Eco­no­mía: Có­mo trans­for­mar tus fi­nan­zas

De­já de preo­cu­par­te y em­pe­zá a ocu­par­te

High Class - - HC/CONTENIDO - Por Adria­na Bock, eco­no­mis­ta

A fin de cuen­tas, la tran­qui­li­dad fi­nan­cie­ra es al­go bá­si­co pa­ra cual­quier per­so­na.

Du­ran­te el tiem­po que lle­vo de­di­cán­do­me pro­fe­sio­nal­men­te a la ase­so­ría en fi­nan­zas per­so­na­les, me to­có aden­trar­me pro­fun­da­men­te en la reali­dad de mu­chas per­so­nas, ca­da una con sus as­pec­tos úni­cos, pe­ro con un pun­to en co­mún: el de­seo de me­jo­rar su sa­lud fi­nan­cie­ra y, por en­de, su ca­li­dad de vi­da.

To­dos los días lle­ga al­guien con una nue­va historia, mu­chas ve­ces con una car­ga de preo­cu­pa­ción, an­gus­tia o frus­tra­ción, bus­can­do orien­ta­cio­nes. Pe­ro an­te to­do, con ga­nas de ob­te­ner re­sul­ta­dos di­fe­ren­tes y con­cre­tos. A fin de cuen­tas, la tran­qui­li­dad fi­nan­cie­ra es al­go bá­si­co pa­ra cual­quier per­so­na, so­lo que no to­dos la bus­can con la mis­ma de­ter­mi­na­ción.

Sin em­bar­go, exis­ten quie­nes se des­ta­can por lo­grar aque­llo que se pro­po­nen y son mi ins­pi­ra­ción de ca­da día. Una de las cua­li­da­des siem­pre pre­sen­te, y que ad­mi­ro en es­tas per­so­nas, es su va­len­tía, pues se ne­ce­si­ta mu­cha pa­ra re­co­no­cer erro­res y em­pren­der cam­bios. Pe­ro lo más in­tere­san­te es lo que pa­sa a par­tir del mo­men­to en el que se com­pro­me­ten con­si­go mis­mas y em­pie­zan a apli­car nue­vas es­tra­te­gias pa­ra ges­tio­nar su eco­no­mía.

El pun­to de par­ti­da siem­pre es to­mar cons­cien­cia, tan­to de los fac­to­res po­si­ti­vos —co­mo tra­ba­jar en al­go que te apa­sio­na, con­tar con el apo­yo del en­torno fa­mi­liar, te­ner buen his­to­rial cre­di­ti­cio, en­tre otros— así co­mo de los ne­ga­ti­vos —la so­bre­car­ga de deu­das, fal­ta de aho­rro, ex­ce­so de gas­tos, etc.— y apun­tar a me­tas es­pe­cí­fi­cas pa­ra ca­da as­pec­to, tan­to en el cor­to co­mo en el me­diano y lar­go pla­zo. Es­tos son al­gu­nos ejem­plos de es­tra­te­gias que pue­den apli­car­se, se­gún el pro­ble­ma de­tec­ta­do:

1. IN­GRE­SOS IN­SU­FI­CIEN­TES.

Si es­te es el ca­so, lo pri­me­ro es ac­ti­var al má­xi­mo la creatividad pa­ra ofre­cer un ma­yor va­lor agre­ga­do al mer­ca­do, de mo­do que es­te res­pon­da lle­van­do más di­ne­ro a tus bol­si­llos. Uti­li­zá tu pa­sión, ya sea in­no­van­do den­tro de tu ac­ti­vi­dad ac­tual o su­man­do una nue­va. Lo fun­da­men­tal es no que­dar­se quie­to y ser un ra­dar de opor­tu­ni­da­des.

2. FAL­TA DE AHO­RRO.

Mu­chos quie­ren aho­rrar, pe­ro po­cos em­pie­zan por lo más im­por­tan­te: cam­biar de men­ta­li­dad. Des­de chi­cos nos en­se­ñan que el aho­rro es lo que nos so­bra des­pués de gas­tar, pe­ro es­to no fun­cio­na. Ne­ce­si­ta­mos ele­var el aho­rro a una ca­te­go­ría de “gas­tos irre­nun­cia­bles”, es de­cir al­go con al­to ni­vel de prio­ri­dad, una deu­da con mi “yo del fu­tu­ro”. El pro­duc­to ideal pa­ra em­pe­zar a for­mar es­te há­bi­to es el aho­rro pro­gra­ma­do.

3. GAS­TOS FUE­RA DE CON­TROL.

“El di­ne­ro sim­ple­men­te des­apa­re­ce”, “Ayer te­nía pla­ta en la bi­lle­te­ra y no sé dón­de fue a pa­rar”… ¿Es­tas fra­ses te sue­nan? Bueno, exis­te una ra­zón por la cual el di­ne­ro se eva­po­ra de tu cuen­ta y no se tra­ta de nin­gún mis­te­rio, sino del ex­ce­so de gas­tos. Mu­chas ve­ces se tra­ta de esos pe­que­ños gas­ti­tos del día a día que ni si­quie­ra te­ne­mos en cuen­ta, pe­ro que su­ma­dos pue­den re­pre­sen­tar mon­tos con­si­de­ra­bles. Em­pe­zá a ano­tar ca­da gas­to que ha­cés, por más in­sig­ni­fi­can­te que pa­rez­ca. Cuan­do veas có­mo y a dón­de se es­ca­pa tu di­ne­ro, to­má ac­cio­nes pa­ra po­ner lí­mi­tes a esas fu­gas.

4. DEU­DAS ACU­MU­LA­DAS.

Sin in­ver­sio­nes o bie­nes ad­qui­ri­dos que las jus­ti­fi­quen. A me­nu­do el pe­so de las deu­das se ha­ce di­fí­cil de so­por­tar, prin­ci­pal­men­te cuan­do pro­vie­nen de com­pras de bie­nes de con­su­mo pa­sa­je­ro y no pre­ci­sa­men­te de la ad­qui­si­ción de bie­nes du­ra­de­ros, co­mo un in­mue­ble o un vehícu­lo. Si cons­tan­te­men­te te pre­gun­tas: “¿có­mo es que de­bo tan­to y no ten­go na­da?”; bueno, esa po­dría ser la cau­sa. Lo re­co­men­da­ble es ar­mar un plan de pa­gos ace­le­ra­do y cum­plir­lo con fé­rrea dis­ci­pli­na has­ta que­dar li­bre de to­da deu­da tó­xi­ca. Y por su­pues­to, en ade­lan­te usar el cré­di­to de ma­ne­ra más in­te­li­gen­te.

Sé que no es fá­cil dar ese pri­mer pa­so, se ne­ce­si­ta ven­cer el mie­do pa­ra sa­lir de la zo­na de con­fort, esa don­de to­do si­gue y se­gui­rá sien­do igual. Pe­ro tam­po­co es im­po­si­ble, bas­ta con ele­gir un fo­co don­de con­cen­trar la ener­gía, tan­to men­tal co­mo emo­cio­nal, y per­se­ve­rar en ello has­ta al­can­zar la me­ta.

Cree­me que la abun­dan­cia y la pros­pe­ri­dad ya ha­bi­tan en tu in­te­rior, pe­ro ne­ce­si­tás su­pe­rar las ba­rre­ras que las tie­nen atra­pa­das. Y no se tra­ta de preo­cu­pa­ción, sino de ac­ción Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bir a abock@su­pe­rar­te.com.py

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.