MA­TER­NI­DAD Y TRA­BA­JO SIN CUL­PAS

Ser ma­dre y pro­fe­sio­nal a la vez

High Class - - PSICOLOGÍA - Por la Lic. Ga­brie­la Cas­co Ba­chem, psi­có­lo­ga

“Cuan­do la cul­pa es de to­dos, la cul­pa no es de na­die”. Con­cep­ción Are­nal (es­cri­to­ra, periodista y de­fen­so­ra de los de­re­chos de la mu­jer)

La cul­pa tie­ne dos ver­tien­tes prin­ci­pa­les: la pri­me­ra tie­ne que ver con una ac­ción in­co­rrec­ta, in­mo­ral o da­ñi­na ejer­ci­da ha­cia una per­so­na (cul­pa so­cial o ci­vi­li­za­do­ra); y la se­gun­da es­tá re­la­cio­na­da con no­so­tros mis­mos (cul­pa per­so­nal). La cul­pa que apa­re­ce cuan­do de­be­mos re­le­gar a la ma­ter­ni­dad por el tra­ba­jo es per­so­nal, por­que tie­ne que ver con aque­llo que ha­ce­mos —o de­be­mos ha­cer— por cir­cuns­tan­cias de la vi­da, pe­ro que no con­di­ce con lo que sen­ti­mos o desea­mos ha­cer. La cul­pa per­so­nal es aque­lla que apa­re­ce cuan­do no so­mos fie­les a nues­tros de­seos, cuan­do cae­mos en cuen­ta de que nos es­ta­mos trai­cio­nan­do y de que al­go de lo que hi­ci­mos o de­ja­mos de ha­cer, nos ha­ce sen­tir cul­pa­bles por­que re­nun­cia­mos a nues­tro de­seo.

Cuan­do nos con­ver­ti­mos en ma­dres, nues­tros hi­jos pa­san a ser nues­tra má­xi­ma prio­ri­dad. En­ton­ces, al sa­cri­fi­car las ho­ras que pa­sa­mos con ellos por­que de­be­mos re­to­mar nues­tros tra­ba­jos, la cul­pa apa­re­ce en me­nor o ma­yor me­di­da, de­pen­dien­do de qué tan­to nos afec­te con­ci­liar los ro­les de ma­dre y pro­fe­sio­nal. Ha­blar de es­te te­ma es im­por­tan­te pa­ra que ca­da mu­jer sea cons­cien­te de la im­por­tan­cia de re­gis­trar del ori­gen de es­ta cul­pa, y en­ten­der si tie­ne sen­ti­do o no y si ese ma­les­tar bus­ca trans­mi­tir un men­sa­je di­fí­cil de de­co­di­fi­car. So­lo co­no­cien­do el ori­gen del sen­ti­mien­to po­dre­mos ata­car su raíz, en­ten­der de qué nos sir­ve y eli­mi­nar­lo si es que nos per­ju­di­ca, ya que te­ne­mos ar­mas ló­gi­cas, emo­cio­na­les y prác­ti­cas pa­ra ha­cer­lo.

La pri­mer ar­ma es la ló­gi­ca, que nos di­ce que to­da cul­pa im­pli­ca in­ten­ción. La in­ten­ción es el com­po­nen­te esen­cial de la cul­pa, ya que si le ha­ce­mos un da­ño o un mal a al­guien de for­ma in­ten­cio­nal y re­ci­bi­mos el cas­ti­go co­rres­pon­dien­te, la cul­pa que­da sal­da­da. Pe­ro si lo ha­ce­mos sin in­ten­ción, sa­be­mos que no te­ne­mos cul­pa. Y aun­que es­ta tam­bién apa­re­ce, lo ha­ce en me­nor me­di­da.

Cuan­do la cul­pa ge­ne­ra an­gus­tia, de­pre­sión o frus­tra­ción, es mo­men­to de re­sig­ni­fi­car las emo­cio­nes y bus­car en­ten­der si tie­ne que ver con al­go ex­terno, o con al­go que ten­dre­mos que ela­bo­rar de for­ma per­so­nal. En es­te sen­ti­do, que­da cla­ro que las ma­dres no tie­nen la in­ten­ción de per­ju­di­car o aban­do­nar a sus hi­jos, o de pre­fe­rir su tra­ba­jo, pro­fe­sión u ofi­cio por so­bre sus hi­jos. Pe­ro sien­ten cul­pa por­que esa fan­ta­sía cul­po­sa se ori­gi­na en el in­cons­cien­te co­lec­ti­vo so­cial y cul­tu­ral que to­da­vía ve a la mu­jer cir­cuns­cri­ta a lo do­més­ti­co y no a lo la­bo­ral co­mo su de­re­cho o ám­bi­to ha­bi­tual, na­tu­ral o nor­mal, co­mo sí se per­ci­be en el hom­bre.

