Ó X I D O S

Ar­te ur­bano crea­do por tres mu­je­res

High Class - - ARTE -

To­da es­ta aven­tu­ra em­pe­zó con la ar­tis­ta me­xi­ca­na, ra­di­ca­da en Ber­lín, Xo­chitl Pérez de Ur­ban, quien al re­co­rrer las ca­lles de la ca­pi­tal ale­ma­na em­pe­zó a re­gis­trar no so­lo los gra­fi­tis con los que ama­ne­cía de­co­ra­da ca­da día la ciu­dad, sino tam­bién có­mo que­da­ban los es­pa­cios ale­da­ños a los mu­ros in­ter­ve­ni­dos por los gra­fi­te­ros, y có­mo el tiem­po tam­bién iba dan­do pin­ce­la­das oxi­da­das a los mu­ros de con­te­ne­do­res y pa­re­des pin­ta­das con gra­fi­tis.

A Xo­chitl tam­bién le lla­ma­ba la aten­ción las ta­pi­tas de cer­ve­za que que­da­ban des­pa­rra­ma­das en el pi­so tras las in­ter­ven­cio­nes ur­ba­nas de los gra­fi­te­ros, y co­mo es­tas se iban oxi­dan­do, aplas­tan­do y vol­vién­do­se par­te de las obras. Así, pau­la­ti­na­men­te esas ta­pi­tas fue­ron in­te­gran­do sus re­gis­tros e in­tere­sán­do­le ca­da vez más. Con­ver­san­do con una ami­ga del otro la­do del océano, la fo­tó­gra­fa Si­grid Pe­lu­sa Clebsch de Bie­der­mann, fue ma­te­ria­li­zán­do­se la idea de rea­li­zar un tra­ba­jo en es­pe­jo en nues­tro con­tex­to lo­cal, en el cual tam­bién fue­ron apa­re­cien­do gra­fi­tis, óxi­dos y ta­pi­tas.

Xo­chitl in­vi­tó a par­ti­ci­par tam­bién a la pin­to­ra Lucy Ye­gros, quien ex­plo­ró los óxi­dos y la pin­tu­ra des­de su pers­pec­ti­va pic­tó­ri­ca, y el re­sul­ta­do fue una ex­plo­sión de tres fuer­zas úni­cas, de tres mi­ra­das di­fe­ren­tes ha­cia lo efí­me­ro, lo pa­sa­je­ro, lo co­rroí­do. Pe­lu­sa, Xo y Lucy nos in­vi­tan a po­sar la mi­ra­da en to­do aque­llo que se trans­for­ma día a día fren­te a nues­tros ojos sin que nos de­mos cuen­ta, res­ca­tan­do el va­lor de lo efí­me­ro, y ma­ra­vi­llán­do­nos con las man­chas de pin­tu­ra y de óxi­dos que van es­tam­pan­do ca­da día nues­tras ca­lles con to­na­li­da­des nue­vas.

XO­CHITL PÉREZ DE UR­BAN ¿Qué te lle­vó al ar­te?

Des­de ni­ña siem­pre tu­ve esa in­quie­tud so­bre el ar­te. Lo en­con­tra­ba por to­dos la­dos en Mé­xi­co. Cuan­do vi­vía allí me gus­ta­ba ex­pe­ri­men­tar, mo­ver, cam­biar, trans­for­mar, y si no me gus­ta­ba lo que ha­bía he­cho lo vol­vía a em­pe­zar. Eso me lle­vó a rea­li­zar mis es­tu­dios co­mo di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res en la Es­cue­la de Ar­te y Di­se­ño de Ciu­dad de Mé­xi­co. Des­de ni­ña siem­pre ha­bía desea­do te­ner una cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca —des­de muy ni­ña, cuan­do te­nía 5 a 6 años—, y mi abue­lo en ese en­ton­ces me con­so­la­ba di­cien­do que mis ojos eran la me­jor cá­ma­ra fo­to­grá­fi­ca que pu­die­ra te­ner, que los abrie­ra muy gran­des pa­ra mi­rar por to­dos la­dos y que allí iba a en­con­trar cosas que fo­to­gra­fiar con mis re­cuer­dos. De­bi­do a que soy ar­tis­ta y es­po­sa de un di­plo­má­ti­co ale­mán, des­de el año 2000 has­ta la fe­cha he vi­vi­do en tres con­ti­nen­tes, y en ca­da uno de ellos he en­con­tra­do siem­pre, de al­gu­na ma­ne­ra, el ar­te en­tre su cul­tu­ra, sus co­lo­res y sus cli­mas. Ese cli­ma que trans­for­ma, ese cli­ma que siem­pre va a trans­for­man­do las su­per­fi­cies, tan­to con la nie­ve, con el ca­lor, con la llu­via.

