In­fan­cia es DES­TINO ¡LAS MU­JE­RES Y LOS NI­ÑOS PRI­ME­RO!

Cui­dar el co­mien­zo pa­ra cam­biar el fu­tu­ro

High Class - - RESPONSABILIDAD SOCIAL - Por Ga­brie­la Fa­ri­ña.

¿Sabías que la nu­tri­ción y el es­ta­do de sa­lud ma­ter­na des­de el em­ba­ra­zo, y la ali­men­ta­ción que re­ci­ba el be­bé has­ta sus dos pri­me­ros años de vi­da pue­den ejer­cer un efec­to a lar­go pla­zo? Cui­dar el co­mien­zo pa­ra cam­biar el fu­tu­ro, es el con­cep­to cla­ve que es­tá pre­sen­te en to­do el pro­gra­ma de la Uni­cef que per­mi­te im­ple­men­tar res­pues­tas in­te­gra­les y ac­ce­so a la pro­tec­ción so­cial, des­de la con­cep­ción.

En un día nor­mal, mien­tras ca­mi­na­ba al tra­ba­jo, pu­de ob­ser­var có­mo una mu­jer pre­sen­ta­ba un show ex­clu­si­vo, en me­dio de la pla­za. Pe­ro ella no pre­ten­día que mu­chas per­so­nas la pres­ta­ran aten­ción, so­lo una: su hi­ja, que aten­ta y en­tre­te­ni­da des­de su ca­rri­to, se sor­pren­día con el enér­gi­co “Co­re­co... ¡guá!”. En co­rres­pon­den­cia, la pe­que­ña es­bo­za­ba una son­ri­sa acom­pa­ña­da de un gui­ño y el bri­llo en sus ojos. “Es­te jue­go, que en reali­dad es un ac­to de amor y ter­nu­ra, de­vie­ne fun­da­men­tal en los pri­me­ros años de vi­da, al con­tri­buir con el pro­ce­so de apren­di­za­je”, sub­ra­ya la ni­ca­ra­güen­se Re­gi­na Cas­ti­llo, re­pre­sen­tan­te del Fon­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia (Uni­cef) en Pa­ra­guay.

El pe­rio­do pre­na­tal y los pri­me­ros años de exis­ten­cia son crí­ti­cos: “Lo que ha­ce­mos en los 1.000 días de exis­ten­cia, que cu­bre des­de la ges­ta­ción has­ta cum­plir los dos años de edad, se­rán de­ci­si­vos pa­ra to­dos los ni­ños, ni­ñas y pa­ra la so­cie­dad, pues­to que di­chas aten­cio­nes re­per­cu­ten en el po­ten­cial cog­ni­ti­vo del len­gua­je y de las des­tre­zas so­cia­les y emo­cio­na­les de un ser hu­mano en el fu­tu­ro”, ad­vier­te la ex­per­ta en in­fan­cia, al tiem­po de se­ña­lar so­bre la ne­ce­si­dad de la in­ter­ven­ción tem­pra­na y de ca­li­dad pa­ra re­du­cir la pro­ba­bi­li­dad de en­fer­me­da­des cró­ni­cas en la adul­tez.

En gran me­di­da, el cre­ci­mien­to y desa­rro­llo ce­re­bral es­tá de­ter­mi­na­do por una ade­cua­da ali­men­ta­ción, que se­rá el me­jor se­gu­ro de sa­lud pa­ra el res­to de la vi­da, pe­ro tam­bién por la ex­pe­ri­men­ta­ción de vi­ven­cias emo­cio­na­les en­ri­que­ce­do­ras, enu­me­ra la re­fe­ren­te de Uni­cef. “Prác­ti­ca­men­te, la ar­qui­tec­tu­ra ce­re­bral se con­for­ma en eta­pa, ya que las neu­ro­nas ha­cen su edi­fi­cio y po­nen to­dos sus pi­la­res al ser­vi­cio, es de­cir, son co­mo fo­qui­tos, se unen co­mo ca­bles, prin­ci­pal­men­te, cuan­do per­ci­ben el amor, la aten­ción y la pro­tec­ción de los adul­tos”, apun­ta Cas­ti­llo.

