Sép­ti­mo Ar­te: Johnny Depp en Pi­ra­tas del Ca­ri­be: La Ven­gan­za de Sa­la­zar

High Class - - HC/CONTENIDO - Tex­to y Fo­tos: Gentileza de Fil­ma­gic En­ter­tein­ment

Johnny Depp re­gre­sa a la pan­ta­lla gran­de co­mo el icó­ni­co e in­tré­pi­do an­ti­hé­roe ca­pi­tán Jack Spa­rrow, en la nue­va pe­lí­cu­la Pi­ra­tas del Ca­ri­be: La Ven­gan­za de Sa­la­zar. La nue­va en­tre­ga de la sa­ga cuen­ta ade­más con las ac­tua­cio­nes de Ja­vier Bar­dem, Ka­ya Sco­de­la­rio, Bren­ton Th­wai­tes, Or­lan­do Bloom y Geof­frey Rush.

La quin­ta en­tre­ga de es­ta ani­ma­dí­si­ma aven­tu­ra en­cuen­tra al ca­pi­tán Jack Spa­rrow pa­san­do por una mala ra­cha, con la sen­sa­ción de que los vien­tos de la mala for­tu­na so­plan fuer­te­men­te en su di­rec­ción cuan­do los le­ta­les ma­ri­ne­ros fan­tas­mas, li­de­ra­dos por el ate­rra­dor ca­pi­tán Sa­la­zar (Ja­vier Bar­dem), se es­ca­pan del De­vil’s Trian­gle em­pe­ña­dos en ma­tar a to­dos los pi­ra­tas del mar, en par­ti­cu­lar a Jack. La úni­ca es­pe­ran­za que tie­ne Spa­rrow de so­bre­vi­vir ya­ce en el le­gen­da­rio Tri­den­te de Po­sei­dón, pe­ro pa­ra en­con­trar­lo de­be for­mar una in­có­mo­da alian­za con Ca­ri­na Smyth (Ka­ya Sco­de­la­rio), una bri­llan­te y her­mo­sa as­tró­no­ma, y con Henry (Bren­ton Th­wai­tes), un jo­ven y de­ci­di­do ma­ri­ne­ro de la Ma­ri­na Real.

Al ti­món del Dying Gull, su las­ti­mo­so bar­qui­to gas­ta­do, el ca­pi­tán Jack pro­cu­ra no so­lo re­ver­tir su re­cien­te alu­vión de mala for­tu­na, sino tam­bién sal­var su vi­da del enemi­go más for­mi­da­ble y ma­ligno al que se ha­ya en­fren­ta­do.

Una de las co­sas que más le gus­ta­ron a Johnny Depp de re­to­mar su pa­pel del icó­ni­co sin­ver­güen­za Jack Spa­rrow, en Pi­ra­tas del Ca­ri­be: La ven­gan­za de Sa­la­zar, fue la opor­tu­ni­dad de vol­ver a tra­ba­jar con los de­más ac­to­res. “Fue mag­ní­fi­co”, di­ce Depp. “De pron­to, me en­cuen­tro ro­dea­do por es­te di­ver­so gru­po de ar­tis­tas, a quie­nes real­men­te no co­noz­co co­mo ac­to­res. Por ejem­plo, pa­ra mí, Ke­vin McNally es so­lo Gibbs y Step­hen Graham es so­lo Scrum. De ma­ne­ra que, al ins­tan­te, re­to­ma­mos la ac­tua­ción don­de la de­ja­mos e in­ten­ta­mos ha­cer que el otro se ría en las es­ce­nas. Es agra­da­ble que Or­lan­do Bloom ha­ya re­gre­sa­do pa­ra en­mar­car la historia de su pa­dre. Y tam­bién te­ne­mos de nue­vo a hom­bres co­mo Mur­togg y Mull­roy”, con­fie­sa Johnny.

