de la piel

Lo­grar una piel im­po­lu­ta, eli­mi­nar las man­chas, co­rre­gir lí­neas de ex­pre­sión y fla­ci­dez. Se­gún los prin­ci­pios ac­ti­vos que con­ten­gan, las más­ca­ras cum­plen di­ver­sas fun­cio­nes pa­ra el cui­da­do de la piel. En es­ta no­ta te con­ta­mos so­bre el úl­ti­mo must de las b

High Class - - HC/BELLEZA -

Re­co­men­da­das pa­ra re­cu­pe­rar y es­ti­mu­lar las fun­cio­nes de la piel, las más­ca­ras fa­cia­les son el gran se­cre­to de­trás de un ros­tro lu­mi­no­so y des­can­sa­do. Pa­ra ele­gir cuál uti­li­zar, lo ideal, en ca­da ca­so, es co­men­zar por un buen diag­nós­ti­co de la piel y te­ner en cla­ro qué re­sul­ta­do se pre­ten­de. Una de ellas es la que Raio Bem­ba aca­ba de in­cor­po­rar a su nue­vo es­pa­cio de re­lax y que tie­ne co­mo pro­ta­go­nis­ta una ca­re­ta de as­pec­to fu­tu­ris­ta, co­mo al­ter­na­ti­va al bó­tox y la ci­ru­gía es­té­ti­ca.

Sue­na a cien­cia fic­ción, pe­ro es­ta tec­no­lo­gía que pa­re­ce traí­da del es­pa­cio co­men­zó a uti­li­zar­se tras in­ves­ti­ga­cio­nes de la in­dus­tria mi­li­tar y ae­ro­es­pa­cial. De he­cho, la NASA

im­pul­só es­tu­dios so­bre la te­ra­pia LED pa­ra la fo­to-bio­es­ti­mu­la­ción con el ob­je­to de ace­le­rar el pro­ce­so de cu­ra­ción y ci­ca­tri­za­ción de las he­ri­das de la piel de los as­tro­nau­tas, se­gún pro­fun­di­za la Lic. El­sa Flor Cu­bi­lla, de Raio Re­lax.

En el cam­po de la es­té­ti­ca, evo­lu­cio­na­ron los ele­men­tos pa­ra apli­car luz atér­mi­ca en zo­nas es­pe­cí­fi­cas, que ilu­mi­nan pe­ro tam­bién em­be­lle­cen, es­pe­cial­men­te cuan­do se tra­ta de la más­ca­ra LED (dio­do emi­sor de luz), la cual es em­plea­da pa­ra di­fe­ren­tes en­fer­me­da­des. En vir­tud de es­te no­ve­do­so apa­ra­to al ser­vi­cio de la be­lle­za, la es­pe­cia­lis­ta men­cio­na que es­te tra­ta­mien­to in­du­ce a la es­ti­mu­la­ción fi­sio­ló­gi­ca de la piel y po­ten­cia el re­ju­ve­ne­ci­mien­to fa­cial.

Ade­más, es­ta tec­no­lo­gía ayu­da a pa­liar los es­tra­gos del frío y po­ne en con­di­cio­nes al ros­tro pa­ra el cam­bio de es­ta­ción. Tra­ta la piel des­de aden­tro ha­cia afue­ra, ge­ne­ran­do una reac­ción fo­to­bio­quí­mi­ca muy si­mi­lar al pro­ce­so de fo­to­sín­te­sis de las plan­tas, al pro­mo­ver el cre­ci­mien­to de los te­ji­dos. “Es muy efi­cien­te pues­to que su­mi­nis­tra ener­gía su­fi­cien­te pa­ra ge­ne­rar una res­pues­ta en la piel y, en con­se­cuen­cia, cu­rar las cé­lu­las da­ña­das”, se­ña­la Cu­bi­lla res­pec­to a la téc­ni­ca co­no­ci­da co­mo tam­bién te­ra­pia re­cons­truc­ti­va.

Al igual que cual­quier tra­ta­mien­to mé­di­co es­té­ti­co, es pri­mor­dial con­tar con el aval de pro­fe­sio­na­les cu­ya ex­pe­rien­cia com­pro­ba­da no so­lo brin­de los re­sul­ta­dos es­pe­ra­dos sino la tran­qui­li­dad de es­tar en bue­nas ma­nos. En el ca­so de Raio Re­lax, el ga­bi­ne­te es­tá con­for­ma­do por la Lic. El­sa Flor Cu­bi­lla, quien se en­car­ga de la par­te de es­té­ti­ca y el Lic. Diego Vi­llal­ba, en­fo­ca­do en las te­ra­pias de dre­na­je lin­fá­ti­co y post-ope­ra­to­rio.