“No po­de­mos ha­blar de los de­re­chos del ni­ño sin ha­blar de los de­re­chos de la mu­jer. Los di­fe­ren­tes ti­pos de vio­len­cia con­tra una ma­dre afec­tan al hi­jo o la hi­ja”, es­ta­ble­ce Re­gi­na Cas­ti­llo, quien des­de ha­ce más de 15 años tra­ba­ja en el Sis­te­ma de Na­cio­nes Uni­das. Des­de enero de 2016, la ni­ca­ra­güen­se se desem­pe­ña co­mo re­pre­sen­tan­te de Uni­cef en Pa­ra­guay, or­ga­nis­mo in­ter­na­cio­nal ins­ta­la­do en más de 190 paí­ses y te­rri­to­rios, y cu­ya mi­sión es la pro­mo­ción de los de­re­chos y el bie­nes­tar de los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes, es­pe­cial­men­te de los más vul­ne­ra­bles y ex­clui­dos. En esa ca­li­dad, Cas­ti­llo rea­li­za una eva­lua­ción so­bre la co­yun­tu­ra de la sa­lud ma­ter­na y neo­na­tal en nues­tro país: “Lue­go de vi­si­tar va­rios hos­pi­ta­les de Pa­ra­guay y de otros paí­ses de la re­gión, pu­de no­tar que mu­chas ma­dres no tie­nen dón­de que­dar­se cuan­do acu­den a los cen­tros asis­ten­cia­les pú­bli­cos. En mu­chos ca­sos se que­dan a dor­mir en el pi­so, con tal de no re­gre­sar a sus ca­sas por­que eso po­dría sig­ni­fi­car la muer­te pa­ra ellas o sus hi­jos”.

Los da­tos abru­man. Tras un es­tu­dio desa­rro­lla­do por Uni­cef, con el apo­yo el Mi­nis­te­rio de Sa­lud Pú­bli­ca y Bie­nes­tar So­cial (MSP­yBS), se le­van­tó la se­ñal de aler­ta so­bre la si­tua­ción del de­re­cho a la sa­lud ma­ter­na e in­fan­til, en la que tres be­bés –de en­tre 0 y 28 días– mo­rían dia­ria­men­te, y que una ma­dre moría ca­da cua­tro días por ra­zo­nes re­la­cio­na­das con su em­ba­ra­zo, par­to y post­par­to, en el año 2013. Fren­te a es­te pa­no­ra­ma, el or­ga­nis­mo se pu­so a tra­ba­jar si­mul­tá­nea­men­te en va­rias áreas: pri­me­ra in­fan­cia, sa­lud ma­terno-in­fan­til, in­clu­sión so­cial y pro­tec­ción con­tra la vio­len­cia.

Pa­ra la dis­mi­nu­ción de la mor­ta­li­dad ma­ter­na y de re­cién na­ci­dos, el Fon­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra la In­fan­cia, el MSP­yBS y la Itai­pú Bi­na­cio­nal, su­ma­ron fuer­zas pa­ra la crea­ción del pro­yec­to de­no­mi­na­do Mo­vi­li­za­ción Na­cio­nal. El mis­mo per­mi­tió la ha­bi­li­ta­ción de al­ber­gues ma­terno-in­fan­ti­les des­ti­na­dos a mu­je­res que vi­ven en zo­nas ru­ra­les, uno se en­cuen­tra en Ciu­dad del Es­te (Al­to Pa­ra­ná) y otro en Sal­to del Guai­rá (Ca­nin­de­yú), en el año 2016.

