NI­ÑOS DE HOY: ¿MÁS CA­ROS QUE NUN­CA?

Los cos­tos eco­nó­mi­cos de traer un ni­ño al mun­do

High Class - - ECONOMÍA - Por Adria­na Bock, eco­no­mis­ta Pa­ra más in­for­ma­ción y con­sul­tas, es­cri­bir a abock@su­pe­rar­te.com.py

Lle­gó agos­to, y mien­tras los bol­si­llos de las ma­más y los papás to­da­vía tra­tan de re­cu­pe­rar­se de las va­ca­cio­nes de in­vierno, los más pe­ques de la ca­sa se pre­pa­ran pa­ra fes­te­jar “con to­do” el Día del Ni­ño. Pro­ba­ble­men­te ha­brá quien se que­je de tan­to gas­to, pe­ro los pa­dres sa­be­mos muy bien que no so­lo en es­tos me­ses nos ve­mos “obli­ga­dos” a abrir las bi­lle­te­ras pa­ra ha­cer que nues­tros ama­dos te­so­ros pa­sen ra­tos fe­li­ces, ade­más de sa­tis­fa­cer to­das sus de­más ne­ce­si­da­des.

Las va­ca­cio­nes de ve­rano y Los Re­yes en enero, el ini­cio de cla­ses en fe­bre­ro, Pas­cuas en mar­zo, Día del Maes­tro en abril, de la Ma­dre en ma­yo, del Pa­dre en ju­nio, y así se­gui­mos ca­si sin pau­sa has­ta lle­gar a Na­vi­dad en di­ciem­bre, sin con­tar con los cum­plea­ños de to­dos los me­ses; las fe­rias de cien­cias, los fes­ti­va­les ar­tís­ti­cos, las clau­su­ras y mon­to­nes de ac­ti­vi­da­des co­mo es­tas, las cua­les con cer­te­za im­pli­can al­gún mon­to a des­em­bol­sar.

Tal vez fue por es­to que no me ex­tra­ñó del to­do cuan­do una ami­ga, que aca­ba de en­te­rar­se de que se­rá ma­má por pri­me­ra vez, aun­que fe­liz con la no­ti­cia me co­men­ta­ra su preo­cu­pa­ción so­bre los cos­tos eco­nó­mi­cos de traer un ni­ño al mun­do. Y no es pa­ra me­nos. Sin du­das, brin­dar una bue­na ca­li­dad de vi­da a nues­tros hi­jos —lo cual no de­pen­de ex­clu­si­va­men­te del as­pec­to ma­te­rial— re­quie­re de con­si­de­ra­bles re­cur­sos mo­ne­ta­rios.

A con­ti­nua­ción, una lis­ta apro­xi­ma­da con los gas­tos que men­sual­men­te re­quie­re la ma­nu­ten­ción de un ni­ño en edad es­co­lar, sin con­tar el ser­vi­cio do­més­ti­co y otros cos­tos co­mo ener­gía y agua, los cua­les son com­par­ti­dos con los de­más miem­bros de la fa­mi­lia.

Si bien es­tos gas­tos pue­den re­pre­sen­tar mon­tos ma­yo­res o me­no­res con­for­me a las eda­des de los ni­ños y a las po­si­bi­li­da­des de la fa­mi­lia, re­fle­jan que los pa­dres ne­ce­si­ta­mos es­tar bien pre­pa­ra­dos y or­ga­ni­za­dos pa­ra sol­ven­tar la crian­za de los hi­jos, ade­más de te­ner su­fi­cien­te in­te­li­gen­cia emo­cio­nal pa­ra es­ta­ble­cer lí­mi­tes sa­lu­da­bles al con­su­mo y el gas­to.

El mon­to del sa­la­rio mí­ni­mo de­be­ría cu­brir las ne­ce­si­da­des bá­si­cas de una per­so­na, sea ni­ño

Es­tos gas­tos pue­den re­pre­sen­tar mon­tos ma­yo­res o me­no­res con­for­me a las eda­des de los ni­ños y a las po­si­bi­li­da­des de la fa­mi­lia.

o adul­to; y por lo tan­to una fa­mi­lia ti­po (ma­má, pa­pá, dos hi­jos) re­quie­re en pro­me­dio el in­gre­so equi­va­len­te a cua­tro sa­la­rios mí­ni­mos pa­ra al­can­zar una ca­li­dad de vi­da sa­tis­fac­to­ria.

Por otro la­do, no de­be­mos ol­vi­dar que el au­ge del con­su­mis­mo mu­chas ve­ces pue­de im­pul­sar­nos a gas­tar de más en cosas in­ne­ce­sa­rias, y por lo tan­to, de­be­mos ser muy cui­da­do­sos y te­ner bien en cla­ro los cri­te­rios con los cua­les de­fi­ni­mos prio­ri­da­des y to­ma­mos de­ci­sio­nes. Es­to es cla­ve pa­ra lo­grar in­cul­car a nues­tros hi­jos, des­de pequeños, há­bi­tos sa­lu­da­bles de ma­ne­jo del di­ne­ro co­mo lo es el aho­rro.

An­te to­do, la lle­ga­da de los hi­jos re­quie­re, por amor a ellos, una cui­da­do­sa pla­ni­fi­ca­ción. Pe­ro al mis­mo tiem­po, ellos cons­ti­tu­yen una de las ma­yo­res mo­ti­va­cio­nes pa­ra dar lo me­jor de no­so­tros mis­mos a la ho­ra de pro­du­cir y ad­mi­nis­trar in­gre­sos

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.