En­tre­vis­ta: So­lano y Solanito Be­ní­tez

So­bre la ar­qui­tec­tu­ra, la ex­pe­rien­cia y el le­ga­do

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Ma­rie­la Gar­cía

“Uno ha­ce pa­ra apren­der y apren­de ha­cien­do”. Es­tas son pa­la­bras que el ar­qui­tec­to So­lano Be­ní­tez pue­de apli­car a cual­quier te­ma, más aún en re­fe­ren­cia a có­mo lo­gró com­bi­nar el ejer­ci­cio de su pro­fe­sión con la pa­ter­ni­dad. Lue­go de tra­ba­jar jun­tos en el mis­mo es­tu­dio, el Ga­bi­ne­te de Ar­qui­tec­tu­ra, hoy su pri­mo­gé­ni­to, Solanito Be­ní­tez, em­pren­de su pro­pio ca­mino.

Mu­chas ve­ces, los hi­jos ter­mi­nan por se­guir el mis­mo ca­mino que sus pa­dres, sin si­quie­ra plan­tear­se si les in­tere­sa o no, de­bi­do a que no tie­nen po­si­bi­li­dad de elec­ción. La historia de Solanito Be­ní­tez, sin em­bar­go, es dis­tin­ta. El jo­ven ar­qui­tec­to es el pri­mo­gé­ni­to de So­lano Be­ní­tez, quien, aún sien­do uno de los más des­ta­ca­dos ex­po­nen­tes de la ar­qui­tec­tu­ra en Pa­ra­guay y Amé­ri­ca La­ti­na, re­ve­la con ab­so­lu­ta sin­ce­ri­dad que es­co­gió es­ta ca­rre­ra sin es­tar ple­na­men­te se­gu­ro. “Siem­pre fui muy dis­per­so co­mo pa­ra de­cir que te­nía cla­ro lo que iba a ha­cer el res­to de mi vi­da, al con­tra­rio. Re­cuer­do que en el mo­men­to de elec­ción es­tu­dia­ba In­ge­nie­ría y com­ple­men­ta­ba las ta­reas de Ma­te­má­ti­cas con Di­bu­jo y otras ma­te­rias de Ar­qui­tec­tu­ra, has­ta que en al­gún mo­men­to y por al­gu­na ra­zón, fi­nal­men­te op­té por es­to”, re­cuer­da.

El pro­fe­sio­nal ase­gu­ra que la ca­rre­ra le dio la opor­tu­ni­dad de en­ten­der to­do lo que po­día ha­cer: “Creo que la po­si­bi­li­dad de usar la creatividad y el po­ten­cial pa­ra ima­gi­nar (de un ar­qui­tec­to) no es muy dis­tin­to al que pue­da te­ner un buen eco­no­mis­ta, un abo­ga­do o in­clu­so un mé­di­co. No me con­si­de­ro par­ti­cu­lar­men­te do­ta­do pa­ra el di­bu­jo ni pa­ra el cálcu­lo. Uno ha­ce pa­ra apren­der y apren­de ha­cien­do, y en ese pro­ce­so ter­mi­né sien­do ar­qui­tec­to”.

Cuan­do te­nía 27 años, prác­ti­ca­men­te la mis­ma edad con la que cuen­ta hoy Solanito, ocu­rrie­ron mu­chos de los acon­te­ci­mien­tos

más sig­ni­fi­ca­ti­vos de su vi­da. Ini­cia­ba una nue­va vi­da en pa­re­ja, co­men­za­ba tra­ba­jar en ar­qui­tec­tu­ra y se con­ver­tía en pa­dre. Fue un pe­rio­do de mu­cha an­sie­dad, pues des­co­no­cía lo que le de­pa­ra­ba el fu­tu­ro. De aque­lla eta­pa re­cuer­da an­he­lar un es­tu­dio de ar­qui­tec­tu­ra cer­ca de su ca­sa, pe­ro no den­tro de ella. “Sen­tía que si la gen­te iba a ha­blar con­mi­go po­día in­te­rrum­pir mi re­la­ción pa­ren­tal, pe­ro no al re­vés. A mí no me mo­les­ta­ba que nin­guno de mis hi­jos es­tu­vie­ra cer­ca mien­tras es­ta­ba tra­ba­jan­do, al­go que in­clu­so has­ta aho­ra si­gue ocu­rrien­do”, bro­mea mi­ran­do a Solanito.