“Mu­chas vi­das han si­do sal­va­das gra­cias a es­tos al­ber­gues re­fe­ren­cia­les cer­ca­nos a los hos­pi­ta­les”, ase­gu­ra la en­tre­vis­ta­da. Un es­tu­dio de Uni­cef com­prue­ba que la re­duc­ción de la mor­ta­li­dad neo­na­tal –en­tre 2013 y 2015– fue de 2,2 % en las dos zo­nas del pro­yec­to, la dis­mi­nu­ción fue del 25 % en Al­to Pa­ra­ná, y de 24 % en Ca­nin­de­yú. Mien­tras que la mor­ta­li­dad ma­ter­na, en el mis­mo pe­río­do, se re­du­jo en un 18 % en los sec­to­res del pro­yec­to, fue de 48 % en Ciu­dad del Es­te, y de 20 % en Sal­to del Guai­rá.

Es­ta eta­pa de la vi­da tam­bién re­pre­sen­ta una ven­ta­na de opor­tu­ni­da­des pa­ra las po­lí­ti­cas so­cia­les. “Pa­ra com­ba­tir las

Uni­cef ha­ce un gran es­fuer­zo en pro­gra­mas a lar­go pla­zo pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les, la so­cie­dad ci­vil y el sec­tor pri­va­do in­vier­tan por la pri­me­ra in­fan­cia.

inequi­da­des y acor­tar las bre­chas de la ex­clu­sión, de­be­mos prio­ri­zar la nu­tri­ción de la ma­dre, el em­ba­ra­zo ins­ti­tu­cio­na­li­za­do en los hos­pi­ta­les y los es­tu­dios pre­na­ta­les que re­sul­tan vi­ta­les pa­ra evi­tar par­tos pre­ma­tu­ros. Así co­mo la aten­ción al re­cién na­ci­do, los con­tro­les, la apli­ca­ción de va­cu­nas y la lac­tan­cia ex­clu­si­va en los pri­me­ros seis me­ses”, ex­pli­ca la re­pre­sen­tan­te de Uni­cef.

En res­pues­ta a los pro­ble­mas que aque­jan a la so­cie­dad, Uni­cef ha­ce un gran es­fuer­zo en pro­gra­mas a lar­go pla­zo pa­ra que las ins­ti­tu­cio­nes es­ta­ta­les, la so­cie­dad ci­vil y el sec­tor pri­va­do in­vier­tan por la pri­me­ra in­fan­cia. Tam­bién, mo­ni­to­rea los prin­ci­pa­les in­di­ca­do­res nu­tri­cio­na­les de los ni­ños y las ni­ñas pa­ra “ge­ne­rar evi­den­cias que ayu­den a po­si­cio­nar el te­ma de la ni­ñez en la po­lí­ti­ca pú­bli­ca y en los pro­gra­mas del Es­ta­do”, ase­gu­ra Re­gi­na. Ade­más, el or­ga­nis­mo de asis­ten­cia pa­ra la in­fan­cia pro­du­ce ma­te­ria­les de con­sul­tas a pie de cuna con in­for­ma­cio­nes de ca­li­dad y uti­li­dad pa­ra las fa­mi­lias.

UNA NO­CHE, MI­LES DE SUE­ÑOS

Una vez más, la pri­me­ra in­fan­cia se con­vier­te en el al­ma de la cena so­li­da­ria bau­ti­za­da co­mo “Una no­che, mi­les de sue­ños”, a rea­li­zar­se el jue­ves 31 de agos­to, a las 20:00, en el lo­cal del Ta­lley­rand Cos­ta­ne­ra. Por cuar­to año con­se­cu­ti­vo, Uni­cef

en Pa­ra­guay y su Con­se­jo Con­sul­ti­vo Em­pre­sa­rial in­vi­tan a la me­sa a di­fe­ren­tes ac­to­res del sec­tor pú­bli­co y pri­va­do, así co­mo a la so­cie­dad ci­vil por un bien co­mún: “Cui­dar y pro­te­ger al fu­tu­ro del país, los ni­ños y ni­ñas”.

