El mun­do y sus es­qui­nas: Boa Mis­tu­ra

Co­lor y es­pe­ran­za

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Bea Bo­sio

¿Có­mo se­ría el mun­do si en ca­da es­qui­na de des­alien­to hu­bie­ra un men­sa­je de es­pe­ran­za? Pro­ba­ble­men­te, un lu­gar mu­cho más lin­do que nos ins­pi­ra­ría a con­ti­nuar la ba­ta­lla. Pues hay un gru­po de mu­ra­lis­tas que via­ja por el mun­do exac­ta­men­te con esa mi­sión: pin­tar es­pa­cios pú­bli­cos y dejar men­sa­jes de raí­ces, per­te­nen­cia y alien­to a tra­vés de fra­ses o pa­la­bras. El gru­po se lla­ma Boa Mis­tu­ra, y aun­que el nom­bre es en por­tu­gués, es­ta bue­na mez­cla na­ció en Es­pa­ña.

A ellos les gus­ta de­fi­nir­se co­mo “cin­co ca­be­zas, diez ma­nos y un so­lo co­ra­zón”. Son ami­gos des­de la ado­les­cen­cia y em­pe­za­ron pin­tan­do las pa­re­des del ba­rrio que los vio cre­cer, has­ta que el amor por el ar­te de ori­gen gra­fi­te­ro, atra­ve­só las fron­te­ras de es­pa­cio y tiem­po. Los años su­ma­ron mu­ra­les ya no so­lo en su Es­pa­ña na­tal, sino en gran par­te del mun­do en­te­ro.

Hoy to­dos son pro­fe­sio­na­les, gra­dua­dos en ca­rre­ras re­la­cio­na­das al ar­te. Ya sea en la ar­qui­tec­tu­ra, la ilustración, la pu­bli­ci­dad, el di­se­ño gráfico y las ar­tes vi­sua­les. Una amal­ga­ma de sa­be­res que con­ver­ge en un pro­yec­to ar­tís­ti­co per­fec­to: Cross­roads.

En es­pa­ñol, es­ta pa­la­bra sig­ni­fi­ca el lu­gar don­de los ca­mi­nos se cru­zan. Y el ob­je­ti­vo es uti­li­zar el ar­te co­mo he­rra­mien­ta de cam­bio. Es de­cir, no so­lo me­jo­rar los es­pa­cios in­ter­ve­ni­dos en las co­mu­ni­da­des su­fri­das del mun­do, sino tam­bién ins­pi­rar a las per­so­nas que vi­ven en ellas. Con es­te com­pro­mi­so en men­te acor­tan dis­tan­cias, y en ca­da via­je de­jan a su pa­so no so­lo ar­te, sino tam­bién un la­zo es­tre­cho de es­fuer­zo co­mu­ni­ta­rio, ya que con­vier­ten a los po­bla­do­res en coau­to­res de la obra de ca­da ba­rrio que in­ter­vie­nen.

Es­ta idea los ha lle­va­do a los lu­ga­res más re­cón­di­tos del pla­ne­ta. Y han de­ja­do her­mo­sos men­sa­jes co­mo le­ga­do, co­mo la pa­la­bra “Vi­da” que desafía a la muer­te en un ba­rrio de re­fu­gia­dos de la gue­rri­lla en Co­lom­bia, o un be­llí­si­mo “So­mos Hé­roes” en una de las co­mu­ni­da­des más gol­pea­das de Áfri­ca.

El apor­te y la mi­sión de Boa Mis­tu­ra hoy es re­co­no­ci­do in­ter­na­cio­nal­men­te, y a tra­vés de su pro­pues­ta crea­ti­va han par­ti­ci­pa­do de di­ver­sas bie­na­les de Ar­qui­tec­tu­ra, Urbanismo y Ar­te. Su tra­ba­jo es cons­tan­te­men­te ex­pues­to en ga­le­rías y mu­seos, y han da­do con­fe­ren­cias en dis­tin­tas uni­ver­si­da­des del mun­do.

EN PA­RA­GUAY

Con es­te exi­to­so pro­yec­to tam­bién lle­ga­ron a Pa­ra­guay ha­ce unas se­ma­nas, pa­ra apor­tar co­lor y op­ti­mis­mo y desafiar los es­tig­mas que pe­san so­bre “Pe­lo­pin­cho”, en­cla­ve del ba­rrio Ricardo Bru­ga­da, más co­no­ci­do co­mo La Cha­ca­ri­ta.

La ini­cia­ti­va sur­gió del Cen­tro Cul­tu­ral Juan de Sa­la­zar, den­tro del mar­co del pro­yec­to Dis­lo­ca­cio­nes (En­cuen­tro de Cul­tu­ra Ur­ba­na). La idea —en­tre otras ac­ti­vi­da­des— era in­ter­ve­nir un es­pa­cio pú­bli­co, y pa­ra eso el Cen­tro Cul­tu­ral de Es­pa­ña Juan de Sa­la­zar con­tra­tó a es­tos ar­tis­tas. En con­jun­to con la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción y el Cen­tro Co­mu­ni­ta­rio Cha­ca­ri­ta, el tra­ba­jo de Boa Mis­tu­ra em­pe­zó a to­mar for­ma y, con el apo­yo de la Co­mi­sión Ve­ci­nal de Pe­lo­pin­cho se es­co­gió la can­chi­ta de fút­bol del Cen­tro Co­mu­ni­ta­rio de la zo­na pa­ra con­cre­tar la obra.