En­tre va­rias anéc­do­tas, re­cuer­da que cuan­do su hi­jo te­nía 13 años, lle­ga­das las va­ca­cio­nes de ve­rano le en­tre­gó su pri­mer casco y un par de bo­tas, y lo lle­vó a tra­ba­jar co­mo ayu­dan­te en una obra. A ma­ne­ra de trans­mi­tir­le en­se­ñan­zas con el ejem­plo, de­ci­dió mos­trar­le có­mo las per­so­nas usa­ban su cuer­po e in­te­li­gen­cia pa­ra ma­ne­jar los ma­te­ria­les y de qué eran ca­pa­ces de ha­cer. “Si bien es cier­to que des­de chi­co él pu­do ver có­mo se di­bu­ja un plano, esa ha­bi­li­dad pue­de desa­rro­llar­la cual­quier per­so­na con un lá­piz y un pa­pel, sin la ne­ce­si­dad de al­go más. Pe­ro el po­der vi­ven­ciar al­go dis­tin­to y ver có­mo otros, con su má­xi­mo es­fuer­zo in­te­lec­tual y fí­si­co, son ca­pa­ces de mo­di­fi­car el mun­do, de le­van­tar una geo­gra­fía nue­va, le hi­zo en­ten­der de qué ma­ne­ra el pro­ce­so y la ges­tión ter­mi­na con­vir­tién­do­se en una obra. Una co­sa es teo­ri­zar y otra es usar el tiem­po en la ex­pe­rien­cia”, se­ña­la. Pa­ra él, re­trans­mi­tir los va­lo­res que le fue­ron in­cul­ca­dos siem­pre fue muy im­por­tan­te. “Los ni­ños apren­den ayu­dan­do a sus pa­dres. Esa es una ex­pe­rien­cia in­trans­fe­ri­ble y que ha­ce a la vi­da de las per­so­nas”, agre­ga.

SE­GUIR EL CA­MINO DEL PA­DRE

“To­da­vía no sé lo que voy a es­tu­diar, pe­ro hay una co­sa que sí sé, y es que ar­qui­tec­tu­ra no”, di­jo Solanito a su pa­dre po­co des­pués de fi­na­li­zar la se­cun­da­ria. So­lano pre­fi­rió no opi­nar al res­pec­to, ya que con­si­de­ra­ba que su hi­jo te­nía la opor­tu­ni­dad de op­tar por lo que qui­sie­se. Con el pa­so del tiem­po, Solanito cam­bió de opi­nión, y hoy su pa­dre ex­pre­sa or­gu­llo­so: “Yo con­si­de­ro que si hu­bie­se te­ni­do la mi­tad del ta­len­to que él tie­ne ha­bría po­di­do lle­gar más le­jos”.

Hoy día aun­que ha­ya cul­mi­na­do la ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria, Solanito no da na­da por ce­rra­do. Su ex­pe­rien­cia la­bo­ral ini­ció ha­ce seis años en el Ga­bi­ne­te de Ar­qui­tec­tu­ra, jun­to a su pa­dre y la ar­qui­tec­ta Glo­ria Ca­bral. Lue­go, a me­dia­dos de 2016, de­ci­dió abrir su pro­pio es­tu­dio, el cual lle­va el nom­bre de Mí­ni­mo Co­mún, don­de tra­ba­ja con otras tres per­so­nas.

