­zo con toda la ter­nu­ra que im­pli­ca la lle­ga­da de un nue­vo be­bé.

A las die­ci­nue­ve se­ma­nas de ges­ta­ción, acu­dió con su ma­ri­do a una eco­gra­fía de ru­ti­na, pe­ro la téc­ni­ca que guia­ba la eco­gra­fía, de pron­to de­jó de ha­cer los co­men­ta­rios tí­pi­cos y em­pe­zó a fi­jar­se en las me­di­das de la ca­be­za en la pan­ta­lla. Se ex­cu­só un mo­men­to y sa­lió de la sa­la. Un ra­to des­pués in­gre­só un mé­di­co, quien co­rro­bo­ró lo que la téc­ni­ca ha­bía vis­to y fue el por­ta­dor de una te­rri­ble no­ti­cia: el be­bé te­nía anen­ce­fa­lia.

La anen­ce­fa­lia es una mal­for­ma­ción ce­re­bral con­gé­ni­ta que se ca­rac­te­ri­za por la fal­ta to­tal o par­cial de ce­re­bro, crá­neo y cue­ro ca­be­llu­do. El pro­nós­ti­co es tan du­ro co­mo sim­ple: al na­cer, no es via­ble que el be­bé so­bre­vi­va. La op­ción del 95 % de las ma­dres an­te es­te diag­nós­ti­co —al me­nos en Es­ta­dos Uni­dos— es ter­mi­nar con el em­ba­ra­zo, y es ahí don­de la his­to­ria de es­ta ma­dre se vuel­ve he­roi­ca: una vez que su­po que el na­ci­mien­to y muer­te pos­te­rior se­rían sin su­fri­mien­to del re­cién na­ci­do, Ab­bey de­ci­dió lle­var su em­ba­ra­zo a tér­mino, pa­ra do­nar los ór­ga­nos sa­nos de su be­bé, y así po­der sal­var otras vi­das.

Tras sa­ber que era una ni­ña le pu­sie­ron nom­bre. La lla­ma­ron An­nie, que sig­ni­fi­ca “gra­cia” y vi­vie­ron la ges­ta­ción con to­do el co­ra­je que se­me­jan­te ac­to de amor im­pli­ca. Se­ría la pri­me­ra vez que en Oklaho­ma se do­na­rían los ór­ga­nos de un re­cién na­ci­do y que­da­ría sen­ta­do el pre­ce­den­te pa­ra his­to­rias fu­tu­ras. Una ma­ña­na de ju­nio de 2013, An­nie lle­gó al mun­do y com­par­tió con su fa­mi­lia 14 ho­ras y 58 mi­nu­tos de vi­da. Tan pe­que­ña co­mo frá­gil y con una mi­sión im­por­tan­tí­si­ma. No so­la­men­te pu­die­ron do­nar­se las vál­vu­las de su co­ra­zón, sino que tam­bién mu­chos de sus ór­ga­nos fue­ron guar­da­dos pa­ra in­ves­ti­ga­ción y que­dó abier­to el pro­to­co­lo pa­ra que en Oklaho­ma, des­de ese día, pu­die­ran em­pe­zar a rea­li­zar­se tras­plan­tes en neo­na­to­lo­gía.

El co­ra­je de Ab­bey al con­ver­tir en do­nan­te a su hi­ja res­pon­de a ese amor de ma­dre que tras­cien­de el pro­pio do­lor, y se brin­da al mun­do en una con­mo­ve­do­ra mues­tra de ge­ne­ro­si­dad y em­pa­tía.

EL TES­TI­MO­NIO DE DE­REK FITZ­GE­RALD

En­tre los re­cep­to­res tam­bién hay his­to­rias her­mo­sas. Ha­ce po­co leía el tes­ti­mo­nio del triatle­ta De­rek Fitz­ge­rald, so­bre­vi­vien­te de un lin­fo­ma que le de­jó el co­ra­zón fa­lli­do. Él es­cri­bió una con­mo­ve­do­ra car­ta a la per­so­na que le do­nó su co­ra­zón. La com­par­to pa­ra ce­rrar es­ta co­lum­na des­de las dos aris­tas de la do­na­ción de ór­ga­nos: la del do­nan­te y la del re­cep­tor. Si que­rés con­tac­tar con Bea, po po­dés es­cri­bir a co co­men­ta­rios@high­class.com.py

“Ca­da día de es­tos úl­ti­mos seis años de mi vi­da han si­do un re­ga­lo; pe­ro sin du­da, el me­jor re­ga­lo ha si­do la pa­ter­ni­dad. Tu ge­ne­ro­si­dad sal­vó mi vi­da e hi­zo po­si­ble un pe­que­ño mi­la­gro que me lla­ma 'pa­pá'”.

Ab­bie y su hi­ja An­nie.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.