Mo­da: Las claves de la ele­gan­cia mas­cu­li­na

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Va­le­ria Ga­lla­ri­ni Sien­ra

Es muy di­fí­cil ca­ta­lo­gar es­pe­cí­fi­ca­men­te lo que ha­ce a un hom­bre ele­gan­te. Mu­chas ve­ces es el gar­bo, o el gus­to, o la aten­ción a los de­ta­lles lo que lo des­ta­ca por su ma­ne­ra de ves­tir; pe­ro la ma­yo­ría de las ve­ces se tra­ta de un je ne sais quoi, ver­da­de­ra­men­te irre­pro­du­ci­ble con una fór­mu­la. Es co­mo el ca­so de las re­ce­tas que se ha­cen a ojo, y que por más de que se in­ten­te emu­lar­las el re­sul­ta­do nun­ca es igual. Sin em­bar­go, exis­ten al­gu­nas claves que sí pue­den ayu­dar a lu­cir más ele­gan­te.

En pri­mer lu­gar, y tal vez en el lu­gar más im­por­tan­te, se en­cuen­tra la sen­ci­llez del es­ti­lo, la cual más allá de las ten­den­cias y el gus­to de ca­da épo­ca, se man­tie­ne in­mu­ta­ble a la ho­ra de re­pre­sen­tar al hom­bre ele­gan­te.

El gran Os­car Wilde de­cía que la ma­ne­ra de ad­qui­rir una ele­gan­cia per­fec­ta era te­nien­do una edu­ca­ción per­fec­ta. Y es pre­ci­sa­men­te esa edu­ca­ción per­fec­ta la que ayu­da y de­fi­ne al hom­bre ele­gan­te. Es que la ele­gan­cia va más allá de las pren­das. Se pue­de ir de pun­ta en blanco, pe­ro sin edu­ca­ción, no se acom­pa­ña al es­ti­lo con ar­mo­nía. Un hom­bre ele­gan­te y edu­ca­do eli­ge con el mis­mo cui­da­do sus pa­la­bras y su ro­pa. Es que la ele­gan­cia es siem­pre si­nó­ni­mo de dis­cre­ción. Con­vie­ne siem­pre pres­tar aten­ción a los de­ta­lles y evi­tar pren­das y es­tam­pa­dos de­ma­sia­do lla­ma­ti­vos y com­bi­na­cio­nes de­ma­sia­do for­za­das.

An­te la du­da, jue­guen siem­pre se­gu­ro. Les ase­gu­ro que un con­jun­to re­car­ga­do y mul­ti­co­lor ja­más po­drá opa­car a un tra­je azul ma­rino de buen cor­te con una ca­mi­sa li­sa y una cor­ba­ta al tono. Cu­rio­sa­men­te, la dis­cre­ción pue­de ser ex­tre­ma­da­men­te atra­yen­te y lla­mar la aten­ción po­si­ti­va­men­te ha­cia quien la os­ten­ta. Pien­sen en el ge­nial Cary Grant, un in­mu­ta­ble icono de es­ti­lo que, a pe­sar de las dé­ca­das que trans­cu­rrie­ron des­de su muer­te, si­gue re­pre­sen­tan­do al hom­bre ele­gan­te gra­cias a su mo­do cortés, sus gus­tos sen­ci­llos y su gran ca­rác­ter.

Otra cla­ve de la ele­gan­cia es la co­mo­di­dad. Pa­ra Gior­gio Ar­ma­ni, “no pue­de con­ce­bir­se la ele­gan­cia sin co­mo­di­dad”. La in­co­mo­di­dad sim­ple­men­te se trans­mi­te de mo­do in­cons­cien­te a tra­vés de ca­da po­ro. Sin em­bar­go, un hom­bre que se sien­te có­mo­do con su atuen­do y en su piel, ade­más de ele­gan­te se ve muy se­gu­ro de sí mis­mo. No hay peor co­sa que sen­tir­se dis­fra­za­do e in­có­mo­do. Por más de que uno es­té a la úl­ti­ma mo­da, si no se sien­te có­mo­do con lo que lle­va pues­to, lo de­más lo ve­rán co­mo ri­dícu­lo, ya que él mis­mo es­ta­rá trans­mi­tien­do ese men­sa­je.