“Co­mo des­pa­cho, nues­tra for­ma­ción prác­ti­ca­men­te se la de­be­mos al Ga­bi­ne­te de Ar­qui­tec­tu­ra. La ad­mi­ra­ción que le te­ne­mos es por la ma­ne­ra de ver las co­sas y re­plan­tear­se cuál es el rol del ar­qui­tec­to en la sociedad”, ex­pre­sa Solanito, quien ha­cien­do me­mo­ria so­bre una de las char­las que tu­vo con su pa­pá res­ca­ta es­ta de­fi­ni­ción: “La ar­qui­tec­tu­ra es la mez­cla del ar­te y la téc­ni­ca; el buen ha­cer o el ha­cer ex­tra­or­di­na­rio se con­vier­te real­men­te en ar­te”. En­ton­ces, pro­si­gue, “nos ol­vi­da­mos del ar­te al ha­cer hoy ar­qui­tec­tu­ra. Per­di­mos la con­di­ción de la emo­ción. Si el ar­te bus­ca emo­cio­nar a la gen­te, es­ta dis­ci­pli­na (la ar­qui­tec­tu­ra) no se de­be­ría tra­tar so­la­men­te de una cues­tión téc­ni­ca. Po­dés po­ner los la­dri­llos de la ma­ne­ra más rá­pi­da y efi­cien­te, pe­ro es más que la me­ra con­di­ción ar­qui­tec­tó­ni­ca. Al­go más com­ple­jo”.

Solanito ma­ni­fies­ta, ade­más, que apren­dió a pen­sar que to­do lo si­guien­te que ha­ga tie­ne que ser me­jor, pe­ro se pre­gun­ta a la vez: ¿ser me­jor pa­ra qué? “Ahí es don­de en­tra la par­te so­cial. La ar­qui­tec­tu­ra tie­ne que po­der re­ga­lar­le al­go a la sociedad, aun­que sea una emo­ción”, con­ti­núa.

La de­ci­sión de in­de­pen­di­zar­se y con­for­mar su pro­pio equi­po tu­vo que ver con que tan­to pa­dre co­mo hi­jo tie­nen ca­da uno una for­ma pro­pia de ver las co­sas. Sin em­bar­go, Solanito si­gue tra­ba­jan­do con su pa­dre, quien a su vez con­si­de­ra que las cir­cuns­tan­cias son elíp­ti­cas, que to­do siem­pre es­tá gi­ran­do y que en esa ro­ta­ción hay en­cuen­tros, des­en­cuen­tros y con­ti­nui­da­des.

DOS GE­NE­RA­CIO­NES DE AR­QUI­TEC­TOS

Pa­dre e hi­jo tam­bién se to­man un mo­men­to pa­ra ana­li­zar la bre­cha ge­ne­ra­cio­nal en­tre am­bos. “Apa­re­ció la he­rra­mien­ta elec­tró­ni­ca y no­so­tros de­ja­mos de di­bu­jar a mano —di­ce Solanito—, y to­do el pro­ce­so se con­vir­tió en al­go rá­pi­do que ha­ce que per­da­mos los pun­tos de vis­ta, la pers­pec­ti­va. Nues­tra ge­ne­ra­ción tie­ne que ha­cer un es­fuer­zo ex­tra pa­ra en­ten­der mu­chas co­sas y pa­ra usar to­da la in­for­ma­ción a la que tie­ne ac­ce­so”, sos­tie­ne y, ade­más, cues­tio­na: “pe­ro, ¿de qué sir­ve te­ner to­das las he­rra­mien­tas si no exis­te un co­no­ci­mien­to y una mi­ra­da crí­ti­ca?”

