Eco­no­mía: Con­for­mis­mo vs. con­for­mi­dad

Apren­der del pa­sa­do, dis­fru­tar del pre­sen­te y pro­yec­tar el fu­tu­ro

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Adria­na Bock, eco­no­mis­ta Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bir a abock@su­pe­rar­te.com.py

La si­tua­ción lle­gó a ser prác­ti­ca­men­te in­so­por­ta­ble, so­bre to­do en el as­pec­to emo­cio­nal,

Jor­ge es un tra­ba­ja­dor de 35 años, es­tá ca­sa­do ha­ce cua­tro y tie­ne dos hi­jas pre­cio­sas y sa­nas. Tie­ne un buen tra­ba­jo y se con­si­de­ra bien re­mu­ne­ra­do, aun­que cla­ro, co­mo a la ma­yo­ría, le gus­ta­ría ga­nar más.

Es por es­te mo­ti­vo que ha­ce dos años atrás asu­mió el ries­go de em­pren­der un ne­go­cio pro­pio jun­to con su pa­pá, quien siem­pre in­sis­tía con aque­llo de “no con­for­mar­se con ser em­plea­do”. Jor­ge, quien en­ton­ces ya tra­ba­ja­ba en la mis­ma em­pre­sa en la cual si­gue has­ta hoy, te­nía co­mo me­ta aho­rrar to­do lo que pu­die­ra en tres años pa­ra ini­ciar la cons­truc­ción de su vi­vien­da pro­pia.

Fue así que, por fin, de­ci­dió acep­tar ese cré­di­to que siem­pre le ofre­cían pa­ra com­prar má­qui­nas y mon­tar una la­van­de­ría, su­po­nien­do que los in­gre­sos ge­ne­ra­dos se­rían su­fi­cien­tes pa­ra cu­brir la cuo­ta del prés­ta­mo, el al­qui­ler del lo­cal y otros cos­tos, así co­mo un pe­que­ño suel­do pa­ra su pa­pá, quien aten­de­ría el lo­cal.

Al prin­ci­pio les fue bien, pe­ro un tiem­po des­pués el pa­pá de Jor­ge se en­fer­mó, por lo que la pro­duc­ción del ne­go­cio mer­mó con­si­de­ra­ble­men­te, al tiem­po que los gas­tos oca­sio­na­dos por la en­fer­me­dad au­men­ta­ron la pre­sión so­bre los in­gre­sos. Se­guir cum­plien­do pun­tual­men­te con los com­pro­mi­sos se hi­zo im­po­si­ble, ya que no ha­bían pre­vis­to un ca­pi­tal ope­ra­ti­vo que sir­vie­ra de “col­chón” an­te una si­tua­ción co­mo la que se ha­bía pre­sen­ta­do.

De­ses­pe­ra­do, con­tra­jo otros prés­ta­mos bus­can­do un oxí­geno fi­nan­cie­ro. Pe­ro al con­tra­rio de lo que es­pe­ra­ba, la si­tua­ción so­lo se com­pli­có. De­ci­di­do a no aban­do­nar su sue­ño, Jor­ge tu­vo que ajus­tar­se el cin­tu­rón pa­ra cu­brir las deu­das y, a pe­sar de sus dos fuen­tes de in­gre­sos, no le que­dó otra que pos­po­ner su me­ta.

A me­di­da que pa­sa­ban los me­ses, Jor­ge se sen­tía ca­da vez más frus­tra­do por te­ner que vi­vir con lo jus­to, mien­tras la ma­yor par­te de su di­ne­ro iba a ma­nos de sus acree­do­res. La si­tua­ción lle­gó a ser prác­ti­ca­men­te in­so­por­ta­ble, so­bre to­do en el as­pec­to emo­cio­nal, cuan­do la re­la­ción con su es­po­sa em­pe­zó a re­sen­tir­se. En­ton­ces de­ci­dió bus­car ayu­da y ase­so­ra­mien­to pa­ra en­con­trar una so­lu­ción a la cri­sis.

Pa­ra ana­li­zar la si­tua­ción, rea­li­za­mos un in­ven­ta­rio de deu­das y un flu­jo pro­yec­ta­do con lo que lle­ga­mos a la con­clu­sión de que en 8 a 10 me­ses es­ta­ría can­ce­lan­do ca­si to­das sus cuen­tas, abrién­do­se la po­si­bi­li­dad de em­pe­zar a aho­rrar, reha­cer su his­to­rial cre­di­ti­cio y re­to­mar su pro­yec­to.

No obs­tan­te, Jor­ge se sen­tía tris­te y enoja­do al mis­mo tiem­po, pues a pe­sar de sus es­fuer­zos, es­ta­ba aún le­jos de su me­ta. Es­tos sen­ti­mien­tos, aun­que com­pren­si­bles, le ata­ban al pa­sa­do y no le per­mi­tían en­fo­car­se en el fu­tu­ro ni dis­fru­tar de lo po­si­ti­vo, que a pe­sar de to­do le brin­da­ba su pre­sen­te.

Fue en­ton­ces que me per­mi­tí mos­trar­le la im­por­tan­cia de res­ca­tar los va­lio­sos apren­di­za­jes que su pri­me­ra ex­pe­rien­cia co­mo em­pren­de­dor le ha­bía de­ja­do, así co­mo la de sen­tir­se agra­de­ci­do por la uni­dad de su fa­mi­lia y la sa­lud que go­zan tan­to él co­mo su es­po­sa e hi­jas, va­lo­res esen­cia­les pa­ra se­guir avan­zan­do.

Jor­ge, sin du­da, un lu­cha­dor, des­cu­brió que un cam­bio en su ma­ne­ra de ver las co­sas, en­fo­cán­do­se en lo po­si­ti­vo, era fun­da­men­tal pa­ra sa­lir de su es­tan­ca­mien­to emo­cio­nal y al­can­zar los re­sul­ta­dos eco­nó­mi­cos que bus­ca­ba.

Creo que ex­pe­rien­cias co­mo es­ta nos de­mues­tran que acep­tar la reali­dad, com­pren­dien­do que en ella co­exis­ten tan­to as­pec­tos po­si­ti­vos co­mo ne­ga­ti­vos, y mos­trar “con­for­mi­dad” an­te lo que ya no po­de­mos cam­biar, son ac­ti­tu­des que pue­den re­sul­tar su­ma­men­te sa­nas, tan­to en lo emo­cio­nal co­mo en lo eco­nó­mi­co. Es­to ob­via­men­te, sin caer en el “con­for­mis­mo” an­te aque­llo que sí po­de­mos trans­for­mar me­dian­te nues­tras ac­cio­nes, gra­cias al apren­di­za­je que va­mos re­co­gien­do a lo lar­go de nues­tras vi­das

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.