Un ejem­plo que el apo­yo em­pre­sa­rial al pro­yec­to pri­ma ha­cia puer­tas aden­tro, se­gún re­la­ta Re­gi­na: “Mu­chas de las 80 em­pre­sas que apo­ya­ron la cena so­li­da­ria el año pa­sa­do, aho­ra es­tán tra­ba­jan­do con no­so­tros pa­ra im­ple­men­tar, en sus res­pec­ti­vos es­pa­cios de tra­ba­jo, un mo­de­lo que brin­da pro­ta­go­nis­mo a los pa­dres y ma­dres en la aten­ción de los ni­ños pequeños. Las ac­cio­nes de los gran­des em­plea­do­res ge­ne­ran un im­pac­to po­si­ti­vo so­cial, por­que si se as­pi­ra a un desa­rro­llo sos­te­ni­ble, tan­to en el con­tex­to cor­po­ra­ti­vo co­mo en el de un país, se de­be co­men­zar sin du­da por el ca­pi­tal hu­mano”.

Pe­ro, ¿qué im­pli­ca la in­cor­po­ra­ción de es­te pa­ra­dig­ma en el ám­bi­to pri­va­do? Co­mo ex­pli­ca Re­gi­na Cas­ti­llo, las compañías que in­te­gran la res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial (RSE), en su for­ma de ges­tio­nar los negocios, es­tán co­men­zan­do a com­pren­der la in­fluen­cia que es­tán te­nien­do y pue­den te­ner en la for­ma­ción de los ni­ños, ni­ñas y ado­les­cen­tes, así co­mo en el desa­rro­llo hu­mano y eco­nó­mi­co del país. Por tan­to, su in­ci­den­cia en el cum­pli­mien­to de los de­re­chos, ini­cia con las con­di­cio­nes la­bo­ra­les que con­fie­re a sus con­tra­ta­dos (ma­dres y pa­dres).

Una em­pre­sa que tie­ne a la in­fan­cia co­mo cen­tro, se­gún los cri­te­rios de Uni­cef, es aque­lla que cum­ple la le­gis­la­ción vi­gen­te de pro­tec­ción a la ma­ter­ni­dad, pa­ter­ni­dad y lac­tan­cia. Prohí­be cual­quier ti­po de dis­cri­mi­na­ción a las mu­je­res, en especial a las em­ba­ra­za­das o en pe­rio­do de lac­tan­cia. Otor­ga la fle­xi­bi­li­dad de ho­ra­rios pa­ra dar de ma­mar. Cuen­ta con po­lí­ti­cas e in­fra­es­truc­tu­ra pa­ra la lac­tan­cia en el lu­gar de tra­ba­jo, y pa­ra la ex­trac­ción y con­ser­va­ción de le­che du­ran­te el pe­rio­do de ama­man­ta­mien­to, ade­más de fa­ci­li­tar per­mi­sos pa­ra con­tro­les de sa­lud de la ma­dre co­la­bo­ra­do­ra o del pa­dre co­la­bo­ra­dor y su hi­jo.

Con los fon­dos re­cau­da­dos en la cena del año an­te­rior, se pu­do con­cre­tar sig­ni­fi­ca­ti­vas me­jo­ras en el Cen­tro de Aten­ción In­te­gral a la Pri­me­ra In­fan­cia del Mer­ca­do 4, per­te­ne­cien­te a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción.

DE CE­RO A MIL

Son las his­to­rias las que le dan va­lor a es­te pro­yec­to. Año tras año, se mul­ti­pli­can las ac­cio­nes so­li­da­rias del sec­tor pri­va­do que apo­yan “Una

no­che, mi­les de sue­ños”, y de eso da cuen­ta el úl­ti­mo in­for­me anual de ac­ti­vi­da­des Uni­cef en Pa­ra­guay. Con los fon­dos re­cau­da­dos en la cena del año an­te­rior, se pu­do con­cre­tar sig­ni­fi­ca­ti­vas me­jo­ras en el Cen­tro de Aten­ción In­te­gral a la Pri­me­ra In­fan­cia del Mer­ca­do 4, per­te­ne­cien­te a la Mu­ni­ci­pa­li­dad de Asun­ción.

