LA FÁ­BRI­CA DE LOS SUE­ÑOS

De la mano de la mar­ca bra­si­le­ña Car­men Stef­fens, nos su­mer­gi­mos al mun­do del cal­za­do, ese ob­je­to que al­gu­na vez fue si­nó­ni­mo de no­ble­za y que hoy os­ci­la en­tre las ca­te­go­rías de ele­men­to de pri­me­ra ne­ce­si­dad, ob­je­to de di­se­ño y pie­za fe­ti­che.

High Class - - HC/MODA - Pa­tri­cia Be­ní­tez Ro­drí­guez

Brasil es uno de los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res de za­pa­tos del mun­do, y la ciu­dad Fran­ca, es co­no­ci­da co­mo “la ca­pi­tal del cal­za­do mas­cu­lino”. Gran par­te de la po­bla­ción de es­te pe­que­ño mu­ni­ci­pio pro­duc­tor de pie­les y cue­ros —si­tua­do al sur del país y a 400 ki­ló­me­tros de la gran ur­be que es São Pau­lo—, es­tá vin­cu­la­do a la in­dus­tria del cal­za­do. En es­te po­lo de pro­duc­ción na­ció ha­ce 24 años una mar­ca que a di­fe­ren­cia de la ma­yo­ría de las que se en­cuen­tran asen­ta­das en la zo­na, es­co­gió ir a con­tra­co­rrien­te y ves­tir los pies de las mu­je­res.

Se tra­ta de una mar­ca que se de­fi­ne, li­te­ral­men­te, por el bri­llo que irra­dia. Un res­plan­dor que, aun­que in­mi­nen­te­men­te do­ra­do, ad­mi­te va­rios ma­ti­ces. Es­te es el gran dis­tin­ti­vo de Car­men Stef­fens (CS), el se­llo que vuel­ve sin­gu­lar a ca­da par y el que per­mi­tió su ex­pan­sión de la ciu­dad de Fran­ca a to­do el Brasil, pri­me­ro, y a los 18 paí­ses don­de tie­ne pre­sen­cia —con 550 tien­das—, des­pués.

En Pa­ra­guay, las tien­das que al­ber­gan sus pro­duc­tos se en­cuen­tran a car­go Ca­ro­li­na y Miguel Mar­tin, los em­pre­sa­rios lo­ca­les que a prin­ci­pios del mi­le­nio lle­ga­ron has­ta Fran­ca en bus­ca de cal­za­dos pa­ra co­mer­cia­li­zar en Asun­ción, y que hoy son CEOs in­ter­na­cio­na­les de la fir­ma. Jun­to a ellos, un gru­po de blo­gue­ros, pro­duc­to­res de mo­da y pe­rio­dis­tas de va­rios paí­ses de La­ti­noa­mé­ri­ca, fui­mos par-

tí­ci­pes de una vi­si­ta al lu­gar don­de se pien­sa y se da for­ma a los za­pa­tos y bol­sos de cue­ro que lue­go se con­ver­ti­rán en ob­je­tos de de­seo.

Los prin­ci­pa­les se­cre­tos de fa­bri­ca­ción de CS, o al me­nos una par­te de ellos, nos fue­ron re­ve­la­dos por Ma­rio y Mo­na­li­sa Spa­niol, pre­si­den­te y di­rec­to­ra crea­ti­va de la fir­ma, res­pec­ti­va­men­te. Es­te ma­tri­mo­nio es el mo­tor que lle­va ade­lan­te la em­pre­sa: él con­cre­ta ne­go­cios, bus­ca opor­tu­ni­da­des en dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do y ad­quie­re tec­no­lo­gía de van­guar­dia con mi­ras a po­si­cio­nar a la mar­ca al ni­vel de las gran­des fir­mas de cal­za­do ita­lia­nas; ella da rien­da suel­ta a su creatividad y pro­du­ce. Es Mo­na­li­sa, con ese nom­bre tan po­de­ro­so co­mo inusual, quien di­ri­ge a un equi­po de es­ti­lis­tas que día a día de­fi­ne si un cal­za­do lle­va­rá cue­ro li­so o es­tam­pa­do, si ten­drá apli­ca­cio­nes do­ra­das o en to­nos pla­ta, si se­rá una mez­cla de tex­tu­ras o no, si ten­drá una pul­se­ra al­re­de­dor del to­bi­llo, un sti­let­to o una pla­ta­for­ma de cin­co, sie­te o nue­ve cen­tí­me­tros, o más.

Un pro­ce­so crea­ti­vo si­mi­lar con­lle­va el di­se­ño de las car­te­ras, los ac­ce­so­rios y las pren-

Pa­ra lo­grar 11 co­lec­cio­nes al año, la fá­bri­ca no pa­ra y pro­du­ce mi­les de pie­zas por día, en­tre za­pa­tos, bol­sos y pren­das de ves­tir.

das de ves­tir, pie­zas que aun­que di­fie­ran en su ti­po, po­seen el ca­rac­te­rís­ti­co lu­jo ex­tra­va­gan­te que iden­ti­fi­ca a la mar­ca. “Las pie­zas Car­men Stef­fens son di­fe­ren­cia­das, siem­pre tie­nen ese al­go más”, di­ce Mo­na­li­sa en re­fe­ren­cia al bri­llo que des­te­llan sus crea­cio­nes car­ga­das de pe­dre­ría, bor­da­dos y otros de­ta­lles es­tra­té­gi­ca­men­te ubi­ca­dos con el fin de atraer mi­ra­das.