Res­pec­to de qué pien­sa que al pú­bli­co le en­can­ta de Jack, Depp di­ce: “Creo que, pri­me­ro y prin­ci­pal —y otra par­te im­por­tan­te del per­so­na­je— es que, de­bi­do a su irre­ve­ren­cia, que es más bien inocencia, Jack tie­ne cier­ta pu­re­za. Él so­lo di­ce lo que pien­sa y lue­go li­dia con las con­se­cuen­cias. Tal vez se da cuen­ta de eso unos cin­co se­gun­dos y me­dio des­pués por­que tie­ne las ideas un po­co des­or­de­na­das”.

Agre­ga: “Creo que, ini­cial­men­te, el pú­bli­co reac­cio­nó a que es­te hom­bre se sa­lía con la su­ya en co­sas en las que a to­dos nos gus­ta­ría sa­lir­nos con la nues­tra. Di­ce co­sas que a to­dos nos gus­ta­ría de­cir”. A los fa­ná­ti­cos les ale­gra­rá sa­ber que Jack tam­po­co cam­bia­rá en la nue­va pe­lí­cu­la. Depp ex­pli­ca: “Una de las de­ci­sio­nes claves que ha­bía to­ma­do pa­ra el ca­pi­tán Jack Spa­rrow era que no ha­bría un desa­rro­llo. No sé si apren­de al­go de lo que ha­ce y no quie­ro que lo ha­ga. Creo que so­lo se mue­ve y va. So­lo si­gue ade­lan­te, así que no ha­ce fal­ta re­di­mir­se. Lo­gró el desa­rro­llo com­ple­to. Es lo que es y no po­dría ser otra co­sa”. Ade­más de sus vie­jos com­pa­ñe­ros y ar­chi­ene­mi­go, el ca­pi­tán Héc­tor Bar­bos­sa (Geof­frey Rush), al­gu­nos per­so­na­jes nue­vos se unen al ca­pi­tán Jack. “Ka­ya Sco­de­la­rio y Bren­ton Th­wai­tes se unen en una es­pe­cie de re­pre­sen­ta­ción de la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Pi­ra­tas del Ca­ri­be y en­mar­can la historia, lo que fue agra­da­ble”, co­men­ta Depp. “Me gus­tó la for­ma en que se abor­dó. Ka­ya in­ter­pre­ta a una mu­jer jo­ven, fuer­te e in­te­li­gen­te, Ca­ri­na, que de­fien­de su po­si­ción. Y Bren­ton in­ter­pre­ta al hi­jo de Will Tur­ner, Henry, y ha­ce un gran tra­ba­jo. Ka­ya es su­per­ta­len­to­sa y Bren­ton es un jo­ven de muy buen co­ra­zón que tam­bién tie­ne mu­cho ta­len­to”.

Otro per­so­na­je nue­vo en la se­rie fue el ami­go de Depp, Ja­vier Bar­dem, quien in­ter­pre­ta al vi­llano ca­pi­tán Sa­la­zar. “Cuan­do Jerry (Bruck­hei­mer) me di­jo que Ja­vier Bar­dem par­ti­ci­pa­ría me pu­se con­ten­tí­si­mo, por­que ha­bía tra­ba­ja­do con Ja­vier an­tes, y él de­fi­ni­ti­va­men­te te da al­go con lo que tra­ba­jar, al­go que con­si­de­rar y pen­sar”, co­men­ta Depp. “Tra­ba­jar con Ja­vier de es­ta for­ma, ver­lo co­mo es­te hé­roe aba­ti­do fue una ex­pe­rien­cia fan­tás­ti­ca. Su in­ter­pre­ta­ción tu­vo mu­cha dig­ni­dad y mu­cho ho­nor. Fue un tra­ba­jo her­mo­so”, ad­mi­te.

Los di­rec­to­res, Joa­chim Røn­ning y Es­pen Sand­berg, fue­ron una gran sor­pre­sa pa­ra Depp. “No me co­no­cían y yo no los co­no­cía”, cuen­ta.