“Per­so­nas de cual­quier edad y ti­po de piel, siem­pre que es­tén sa­nas, sin ele­men­tos pa­tó­ge­nos, in­fec­cio­nes ni in­fla­ma­cio­nes, y que desean un tra­ta­mien­to al­ta­men­te efec­ti­vo, rá­pi­do, no in­va­si­vo y se­gu­ro de re­ju­ve­ne­ci­mien­to, re­afir­ma­ción y le­van­ta­mien­to del con­torno del ros­tro, pue­den op­tar por es­te mé­to­do”, ga­ran­ti­za la pro­fe­sio­nal.

LU­CES Y AC­CIÓN

En cuan­to a las ac­cio­nes y los usos más co­no­ci­dos de la má­qui­na, se des­ta­ca la co­rrec­ción de to­dos los sig­nos del en­ve­je­ci­mien­to, ya que mul­ti­pli­ca por cin­co la sín­te­sis na­tu­ral de co­lá­geno y elas­ti­na. Gra­cias a su po­der an­ti­bac­te­riano, re­du­ce le­ve y mo­de­ra­da­men­te el ac­né, y así tam­bién dis­mi­nu­ye la apa­rien­cia de las ci­ca­tri­ces y me­jo­ra la cu­pe­ro­sis. Ade­más, ali­via el do­lor post-tra­ta­mien­to es­té­ti­co con me­so­te­ra­pia, hi­los ten­so­res, plas­ma, en­tre otros.

En pri­me­ra ins­tan­cia, se re­co­mien­da con­sul­tar con el der­ma­tó­lo­go, y a par­tir del diag­nós­ti­co so­bre el es­ta­do cu­tá­neo, de­ter­mi­nar el nú­me­ro de se­sio­nes, el ti­po de luz LED y el tiem­po de ex­po­si­ción su­ge­ri­do. Y co­mo en to­dos los tra­ta­mien­tos, la cons­tan­cia es cla­ve.

El pri­mer pa­so, an­tes de usar la más­ca- ra LED, es pre­pa­rar la piel, lim­pián­do­la con una le­che de lim­pie­za o gel lim­pia­dor, con el pro­pó­si­to de abrir los po­ros y op­ti­mi­zar los re­sul­ta­dos. Con el cu­tis li­bre de im­pu­re­zas, se ex­tien­de la ca­re­ta so­bre el fa­cial, ajus­ta­da con la goma de su­je­ción pa­ra evi­tar cual­quier mo­vi­mien­to de la mis­ma, y se de­ja ac­tuar la luz en­tre 20 a 30 mi­nu­tos.

Pa­sa­do el tiem­po de ex­po­si­ción ne­ce­sa­rio, se re­ti­ra la más­ca­ra y se fi­na­li­za el tra­ta­mien­to con la apli­ca­ción de una cre­ma o am­po­lla es­pe­cí­fi­ca pa­ra ca­da piel. La más­ca­ra no cau­sa mo­les­tia, al con­tra­rio, es tan re­la­jan­te que al­gu­nos has­ta se que­dan dor­mi­dos con ella. Ca­da se­sión du­ra apro­xi­ma­da­men­te 50 mi­nu­tos y es­tá acom­pa­ña­da de mú­si­ca fun­cio­nal y unos mi­mos de re­fle­xo­te­ra­pia, ex­pli­ca la es­pe­cia­lis­ta.

De­pen­de mu­cho del ni­vel de des­hi­dra­ta­ción del ros­tro, pe­ro a par­tir de la quin­ta se­sión ya se no­tan cam­bios en la piel, in­di­ca la Lic. El­sa. En ese sen­ti­do, des­ta­ca que a sim­ple vis­ta se pue­de apre­ciar que el con­torno de ojos y el de la bo­ca son las áreas más agra­cia­das. Co­mo co­lo­fón, la hi­dra­ta­ción in­ter­na y ex­ter­na es fun­da­men­tal. Con­vie­ne en­ri­que­cer el tra­ta­mien­to con una ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, el uso cons­tan­te del pro­tec­tor so­lar y de cre­mas ade­cua­das pa­ra ca­da ti­po de piel.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.