La mo­da cier­ta­men­te in­flu­ye en los há­bi­tos de con­su­mo de las per­so­nas. Si en el pa­sa­do las vi­drie­ras de las gran­des mar­cas ex­hi­bían dos co­lec­cio­nes al año (pri­ma­ve­ra/ve­rano y oto­ño/in­vierno), hoy es co­mún en­con­trar cua­tro, co­mo mí­ni­mo. A fin de te­ner no­ve­da­des en sus tien­das prác­ti­ca­men­te to­dos los me­ses del año y así dejar sa­tis­fe­chas a las clien­tas que siem­pre bus­can al­go nue­vo, se­gún re­fie­re Mo­na­li­sa, CS lan­za al mer­ca­do 11 co­lec­cio­nes al año. Pa­ra dar abas­to a es­ta de­man­da, la fá­bri­ca no pa­ra y pro­du­ce mi­les de pie­zas por día, en­tre za­pa­tos, bol­sos, pren­das de ves­tir y ac­ce­so­rios.

LA MA­NU­FAC­TU­RA

Des­de el tra­ta­mien­to del cue­ro, has­ta el en­sam­ble del pro­duc­to fi­nal hay un lar­go y tra­ba­jo­so ca­mino. Una vez bo­ce­ta­das, las co­lec­cio­nes em­pie­zan a to­mar for­ma so­bre los cue­ros pro­veí­dos por Cou­ro­quí­mi­ca, fir­ma que tam­bién for­ma par­te del gru­po em­pre­sa­rial CS. En la pri­me­ra eta­pa del pro­ce­so se rea­li­za una ca­li­fi­ca­ción del cue­ro se­gún su es­pe­sor y ta­ma­ño (ge­ne­ral­men­te me­dia piel tie­ne en­tre 2,15 m y 2,25 m). Lue­go se lo so­me­te a un pro­ce­so quí­mi­co con el fin de real­zar sus ca­rac­te­rís­ti­cas na­tu­ra­les, sua­vi­zar­lo y con­tri­buir a su con­ser­va­ción. Una vez fi­na­li­za­da es­ta fa­se, el cue­ro es­tá lis­to pa­ra con­ver­tir­se en lo que Mo­na­li­sa y su equi­po tie­nen pen­sa­do.

En la fá­bri­ca es po­si­ble en­con­trar cue­ros con es­tam­pas ani­mal print que imi­tan pie­les de co­co­dri­los, ce­bras y otros ani­ma­les. Aun­que lu­cen reales, pro­vie­nen del cue­ro va­cuno.

En la fá­bri­ca de CS es po­si­ble en­con­trar cue­ros con es­tam­pas ani­mal print que imi­tan pie­les de co­co­dri­los, ji­ra­fas, ce­bras, ti­gres y otros ani­ma­les. Pie­les que aun­que lu­cen su­ma­men­te reales, pro­vie­nen del cue­ro va­cuno, a ex­cep­ción de la pie­za icono de la mar­ca: el bol­so de pi­tón le­gí­ti­mo. Pa­ra es­ta pie­za, la fir­ma im­por­ta piel de ser­pien­te de Pa­na­má, la cual es ob­te­ni­da a par­tir de ejem­pla­res cria­dos en cau­ti­ve­rio, se­gún ex­pli­ca Ma­rio. Si bien los bol­sos con es­tam­pa pi­tón tam­bién es­tán dis­po­ni­bles en cue­ro va­cuno, la piel le­gí­ti­ma es, en de­fi­ni­ti­va, la es­tre­lla de la mar­ca.

Los exá­me­nes de ca­li­dad tam­bién son una par­te muy im­por­tan­te del pro­ce­so de fa­bri­ca­ción. En el ca­so de los za­pa­tos, ca­da pie­za se so­me­te a prue­bas de re­sis­ten­cia, que ga­ran­ti­zan por ejem­plo, que un sti­let­to, un ta­co su­ma­men­te fino sea a la vez ex­tre­ma­da­men­te se­gu­ro. Si bien gran par­te de los pro­ce­sos que se rea­li­zan en la fá­bri­ca son au­to­ma­ti­za­dos —al me­nos el 80 % de las má­qui­nas po­see tec­no­lo­gía ita­lia­na— lo prin­ci­pal si­gue sien­do el tra­ba­jo manual, al­go que se per­ci­be a ca­da pa­so, pe­ro que se de­no­ta de for­ma es­pe­cí­fi­ca en cier­tos pro­ce­sos, co­mo el que brin­da efec­tos de co­lor de for­ma sec­to­ri­za­da al cue­ro. Es­to es rea­li­za­do de for­ma manual de mo­do a ob­te­ner una piel lo más si­mi­lar po­si­ble al ani­mal imi­ta­do, co­mo es el ca­so del cue­ro sí­mil co­co­dri­lo blanco.

El mo­de­la­do y aca­ba­do fi­nal del cal­za­do tam­bién in­vo­lu­cra a cien­tos de hom­bres y mu­je­res, za­pa­te­ros que cla­van a la vie­ja usan­za a la vez que in­ter­ca­lan las la­bo­res con mo­der­nas má­qui­nas. Del mis­mo mo­do, en la úl­ti­ma fa­se una par­te de la pro­duc­ción es re­vi­sa­da de for­ma manual por un ejér­ci­to de mu­je­res que no de­mo­ran más de un mi­nu­to y treinta se­gun­dos por pro­duc­to. El re­sul­ta­do es una pie­za im­preg­na­da de so­fis­ti­ca­ción y lu­jo, ele­men­tos ca­rac­te­rís­ti­cos de una mar­ca que no pa­sa des­aper­ci­bi­da ja­más

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.