Coa­ching: Có­mo to­mar de­ci­sio­nes co­rrec­tas

Apren­da­mos a ele­gir y a asu­mir el cos­to de nues­tras de­ci­sio­nes

High Class - - HC/CONTENIDO - Por la Lic. Daisy Aben­te, psi­có­lo­ga y coach on­to­ló­gi­co

¿Te ha pa­sa­do al­gu­na vez que no sa­bés qué ha­cer an­te una si­tua­ción que te ha­ce du­dar? ¿O sos de las per­so­nas que no ana­li­zan mu­cho an­tes de ha­cer al­go, sino que atro­pe­llan y sim­ple­men­te lo ha­cen?

Aun­que no siem­pre nos da­mos cuen­ta, nues­tra vi­da es­tá he­cha de de­ci­sio­nes. Ca­da día es­co­ge­mos des­de las co­sas más sim­ples y ha­bi­tua­les has­ta las más gran­des y re­le­van­tes. De­ci­dís des­de la ho­ra en que te vas a le­van­tar y qué vas a co­mer, has­ta las ac­cio­nes que mar­ca­rán tu agen­da: los lla­ma­dos o men­sa­jes que ha­rás, las com­pras o las transac­cio­nes fi­nan­cie­ras. Tam­bién cuan­do dar un be­so a tus hi­jos, sa­lir a ha­cer al­go con tu es­po­so, dejar el tra­ba­jo, co­men­zar una die­ta, ser re­gu­lar en la fa­cul­tad o to­mar un pos­gra­do. Si te po­nés a pen­sar, to­do el tiem­po es­tás eli­gien­do al­go, por lo tan­to ten­drás una con­se­cuen­cia.

Pa­ra mí, las de­ci­sio­nes son eso: ele­gir lo que va­mos a pen­sar y ha­cer. Pro­ba­ble­men­te no siem­pre po­dre­mos ele­gir las emo­cio­nes, pe­ro to­do lo de­más creo que sí. Es por ello que de­be­mos asu­mir el cos­to de nues­tras elec­cio­nes.

¿Sos cons­cien­te de tus de­ci­sio­nes? ¿Es­tás con­for­me con tus re­sul­ta­dos? ¿A la ho­ra de to­mar de­ci­sio­nes sos fir­me o du­bi­ta­ti­vo? ¿Qué ha­ces an­te la du­da? ¿Cuán­to tiem­po te lle­va to­mar de­ci­sio­nes re­le­van­tes?

Las de­ci­sio­nes son to­das im­por­tan­tes. Ca­da una de ellas cuen­ta y no hay una je­rar­quía, por­que ca­da una trae un re­sul­ta­do con­se­cuen­te. Por eso es bueno pen­sar muy bien an­tes de to­mar­las. He aquí al­gu­nos apuntes so­bre el te­ma:

CRI­TE­RIO

Ne­ce­si­ta­mos te­ner un es­pí­ri­tu de aná­li­sis y crí­ti­ca an­te las de­ci­sio­nes que to­ma­mos, y por so­bre­to­do, es­ta­ble­cer cri­te­rios de dis­cer­ni­mien­to an­tes de ele­gir. Por ejem­plo, eli­jo des­per­tar­me tem­prano pa­ra es­tar arre­gla­da co­mo me gus­ta­ría, o no me agen­do esa reunión a úl­ti­ma ho­ra del día por­que coin­ci­de con mis cla­ses de gim­na­sia y mi ac­ti­vi­dad fí­si­ca es prio­ri­ta­ria pa­ra mi sa­lud.

PER­SE­VE­RAN­CIA

Mu­chas de las de­ci­sio­nes co­ti­dia­nas que to­ma­mos ne­ce­si­tan de un tiem­po pa­ra po­der co­se­char el re­sul­ta­do. En la me­di­da que esas de­ci­sio­nes se man­ten­gan en el tiem­po, se con­ver­ti­rán en há­bi­tos. Por ejem­plo, lle­var con­mi­go el di­ne­ro ne­ce­sa­rio pa­ra mis ne­ce­si­da­des del día, así con­tro­lo mis gas­tos.

DE­TER­MI­NA­CIÓN

Es­tar se­gu­ro de la de­ci­sión a to­mar es fun­da­men­tal, pues es­ta se­gu­ri­dad se tra­du­ci­rá en una de­ci­sión fuer­te y sos­te­ni­da, que no clau­di­ca­rá. Acá en­tra a ju­gar el de­seo y la vo­lun­tad per­so­nal, por lo tan­to se po­ne a prue­ba la for­ta­le­za de ca­da uno. El tí­pi­co ejem­plo pue­de ser el de una sa­na ali­men­ta­ción: no sa­lir del plan ali­men­ti­cio ni aun­que nos pre­sio­nen.

AU­TO­ES­TI­MA

Si es­toy se­gu­ra de quien soy y de lo que quie­ro, mis de­ci­sio­nes es­ta­rán ba­sa­das en mi de­seo ge­nuino, por lo tan­to ten­drán una ba­se só­li­da que las sus­ten­ten. Es fun­da­men­tal que po­da­mos sa­ber quié­nes so­mos y a dón­de que­re­mos lle­gar, ya que es ca­da uno quien de­fi­ne su rum­bo. Por ejem­plo: de­ci­do em­pe­zar aho­rrar por­que pien­so en mi yo del fu­tu­ro; o a mí no me gus­tan los za­pa­tos con pla­ta­for­mas, por lo tan­to no me los com­pro, por­que mi es­ti­lo per­so­nal es más im­por­tan­te que la mo­da.

MA­DU­REZ

Acep­tar y re­co­no­cer que las co­sas que me ocu­rren o de­jan de ocu­rrir, pa­san por las de­ci­sio­nes que to­me o to­mo ac­tual­men­te, por lo tan­to ha­cer­me car­go de es­to es sa­na­dor. El tí­pi­co ejem­plo pue­de ser cuan­do se es­cu­cha a al­gu­nas per­so­nas de­cir “me me­tie­ron en la lis­ta de mo­ro­sos”, cuan­do que en reali­dad, por al­gu­na ra­zón, es la pro­pia per­so­na quien se des­or­de­na y de­ja de cum­plir con sus com­pro­mi­sos.

A to­mar de­ci­sio­nes co­rrec­tas tam­bién se apren­de, y na­da me­jor que la pro­pia ex­pe­rien­cia per­so­nal don­de por en­sa­yo / error va­mos per­fec­cio­nan­do es­ta ha­bi­li­dad que to­dos te­ne­mos. Te in­vi­to a es­tar más aten­ta a tus de­ci­sio­nes y oja­lá que es­tas ideas te des­pier­ten una cu­rio­si­dad per­so­nal pa­ra ana­li­zar có­mo vas con es­tas cues­tio­nes

Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bir a da­ben­te@su­pe­rar­te.com.py

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.