“So­mos dos ge­ne­ra­cio­nes to­tal­men­te dis­tin­tas”, re­afir­ma So­lano. “Él per­te­ne­ce a es­ta lla­ma­da Mi­llen­nial, y en cam­bio yo soy de la Ge­ne­ra­ción X. Por ejem­plo, pa­ra po­der lle­gar

“Nos ol­vi­da­mos del ar­te al ha­cer hoy ar­qui­tec­tu­ra. Per­di­mos la con­di­ción de la emo­ción. Si el ar­te bus­ca emo­cio­nar a la gen­te, es­ta dis­ci­pli­na (la ar­qui­tec­tu­ra) no se de­be­ría tra­tar so­la­men­te de una cues­tión téc­ni­ca.

al co­no­ci­mien­to yo te­nía que ha­cer una tra­ve­sía a tra­vés de las bi­blio­te­cas y los lu­ga­res don­de me de­cían que ha­bía li­bros, por­que era im­pen­sa­ble com­prar­los to­dos en aque­lla épo­ca. Hoy to­do es­tá en la pun­ta de los de­dos y no hay pun­to de com­pa­ra­ción, val­ga la re­dun­dan­cia, en­tre esa ma­ne­ra de lle­gar al co­no­ci­mien­to y en có­mo se ins­tru­men­ta­li­za el pro­ce­so de con­cep­ción de la ar­qui­tec­tu­ra. Afor­tu­na­da­men­te, la ley de la gra­ve­dad si­gue sien­do la mis­ma”, ase­ve­ra.

Más allá de las di­fe­ren­cias en cuan­to a la asi­mi­la­ción de co­no­ci­mien­to, pa­dre e hi­jo se en­cuen­tran ideo­ló­gi­ca­men­te co­nec­ta­dos. “En los úl­ti­mos años —sos­tie­ne So­lano—, la dis­ci­pli­na, pri­sio­ne­ra del lu­cro, ha de­ci­di­do in­ten­tar re­du­cir la mano de obra a ser apli­ca­da en los pro­ce­sos de cons­truc­ción. No­so­tros, sin em­bar­go, cree­mos que la mano hu­ma­na es una má­qui­na fa­bu­lo­sa, y que la ca­pa­ci­dad de ha­cer de nues­tra gen­te no tie­ne ab­so­lu­ta­men­te nin­gún lí­mi­te. Lo que sí tie­nen lí­mi­te son las ca­be­zas que no son ca­pa­ces de pen­sar có­mo esa mano de obra pue­de ser apli­ca­da en su enor­me po­ten­cial pa­ra sa­tis­fa­cer las pro­pias de­man­das y abo­gar por la sus­ten­ta­bi­li­dad en el mun­do”.

En me­dio de la ac­tual cri­sis de sos­te­ni­bi­li­dad am­bien­tal y el he­cho de que gran par­te de la po­bla­ción mun­dial vi­ve en la po­bre­za y has­ta en la mi­se­ria, se­ña­la que el co­no­ci­mien­to so­lo no bas­ta pa­ra el cam­bio. “Te­ne­mos una in­creí­ble can­ti­dad de co­no­ci­mien­to, con­tan­do con que tam­bién se­gui­mos te­nien­do los mis­mos re­cur­sos ma­te­ria­les que tu­vo el pla­ne­ta des­de siem­pre. Por lo tan­to, nues­tra cri­sis es en­ten­der que co­no­cien­do lo que co­no­ce­mos y te­nien­do lo que te­ne­mos no so­mos ca­pa­ces de ima­gi­nar un des­tino dis­tin­to pa­ra las per­so­nas. Nues­tra cri­sis es una gran cri­sis de la ima­gi­na­ción”, la­men­ta el re­co­no­ci­do ar­qui­tec­to.

An­te es­ta es­ta si­tua­ción, desa­rro­llar la ca­pa­ci­dad de ima­gi­na­ción pa­ra pro­mo­ver un cam­bio so­cial es ur­gen­te, al­go con lo que Solanito no pue­de es­tar más de acuer­do. En la mis­ma lí­nea que su pa­dre, aña­de: “To­do aquel que se de cuen­ta de que hay una reali­dad que pue­de ser dis­tin­ta, tie­ne la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­cer al­go al res­pec­to. El he­cho de que no ac­tue­mos bus­can­do ha­cer al­go dis­tin­to den­tro de lo que iden­ti­fi­que­mos que pue­da es­tar mal, nos con­vier­te en cóm­pli­ces del sis­te­ma”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.