Psi­co­lo­gía: Hom­bres víc­ti­mas del ma­chis­mo

High Class - - HC/CONTENIDO - Por la Lic. Ga­brie­la Casco Ba­chem, psi­có­lo­ga

Hoy día exis­te to­da una ge­ne­ra­ción de hom­bres que no se iden­ti­fi­ca con el ma­chis­mo y se rehú­sa a per­pe­tuar el dis­cur­so pa­triar­cal de “ma­cho he­ge­mó­ni­co”, sin que eso les ha­ga sen­tir com­ple­jos so­bre su mas­cu­li­ni­dad. Son hom­bres que se vie­ron obli­ga­dos a he­re­dar es­ti­los de un pa­sa­do ob­so­le­to en el que pa­dres, abue­los y has­ta mu­je­res les exi­gían com­por­ta­mien­tos o ro­les que no res­pon­dían a sus pen­sa­mien­tos. Re­sig­nar es­te lu­gar de po­der des­de el ejem­plo es ne­ce­sa­rio pa­ra que fu­tu­ras ge­ne­ra­cio­nes vi­van en igual­dad de con­di­cio­nes, res­pe­to y to­le­ran­cia, e ini­cien un ca­mino mu­cho más pa­cí­fi­co, igua­li­ta­rio y to­le­ran­te.

Es por eso que mu­chos hom­bres bus­can re­con­fi­gu­rar sus pa­ra­dig­mas con nue­vas ac­ti­tu­des. Así, una gran ma­yo­ría de pa­dres se in­vo­lu­cra ple­na­men­te en la crian­za de sus hi­jos de­mos­tran­do sus emo­cio­nes y apo­yan­do a la mu­jer en sus de­re­chos. Si bien to­da­vía exis­te un ma­chis­mo re­cal­ci­tran­te en va­rias es­fe­ras de la sociedad —con la de­sigual­dad de gé­ne­ro, el fe­mi­ni­ci­dio y la ho­mo­fo­bia co­mo por­ta­vo­ces de es­ta pos­tu­ra—, tam­bién ve­mos co­ti­dia­na­men­te va­rios ejem­plos que evi­den­cian que es­tas es­ta­dís­ti­cas no son mas que cha­po­teos de aho­ga­do de un ma­chis­mo de­ca­den­te que se ve ame­na­za­do an­te la evi­den­cia de una muer­te anun­cia­da.

Si las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes no le dan el oxí­geno de tras­cen­den­cia que ne­ce­si­ta pa­ra per­ma­ne­cer in­mer­so en la ideo­lo­gía cul­tu­ral (co­mo lo hi­zo has­ta aho­ra por cul­pa de va­rios fac­to­res; des­de la crian­za has­ta las cos­tum­bres y la to­le­ran­cia) tar­de o tem­prano, el ma­chis­mo des­apa­re­ce­rá. Su erra­di­ca­ción no so­lo po­drá for­jar­se des­de la lu­cha de la mu­jer que exi­ge sus de­re­chos y des­de el fe­mi­nis­mo, sino que de­be em­pe­zar des­de una crian­za li­bre de ma­chis­mo, en don­de edu­que­mos a nues­tros hi­jos e hi­jas con una nue­va con­fi­gu­ra­ción de se­res hu­ma­nos, evi­tan­do que cai­gan es­cla­vos de es­ta ideo­lo­gía del so­me­ti­mien­to.

En­ten­der que el ma­chis­mo no so­lo si­túa a la mu­jer en el lu­gar de la víc­ti­ma sino tam­bién a los hom­bres, es im­por­tan­te pa­ra quie­nes cria­mos va­ro­nes. Co­mo ma­dres, nos ve­mos obli­ga­das a edu­car a nues­tros ni­ños con la asig­na­ción de ro­les ba­sa­dos en la con­di­ción bio­ló­gi­ca, por­que con­si­de­ra­mos que es­to es al­go na­tu­ral. Cree­mos que los ni­ños van a pre­fe­rir los jue­gos bru­tos y las aven­tu­ras, y que las ni­ñas op­ta­rán por ju­gar a la ca­si­ta, co­mo ma­má y ama de ca­sa. Pe­ro lo cier­to es que al es­te­reo­ti­par es­tos ro­les, tam­bién es­ta­mos es­ta­ble­cien­do que en las ge­ne­ra­cio­nes fu­tu­ras, la mu­jer se vea cons­tre­ñi­da a to­do lo do­més­ti­co, mien­tras que el hom­bre a la des­co­ne­xión fa­mi­liar y lo bé­li­co. ¿Cau­sa o efec­to?