¿Qué fue lo que te em­pe­zó a guiar la mi­ra­da ha­cia los óxi­dos?

Lo de los óxi­dos em­pe­zó cuan­do ca­mi­na­ba por las ca­lles de Ber­lín con una cá­ma­ra que por fin lo­gré te­ner, re­co­rrien­do es­ta ciu­dad con mu­cho mo­vi­mien­to, co­lor, pe­ro so­bre to­do esa com­ple­ta trans­for­ma­ción de la ciu­dad des­de des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial has­ta la fe­cha. Es­te fue uno de mis pun­tos fo­ca­les, por­que cuan­do ca­mi­na­ba por las ca­lles siem­pre ha­bía un an­da­mio pa­ra trans­for­mar al­gún edi­fi­cio y veía que la pin­tu­ra caía so­bre el pi­so, so­bre los con­te­ne­do­res de cons­truc­ción, con el ce­men­to, con to­do el pa­pel, con to­do lo que es­ta­ban re­ci­clan­do. Esos con­te­ne­do­res se que­dan en la ca­lle y, con el tiem­po, la llu­via, la nie­ve o el ca­lor, pues em­pe­za­ban a for­mar­se so­bre esa su­per­fi­cie. Son co­mo óxi­dos de mu­chos co­lo­res. Tam­bién ca­mi­nan­do por el Mu­ro de Ber­lín, mi­ran­do có­mo los gra­fi­te­ros, al pin­tar, de­ja­ban esas man­chas so­bre el pi­so o pin­ta­ban un gra­fi­ti so­bre otro, y tam­bién a cau­sa de la nie­ve y al frío, esas pin­tu­ras se rom­pían, se caían y for­ma­ban lo que pa­ra mí era ar­te. Yo em­pe­cé a fo­to­gra­fiar a los pi­sos, los mu­ros, los con­te­ne­do­res de ba­su­ra de cons­truc­ción, de to­do lo que pu­die­ses ha­cer una man­cha, y de esas man­chas em­pe­zó a sa­lir el ar­te que im­pli­ca­ba ver en lo or­di­na­rio —co­mo lo es una man­cha— una obra de ar­te.

¿Có­mo sur­gió la idea de ha­cer la mues­tra Óxi­dos y la de en­ca­rar­la de ma­ne­ra in­ter­na­cio­nal?

De­ci­dí lle­var es­ta ex­po­si­ción al Pa­ra­guay por dos ra­zo­nes: la pri­me­ra por­que que­ría re­tor­nar a es­te her­mo­so país que es inol­vi­da­ble y que me de­jó muy gra­tos re­cuer­dos, pe­ro so­bre to­do mu­chos que­ri­dos ami­gos; la otra era por­que me he da­do cuen­ta de que en dos años Pa­ra­guay se ha trans­for­ma­do mu­chí­si­mo. Se pue­de ver có­mo los jó­ve­nes, los es­tu­dian­tes de ar­te, van a las ca­lles y trans­for­man to­dos es­tos gra­fi­tis de co­lo­res. Yo di­je: "Si yo veo los gra­fi­tis en el Mu­ro de Ber­lín pues quie­ro ver los gra­fi­tis en las ca­lles de Asun­ción". En­ton­ces ahí vino exac­ta­men­te la idea: re­tor­nar al Pa­ra­guay y lle­var mis óxi­dos pe­ro con una mez­cla de ar­tis­tas. En pri­mer lu­gar ele­gí a ar­tis­tas mu­je­res por­que la ex­po­si­ción se lle­vó a ca­bo en mar­zo, y en mar­zo en ce­le­bra­ba el Día In­ter­na­cio­nal de la Mu­jer. Por es­ta ra­zón ele­gí a Lucy Ye­gros, ami­ga, gran ar­tis­ta, una di­va del Pa­ra­guay, una mu­jer de his­to­ria; Pe­lu­sa, Si­grid Bie­der­mann, es una gran fo­tó­gra­fa, so­bre­to­do ur­ba­na, y des­de ha­cía tiem­po ya ha­bía­mos ha­bla­do del mo­ti­vo de ha­cer al­go jun­tas. Yo te­nía un blog aquí en Ber­lín que se lla­ma­ba Wal­king Around Ber­lin, y ella em­pe­zó con la in­quie­tud de ha­cer lo mis­mo: Wal­king Around Asun­ción. La cuar­ta mu­jer fue Si­mo­ne Her­drich, que es ale­ma­na y di­rec­to­ra del Cen­tro Cul­tu­ral Pa­ra­gua­yo Ale­mán, y quien ade­más es cu­ra­do­ra y ar­tis­ta.