“Bá­si­ca­men­te, las obras con­sis­tie­ron en la reade­cua­ción del mo­bi­lia­rio y equi­pa­mien­to, ca­pa­ci­ta­ción del per­so­nal a car­go de los ni­ños pa­ra una aten­ción y es­ti­mu­la­ción más efec­ti­vas, for­ta­le­ci­mien­to del com­po­nen­te de tra­ba­jo con las fa­mi­lias, en­tre otras obras. El ser­vi­cio, cu­ya ca­pa­ci­dad es pa­ra 100 per­so­nas, atien­de ac­tual­men­te a 80 hi­jos e hi­jas de tra­ba­ja­do­res del po­pu­lo­so mer­ca­do y de la zo­na. Nos ale­gra sa­ber que ca­da vez son más los in­tere­sa­dos en te­ner a sus hi­jos ahí. Des­de su aper­tu­ra, el te­lé­fono no pa­ra”, com­par­te con mu­cha emo­ción la re­pre­sen­tan­te de Uni­cef.

¿Por qué es im­por­tan­te con­tar con cen­tros de aten­ción in­fan­til? “Con es­tos es­pa­cios que­re­mos trans­for­mar el con­cep­to de guar­de­ría e ins­tau­rar un mo­de­lo don­de los ni­ños re­ci­ban una co­rrec­ta ali­men­ta­ción, con­ten­ción y es­ti­mu­la­ción, mien­tras las ma­dres y los pa­dres tra­ba­jan. Es­ta idea sur­ge an­te la ne­ce­si­dad de ser­vi­cios pa­ra los ni­ños de en­tre 0 y 3 años. Al sa­ber que el be­bé es­tá en bue­nas ma­nos, las mu­je­res se qui­tan un pe­so de en­ci­ma”.

Pa­ra es­te año, la me­ta de la cena so­li­da­ria es su­mar es­pa­cios de desa­rro­llo in­fan­til en Asun­ción y otras ciu­da­des del país, de mo­do a lo­grar que más ni­ños y ni­ñas re­ci­ban cui­da­do cariñoso y sen­si­ble, así co­mo opor­tu­ni­da­des de apren­di­za­je du­ran­te los pri­me­ros 1.000 días de vi­da. “A fin de cuen­tas, el pro­pó­si­to de to­do es­to es coope­rar con el país pa­ra que cuen­te con una po­lí­ti­ca pú­bli­ca de aten­ción a be­bés des­de el em­ba­ra­zo y has­ta los 3 años en va­rias lo­ca­li­da­des o mu­ni­ci­pios”, con­clu­ye Cas­ti­llo.

Des­de la or­ga­ni­za­ción sos­tie­nen que to­da co­la­bo­ra­ción es bien­ve­ni­da. Se pue­de ayu­dar con do­na­cio­nes, o bien par­ti­ci­pan­do de la cena so­li­da­ria “Una no­che, mi­les de sue­ños”. Los que quie­ren co­no­cer más a fon­do las ac­cio­nes del or­ga­nis­mo de Na­cio­nes Uni­das pa­ra la asis­ten­cia a la in­fan­cia, pue­den lla­mar al (021) 611- 007 in­terno 127, o es­cri­bir a la di­rec­ción de co­rreo elec­tró­ni­co mdi­par­doar­me­le@uni­cef.org.

Fo­tos: Gen­ti­le­za de Uni­cef.

Re­gi­na Cas­ti­llo, re­pre­sen­tan­te de Uni­cef en Pa­ra­guay.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.