An­drea Ba­rrail

Al­ta jo­ye­ría: cien­cia y ma­gia

High Class - - HC/DISEÑO NACIONAL -

Le apa­sio­na tan­to la jo­ye­ría que sa­be to­do al res­pec­to. An­drea Ba­rrail apren­dió los se­cre­tos del ofi­cio con un or­fe­bre y lue­go se aven­tu­ró en el ex­tran­je­ro pa­ra apren­der más de di­se­ño de jo­yas, e in­clu­so so­bre ge­mo­lo­gía, una ra­ma de la cien­cia es­pe­cia­li­za­da en ge­mas y piedras pre­cio­sas. Con es­te ba­ga­je a cues­tas, crea ex­qui­si­tas pie­zas de oro de 18k. Are­tes, bra­za­le­tes y ani­llos, sim­ples y mi­ni­ma­lis­tas aun­que car­ga­dos de his­to­rias.

En­con­tró su ins­pi­ra­ción en la cul­tu­ra in­dí­ge­na y en unos mue­bles que ha­bía di­se­ña­do su pa­pá, sim­ples y con for­mas an­gu­la­res, ba­jo la con­sig­na less is mo­re.

Es una ciu­da­da­na del mun­do. Na­ció en los Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro pa­só to­da su in­fan­cia y ado­les­cen­cia en Pa­ra­guay; y si bien ac­tual­men­te vi­ve aquí, via­jó bas­tan­te pa­ra apren­der to­do lo re­fe­ren­te a las jo­yas, en­ten­dién­do­las co­mo lo que son: ob­je­tos pre­cio­sos de va­lor, atem­po­ra­les, y que ne­ce­sa­ria­men­te de­ben ser de la más al­ta ca­li­dad. Más que ac­ce­so­rios, pa­ra An­drea Ba­rrail las jo­yas re­pre­sen­tan pe­que­ñas obras de ar­te.

Se tras­la­dó a Barcelona a los 23 años pa­ra es­tu­diar di­se­ño de jo­yas y en 2016 se mu­dó a Nue­va York pa­ra asis­tir al Ge­mo­lo­gi­cal Ins­ti­tu­te of Ame­ri­ca, más co­no­ci­do co­mo GIA, la ma­yor au­to­ri­dad de ge­mo­lo­gía exis­ten­te. Una muy es­pe­cí­fi­ca ra­ma de la cien­cia que es­tu­dia a pro­fun­di­dad las piedras pre­cio­sas o ge­mas.

Pe­ro su historia en es­te ru­bro ini­ció mu­cho an­tes. Hi­ja del ar­qui­tec­to Pe­dro Ba­rrail, cre­ció ro­dea­da de for­mas, co­lo­res, cul­tu­ra e in­ge­nio. Re­me­mo­ra có­mo su pa­pá, en bus­ca de al­go úni­co y car­ga­do de sen­ti­mien­to, di­se­ña­ba pie­zas de jo­ye­ría pa­ra su ma­má. Allí co­men­zó su fas­ci­na­ción por ellas. En su me­mo­ria tam­bién que­da­ron los via­jes que ellos ha­cían. A su re­torno, siem­pre le traían una pe­que­ña ge­ma de re­cuer­do. Una co­lec­ción que con­ser­va has­ta aho­ra y que, co­men­ta or­gu­llo­sa, ya pue­de ca­ta­lo­gar. Al­go que no se hu­bie­ra ima­gi­na­do an­tes. Al ter­mi­nar la se­cun­da­ria, cre­yó que se­gui­ría los pa­sos de su pa­dre, pe­ro des­cu­brió des­pués que la ca­rre­ra de ar­qui­tec­tu­ra no era lo su­yo y es­co­gió en­ton­ces el di­se­ño gráfico. Co­mo siem­pre sin­tió cu­rio­si­dad so­bre la con­cep­ción de una jo­ya, a la par de sus es­tu­dios en la fa­cul­tad em­pe­zó a in­da­gar so­bre có­mo se mez­cla­ban los me­ta­les, por ejem­plo, y cuá­les eran los me­jo­res pa­ra un de­ter­mi­na­do ti­po de jo­ya; así tam­bién, cuá­les eran las má­qui­nas e ins­tru­men­tos a ser em­plea­dos en ca­da ca­so y de qué mo­do po­dría ma­te­ria­li­zar las ideas que te­nía en su men­te.

