La co­lum­na de Ni­co­let­ta: No le pi­dan peras al ol­mo

La idea de la me­dia na­ran­ja es otra qui­me­ra im­pro­ba­ble

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Ni­co­let­ta Fiz­zot­ti

Tan­tas ve­ces ha­bre­mos es­cu­cha­do de bo­cas de nues­tras ma­dres, la cé­le­bre fra­se ma­ter­na de ca­be­ce­ra: “No le pi­das peras al ol­mo”, emi­ti­da ca­da vez que nos que­já­ba­mos de al­gu­na fal­ta de de­li­ca­de­za por par­te de nues­tras pa­re­jas, a quie­nes ellas nun­ca ter­mi­na­ban de apro­bar. Cuan­do vol­vía­mos a es­tar sol­te­ras, y em­pe­zá­ba­mos nue­va­men­te a fre­cuen­tar nue­vos pro­yec­tos de me­dia na­ran­ja —y nos en­con­trá­ba­mos lue­go con que lo que ha­bía era pu­ra na­ran­ha hái y se­mi­llas de ma­ma­rra­cho—, es­ta fra­se­ci­ta vol­vía a so­nar co­mo un eco en­ca­de­na­do en nues­tras ca­be­zas.

Co­mo mu­chas de us­te­des, sol­te­ras vi­ta­li­cias del club de los do­min­gos de­pre —día en que se vuel­ve a ana­li­zar to­do lo que ocu­rrió o de­jó de ocu­rrir la no­che an­te­rior— yo tam­bién pa­sé gran par­te de mi vi­da bus­can­do a mi me­dia na­ran­ja. Lo que en­con­tré fue­ron mu­chas me­dias san­días, tres me­lo­nes po­dri­dos, dos fru­ti­llas es­ta­cio­na­les, me­dia do­ce­na de áci­dos li­mo­nes y un ba­na­nal in­ter­mi­na­ble de de­cep­cio­nes.

Con tre­men­da en­sa­la­da de fru­tas en mi coc­te­le­ra men­tal no es de ex­tra­ñar que me den es­ca­lo­fríos y tem­blo­res ca­da vez que me acer­co a la gón­do­la de fru­tas del su­per­mer­ca­do. Es co­mo que si tu­vie­ra que pa­gar al­gún mal kar­ma de al­gu­na vi­da pa­sa­da, de­bi­do al cual ca­da vez que me­to mis ma­nos en la ca­nas­ta de man­za­nas es­plén­di­das y en­ce­ra­das, ter­mino siem­pre sa­can­do la úni­ca man­za­na po­dri­da del lo­te.

Ya lo de­cía una sa­bia y vie­ja ami­ga mía, mien­tras ju­ga­ba al bridge con sus ami­gas: “Hay que tro­pe­zar con mu­chas cás­ca­ras an­tes de en­con­trar la ba­na­na co­rrec­ta”.

An­tes de que sean es­ta­fa­das por un ma­ca­bro agen­te de via­jes que pre­ten­da ven­der­les un pa­que­te tu­rís­ti­co pa­ra sol­te­ras gla­mo­ro­sas a la re­gión fru­tí­co­la de Ca­li­for­nia, pa­ra que — cu­chi­llo en mano— cor­ten li­te­ral­men­te ca­da na­ran­ja has­ta en­con­trar la me­dia que les fal­ta, ¡no se suban al avión que no hay nin­gún Ke­vin Cost­ner que va­ya co­rrien­do a res­ca­tar­las mien­tras sue­na “I will al­ways lo­ve you”. Por­que, ojo, pue­de que, co­mo me pa­só a mí, bus­quen en cuan­ta bo­te­lla de Char­don­nay, Mer­lot y Car­mé­nè­re en­con­trar al me­nos “me­dia uva”, ter­mi­nan­do me­dio ebria día de por me­dio.

Pe­ro a no per­der la cal­ma, aun­que ya no al­ber­guen es­pe­ran­zas, les ase­gu­ro, mis regias, que en me­dio de es­ta fru­te­ría ran­cia, en­tre ma­mo­nes y agua­ca­tes, to­da­vía que­da es­pe­ran­za, ¡siem­pre y cuan­do una no le pi­da peras al ol­mo!

Mu­chas ve­ces me sen­té a ana­li­zar cuá­les son los erro­res re­cu­rren­tes que co­me­to con las de­más me­dias fru­tas con las que me he to­pa­do en la vi­da, y en­tre los clá­si­cos —que to­da mu­jer co­me­te—, los que me lla­ma­ron po­de­ro­sa­men­te la aten­ción fue­ron dos: el pri­me­ro, nun­ca ha­ber he­cho una te­ra­pia de con­trol de la ira; y el se­gun­do, la fra­se pre­fe­ri­da de mi ma­dre: “pe­dir­le peras al ol­mo”. Es de­cir, te­ner ex­pec­ta­ti­vas por en­ci­ma de la reali­dad y las po­si­bi­li­da­des que la si­tua­ción ofre­ce.