Es­ta cul­pa no se en­cuen­tra con­fi­gu­ra­da por la reali­dad, sino por pre­jui­cios; por la for­ma en que el rol de ma­dre es per­ci­bi­do en la so­cie­dad y re­pro­du­ci­do por nues­tras pro­pias ma­dres y por la tra­di­ción fa­mi­liar que exi­ge a la mu­jer en­tre­gar­se a la ma­ter­ni­dad re­le­gan­do del rol de pro­fe­sio­nal.

Se con­de­na a la mu­jer a “pa­gar un pre­cio” por se­guir pen­san­do en sí mis­ma, en su vi­da fue­ra de la ma­ter­ni­dad. Es­ta es una sen­sa­ción que la so­cie­dad se ha en­car­ga­do de po­ten­ciar cas­ti­gan­do a las ma­dres en el ám­bi­to la­bo­ral, pues en mu­chos ca­sos se ge­ne­ra es­ta vul­ne­ra­bi­li­dad al des­car­tar con­tra­tar em­plea­das do­més­ti­cas por te­ner hi­jos, o al des­pe­dir­las si se em­ba­ra­zan. En­ton­ces es­ta cul­pa —acom­pa­ña­da de sen­ti­mien­tos de des­pro­tec­ción y vul­ne­ra­bi­li­dad— for­ma par­te de una fan­ta­sía to­da­vía pre­sen­te en el pen­sa­mien­to co­lec­ti­vo. Pe­ro tam­bién exis­ten fac­to­res muy reales que ha­cen que la mu­jer ten­ga sen­ti­mien­tos con­tra­dic­to­rios con res­pec­to a la ma­ter­ni­dad y al tra­ba­jo, mien­tras que pa­ra el hom­bre de­ve­ni­do pa­dre, to­do si­gue igual.

La se­gun­da ar­ma pa­ra pa­liar la cul­pa de vol­ver al tra­ba­jo tras con­ver­tir­se en ma­dre tie­ne que ver con el ma­ne­jo de es­tra­te­gias reales y prác­ti­cas. Una de ellas tie­ne que ver con el lu­gar y la per­so­na que se ha­rá car­go de nues­tro/s hi­jo/s. Si bien es una odi­sea co­lo­sal en­con­trar a una ni­ñe­ra o al­gu­na per­so­na que se en­car­gue de los chi­cos, es im­por­tan­te que es­ta pri­me­ro con­vi­va con no­so­tros pa­ra sa­ber có­mo nos ma­ne­ja­re­mos con ellas y es­ta­ble­cer nues­tras re­glas, ma­ne­jar los ho­ra­rios, la co­mi­da, lo que jue­gan y lo que pue­den ver o no en el te­le­vi­sor, etc. Es­to de mo­do a que ella ac­túe so­bre nues­tras mis­mas hue­llas y no de­jar­lo to­do a su cri­te­rio.

Es im­por­tan­te en­ten­der y dar a en­ten­der a la ni­ñe­ra o fa­mi­liar en­car­ga­do de los ni­ños, que ella no que­da en fun­ción de em­plea­da ni de vi­gi­lan­te en las ho­ras que nos au­sen­ta­mos, sino que que­da en fun­ción ma­ter­na. Ha­cer­les sen­tir esa je­rar­quía y re­le­van­cia —mo­ti­ván­do­las con un pa­go y un tra­to acor­de a la re­le­van­cia que sig­ni­fi­ca su tra­ba­jo pa­ra nues­tra fa­mi­lia— es va­lo­rar ese rol tan tras­cen­den­tal e in­cen­ti­var que tam­bién ella pue­da re­tri­buir con lo que da. En es­to se re­su­me la im­por­tan­cia de en­con­trar a una per­so­na con la pre­dis­po­si­ción de amar a nues­tros hi­jos. So­mos no­so­tras quie­nes de­be­mos en­se­ñar­les ese cui­da­do y esa aten­ción ya que —a di­fe­ren­cia de lo que qui­zá ellas ha­yan apren­di­do en su fa­mi­lia o por di­ver­sas cir­cuns­tan­cias de la vi­da— so­mos sus ejem­plos y re­fe­ren­cias pa­ra el tra­to con ese ni­ño en par­ti­cu­lar.