Com­pren­der en to­da su mag­ni­tud es­te pro­ce­so le lle­vó al­re­de­dor de un año, tiem­po en que co­no­ció y en­ta­bló con­fian­za con un or­fe­bre due­ño de un pe­que­ño ta­ller en la ciu­dad de Lu­que. “Pa­sa­ba ho­ras sen­ta­da a su la­do, mi­ran­do có­mo usa­ba me­ta­les du­rí­si­mos y los ma­ni­pu­la­ba co­mo plas­ti­li­na, mol­deán­do­los a su gus­to y pa­la­dar”, co­men­ta.

Su pri­me­ra mar­ca, Sr­ta. Con­chi­ta, vió la luz en 2012 apos­tan­do pri­me­ro por las crea­cio­nes en pla­ta. Cin­co años des­pués con­ti­núa ofre­cien­do a las mu­je­res pe­que­ños ac­ce­so­rios sen­ci­llos y mi­ni­ma­lis­tas pa­ra el día a día. Con el pa­so del tiem­po co­men­zó a tra­ba­jar con oro de 18k y con piedras pre­cio­sas na­tu­ra­les, y a desa­rro­llar una fir­ma pa­ra­le­la de al­ta jo­ye­ría. Es así co­mo en 2016 na­ce An­drea Ba­rrail Art Je­welry.

TRA­DI­CIÓN Y LU­JO

“An­drea Ba­rrail es 100 % ar­te. Ca­da jo­ya es úni­ca y es­tá he­cha a mano. Ca­da uno de sus án­gu­los es­tá es­tu­dia­do pa­ra que se po­sen en el cuer­po hu­mano con gra­cia y ele­gan­cia; pe­ro al mis­mo tiem­po tra­tan­do de ha­cer una de­cla­ra­ción de mo­da, a fas­hion sta­te­ment”, ma­ni­fies­ta la di­se­ña­do­ra, y agre­ga que “fue con­ce­bi­da con el fin de mos­trar un pe­da­zo de Pa­ra­guay de cier­ta ma­ne­ra que re­sul­te más atrac­ti­va, pa­ra que in­clu­so un hom­bre ad­quie­ra una jo­ya pa­ra ex­po­ner­la en su ca­sa, co­mo si se tra­ta­ra de una mi­ni es­cul­tu­ra”.

Ne­ce­sa­ria­men­te, su pri­me­ra co­lec­ción de­bía es­tar re­la­cio­na­da con Pa­ra­guay. “Siem­pre su­pe que nues­tro país es una mi­na de oro de cul­tu­ra y ar­te, pe­ro no sa­bía de qué ma­ne­ra ex­plo­tar es­to pa­ra que el res­to del mun­do lo vie­ra igual. En­ton­ces de­jé que lo que es­tu­vie­ra a mi al­re­de­dor me in­fluen­cia­ra”, de­ta­lla. La res­pues­ta la en­con­tró en la cul­tu­ra in­dí­ge­na y en unos mue­bles que ha­bía di­se­ña­do su pa­pá, sim­ples y con for­mas an­gu­la­res, fiel a su es­ti­lo, ba­jo la con­sig­na less is mo­re.

Es­tos lle­va­ban unos gra­ba­dos he­chos por el pue­blo Paĩ Tavy­te­rã y An­drea iden­ti­fi­có en ellos un pa­trón de for­mas que la enamo­ró por com­ple­to.

Al ser un di­se­ño abs­trac­to, ca­da per­so­na in­ter­pre­ta a su vo­lun­tad es­tas for­mas. An­drea par­ti­cu­lar­men­te los lla­ma bi­chos, y aquí se los ve du­ran­te el pro­ce­so de crea­ción de la jo­ya, con el oro re­cién sol­da­do y sin pu­lir. Es­ta ins­pi­ra­ción la com­bi­nó con la be­lle­za de las piedras y Am­bue — cam­bio en gua­ra­ní—, es el re­sul­ta­do de es­te pro­ce­so crea­ti­vo.

El cam­bio que los gra­ba­dos tra­di­cio­na­les so­bre­pa­sa­ron pa­ra con­ver­tir­se en jo­yas. Una trans­for­ma­ción má­gi­ca. “Ellos re­pre­sen­tan la na­tu­ra­le­za y la vi­da que los ro­dea a tra­vés de sus di­bu­jos. Con Am­bue es­tas in­ter­pre­ta­cio­nes abs­trac­tas to­man un as­pec­to mo­derno. Tam­bién, ca­da pie­za de es­ta co­lec­ción re­pre­sen­ta el via­je que to­dos los se­res vi­vos de­be­mos ex­pe­ri­men­tar pa­ra al­can­zar un es­ta­do fi­nal de per­fec­ción. Con­ver­tir­nos en la me­jor ver­sión de no­so­tros mis­mos”, pre­ci­sa.