“Em­pe­cé a fo­to­gra­fiar a los pi­sos, los mu­ros, de to­do lo que pu­die­ses ha­cer una man­cha, y de eso em­pe­zó a sa­lir el ar­te que im­pli­ca­ba ver en lo or­di­na­rio — co­mo lo es una man­cha— una obra de ar­te”. Xo­chitl Pérez

¿Có­mo fue la ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar con otras ar­tis­tas pa­ra es­ta mues­tra?

La ex­po­si­ción fue to­do un éxi­to, con ca­si 300 vi­si­tan­tes en­tre es­tu­dian­tes, ar­tis­tas lo­ca­les, cuer­po di­plo­má­ti­co, ami­gos y un im­por­tan­te pa­tro­ci­nio de la cer­ve­za Sa­jo­nia. To­da es­ta com­bi­na­ción de ele­men­tos lle­vó a que gus­te mu­cho la mues­tra. Hu­bo ver­da­de­ra­men­te mu­cho in­te­rés del pú­bli­co y tam­bién de la pren­sa.

A raíz de es­ta ex­pe­rien­cia sur­gie­ron otros nue­vos pro­yec­tos vin­cu­la­dos. ¿Me po­drías ha­blar de ellos?

El pró­xi­mo pro­yec­to ya es­tá en ca­mino y con­sis­te en lle­var Óxi­dos de Asun­ción a Ber­lín pa­ra fi­na­les de es­te año. Es un pro­yec­to muy gran­de pa­ra mí, y es un ho­nor ha­ber re­vo­lu­cio­na­do un po­qui­to con mis óxi­dos, y que aho­ra en Pa­ra­guay los pa­tro­ci­na­do­res ten­gan ga­nas de ve­nir a pre­sen­tar el ar­te de es­tas ar­tis­tas tam­bién a Ber­lín. El otro pro­yec­to que es­tá en ca­mino es que voy a la In­dia en bus­ca de óxi­dos. La idea es lle­var los óxi­dos a Bom­bay, a la In­dia, pa­ra que así va­ya, de po­qui­to a po­qui­to, re­co­rrien­do el mun­do, por­que óxi­dos hay en to­dos la­dos, en to­das las ca­lles hay pin­tu­ra. To­do es cues­tión de abrir los ojos bien gran­de y te­ner crea­ti­vi­dad pa­ra po­der mos­trar­los.

¿Qué es el ar­te pa­ra vos?

El ar­te pa­ra mí es una for­ma de ex­pre­sar lo que mis ojos ven, cap­tán­do­lo con mi cá­ma­ra y trans­mi­tir­lo lue­go a tra­vés de mis fotografías ur­ba­nas —en es­te ca­so, mis óxi­dos—, al­go tan or­di­na­rio y sim­ple, co­mo una man­cha oxi­da­da por el tiem­po, se pue­de con­ver­tir en al­go ex­tra­or­di­na­rio, co­mo una obra de ar­te. Yo siem­pre he pen­sa­do que el ar­te no tie­ne que ver­se bo­ni­to, el ar­te tie­ne que ha­cer­te sen­tir al­go.

