A LA SOM­BRA DE MA­MÁ

A ve­ces es más fá­cil su­cum­bir al en­can­to de una ma­dre diva va

High Class - - HC/SEXO - Por Ni­co­let­ta Fiz­zot­ti

La som­bra de ma­má no siem­pre es cá­li­da y pro­tec­to­ra. A ve­ces es de esas que os­cu­re­ce más de lo que acla­ra y de­ja a las hi­jas en la más ab­so­lu­ta os­cu­ri­dad. Re­cuer­do muy bien la pri­me­ra vez que me to­có ver una som­bra de esa na­tu­ra­le­za. Yo te­nía ca­tor­ce años. Ba­jé del au­to fren­te a la ca­sa de mi ami­ga —la de­co­ra­ción de la en­tra­da es­ta­ba fa­bu­lo­sa— y, en la puer­ta, la fa­mi­lia an­fi­trio­na re­ci­bía a sus in­vi­ta­dos. Al po­ner el pri­mer pie en la gra­da que lle­va­ba al por­che de la ca­sa, la per­so­na que gra­ba­ba con una cá­ma­ra di­ri­gió to­das sus lu­ces ha­cia mí. En­can­di­la­da, dis­tin­guí tres si­lue­tas, la que era ob­via­men­te la del due­ño de ca­sa y otras dos, am­bas de ra­dian­te blan­co.

Dis­tin­guí dos pa­res de her­mo­sas pier­nas bron­cea­das y tor­nea­das a la per­fec­ción, dos me­le­nas do­ra­das y dos ves­ti­dos blan­cos. No po­día ver las ca­ras por la luz ce­ga­do­ra. Me acer­qué pri­me­ro a la del ves­ti­do más cor­to y con más bri­llo y le di­je: ¡“Fe­li­ci­da­des, Fu­la­ni­ta”! En ese mo­men­to se apa­ga­ron las lu­ces y re­so­nó la car­ca­ja­da de la ma­má de mi ami­ga. “¡Ja­ja­ja, me con­fun­dió con­ti­go!”, le di­jo a la hi­ja con un ai­re bur­lón que so­nó a triun­fo. Ru­bo­ri­za­da por la ver­güen­za, en­tré co­rrien­do a la fies­ta.

Con su ves­ti­do co­lor man­te­ca y en­ca­jes bor­da­dos con cris­ta­les, me­nean­do una ca­be­lle­ra que de­ja­ría a cual­quier chi­ca L’Oréal co­mo una es­tú­pi­da, su ma­má fue la diva de la no­che. Al la­do, mi ami­ga pa­re­cía el ex­tra de una com­par­sa.

Te­ner una ma­dre es­plén­di­da de­be ser una car­ga pa­ra mu­chas, so­bre to­do pa­ra las me­nos agra­cia­das por la na­tu­ra­le­za, la suer­te y el se­xo opues­to. Cu­rio­sa­men­te, el 90 % de las ma­dres es­plén­di­das tie­nen hi­jas no tan es­plén­di­das. Pre­gun­té­mos­le a Chaz Bono —el hi­jo de Cher y Sonny Bono—, a quien bau­ti­za­ron Chas­tity (cas­ti­dad) cuan­do era una be­bi­ta. Creo que ver­le a la ma­dre bai­lo­tean­do en tan­ga a los 70 años (y sin un cen­tí­me­tro de más en to­do el cuer­po) ¡le hi­zo dar­se cuen­ta de que era me­jor ren­dir­se, cam­biar de se­xo y con­ver­tir­se en hom­bre!

Te­ner una ma­dre es­plén­di­da de­be ser una car­ga pa­ra mu­chas, so­bre to­do pa­ra las me­nos agra­cia­das por la a na­tu­ra­le­za, la suer­te y ell se­xo opues­to.

