EL ME­JOR TRA­BA­JO DEL MUN­DO: SER MA­MÁ

High Class - - EDITORIAL -

Ha­ce un tiem­po, se con­si­guió por ley ex­ten­der el per­mi­so de ma­ter­ni­dad e, in­clu­so, in­cluir a los pa­dres con un per­mi­so ofi­cial. El re­vue­lo en las re­des so­cia­les fue tal que las opi­nio­nes a fa­vor y en con­tra se des­en­ca­de­na­ron de ma­ne­ra es­pon­tá­nea. Has­ta ese en­ton­ces pen­sa­ba que era ge­nial ha­ber lo­gra­do es­te be­ne­fi­cio que nos acer­ca un po­co más a los paí­ses del Pri­mer Mun­do, don­de los per­mi­sos por ma­ter­ni­dad in­clu­so lle­gan a un año, en el ca­so de Ale­ma­nia, por ejem­plo. Pen­sar es­to pa­ra nues­tro país es una reali­dad que es­tá le­jos de su­ce­der, pe­ro con los 126 días que hoy he­mos con­quis­ta­do las mu­je­res, pa­ra que­dar­nos en ca­sa con nues­tros be­bés re­cién na­ci­dos, ya es un gran avan­ce. Lo pri­me­ro que pen­sa­mos es que las mu­je­res per­de­rán el es­pa­cio que has­ta hoy tan­to han lu­cha­do por con­se­guir, por­que las em­pre­sas pre­fe­ri­rán con­tra­tar a hom­bres en vez de mu­je­res. Y pue­de que es­te sea el ca­so de mu­chas. Pe­ro pa­ra otra gran ma­yo­ría, las mu­je­res so­mos cla­ves en la es­truc­tu­ra de mu­chas em­pre­sas, por lo cual nun­ca pres­cin­di­rán de nues­tros ser­vi­cios, in­clu­si­ve a sa­bien­das de que ten­drán que pa­sar por es­te de­re­cho. Me to­có vi­vir en car­ne pro­pia es­tos 126 días, y no me ima­gino lo que hu­bie­ra si­do te­ner que vol­ver an­tes de ese tiem­po a mi pues­to de tra­ba­jo. Ahí en­ten­dí el llan­to de mu­chas ma­dres cuan­do te­nían que re­in­cor­po­rar­se a sus tra­ba­jos con la le­gis­la­ción an­te­rior; ahí en­ten­dí lo que hu­bie­se sen­ti­do yo si hu­bie­ra te­ni­do que de­jar a mi be­bé tan pe­que­ño. Hoy, la reali­dad cul­tu­ral ha cam­bia­do y de­be­mos asu­mir que la res­pon­sa­bi­li­dad de traer ni­ños al mun­do, a sa­bien­das que de­be­mos con­ti­nuar tra­ba­jan­do, ya sea por­que que­re­mos o por­que lo ne­ce­si­ta­mos, re­quie­re de un gran es­fuer­zo pa­ra po­der sen­tir­nos sa­tis­fe­chas en los dos as­pec­tos de nues­tras vi­das: en nues­tro rol co­mo ma­dres y co­mo pro­fe­sio­na­les. Siem­pre se di­ce que la ca­li­dad es tan o igual de im­por­tan­te que la can­ti­dad, y en eso es­toy de acuer­do. Y de es­to ha­bla­mos un po­co en la sec­ción Psi­co­lo­gía de es­ta edi­ción. Pe­ro lo más im­por­tan­te es ha­cer­lo sin cul­pas, aun­que cues­te. Lo im­por­tan­te es sa­ber que nues­tros be­bés es­tán en bue­nas ma­nos mien­tras no­so­tros no es­ta­mos con ellos. Que re­ci­ben ca­ri­ño y sus ne­ce­si­da­des es­tán cu­bier­tas. Pe­ro lo más im­por­tan­te es que cuan­do es­te­mos con ellos los lle­ne­mos de abra­zos, be­sos y aten­ción. Que a me­di­da que va­yan to­man­do con­cien­cia del por­qué nos au­sen­ta­mos tan­tas ho­ras sien­tan, en con­tra­par­ti­da, que lo ha­ce­mos en pos de su bie­nes­tar. Por­que ellos, en de­fi­ni­ti­va, son quie­nes nos dan el ofi­cio más her­mo­so del mun­do: el de ser su ma­má.

Edi­to­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.