UN ABRA­ZO EN LA MO­CHI­LA

Una ge­ne­ro­sa lec­ción de amor

High Class - - PSICOLOGÍA - Por Bea Bo­sio Em­ma­nuel Ma­cron y Bri­git­te Trog­neux.

La pri­me­ra vez que Rob Scheer abrió la puer­ta de su ca­sa en Mary­land pa­ra re­ci­bir a la ni­ña que se que­da­ría tem­po­ral­men­te con él en cus­to­dia, se sor­pren­dió al ver­se a sí mis­mo re­vi­vien­do la do­lo­ro­sa ex­pe­rien­cia que le to­có tran­si­tar en su in­fan­cia.

Rob ha­bía cre­ci­do den­tro del sis­te­ma Fos­ter Ca­re ame­ri­cano, una me­di­da de pro­tec­ción del Es­ta­do que re­ubi­ca a me­no­res que no pue­den vi­vir con sus pa­dres, en una fa­mi­lia sus­ti­tu­ta que los cui­da has­ta que pue­dan re­tor­nar a sus ho­ga­res o has­ta que se for­ma­li­ce el pro­ce­so de adop­ción.

El sis­te­ma tie­ne vir­tu­des y fa­len­cias, y Rob —que lo ha­bía ex­pe­ri­men­ta­do en car­ne pro­pia— no du­dó en ins­cri­bir­se pa­ra re­ci­bir a ni­ños que atra­ve­sa­ban la do­lo­ro­sa si­tua­ción de vi­vir en ho­ga­res ines­ta­bles ca­rac­te­ri­za­dos por mal­tra­tos, aban­dono o abu­so de es­tu­pe­fa­cien­tes.

La ni­ña pa­ra­da fren­te a sus ojos se lla­ma­ba Ama­ya. Traía en bra­zos a su her­ma­ni­to —un ni­ño com­ple­ta­men­te mo­ja­do— y no son­reía. Sus per­te­nen­cias, to­do lo que te­nían en la vi­da, se en­con­tra­ban den­tro del con­te­ne­dor que les pro­ve­yó el Es­ta­do cuan­do los mu­dó de la ca­sa don­de vi­vían con sus fa­mi­lias: una bol­sa de ba­su­ra.

Ama­ya y Ma­kai te­nían cua­tro y dos años, res­pec­ti­va­men­te. Al ver­los ahí, pa­ra­dos fren­te a sus ojos y con to­das sus per­te­nen­cias en una bol­sa, a Rob no so­lo lo con­mo­vie­ron sus re­cuer­dos, sino que de­ci­dió tam­bién ha­cer al­go al res­pec­to.

“Uno po­ne la ba­su­ra en esas bol­sas —con­tó lue­go Rob en una en­tre­vis­ta—, y la ba­su­ra se des­car­ta. ¿Por qué na­die pien­sa que es cruel tra­tar las es­ca­sas per­te­nen­cias de un ni­ño asus­ta­do co­mo ba­su­ra? A un ni­ño a quien la vi­da se le es­tá de­rrum­ban­do, en­tre­gar­le una bol­sa de ba­su­ra pa­ra sus cosas tam­bién es una for­ma mal­tra­to”, di­jo.

Ese pen­sa­mien­to in­me­dia­ta­men­te se con­vir­tió en una mi­sión hu­ma­ni­ta­ria, y Rob y su fa­mi­lia co­men­za­ron a ar­mar mo­chi­las con di­ver­sos ele­men­tos pa­ra que los chi­cos de su ciu­dad pu­die­ran rea­li­zar el ar­duo via­je a los ho­ga­res de fa­mi­lias sus­ti­tu­tas, cuan­do las pro­pias no res­pon­dían. Ese tras­la­do cons­ti­tuía un mo­men­to di­fí­cil y vul­ne­ra­ble pa­ra los ni­ños, y Rob, más que na­die, lo sa­bía.

Él era el hi­jo me­nor de una ma­dre que ha­bía da­do a luz a otros nue­ve y se ha­bía ca­sa­do seis ve­ces. Cuan­do Rob cum­plió 10 años, lo pu­sie­ron en el sis­te­ma de fa­mi­lias sus­ti­tu­tas. Des­de en­ton­ces em­pe­zó a re­co­rrer lu­ga­res lle­van­do con­si­go las pe­que­ñas me­mo­rias que te­nía en la va­li­ja pro­vis­ta por el Es­ta­do: una bol­sa de ba­su­ra que sa­bía a desecho de un ni­ño po­co desea­do.

Al cum­plir 17 años Rob no te­nía don­de vi­vir. Por las ma­ña­nas ha­cía de las ca­lles su ho­gar y por las no­ches se es­con­día en la par­te tra­se­ra de un res­tau­ran­te de ta­cos, don­de los em­plea­dos le de­ja­ban la puer­ta de un ba­ño ex­te­rior abier­ta. A pe­sar de las vi­ci­si­tu­des, Rob siem­pre qui­so triun­far en la vi­da. Se gra­duó de la se­cun­da­ria, en­tró a la Ma­ri­na y lue­go desa­rro­lló una ca­rre­ra ci­vil en el ne­go­cio de las pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias.

