Ar­te: Wal­do Lon­go

En­tre la per­so­na y el per­so­na­je

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Ma­rie­la Gar­cía

Con Bes­tia Pop, su úl­ti­ma mues­tra, Wal­do Lon­go dio a co­no­cer una nue­va eta­pa de su vi­da. En la era de las re­des so­cia­les, la tec­no­lo­gía y el di­se­ño di­gi­tal —que du­ran­te mu­cho tiem­po le sir­vió co­mo me­dio de ex­pre­sión— él de­ci­de to­mar el pin­cel, car­gar­lo de co­lor y de­jar­se lle­var so­bre el lien­zo con la mis­ma in­ten­ción de su fa­ce­ta de ilus­tra­dor: pro­vo­car.

Wal­do Lon­go con­vi­ve cons­tan­te­men­te con el de­seo de evo­lu­cio­nar, rein­ven­tar­se, y el te­mor de que­dar­se es­tan­ca­do ha­cien­do siem­pre lo mis­mo. Su vi­da ar­tís­ti­ca se di­vi­de en pe­rio­dos que se en­tre­mez­clan y ca­re­cen de lí­mi­tes de­fi­ni­dos: “Real­men­te ten­go mu­chos ini­cios. Aho­ra es­toy en una eta­pa to­tal­men­te di­fe­ren­te a cuan­do co­men­cé”.

Su nom­bre ver­da­de­ro es Val­do­vino To­rres, na­ció en 1968 y em­pe­zó a di­bu­jar a los seis años. Nun­ca más pa­ró. Con la re­vo­lu­ción de las compu­tado­ras su ar­te se vol­vió di­gi­tal, has­ta que sur­gió en él la ne­ce­si­dad de vol­ver a crear con las ma­nos. Es­to lo lle­vó a in­vo­lu­crar­se con el lien­zo y los acrí­li­cos, una de­ci­sión que to­mó ha­ce ya dos años. Y a es­ta bús­que­da in­te­rior la co­ro­nó con una mues­tra in­di­vi­dual que tu­vo lu­gar en mar­zo pa­sa­do en Hep­ner Ga­le­ría.

Sin em­bar­go, no se tra­ta­ba de su pri­me­ra ex­po­si­ción. Ya ha­bía pre­sen­ta­do obras di­gi­ta­les en la ex­tin­ta ga­le­ría Plan­ta Al­ta, el Cen­tro Cul­tu­ral de Es­pa­ña Juan de Sa­la­zar y el Cen­tro Pa­ra­gua­yo Ja­po­nés, en­tre otros. “A la gen­te le gus­ta­ba lo que ha­cía pe­ro yo no le da­ba tan­to va­lor. Al ha­cer al­go en di­gi­tal vos po­dés im­pri­mir­lo 25.000 ve­ces si que­rés. Pe­ro si una per­so­na qui­sie­ra, por ejem­plo, com­prar una obra, desea­ría que fue­ra úni­ca. Creo que es­ta es la ra­zón por lo que a pe­sar de la bue­na crí­ti­ca, ellos no ad­qui­rían lo que yo ha­cía”, re­la­ta.

Por in­sis­ten­cia de ami­gos, quie­nes lo ani­ma­ron a pin­tar, se atre­vió a ha­cer­lo. “Pin­tar tie­ne otro va­lor y ge­ne­ra otra sen­sa­ción al mo­men­to de crear al­go. En la compu­tado­ra to­do es muy rá­pi­do: tu­vis­te la idea, la rea­li­zas­te y se aca­bó ahí. No te com­pe­ne­tras­te con ella. Con la pin­tu­ra, en cam­bio, te­nés una re­la­ción más du­ra­de­ra e in­clu­so más cer­ca­na. Uno sien­te mu­chas co­sas a me­di­da que va pin­tan­do. Se te van ocu­rrien­do otras ma­ne­ras de se­guir co­mu­ni­can­do y cuan­do ter­mi­nás re­sul­ta ser al­go mu­cho más rico que la idea ori­gi­nal, por­que te to­mas­te el tiem­po pa­ra dis­fru­tar del pro­ce­so”, ex­pre­sa.

No te­me con­fe­sar que es­ta tran­si­ción le re­sul­tó en par­te, un po­co du­ra. Ya en es­te nue­vo pe­rio­do co­men­zó emu­lan­do so­bre el lien­zo lo que ha­cía en el or­de­na­dor. To­da­vía in­sa­tis­fe­cho se en­ce­rró en el es­tu­dio de un ami­go su­yo, el tam­bién ar­tis­ta Hu­go Ca­tal­do Ba­ru­di, quien le com­par­tió sus co­no­ci­mien­tos so­bre el acrí­li­co.

Fue to­do un año de en­sa­yo y error cons­tan­te en el que lle­gó a de­cir­se a sí mis­mo: “es­to no es pa­ra mí, me­jor vuel­vo a lo di­gi­tal, que en mu­chos as­pec­tos es más có­mo­do”. Pe­ro no se rin­dió y pa­só de lar­go otros do­ce me­ses en los que sí pu­do sen­tir­se con­ten­to con lo que ha­cía. “Le per­dí el mie­do al lien­zo”, aña­de.