El desafío era gran­de. Pe­lo­pin­cho siem­pre tu­vo fa­ma de ser una zo­na com­pli­ca­da, y en los úl­ti­mos años ha si­do las­ti­ma­da por el fla­ge­lo de la vio­len­cia y las dro­gas. Pe­ro co­mo en to­das par­tes —des­de los con­fi­nes más ca­ren­cia­dos de la ciu­dad has­ta los lu­ga­res más acau­da­la­dos— es un lu­gar don­de con­vi­ve la de­lin­cuen­cia con gen­te tra­ba­ja­do­ra que la ba­ta­lla con ho­nes­ti­dad to­dos los días. La Co­mi­sión Ve­ci­nal de la zo­na es un ejem­plo de tra­ba­jo co­mu­ni­ta­rio pa­ra me­jo­rar el ba­rrio, y la can­chi­ta po­bla­da de ni­ños fue el lu­gar na­tu­ral pa­ra que es­ta in­ter­ven­ción ar­tís­ti­ca su­ce­die­ra.

Con el lu­gar asig­na­do, ha­bía que bus­car un men­sa­je pa­ra pin­tar el es­pa­cio. Ahí em­pe­zó el pro­ce­so de ha­blar con la gen­te, pa­ra que las pa­la­bras que irían a en­ga­la­nar el si­tio sa­lie­ran de sus pro­pias bo­cas, de su pro­pia ex­pe­rien­cia. Fue­ron los mis­mos po­bla­do­res los que de­ci­die­ron el men­sa­je de es­pe­ran­za: Oñon­di­ve­pa. Ñan­de Pu'aka (“To­dos jun­tos. No­so­tros po­de­mos”). En gua­ra­ní, pu’aka sig­ni­fi­ca fuer­za, lu­cha, y es un es­ta­do de re­si­lien­cia, que es lo que les to­ca a los ha­bi­tan­tes del ba­rrio en sus com­ba­tes dia­rios de sub­sis­ten­cia.

Los ar­tis­tas de Boa Mis­tu­ra en­con­tra­ron ins­pi­ra­ción pa­ra las le­tras del mu­ral en las fa­jas te­ji­das por los pue­blos in­dí­ge­nas. El di­se­ño se hi­zo en compu­tado­ra y fue pro­yec­ta­do so­bre ca­da lu­gar don­de que­da­ría plas­ma­da la obra. Con los tra­zos mar­ca­dos, so­lo fal­ta­ba po­ner co­lo­res a ese gran cua­dro. El res­to fue

Los ar­tis­tas de Boa Mis­tu­ra en­con­tra­ron ins­pi­ra­ción pa­ra las le­tras del mu­ral en las fa­jas te­ji­das por los pue­blos in­dí­ge­nas.

un tra­ba­jo ar­duo, co­mu­ni­ta­rio. Allí pin­ta­mos to­dos: ni­ños, gran­des, es­tu­dian­tes de es­cue­la, uni­ver­si­ta­rios, vo­lun­ta­rios de afue­ra y po­bla­do­res. El pro­ce­so lle­vó más de una se­ma­na y el re­sul­ta­do fue una al­ga­ra­bía pa­ra to­dos los que vi­mos el im­pac­to emo­cio­nal que ge­ne­ró el cam­bio en la zo­na.

Tu­ve la suer­te de acom­pa­ñar to­do el pro­ce­so y ja­más ima­gi­né el pla­cer de co­no­cer a ar­tis­tas co­mo ellos, in­vo­lu­cra­dos pro­fun­da­men­te con la co­mu­ni­dad don­de es­ta­ban in­ter­vi­nien­do. Con­ver­san­do con ca­da ve­cino, ju­gan­do al fút­bol con ellos, dis­cu­tien­do la fra­se que se­ría del ba­rrio, al­mor­zan­do arroz que­su, ta­lla­rín o un asa­do im­pro­vi­sa­do ba­jo el patrocinio y co­man­do ge­ne­ro­so de Mar­ce­lo, Ju­nior o Ña Pau­la, to­dos miem­bros de ese Cen­tro Co­mu­ni­ta­rio. No vi un ras­tro de di­vis­mo en es­tos chi­cos tan exi­to­sos y via­je­ros. So­lo vi hu­ma­ni­dad en ellos. Eran cin­co: un Ja­vi, un Juan, dos Pa­blos y un Diego.

Me ex­pli­ca­ron que su tu­ris­mo, más que de lu­ga­res, era hu­mano. No tu­vie­ron tiem­po de ir a las Ca­ta­ra­tas, pe­ro sí co­no­cie­ron a los ve­ci­nos de Pe­lo­pin­cho, y de ellos se lle­van el me­jor de los re­cuer­dos. Así re­co­rren el pla­ne­ta los de Boa Mis­tu­ra, co­nec­tán­do­se a la ex­pe­rien­cia hu­ma­na de ca­da lu­gar que vi­si­tan. Con los años, po­drán de­cir al mun­do lo que fue­ron vien­do a tra­vés del re­la­to de su gen­te y las per­so­nas que co­no­cie­ron. Yo tam­bién co­no­cí una nue­va Es­pa­ña a tra­vés de ellos.

A mo­do de des­pe­di­da, se or­ga­ni­zó una fies­ta con to­dos los in­vo­lu­cra­dos en el pro­yec­to. El dron de Fo­to­ci­clo —que acom­pa­ñó to­do el pro­ce­so— to­mó imá­ge­nes con­mo­ve­do­ras des­de las al­tu­ras. Des­de arri­ba, aquel men­sa­je pa­re­cía una pro­cla­ma­ción al cie­lo: en­tre to­dos jun­tos sí se pue­de. Sí, po­de­mos

Fo­tos: Juan Ca­ros Me­za / Fo­to­ci­clo

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.