Con diez pie­zas, siem­pre en oro de 18k, tan­to la mar­ca co­mo la co­lec­ción hi­cie­ron su de­but en el Mia­mi Art Ba­sel por in­ter­me­dio de Cristina Gra­ja­les Ga­llery, en di­ciem­bre pa­sa­do. A fi­na­les de mar­zo, en el Mu­seo de la Si­lla de Asun­ción, pre­sen­tó otras 24 pie­zas, al­gu­nas ya con bri­llan­tes. Aho­ra, a lo lar­go del mes de ju­lio con­ta­rá con una Pop Up Sto­re en se­lec­tas tien­das de la mar­ca Maes­tro, con el fin de acer­car así sus crea­cio­nes al con­su­mi­dor lo­cal.

DI­SE­ÑOS ETERNOS

Exis­ten di­fe­ren­cias en­tre di­se­ñar pa­ra Pa­ra­guay y ha­cer­lo pa­ra el mun­do, ase­gu­ra An­drea. “Los de­más tie­nen un con­cep­to dis­tin­to de lo que es una jo­ya, de lo que es ar­te y lo que es­tá de mo­da. Afue­ra se ven­den pie­zas más gran­des en ta­ma­ño, atre­vi­das de cier­to mo­do, di­fe­ren­tes y mu­cho más cos­to­sas. No­so­tros en cam­bio, pre­fe­ri­mos lo clá­si­co, lo pe­que­ño. Son fac­to­res de re­pen­te li­mi­tan­tes cuan­do uno em­plea ex­clu­si­va­men­te oro y piedras pre­cio­sas co­mo ru­bíes, es­me­ral­das y bri­llan­tes. Sin em­bar­go, re­pre­sen­ta pa­ra mí un desafío gra­ti­fi­can­te ha­cer lo po­si­ble pa­ra lle­gar a am­bos mer­ca­dos”, in­di­ca.

“De tem­po­ra­da” es otro con­cep­to que, en las jo­yas y en la ro­pa, por ejem­plo, no se apli­can del mis­mo mo­do, in­di­ca. “En mi opi­nión, las pren­das de ves­tir pue­den lle­gar a ser desecha­bles. Al rit­mo de ca­da tem­po­ra­da, los di­se­ños van cam­bian­do, de­jan­do mi­les atrás. En cam­bio, co­mo por de­fi­ni­ción una jo­ya im­pli­ca al­go va­lio­so, si es­tá bien he­cha y es de la más ex­ce­len­te ca­li­dad, pue­de ser una in­ver­sión pa­ra to­da la vi­da. Los di­se­ños de­be­rían ser ti­me­less, al­go que pue­das usar tan­to vos o in­clu­so tus nie­tos cuan­do lle­gue ese mo­men­to.

Con diez pie­zas, siem­pre en oro de 18k, tan­to la mar­ca co­mo la co­lec­ción hi­cie­ron su de­but en el Mia­mi Art Ba­sel por in­ter­me­dio de Cristina Gra­ja­les Ga­llery.

Por más que los míos de re­pen­te pue­dan pa­re­cer al­go lo­cos, por sus co­lo­res y la sim­pli­ci­dad de sus hi­los, creo fir­me­men­te que en 50 años po­drían lle­var­se igual”, ase­gu­ra.

Y es que los ac­ce­so­rios que uno lle­va di­cen mu­cho de una per­so­na. An­drea así lo va­li­da, ha­blán­do­nos so­bre las jo­yas más es­pe­cia­les pa­ra ella. Aun­que no lo usa, ate­so­ra el pri­mer nu­di­to de oro que reali­zó cuan­do ini­cia­ba su ca­mino en es­te mun­do. Lo que sí lle­va con­si­go son dos ani­llos; uno es el pri­mer ani­llo de dia­man­tes que le re­ga­la­ron sus pa­pás, fi­ní­si­mo y que ape­nas se ve, y el se­gun­do es un ob­se­quio que su pa­pá le en­tre­gó a su ma­má an­tes de ca­sar­se, de oro ama­ri­llo con un za­fi­ro pe­que­ño y dos bri­llan­tes tam­bién di­mi­nu­tos. “Ja­más usa­ría una pie­za que no sig­ni­fi­ca­se al­go pa­ra mí”, con­fie­sa. A dia­rio, tam­bién se la ve con un co­llar, que ad­qui­rió en un via­je y re­pre­sen­ta a un ca­pa­ra­zón, el lo­go de su pri­me­ra mar­ca, que sim­bo­li­za pa­ra ella la fuer­za que ne­ce­si­ta pa­ra lle­gar a sus me­tas.