Se­me­jan­te so­me­ti­mien­to dio sus fru­tos: 27 obras de va­ria­dos te­mas. “Un caos or­de­na­do”, se­gún sus pro­pias pa­la­bras. Un re­co­rri­do que iba del ero­tis­mo a la vio­len­cia, y de es­ta a la ter­nu­ra, con una parada en el bon­da­ge. “Son cues­tio­nes que cho­can mu­cho pe­ro no del mo­do bi­za­rro, sino por la si­tua­ción en sí”, ex­pli­ca el ar­tis­ta. “A mí me en­can­ta pro­vo­car. Crear reacciones en la gen­te es la ra­zón de ha­cer ar­te. Quie­ro cau­sar sor­pre­sa”, agre­ga.

Es­ta in­ten­ción se evi­den­cia en va­rias de sus fa­ce­tas. En su cuen­ta de Ins­ta­gram (@wal­do­lon­go), por ejem­plo, desa­rro­lla la ta­rea de in­ter­ve­nir una fo­to­gra­fía, ya sea de una es­qui­na cual­quie­ra o de ele­men­tos de uso co­ti­diano “pa­ra que ellos (los de­más) pue­dan mi­rar eso, tan co­mún, de una ma­ne­ra dis­tin­ta. Es­tán tan acos­tum­bra­dos a al­gu­nas co­sas que ya pa­san des­aper­ci­bi­das y yo quie­ro de­vol­ver­le a la gen­te esa ca­pa­ci­dad de sor­pren­der­se, in­clu­so de los ele­men­tos co­ti­dia­nos, con los que siem­pre con­vi­ven”, ma­ni­fies­ta.

Lo cu­rio­so es que en mu­chos de es­tos es­ce­na­rios se pue­de iden­ti­fi­car a un en­te pe­cu­liar, a una es­pe­cie de mons­truo de co­lor ne­gro. So­bre

có­mo na­ció es­te per­so­na­je, Wal­do cuen­ta: “Uno tra­ta de re­fle­jar­se en al­go; por eso nun­ca una obra es im­per­so­nal, ya que uno tras­mi­te en ella al­go de su ser. En mis tra­ba­jos no so­lo es­ta­ba el sen­ti­mien­to pre­sen­te, sino tam­bién im­pre­so, ya que yo me re­pre­sen­ta­ba con es­te per­so­na­je pa­ra con­tar al­go. Lo sim­pá­ti­co es que fue­ron las de­más per­so­nas quie­nes se die­ron cuen­ta de es­to, no yo”, com­par­te. Así fue co­mo la gen­te que ad­mi­ra su tra­ba­jo ter­mi­nó re­co­no­cién­do­lo en es­te per­so­na­je, el cual re­sul­tó ser “la gran bes­tia pop”. Es él quien pue­de par­tir­se a la mi­tad, vo­lar y re­ci­bir to­dos los gol­pes, san­grar y se­guir ín­te­gro. A ve­ces es tierno, es ro­mán­ti­co y pro­tec­tor, y otras sim­ple­men­te quie­re vio­len­cia. Jus­ta­men­te, es­ta úl­ti­ma pa­la­bra es la que más re­dun­da en el len­gua­je ar­tís­ti­co de Wal­do. Su ar­gu­men­to es que él fue cria­do por la te­le, el ci­ne y lo que pa­sa­ba en la ca­lle. Cre­ció vien­do co­sas que se re­la­cio­nan di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te con to­do lo que ha­ce. “Hay una fra­se que di­ce «sin do­lor no hay poe­sía». In­clu­so el na­cer es un ac­to vio­len­to y la vio­len­cia es ese na­ci­mien­to di­fí­cil de ca­da una de mis obras”, re­co­no­ce.

UNA VI­DA EN ETA­PAS

Un ami­go su­yo le di­jo al­gu­na vez que “hay que sa­ber cuán­do ter­mi­nar al­go”, y a pe­sar de que esas pa­la­bras se re­fe­rían al ac­to de pin­tar y di­bu­jar, él las adop­tó co­mo una es­pe­cie de fi­lo­so­fía. Du­ran­te un tiem­po sin­tió una fi­ja­ción por los zom­bies, se­res gro­tes­cos y de te­rror que él ad­mi­ra­ba co­mo in­di­vi­duos inocen­tes que so­lo te­nían ham­bre. Su tra­ba­jo aho­ra se ba­sa en re­tra­tar el do­lor por elec­ción, co­mo el bon­da­ge, o en el otro ex­tre­mo, la re­li­gión, con sus san­tos már­ti­res.