Por otro la­do, mu­chos hom­bres se que­jan por­que se les con­fi­na a un lu­gar ajeno a la crian­za de sus hi­jos, don­de so­lo las mu­je­res dis­fru­tan de ver cre­cer e in­ter­ac­tuar con los hi­jos mien­tras ellos se in­ter­nan en sus ho­ra­rios de tra­ba­jo y se pier­den de es­tos mo­men­tos. En la gran ma­yo­ría de los ca­sos, son las mu­je­res quie­nes se en­car­gan del re­la­cio­na­mien­to so­cial de los hi­jos. Y cuan­do los hom­bres quie­ren in­vo­lu­crar­se en las ta­reas do­més­ti­cas y de crian­za, tam­bién son ob­je­to de bur­las e in­di­rec­tas por par­te de una sociedad alie­na­da a los ro­les, que los til­da de “dé­bi­les o do­mi­na­dos” ya que to­da­vía no acep­ta co­mo nor­mal/na­tu­ral que hom­bres y mu­je­res ten­gan las mis­mas ta­reas.

Mu­chos hom­bres tam­bién se ven obli­ga­dos a asu­mir gus­tos y pre­fe­ren­cias im­pues­tas por es­te­reo­ti­pos mas­cu­li­nos. De­ben afir­mar su mas­cu­li­ni­dad to­do el tiem­po, evi­tan­do cual­quier ac­ti­tud o pre­fe­ren­cia femenina que los mues­tre dé­bi­les o emo­ti­vos. Lo cier­to es que a mu­chos no les gus­ta los de­por­tes de con­tac­to —las ar­tes mar­cia­les o ac­ti­vi­da­des agre­si­vas—. Pe­ro vi­vi­mos en una sociedad en la que “ser hom­bre” to­da­vía es si­nó­ni­mo de te­ner mu­chas pau­tas mas­cu­li­nas co­mo po­ten­cia, fuer­za y com­pe­ti­ti­vi­dad. Se­gún la nor­ma establecida, ellos de­ben dis­fru­tar de to­dos los de­por­tes, pre­fe­rir las pe­lí­cu­las de ac­ción y vio­len­cia así co­mo los au­tos y la ve­lo­ci­dad; ser mu­je­rie­gos y con­su­mir pro­duc­tos no­ci­vos pa­ra la sa­lud po­ten­cia­dos en las pe­lí­cu­las, y to­do lo re­fe­ren­te a las adic­cio­nes co­mo el ci­ga­rri­llo o el al­cohol pa­ra de­mos­trar ru­de­za, su­pues­tos si­nó­ni­mos de mas­cu­li­ni­dad.

Por otro la­do, ge­ne­ral­men­te no es­tá bien vis­to que los hom­bres ex­te­rio­ri­cen sus

La úni­ca con­fi­gu­ra­ción ver­da­de­ra es­tá en el ejem­plo que ten­gan en ca­sa, en el tra­to en­tre ma­má y pa­pá; en el apo­yo mu­tuo, en la aper­tu­ra y com­pren­sión de la ex­pre­sión de las emo­cio­nes, y el res­pe­to por la elec­ción de ta­reas y gus­tos.

emo­cio­nes, sino que las de­ci­sio­nes que to­man es­tén mo­ti­va­das so­la­men­te por la ra­zón y el calcu­lo frío y uti­li­ta­rio. Es­ta ca­rac­te­rís­ti­ca tam­bién los sue­le pre­sen­tar co­mo ob­se­sio­na­dos por el se­xo y to­das las de­ri­va­cio­nes de vio­len­cia y aco­so que es­to ge­ne­ra (qui­zá por es­to hay una ta­sa más al­ta de in­far­tos en hom­bres; re­pri­mir emo­cio­nes cau­sa es­trés y en­fer­me­da­des co­ro­na­rias). Es­te es­te­reo­ti­po, sin em­bar­go, ofen­de a mu­chos hom­bres y tam­bién a ma­dres de va­ro­nes, quie­nes por una ge­ne­ra­li­za­ción e ig­no­ran­cia de­be­mos to­le­rar que se con­si­de­re al hom­bre con es­tas cua­li­da­des.

Can­sa­dos ya de es­tas eti­que­tas im­pues­tas y de la na­tu­ra­li­za­ción del rol mas­cu­lino co­mo “ma­chis­ta”, sur­gen va­rios ex­po­nen­tes que por lo me­nos po­drán com­pen­sar el gra­do de

vio­len­cia que pro­du­cen es­tos mo­de­los, em­pe­zan­do por­que hom­bres y mu­je­res cues­tio­nen los pa­ra­dig­mas del pa­sa­do. Un ar­tícu­lo de la re­vis­ta di­gi­tal de la BBC de­no­mi­na­do “Los va­ro­nes del club de an­ti­ma­chis­tas”, se­ña­la cuan­to si­gue: “Exis­te un sur­gi­mien­to en Ar­gen­ti­na de gru­pos de hom­bres que se reúnen con el fin de re­pen­sar el mo­de­lo tra­di­cio­nal con el que fue­ron cria­dos que se de­no­mi­na Co­lec­ti­vo de Va­ro­nes An­ti­pa­triar­ca­les, nom­bre del mo­vi­mien­to que tie­ne más de 5 años y que reúne a hom­bres de di­fe­ren­tes par­tes del país”. Es­te gru­po, se­gún di­ce el ar­tícu­lo, par­ti­ci­pa de mar­chas por el Día de la Mu­jer, to­man­do con­cien­cia del pa­pel que jue­gan los hom­bres en asun­tos de vio­len­cia de gé­ne­ro, abor­to y la crian­za de los hi­jos.