“En el GIA te­nía­mos un la­bo­ra­to­rio don­de tras una se­rie de ejer­ci­cios de­bía­mos po­der cla­si­fi­car los dia­man­tes. Pa­ra ob­te­ner el cer­ti­fi­ca­do de­bía­mos ha­ber ca­ta­lo­ga­do 1.500”.

LAS PIEDRAS PRE­CIO­SAS

“In­com­pa­ra­ble”, así des­cri­be la edu­ca­ción que re­ci­bió en el GIA. Allí reali­zó un más­ter en ge­mo­lo­gía que du­ró sie­te me­ses, con cla­ses in­ten­si­vas de ocho ho­ras dia­rias. Los pri­me­ros dos me­ses se con­cen­tró ne­ta­men­te en los dia­man­tes y los si­guien­tes cin­co en las de­más ge­mas na­tu­ra­les em­plea­das en el mun­do de la al­ta jo­ye­ría. Apren­dió so­bre có­mo na­ció es­ta in­dus­tria jun­to con la com­po­si­ción quí­mi­ca de es­tas piedras pre­cio­sas, co­mo la luz in­ter­ac­túa con los cris­ta­les, el por­qué de los cor­tes, el pe­so, el co­lor, la ven­ta, el mar­ke­ting y un lar­go et­cé­te­ra.

“Te­nía­mos un la­bo­ra­to­rio don­de tras una se­rie de ejer­ci­cios de­bía­mos po­der cla­si­fi­car los dia­man­tes. Pa­ra ob­te­ner el cer­ti­fi­ca­do de­bía­mos ha­ber ca­ta­lo­ga­do 1.500, y lo mis­mo fue con las piedras: ru­bíes, es­me­ral­das, pe­ri­do­to, gra­na­te, tur­ma­li­na, quar­zo… 450 piedras di­fe­ren­tes”, ex­pli­ca, se­ña­lan­do par­ti­cu­lar­men­te que, con las ge­mas, el tono es lo más im­por­tan­te. “Una sim­ple va­ria­ción en el co­lor re­pre­sen­ta una di­fe­ren­cia de mi­les de dó­la­res en su va­lor”, se­ña­la.

“Me di cuen­ta de que no te­nía idea de na­da. De cuán­ta cien­cia y ma­gia con­ver­gen en es­te mun­do, en es­ta in­dus­tria. Más que ven­der, es em­be­lle­cer aún más es­tos re­ga­los de la na­tu­ra­le­za. Nin­guno tie­ne una co­pia exac­ta, ca­da uno es di­fe­ren­te, con una iden­ti­dad pro­pia y una historia que con­tar”, des­ta­ca. En el GIA co­no­ció a per­so­nas que na­cie­ron in­mer­sos en es­te ar­te, con an­te­pa­sa­dos que se de­di­ca­ron a la mi­ne­ría y a la fa­bri­ca­ción de jo­yas. “La fa­mi­lia de uno de mis com­pa­ñe­ros tie­ne su pro­pia mi­na de za­fi­ros en Kash­mir, al norte de In­dia, y otro tra­ba­ja­ba na­da más y na­da me­nos que pa­ra la mí­ti­ca jo­ye­ría Tif­fany”, re­me­mo­ra. Tras es­ta en­ri­que­ce­do­ra ex­pe­rien­cia ya no ve los co­lo­res del mun­do con los mis­mos ojos, al­go que la lle­na de fe­li­ci­dad. “Mi vi­da aho­ra bri­lla más”, ase­gu­ra.

Aho­ra, su brú­ju­la apun­ta nue­va­men­te al he­mis­fe­rio norte. En los si­guien­tes me­ses del año pla­nea vol­ver a la Gran Man­za­na e ir a Pa­rís, lle­van­do con­si­go su wea­ra­ble art, compuesto de al­gu­nas piedras pre­cio­sas ad­qui­ri­das en Nue­va York y Brasil. Tras es­tos via­jes em­pren­de­rá una tra­ve­sía por la In­dia, en bus­ca de nue­vas ge­mas pa­ra la pró­xi­ma co­lec­ción.

En­tre tan­to, ocu­pa su tiem­po con las di­li­gen­cias pro­pias de una em­pre­sa. En­tre con­tes­tar a los clien­tes, rea­li­zar trá­mi­tes de ex­por­ta­ción, man­te­ner sus re­des so­cia­les ac­tua­li­za­das (@an­drea­ba­rrail y @sr­ta­con­chi­ta en el Ins­ta­gram), to­mar fo­tos de pro­duc­tos y vi­si­tar el ta­ller, fá­cil­men­te pa­san 12 ho­ras. Pe­ro su par­te fa­vo­ri­ta del día es, in­du­da­ble­men­te, sen­tar­se, to­mar el lá­piz y crear.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.