“Pe­ro me sor­pren­die­ron por­que re­ci­bie­ron con gus­to to­das las co­sas nue­vas y ex­tra­ñas que que­ría agre­gar a la pe­lí­cu­la. Y si les pe­día fil­mar la es­ce­na de va­rias ma­ne­ras di­fe­ren­tes, lo ha­cían. Me de­ja­ron ha­cer lo­cu­ras con la im­pro­vi­sa­ción y fue­ron muy re­cep­ti­vos de esa for­ma crea­ti­va. Es­ta­ban muy fe­li­ces de es­tar en ese mun­do, y lle­gué a que­rer­los mu­cho”, re­co­no­ce.

Una de las es­ce­nas de ac­ción más gran­des de la pe­lí­cu­la ocu­rre en el set de San Mar­tín e im­pli­có co­reo­gra­fía muy com­pli­ca­da. “To­do el asun­to era im­pre­sio­nan­te en mu­chos as­pec­tos”, afir­ma Depp. “Es­toy parado en un ban­co y, de pron­to, es­te es arras­tra­do. En reali­dad, es co­mo una bue­na pe­lí­cu­la mu­da. Lo que Joa­chim y Es­pen hi­cie­ron en la se­cuen­cia en que el ban­co es arras­tra­do es Bus­ter Kea­ton pu­ro, Char­lie Cha­plin pu­ro. Es­tás parado en un ban­co y de pron­to es­te es arras­tra­do por ca­ba­llos. Lue­go, te es­tán arras­tran­do de­trás del ban­co que se mue­ve y que es­tá pa­san­do por las ca­lles de es­te pue­blo. Es ab­sur­do. Des­de el pun­to de vis­ta de las se­cuen­cias de ac­ción, es mag­ní­fi­ca. Es enor­me y ge­nial, pe­ro la be­lle­za del asun­to es lo ab­sur­do que es que el ban­co en­te­ro sea arras­tra­do por las ca­lles. Li­te­ral­men­te, ro­bar un ban­co y lle­vár­se­lo con­si­go. El ar­gu­men­to es her­mo­so, y fue una com­po­si­ción ex­ce­len­te”, re­ve­la el ac­tor.

Res­pec­to del as­pec­to de Jack en la pe­lí­cu­la nue­va, Depp ex­pli­ca: “Jack tie­ne al­gu­nos

“Creo que, ini­cial­men­te, el pú­bli­co reac­cio­nó a que es­te hom­bre se sa­lía con la su­ya en co­sas en las que a to­dos nos gus­ta­ría sa­lir­nos con la nues­tra. Di­ce co­sas que a to­dos nos gus­ta­ría de­cir”.

ta­tua­jes nue­vos, y uno di­ce ‘J,A, K, C’, así que, ob­via­men­te, el ta­tua­dor co­me­tió un error y es­cri­bió mal su nom­bre, o, tal vez, Jack se lo di­jo y no sa­be de­le­trear su pro­pio nom­bre. Y tie­ne otro que di­ce ‘J,A, C, K’. Ese sí que­dó bien”.

Agre­ga: “Jack es­tá arrui­na­do y su as­pec­to lo re­fle­ja. Ya que ha­ce va­rios años que no tie­ne bar­co, se tu­vo que con­ver­tir en ban­do­le­ro, ro­bar a las per­so­nas en los ca­mi­nos. Se le ba­ja­ron un po­co los hu­mos”.

¿Y qué pien­sa Depp que el pú­bli­co pue­de es­pe­rar de Pi­ra­tas del Ca­ri­be: La Ven­gan­za de Sa­la­zar? “Idea­mos sor­pre­sas y án­gu­los nue­vos; las co­sas son un po­co más ex­tra­ñas, in­clu­so un po­co más os­cu­ras”, di­ce Depp. “Y tam­bién tie­ne co­sas muy gra­cio­sas. Así que creo que ten­drá ese ele­men­to de sor­pre­sa que te­nía la pri­me­ra”, ade­lan­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.