Otra le­gen­da­ria mu­jer, la prin­ce­sa Gra­cia de Mó­na­co, de­jó una ca­rre­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca en lo más al­to del es­tre­lla­to pa­ra con­ver­tir­se en la con­sor­te de Ra­nie­ro III, de­jan­do un le­ga­do de es­ti­lo y ele­gan­cia in­mor­ta­les. En opo­si­ción, la me­nor de sus hi­jas, de­jó el Pa­la­cio de Mó­na­co pa­ra co­rre­tear a un guar­daes­pal­das mu­je­rie­go por me­dia Riviera Fran­ce­sa y co­lec­cio­nar lue­go hi­jos de di­fe­ren­tes pa­dres, tan­tos que jun­tos po­drían lle­nar las pá­gi­nas amarillas de per­so­nal pe­di­do: tra­pe­cis­ta, za­pa­te­ro, es­ti­ba­dor de puer­to, do­ma­dor de delfines. De­fi­ni­ti­va­men­te, muy le­ja­na a la ima­gen de da­ma im­po­lu­ta de su ma­dre.

Ha­ce po­co, en una ce­na en la que se en­con­tra­ban una ami­ga y su es­plén­di­da ma­dre, lue­go de un par de co­pas y char­lan­do de ci­ru­gías la hi­ja le di­jo a la ma­dre: “Ma­má, es­tás a una ci­ru­gía de no ce­rrar los ojos”, a lo que la ma­dre le res­pon­dió: “No que­ri­da, es­toy a un lif­ting de pa­re­cer tu hi­ja”. No creo que Ale­xa Beck Ver­sa­ce con­cuer­de con la ma­dre de mi ami­ga. Ver la me­ta­mor­fo­sis de una ma­dre en un Mup­pet de­be ser su­fi­cien­te­men­te trau­ma­ti­zan­te pa­ra ce­rrar­te el es­tó­ma­go. ¡Y lue­go se pre­gun­tan por qué esa po­bre mu­jer está tan fla­ca! Ima­gi­na­te te­ner que ver­la a Do­na­te­lla con la ca­ra co­mo pros­ciut­to dos ve­ces por se­ma­na. ¡Y es que con tan­tos pe­chos, tan­ta bo­ta, tan­ta mi­ni, tan­to pla­ti­na­do y tan­to bron­cea­do, cual­quie­ra se trau­ma!

Y ya que ha­bla­mos de blon­das re­la­cio­nes, có­mo ol­vi­dar a nues­tra blon­dí­si­ma ve­ci­na con su ce­tro al otro la­do del ria­chue­lo: la eter­na Su­sa­na Gi­mé­nez y la po­bre Me­cha. A la Su la cor­nean, le sa­can pla­ta y ella ti­ra un ce­ni­ce­ro de Bac­ca­rat y a los tres me­ses se ríe de sí mis­ma en un mu­si­cal, más es­plén­di­da y más fla­ca que an­tes. Me­chi­ta, po­bre­ci­ta, ni se ani­ma a ser to­tal­men­te ru­bia y an­da con unas, val­ga la re­dun­dan­cia, “me­chas” cao­ba pa­ra di­fe­ren­ciar­se de su im­po­nen­te ma­dre. Pa­ra com­ple­tar el cua­dro, a Me­cha la cor­nean en pú­bli­co, le sa­can fo­tos de los pe­los con la aman­te y cuan­do pre­sen­ta can­di­da­to nue­vo, es tris­te­men­te peor que el an­te­rior. Na­da que ha­cer al la­do de la Su y su es­me­ral­da gi­gan­te.

No ol­vi­de­mos a la ma­dre más re­gia del reino de Es­pa­ña, la be­llí­si­ma Isa­bel Preys­ler. Es tan có­mi­co cuan­do po­sa con las hi­jas Cha­be­li­ta y Tamara, que en com­pa­ra­ción a la ma­dre pa­re­cen bo­ce­tos mal he­chos por Walt Dis­ney pa­ra el pa­pel de las her­ma­nas­tras de Ce­ni­cien­ta. Es di­fí­cil ser nu­be en un cie­lo es­tre­lla­do y vi­vir a la som­bra de una rei­na que no pro­pi­na tí­tu­los de prin­ce­sa. A ve­ces es más fá­cil ad­mi­tir la de­rro­ta y su­cum­bir co­mo el res­to del mun­do al en­can­to de esa diva, aun­que esa diva sea ma­má

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.