Se­xo: Se­ña­les de sos un hit en la ca­ma

Sie­te se­ña­les de que sos un hit en la ca­ma

High Class - - HC/CONTENIDO - por Elina Von Dyck

Por lo ge­ne­ral, siem­pre da­mos tips so­bre có­mo ser me­jo­res en la ca­ma, pe­ro po­cas ve­ces con­si­de­ra­mos al­go muy im­por­tan­te: ¿có­mo sa­ber si ya lo so­mos? To­das y to­dos que­re­mos ser los me­jo­res, y pa­ra ello nos in­for­ma­mos y nos es­me­ra­mos. En es­ta oca­sión no ten­dre­mos que apren­der na­da nue­vo, sino sim­ple­men­te per­ca­tar­nos de las se­ña­les que in­di­can que, pro­ba­ble­men­te, ya sos muy bue­na en la ca­ma.

SA­BÉS MO­VER EL ES­QUE­LE­TO

Si es­tás muy le­jos de ser un tron­co en la pis­ta de bai­le y sa­bés mo­ver tus ca­de­ras al rit­mo de la mú­si­ca me­jor que Sha­ki­ra mis­ma, en­ton­ces po­dés es­tar tran­qui­la, pro­ba­ble­men­te sos un 10 en la ca­ma. El mo­ti­vo de es­to es do­ble. En pri­mer lu­gar por­que las per­so­nas con rit­mo, agi­li­dad y bue­nos mo­vi­mien­tos, se sue­len desem­pe­ñar bien en la ca­ma, y en se­gun­do lu­gar por­que la gen­te que ama bai­lar tien­de a ser más des­in­hi­bi­da, y es­to tam­bién siem­pre su­ma pun­tos. Si no te que­dás pe­ga­da a tu si­lla cuan­do la mú­si­ca em­pie­za, sino que dis­fru­tás mo­vién­do­te en la pis­ta de bai­le, en­ton­ces de se­gu­ro sos de las que se di­vier­ten un mon­tón tam­bién en la pis­ta ín­ti­ma.

TE­NÉS MU­CHA SE­GU­RI­DAD EN VOS

Si sos una per­so­na se­gu­ra de vos mis­ma y de tu se­xua­li­dad, si no te aver­güen­za pro­bar co­sas por mie­do a lo que va a pen­sar tu pa­re­ja, si te sen­tís se­gu­ra en tu piel y en tu cuer­po, si te­nés bien cla­ro lo que te gus­ta y lo que no, y no te­nés pro­ble­ma de ver­ba­li­zar tus de­seos y pre­fe­ren­cias, en­ton­ces cla­ra­men­te vas a te­ner do­mi­nio en la ca­ma. La se­gu­ri­dad es muy sexy y su­ma mu­chos pun­tos tan­to en hom­bres co­mo en mu­je­res.

TUS EX SIEM­PRE QUE­DAN RON­DAN­DO

Cuan­do tus ex no te su­pe­ran fá­cil­men­te y tien­den a bus­car­te aun cuan­do ya es­tás na­ve­gan­do por nue­vos ho­ri­zon­tes; re­ci­bís lla­ma­das de ma­dru­ga­da, in­di­rec­tas y cla­ras se­ña­les de flir­teo, en­ton­ces po­ne­le la fir­ma de que extrañan lo que pa­sa­ba en­tre las sá­ba­nas cuan­do es­ta­ban jun­tos.

SA­BÉS ES­CU­CHAR A LOS DE­MÁS

Cuan­do al­guien te quie­re con­tar al­go, le acer­cás tu oí­do y le das tu aten­ción ab­so­lu­ta. No lo in­te­rrum­pís, sino que te en­tre­gás a lo que te es­tán con­tan­do con in­te­rés y de for­ma oca­sio­nal lan­zás ex­pre­sio­nes de “ahá” y “mmm”, so­lo pa­ra de­mos­trar que lo es­tás si­guien­do. Re­ci­bís la in­for­ma­ción, la pro­ce­sás con pa­cien­cia y la guar­dás co­mo al­go pri­va­do. Una per­so­na que sa­be pres­tar aten­ción a la in­for­ma­ción que re­ci­be, de se­gu­ro va a ser muy de­ta­llis­ta y va a sa­ber usar to­do ti­po de in­for­ma­ción de ma­ne­ra muy prác­ti­ca tam­bién en la ca­ma. Al mos­trar de que sos aten­ta tam­bién de­mos­trás que sen­tís un in­te­rés ge­nuino por las ne­ce­si­da­des, tiem­pos y es­pa­cios aje­nos, lo que siem­pre su­ma pun­tos ex­tra tan­to en la vi­da co­mo en el as­pec­to ín­ti­mo.

RA­DAR PA­RA EL LEN­GUA­JE COR­PO­RAL

Si sos rá­pi­da o rá­pi­do pa­ra cap­tar el len­gua­je cor­po­ral de la otra per­so­na, en­ton­ces de se­gu­ro te vas a ga­nar va­rias es­tre­lli­tas en tu ran­king. No hay na­da me­jor que al­guien que sa­be dis­tin­guir bien en­tre lo que vuel­ve lo­co a su pa­re­ja y lo que le re­pe­le.

SA­BÉS AGRA­DAR A LAS PER­SO­NAS

Si amás ha­cer fe­liz a las per­so­nas y dar pla­cer a tu pa­re­ja te da pla­cer, quie­re de­cir que tam­bién sos una aman­te ge­ne­ro­sa, es­ta cua­li­dad siem­pre es bien re­ci­bi­da en la ca­ma.

DIS­CRE­CIÓN Y MO­DES­TIA

No hay na­da más re­pe­len­te que una per­so­na que se pa­sa ha­blan­do de sus proezas se­xua­les, de la can­ti­dad de aman­tes que tu­vo y que ti­ra au­to­bom­bos pa­ra ce­le­brar su éxi­to, ca­li­dad y can­ti­dad de en­cuen­tros se­xua­les. Por lo ge­ne­ral, siem­pre ter­mi­na­mos dán­do­le ra­zón al di­cho po­pu­lar: “Di­me lo que pre­su­mes y te di­ré de lo que ca­re­ces”. Los aman­tes dis­cre­tos y mo­des­tos siem­pre su­man pun­tos ex­tras.

Es­pe­ro que es­tas sie­te se­ña­les te ayu­den a iden­ti­fi­car a po­ten­cia­les aman­tes y —¿por qué no?— a ha­cer una bre­ve au­to­eva­lua­ción pa­ra de­tec­tar si es­tán bien en­ca­mi­na­dos o no

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.