Pri­me­ro sa­lí con el Sr. Ci­rue­lo, pen­san­do que era mi me­dia na­ran­ja y re­sul­tó ser un ci­rue­lax, ¡ya se ima­gi­na­rán por­qué! Des­pués sa­lí con una se­rie de fru­tas de es­ta­ción. Us­te­des, mis lec­to­ras de in­fan­cia ochentosa, se­gu­ro re­cuer­dan el slo­gan: “lu­nes: du­razno; mar­tes: vai­ni­lla; miér­co­les: pi­ña; jue­ves: fru­ti­lla…”.

El Sr. Pi­ña me pro­pi­nó unas cuan­tas de las de su nom­bre y me­jor no si­go con la lis­ta por­que es­to ya va a pa­re­cer un mer­ca­do.

Una va vol­vién­do­se más co­no­ce­do­ra de las fru­tas y no pue­de se­guir pen­san­do que una pa­pa­ya es una me­dia na­ran­ja, aun­que siem­pre se nos cue­le un ape­pú en­ga­ño­so. El pro­ble­ma es que siem­pre quie­ren ven­der­nos uva por san­día. ¿Oh, no?

Una va vol­vién­do­se más co­no­ce­do­ra de las fru­tas y no pue­de se­guir pen­san­do que una pa­pa­ya es una me­dia na­ran­ja, aun­que siem­pre se nos cue­le un ape­pú en­ga­ño­so. El pro­ble­ma es que siem­pre quie­ren ven­der­nos uva por san­día. ¿Oh, no?

Otra es­plén­di­da ami­ga fruc­tí­vo­ra es­ta­ba fe­liz con su uva has­ta que apa­re­ció to­do el ra­ci­mo: la ma­dre psi­có­pa­ta, la her­ma­na ase­si­na, el her­mano aco­sa­dor, la ex pi­ro­ma­nía­ca y la pri­ma chis­mo­sa. Y ni qué de­cir de la po­bre que ba­bea­ba por el agua­ca­te has­ta que se que­dó sin dien­tes tra­tan­do de rom­per el ca­ro­zo.

A sim­ple vis­ta ca­da fru­ta es ob­via, pe­ro al pro­bar­la, que­ri­da ami­ga, te das cuen­ta de que es­ta­ba in­jer­ta­da o era trans­gé­ni­ca, de que tie­ne ape­ti­to pa­sio­nal inor­gá­ni­co (esa ba­na­na que no an­da); es de ba­rro, de plás­ti­co, ver­de o es­tá po­dri­das de ca­rác­ter; tie­ne gu­sa­ni­tos, es­tá fer­men­ta­da, caí­da, muy afe­rra­da a la plan­ta o pi­co­tea­da por un pa­ja­ri­to. ¡Pío, pío, pío!

Se­gu­ro se pre­gun­tan: ¿aca­so to­das las me­dias na­ran­jas ya fue­ron he­chas ju­go y be­bi­das por una más vi­va? Con to­do es­te es­trés fru­tal ya ten­go el pron­tua­rio co­mo el som­bre­ro de Car­men Mi­ran­da. Es­to me re­cuer­da a la pe­lí­cu­la de te­rror más im­pro­ba­ble de la historia: El ata­que de los to­ma­tes ase­si­nos, te­nien­do en cuen­ta que los to­ma­tes tam­bién son fru­tas, no es na­da ra­ro que fun­cio­na­ra el guion.

La idea de la me­dia na­ran­ja es otra qui­me­ra im­pro­ba­ble, tra­ma­da por al­gún es­tú­pi­do es­tu­dio holly­woo­den­se pa­ra en­ga­ñar a mu­je­res es­tú­pi­das co­mo vos y yo. Es co­mo una ver­sión gour­met del prín­ci­pe azul, con­ver­ti­do en me­tá­fo­ra fru­tal. Pe­ro vos y yo sa­be­mos que así co­mo los prín­ci­pes ni son azu­les, ni son prín­ci­pes, las me­dias na­ran­jas tam­po­co son ni dul­ces ni me­nos aún com­ple­men­ta­rias a nues­tra mi­tad.

Ha­bría que ol­vi­dar­se de la mi­tad de la fru­ta. Al fin y al ca­bo es­to nos pa­sa por na­bas que nos ma­rea­mos con el pri­mer ce­re­zo en flor que nos ofre­ce un pé­ta­lo. Gra­bá­te­lo, que­ri­da mía: ¡a vos no te fal­ta me­dia na­da! Y me­nos otra me­dia­lu­na pa­ra se­guir en­gor­dan­do. ¡A sol­tar la me­dia vi­da y dejar de ser me­dio fe­liz, que es­tás en­te­ra!

Cuan­do te ba­tan la coc­te­le­ra no le pi­das peras al ol­mo y no te es­tre­ses con la fá­bu­la de la me­dia na­ran­ja, que si la za­naho­ria te ha­ce fe­liz, di­cho­sa seas. Y si te que­da un po­co de ro­man­ti­cis­mo prác­ti­co, hacete un ju­go de me­dia na­ran­ja con una za­naho­ria y ti­ra­te al sol co­mo una la­gar­ta ¡que vas a que­dar es­plén­di­da!

A mis rei­nas des­ba­na­na­das, mis pi­sa­do­ras pro­fe­sio­na­les de cás­ca­ras, mis in­di­ges­tas he­roí­nas de es­te huer­to sal­va­je que es la vi­da: ¡Aguan­ten, mis regias Car­men Mi­ran­das!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.