Una vez se­gu­ro, es­ta­ble­ci­do y ca­sa­do, Rob pu­do apli­car pa­ra ser par­te del pro­gra­ma de Fa­mi­lias Sus­ti­tu­tas. “Cuan­do vi las bol­sas con que lle­ga­ron los ni­ños, no po­día creer que des­pués de 30 años na­die hu­bie­ra pen­sa­do en dar­les al me­nos un equi­pa­je más digno. Lo más tris­te es que era so­lo ro­pa arru­ga­da. Ni si­quie­ra un ju­gue­te o un ce­pi­llo de dien­tes. Na­da”,

“A un ni­ño a quien la vi­da se le es­tá de­rrum­ban­do, en­tre­gar­le una bol­sa de ba­su­ra pa­ra sus cosas tam­bién es una for­ma mal­tra­to”, di­jo Rob Scheer.

re­cor­da­ba en la mis­ma en­tre­vis­ta.

So­lo unos me­ses des­pués de la lle­ga­da de Ama­ya y Ma­kai, lle­ga­ron los be­bés Grey­son y Tris­tan. Una vez más con una pe­que­ña bol­sa ne­gra co­mo equi­pa­je.

El ma­tri­mo­nio si­guió com­pi­lan­do ele­men­tos pa­ra do­nar lo­cal­men­te a los chi­cos que es­ta­ban den­tro del Pro­gra­ma de Fa­mi­lias Sus­ti­tu­tas. Hi­cie­ron una lis­ta de to­do lo que un ni­ño po­dría que­rer o ne­ce­si­tar, y em­pe­za­ron a lle­nar mo­chi­las con ja­bón, ce­pi­llos de dien­tes, un li­bro, una agen­da, una sá­ba­na y otras cosas. Uno de los ele­men­tos cla­ve era un pi­ja­mas con la eti­que­ta pues­ta, pa­ra que ca­da ni­ño su­pie­ra que fue com­pra­do en su nom­bre.

Em­pe­za­ron con 300 mo­chi­las que pron­to se vol­vie­ron 500, y así fue cre­cien­do la idea. Tam­bién la fa­mi­lia cre­ció, por­que esos chi­cos que vi­nie­ron de ma­ne­ra tem­po­ral fue­ron adop­ta­dos por el ma­tri­mo­nio Sheer y, fi­nal­men­te, se con­vir­tie­ron en fa­mi­lia. Una fa­mi­lia con una mi­sión hu­ma­ni­ta­ria que con­si­guió ar­mar, en tres años, unas 20 mil mo­chi­las.

Aho­ra, la fun­da­ción tra­ba­ja tam­bién con vo­lun­ta­rios, aun­que los Scheer si­guen di­rec­ta­men­te in­vo­lu­cra­dos. Los hi­jos ayu­dan a lle­nar las mo­chi­las y en­tre to­dos con­fec­cio­nan sá­ba­nas con te­la que van com­pran­do. Las mo­chi­las han de­mos­tra­do ser to­do un éxi­to en­tre los ni­ños des­ti­na­ta­rios. Un tes­ti­mo­nio de una ado­les­cen­te afir­ma: “Cuan­do lle­gas a una nue­va ca­sa no sa­bes na­da so­bre lo que vi­ven ahí. Y re­ci­bes lo que ellos quie­ran dar­te. Con mi mo­chi­la ten­go to­do lo bá­si­co: sham­pú, cre­ma, hi­lo den­tal, sá­ba­na, agen­da y has­ta un pe­lu­che. Ca­da co­sa tie­ne un sig­ni­fi­ca­do especial. La sá­ba­na te abri­ga y la agen­da es pa­ra que es­cri­bas có­mo te sien­tes. Es un her­mo­so ges­to que al­guien ha­ya pen­sa­do en es­to”.

El ma­tri­mo­nio si­guió com­pi­lan­do ele­men­tos pa­ra do­nar lo­cal­men­te a los chi­cos que es­ta­ban den­tro del Pro­gra­ma de Fa­mi­lias Sus­ti­tu­tas. Hi­cie­ron una lis­ta de to­do lo que un ni­ño po­dría que­rer o ne­ce­si­tar

El desafío de la fun­da­ción es enor­me: que ca­da ni­ño en el Pro­gra­ma de Fa­mi­lias Sus­ti­tu­tas ten­ga una mo­chi­la, y no so­lo en el es­ta­do don­de em­pe­zó el pro­yec­to, sino en to­dos los Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro Rob no te­me a los desafíos: “En es­ta fa­mi­lia nun­ca de­ci­mos nun­ca. Nos di­je­ron que nun­ca nos ca­sa­ría­mos —di­ce Rob to­man­do de la mano a su ma­ri­do—, nos di­je­ron que nun­ca se­ría­mos pa­dres, y mu­chas ve­ces nos di­je­ron que es­to era una lo­cu­ra y que no lo lo­gra­ría­mos. Pe­ro aquí es­ta­mos”, ase­gu­ra. Y lo es­tán lo­gran­do re­de­fi­nien­do el con­cep­to de dig­ni­dad pa­ra los ni­ños des­am­pa­ra­dos y re­cal­can­do la im­por­tan­cia su­pre­ma del amor por so­bre to­das las for­mas, mo­ra­li­da­des y es­pan­tos. “A nues­tros chi­cos no les im­por­ta que no­so­tros sea­mos blan­cos y ellos afro­ame­ri­ca­nos. Tam­po­co que sea­mos gays. Les im­por­ta que los ama­mos”, di­ce Rob.

Una re­fle­xión más que sa­bia en un mun­do con tan­ta vio­len­cia in­fan­til. Sin du­da es una ben­di­ción ca­da vez que una puer­ta ge­ne­ro­sa se abre pa­ra dar amor, con­ten­ción y am­pa­ro

el­mun­doy­su­ses­qui­nas.blogs­pot.com

Si que­rés con­tac­tar con Bea, po podés es­cri­bir a co co­men­ta­rios@high­class.com.py

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.