Al­go im­pres­cin­di­ble en cues­tión de ele­gan­cia son los za­pa­tos. Los za­pa­tos de­ben siem­pre ser de bue­na ca­li­dad, ya que ja­más se­rá ele­gan­te un za­pa­to vul­gar o de ma­te­ria­les ba­ra­tos. Los za­pa­tos pue­den ser­vir­nos de ci­mien­to pa­ra edi­fi­car nues­tra ele­gan­cia. Por más de que vis­ta­mos ca­sual, sin un za­pa­to co­rrec­to y de ca­li­dad, se des­ar­ma to­do el look. Los za­pa­tos ade­más de­ben es­tar siem­pre im­pe­ca­bles y lus­tra­dos. In­vier­tan en sus za­pa­tos, ya que un za­pa­to de ca­li­dad, bien cui­da­do, du­ra­rá años en su ar­ma­rio. Co­mo di­jo Sir Henry Roy­ce, el bri­tá­ni­co fun­da­dor de Rolls-Roy­ce: “La ca­li­dad se re­cuer­da mu­cho tiem­po des­pués de que el pre­cio se ol­vi­de”.

Otra pie­za de in­ver­sión son los bue­nos abri­gos pa­ra el in­vierno. Un buen abri­go de cor­te clá­si­co otor­ga au­to­má­ti­ca­men­te un to­que de dis­tin­ción al look. Un abri­go clá­si­co nun­ca pa­sa de mo­da y nos pue­de sa­car de in­nu­me­ra­bles apu­ros tan­to a la ho­ra de ves­tir de tra­je co­mo cuan­do pre­fe­ri­mos un look más ca­sual.

El ca­ba­lle­ro ele­gan­te sa­be que la mar­ca que lle­ve su ro­pa es se­cun­da­ria; lo más im­por­tan­te es la he­chu­ra. Na­da se com­pa­ra con un buen tra­je he­cho so­bre me­di­da de ma­ne­ra im­pe­ca­ble. Con un tra­je a me­di­da nos aseguramos de que el sa­co no se arru­gue al abo­to­nar­lo, que el lar­go sea per­fec­to y que las pin­zas del pan­ta­lón no se abran, y que el rue­do no se arras­tre.

Los de­ta­lles cuen­tan mu­cho a la ho­ra de ser ele­gan­tes. Pien­sen en lo dis­tin­gui­do que se ve un hom­bre que lle­va un pa­ñue­lo de bol­si­llo. Por al­go los tra­jes lle­van un bol­si­llo a la al­tu­ra del pe­cho. No lo de­jen va­cío y úsen­los, que es­tán ahí por al­go. Un sen­ci­llo pa­ñue­lo de lino blanco co­lo­ca­do en for­ma pa­ra­le­la a la cos­tu­ra del bol­si­llo y con cos­tu­ras he­chas a mano da un in­me­dia­to to­que de dis­tin­ción. Pon­gan aten­ción a to­dos los de­ta­lles des­de la ca­be­za a los pies. Y cuan­do lle­guen a los pies, por fa­vor re­cuer­den que el co­lor de las me­dias es fun­da­men­tal. Se­gu­ra­men­te mu­chos creen que lo más prác­ti­co y se­gu­ro es op­tar siem­pre por me­dias ne­gras, in­de­pen­dien­te­men­te del co­lor del que fue­ra el tra­je. Otros a lo me­jor han es­ta­do com­bi­nan­do el co­lor de sus me­dias con el de sus za­pa­tos. Pe­ro lo más ele­gan­te es ha­cer­las coin­ci­dir con el co­lor del pan­ta­lón. De no en­con­trar me­dias de exac­ta­men­te la mis­ma to­na­li­dad, es re­co­men­da­ble ele­gir un tono li­ge­ra­men­te más os­cu­ro al de los pan­ta­lo­nes. Ade­más del co­lor, pres­ten aten­ción a que las me­dias lle­guen siem­pre has­ta la ro­di­lla. Po­cas co­sas re­sul­tan me­nos es­té­ti­cas que al sen­tar­se mos­trar unas pier­nas des­nu­das o unas me­dias con las go­mas ce­di­das.

A pe­sar de es­tas claves, con­ven­ga­mos que la ver­da­de­ra ele­gan­cia lle­va­rá tiem­po con­se­guir­la ya que to­da­vía hay mu­chas no­tas que di­fe­ren­cian al hom­bre que es ele­gan­te del que sen­ci­lla­men­te se es­fuer­za por ser­lo. Por es­to, tra­ten siem­pre de que su for­ma de ves­tir no pa­rez­ca for­za­da y, por el con­tra­rio, in­ten­ten trans­mi­tir na­tu­ra­li­dad. Al fi­nal se tra­ta de ser uno mis­mo y no de ves­tir­se in­ten­tan­do pa­re­cer al­guien que no se es

Co­mo di­jo Sir Henry Roy­ce, el bri­tá­ni­co fun­da­dor de Roll­sRoy­ce: “La ca­li­dad se re­cuer­da mu­cho tiem­po des­pués de que el pre­cio se ol­vi­de”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.