“Per­so­na­jes que eli­gie­ron el do­lor por de­ci­sión pro­pia, ya sea por pla­cer o por al­gún otro mo­ti­vo, que igual­men­te es una ma­ne­ra de ser ma­so­quis­ta. Tal vez con el he­cho de mez­clar el sa­do­ma­so­quis­mo y la re­li­gión, me es­té ga­nan­do el in­fierno”, bro­mea, y agre­ga: “Son eta­pas, y en un mo­men­to voy a ter­mi­nar es­ta co­mo con otras an­te­rio­res que tu­ve. A lo que más le ten­go mie­do es a que­dar­me atra­pa­do en al­go, a ter­mi­nar ha­cien­do lo mis­mo por vein­te o treinta años. Quie­ro ir evo­lu­cio­nan­do, con­cluir un ci­clo y em­pe­zar otro”.

Por eso es que al fi­na­li­zar su pe­rio­do den­tro del di­bu­jo di­gi­tal op­tó por el pin­cel, aun­que no des­car­ta vol­ver al di­bu­jo con lá­piz y pa­pel. “An­tes me to­ma­ba to­do el tiem­po ne­ce­sa­rio

“Uno tra­ta de re­fle­jar­se en al­go; por eso nun­ca una obra es im­per­so­nal, ya que uno tras­mi­te en ella al­go de su ser”.

pa­ra car­gar­lo de de­ta­lles. Aho­ra me de­fino co­mo más mi­ni­ma­lis­ta. Tal vez por la pre­mu­ra de que­rer ter­mi­nar al­go pa­ra in­vo­lu­crar­me en otra co­sa nue­va”, pro­si­gue. In­de­pen­dien­te­men­te del es­ti­lo que es­co­ja, afir­ma que pa­ra él lo im­por­tan­te es la idea y las sen­sa­cio­nes que pue­da lle­gar a pro­du­cir.

No obs­tan­te, nun­ca con­si­de­ró de­di­car­se ne­ta­men­te al ar­te. Al ter­mi­nar el co­le­gio pro­bó la ca­rre­ra de Ar­qui­tec­tu­ra, la cual no lo­gró lle­nar­lo por com­ple­to. En cam­bio con el di­se­ño drá­fi­co fue amor a pri­me­ra vis­ta. Con el tiem­po se me­tió en el mun­do de la pu­bli­ci­dad —des­de ha­ce más de 20 años es di­rec­tor de Ar­te en Bie­der­man Pu­bli­ci­dad— pe­ro siem­pre man­tu­vo esa vi­da pa­ra­le­la, en la que sa­lía de la agen­cia y que­ría lle­gar a ca­sa pa­ra pin­tar y di­bu­jar por el sim­ple he­cho de que es­to siem­pre le hi­zo fe­liz.

Tam­bién con el tiem­po lle­gó la po­si­bi­li­dad de mos­trar lo que ha­cía, jun­to con otros ami­gos, y aun­que al prin­ci­pio no ven­día nin­gu­na de sus crea­cio­nes no se des­ani­mó por­que co­mer­cia­li­zar su obra nun­ca fue su me­ta prin­ci­pal.

Aho­ra, en cam­bio, con la ayu­da de la ga­le­ría con la que se en­cuen­tra co­la­bo­ran­do, co­mien­za a plan­tear­se que po­dría vi­vir de es­to. “Con es­ta mues­tra, am­bas par­tes que­da­mos en­tu­sias­ma­dos y ha­bla­mos in­clu­so de mo­ver mis obras fue­ra del país, ya que, sien­do sin­ce­ros, lo que ha­go no es pa­ra to­dos los gus­tos. No es al­go que cual­quie­ra col­ga­ría en su sa­la. El mer­ca­do pue­de es­tar afue­ra pe­ro de eso ya se van a ocu­par ellos. A mí me to­ca re­la­jar­me y se­guir pin­tan­do pa­ra mi si­guien­te mues­tra, que po­si­ble­men­te se da­rá a fi­na­les de 2018”, ade­lan­ta.

Pe­ro to­da­vía si­gue in­mer­so en es­tas dos vi­das, en las que cu­rio­sa­men­te se co­dean tres per­so­na­li­da­des que tie­nen co­mo nom­bre Val­do, Wal­do y Vi­lo: el pu­bli­cis­ta, el ar­tis­ta y quien fir­ma las obras. “Es muy fá­cil que, co­mo Val­do, una idea me pi­lle en me­dio del tra­ba­jo, pe­ro co­mo Wal­do no se me ocu­rre na­da de esa otra per­so­na. Es co­mo que me voy in­cli­nan­do ca­da vez más a lo me­ra­men­te ar­tís­ti­co. Por eso creo que muy pron­to po­dría de­di­car­me so­lo a es­to”, ma­ni­fies­ta. Tal vez, so­lo en­ton­ces es­ta­rá a sal­vo, por­que có­mo lo ve: “To­dos cre­ce­mos di­bu­jan­do pe­ro de­ja­mos de ha­cer­lo cuan­do per­de­mos esa fan­ta­sía, cuan­do de­ja­mos de ima­gi­nar co­sas y ya no bus­ca­mos traer­las a la reali­dad. El mun­do real es un te­rri­ble de­vo­ra­dor de fan­ta­sías y po­ca gen­te se sal­va”

“El mun­do real es un te­rri­ble de­vo­ra­dor de fan­ta­sías y po­ca gen­te se sal­va”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.