A ser hom­bre y mu­jer se apren­de. Es una cons­truc­ción cul­tu­ral, so­cial, his­tó­ri­ca y po­lí­ti­ca, y lu­char por la igual­dad no es re­ne­gar del gé­ne­ro ni de los ro­les que nos com­pe­ten, pe­ro sí com­par­tir­los y apo­yar­nos. Hoy día ve­mos a re­pre­sen­tan­tes de tras­cen­den­cia que bien po­drían ser los mo­de­los de ge­ne­ra­cio­nes ve­ni­de­ras, co­mo el pre­si­den­te de Fran­cia Em­ma­nuel Ma­cron, quien es­tá en pa­re­ja con Bri­git­te Trog­neux, 25 años ma­yor que él. Es­ta pa­re­ja no so­la­men­te eli­mi­na ta­búes y pre­jui­cios con res­pec­to a la edad, sino que en­vía un men­sa­je so­bre el va­lor de la mu­jer y del hom­bre, por quié­nes son en esen­cia y no por una re­pre­sen­ta­ción, ni por su ima­gen o po­de­río. Y es­to, a di­fe­ren­cia de Do­nald Trump, quien se pre­sen­tó con mu­chas fa­len­cias y es­cán­da­los, pe­ro que in­creí­ble­men­te lle­gó al po­der por­que, co­mo buen ac­tor, sos­tu­vo en el ima­gi­na­rio co­lec­ti­vo ese lu­gar de pa­triar­ca, sal­va­dor y cau­di­llo.

Sa­be­mos que la cul­tu­ra pa­triar­cal otor­ga au­to­ri­dad cie­ga e in­ci­ta a con­fiar ple­na­men­te en los hom­bres que se ven­den co­mo lí­de­res, con­quis­tan­do con un dis­cur­so ver­bo­rrá­gi­co y au­to­ri­ta­rio al ni­ño in­te­rior que bus­ca ser res­ca­ta­do por el pa­dre. En nues­tro país, por mu­chos años la gen­te ha vo­ta­do de for­ma in­fan­til por es­tos cau­di­llos, re­pre­sen­tan­tes fé­rreos de co­lo­res y tra­di­cio­nes, que ofre­cen una se­gu­ri­dad ima­gi­na­ria de pa­dre que lo so­lu­cio­na to­do.

To­da­vía es­ta­mos le­jos de erra­di­car el ma­chis­mo en nues­tro país. Pe­ro si en ca­da fa­mi­lia em­pe­za­mos a en­se­ñar nue­vas for­mas de re­la­cio­na­mien­to y res­pe­to ha­cia los ro­les de hom­bres y mu­je­res, prio­ri­zan­do la so­li­da­ri­dad, el apo­yo mu­tuo y la eman­ci­pa­ción de lu­ga­res y es­pa­cios dis­tin­gui­dos ne­ta­men­te por la di­fe­ren­cia­ción de gé­ne­ro, po­dre­mos edu­car sin mie­dos ni ta­búes. Mu­chos pa­dres ya op­tan por dejar que sus chi­cos se vis­tan co­mo quie­ran y jue­guen con ju­gue­tes o ha­gan de­por­tes que no son ca­rac­te­rís­ti­cos de su se­xo. Pe­ro no creo que pa­se so­la­men­te por dejar al li­bre al­be­drío las de­ci­sio­nes de los ni­ños, ni por su ves­ti­men­ta o elec­ción de co­lor “ro­sa o ce­les­te”. La úni­ca con­fi­gu­ra­ción ver­da­de­ra es­tá en el ejem­plo que ten­gan en ca­sa, en el tra­to en­tre ma­má y pa­pá; en el apo­yo mu­tuo, en la aper­tu­ra y com­pren­sión de la ex­pre­sión de las emo­cio­nes, y el res­pe­to por la elec­ción de ta­reas y gus­tos. A par­tir de lo que el ni­ño ob­ser­ve en el tra­to de los adul­tos en ge­ne­ral, po­drá con­ce­bir que tan­to hom­bres co­mo mu­je­res te­ne­mos el com­pro­mi­so hu­mano de ge­ne­rar es­pa­cios y re­la­cio­na­mien­tos ba­sa­dos en la to­le­ran­cia y la igual­dad

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.