La in­ten­ción es el com­po­nen­te esen­cial de la cul­pa, ya que si le ha­ce­mos un da­ño o un mal a al­guien de for­ma in­ten­cio­nal y re­ci­bi­mos el cas­ti­go co­rres­pon­dien­te, la cul­pa que­da sal­da­da.

los pri­me­ros cin­co años de vi­da) que re­nun­ciar al tra­ba­jo o al as­pec­to pro­fe­sio­nal. En­ton­ces, si po­de­mos con­fi­gu­rar y acep­tar es­ta nue­va for­ma de ver la vi­da —una vi­da con pe­que­ñas o gran­des re­nun­cias que for­man par­te de la gran sa­tis­fac­ción que sig­ni­fi­ca criar a los hi­jos— la ma­ter­ni­dad pue­de com­pa­gi­nar­se con ca­si to­do lo que ha­ce­mos.

Exis­ten va­rias es­ta­dís­ti­cas y es­tu­dios que des­tie­rran el mi­to de que “las mu­je­res que tra­ba­jan fue­ra de ca­sa pier­den tiem­po de ca­li­dad con los hi­jos”. El tiem­po de de­di­ca­ción de quien no tra­ba­ja fue­ra es de so­lo 11 mi­nu­tos dia­rios más que de aque­llas que lo ha­cen, se­gún un es­tu­dio. Es más, el es­tar en la ca­sa no es ga­ran­tía de aten­ción ple­na a los hi­jos, mien­tras que quie­nes vuel­ven del tra­ba­jo con an­sias de ver a sus hi­jos, les de­di­can un tiem­po de sin­ce­ra aten­ción que com­pen­sa las ho­ras afue­ra.

El pe­so de es­ta do­ble fun­ción ya de­pen­de en­ton­ces de nues­tra per­cep­ción y de nues­tra ca­pa­ci­dad de re­gis­trar la apa­ri­ción de es­ta cul­pa, y de di­sol­ver­la, pa­ra po­der crear es­pa­cios po­si­ti­vos en nues­tro tra­ba­jo y en el ho­gar, sin pa­gar pre­cios in­jus­tos o sin­sen­ti­do. Lo úni­co que ne­ce­si­tan los hi­jos es es­ta­bi­li­dad; una fa­mi­lia, com­ple­ta o no, per­so­nas ma­ter­na­les que sean o no pa­rien­tes, abue­las/os, tías, ni­ñe­ras, que les de­vuel­van el es­pe­jo de sus emo­cio­nes y ha­gan que se sien­tan va­lo­ra­dos y ama­dos, ya sea en una fa­mi­lia tra­di­cio­nal o mo­der­na, mo­no­pa­ren­tal, con pa­dres em­plea­dos o des­em­plea­dos. No im­por­ta mu­cho la con­fi­gu­ra­ción de la fa­mi­lia, siem­pre y cuan­do el ni­ño ten­ga —en prin­ci­pio, du­ran­te los pri­me­ros seis me­ses de vi­da— a una per­so­na con quien ge­ne­rar el ape­go. Y en los pri­me­ros cin­co años de vi­da, lo ideal es lo­grar una es­ta­bi­li­dad emo­cio­nal con las per­so­nas que se em­bar­quen en la her­mo­sa y al­truis­ta ex­pe­rien­cia de cons­truir la in­fra­es­truc­tu­ra emo­cio­nal de un ser hu­mano

Y en cuan­to al ar­ma emo­cio­nal pa­ra eli­mi­nar la cul­pa, de­be­mos te­ner en cuen­ta que lo pri­me­ro que te­ne­mos que asu­mir y ela­bo­rar es la nue­va per­cep­ción de nues­tra li­ber­tad. Nun­ca se­re­mos las mis­mas lue­go de sa­ber que va­mos a ser ma­dres. En el mo­men­to en que nos en­te­ra­mos de es­ta no­ti­cia tam­bién nos ta­tua­mos en la fren­te una nue­va pa­la­bra que nos va a acom­pa­ñar en es­ta nue­va eta­pa de la vi­da: re­nun­cia.

Des­de el día en que nos en­te­ra­mos que va­mos a ser ma­dres, sa­be­mos que la pa­la­bra y la ac­ti­tud de re­nun­cia acom­pa­ña­rá en ca­da de­ci­sión y elec­ción que to­me­mos, lo cual es una no­ve­dad pa­ra quien va­lo­ra su li­ber­tad por so­bre to­das las cosas. No po­de­mos pre­ten­der te­ner la mis­ma vi­da de sol­te­ra si que­re­mos for­mar fa­mi­lia. Si ca­re­ce­mos de un ni­vel de frus­tra­ción ma­du­ro y acor­de a es­te nue­vo rol, ca­da re­nun­cia se­rá vi­vi­da co­mo un sa­cri­fi­cio y con mu­cha cul­pa.

No es lo mis­mo re­nun­ciar a las ho­ras de gim­na­sio o spa por los hi­jos (al me­nos du­ran­te

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.