El pró­xi­mo pro­yec­to ya es­tá en ca­mino y con­sis­te en lle­var Óxi­dos de Asun­ción a Ber­lín pa­ra fi­na­les de es­te año. Es un pro­yec­to muy gran­de pa­ra mí, y es un ho­nor ha­ber re­vo­lu­cio­na­do un po­qui­to con mis óxi­dos.

SI­GRID CLEBSCH "PE­LU­SA" DE BIE­DER­MANN ¿Qué te lle­vó a la fo­to­gra­fía?

Lo que me lle­vó a la fo­to­gra­fía es dar­me cuen­ta de que a tra­vés de ella po­día cap­tar emo­cio­nes, ros­tros, pai­sa­jes, sen­ti­mien­tos y con­ge­lar el tiem­po en una fo­to. Las fo­tos pa­ra mí son la me­mo­ria de un ins­tan­te que no se va a vol­ver a re­pe­tir.

¿Qué fue lo que des­per­tó tu vi­sión de la fo­to­gra­fía co­mo un me­dio ex­pre­si­vo?

Yo creo que cuan­to más es­tu­dia­ba y pro­fun­di­za­ba en el ma­ra­vi­llo­so mun­do de la fo­to­gra­fía, más me da­ba cuen­ta de que a tra­vés de mis fo­tos po­día co­mu­ni­car mis per­cep­cio­nes, mis sen­ti­mien­tos, mi mi­ra­da per­so­nal acer­ca de to­do lo que me ro­dea.

¿Có­mo re­ci­bis­te la idea de par­ti­ci­par en la mues­tra Óxi­dos?

Re­ci­bí la in­vi­ta­ción de par­ti­ci­par en la ex­po­si­ción Óxi­dos a tra­vés de una ami­ga muy que­ri­da: Xo­chilt de Ur­ban, ar­tis­ta de ori­gen me­xi­cano que vi­vió va­rios años en nues­tro país, aho­ra con re­si­den­cia en Ber­lín. Ella es­ta­ba ha­cien­do una se­rie de fo­tos ur­ba­nas, lla­ma­das Ca­mi­nan­do por Ber­lín, don­de re­fle­ja­ba el es­ti­lo de vi­da de es­ta ciu­dad y sus fa­mo­sos mu­ros lle­nos de gra­fi­tis. Ella me pro­pu­so ha­cer una se­rie de fo­tos lla­ma­das Ca­mi­nan­do por Asun­ción, fo­to­gra­fian­do los her­mo­sos mu­ros pin­ta­dos que te­ne­mos en nues­tra ciu­dad. Sur­ge tam­bién la idea de in­cor­po­rar ta­pi­tas de cer­ve­za en nues­tra fo­to­gra­fía, ya que la gen­te que pin­ta los mu­ros, ge­ne­ral­men­te, se to­ma unas cer­ve­zas cuan­do los van pin­tan­do, y las ta­pi­tas caen al pi­so so­bre las man­chas de pin­tu­ra. Uti­li­za­mos ta­pi­tas de la cer­ve­za ar­te­sa­nal Sa­jo­nia, que tie­ne pin­ta­da un pá­ja­ro cam­pa­na en su eti­que­ta, y de una cer­ve­za ale­ma­na que tie­ne pin­ta­da el Oso de Ber­lín, pa­ra re­pre­sen­tar nues­tras dos ciu­da­des (Asun­ción y Ber­lín). Las ta­pi­tas de Sa­jo­nia fue­ron fo­to­gra­fia­das en

“Uti­li­za­mos ta­pi­tas de la cer­ve­za ar­te­sa­nal Sa­jo­nia, que tie­ne pin­ta­da un pá­ja­ro cam­pa­na en su eti­que­ta, y de una cer­ve­za ale­ma­na que tie­ne pin­ta­da el Oso de Ber­lín, pa­ra re­pre­sen­tar nues­tras dos ciu­da­des (Asun­ción y Ber­lín)”. Pe­lu­sa de Bie­der­mann

el Mu­ro de Ber­lín y en sus ca­lles. To­da la idea de la ex­po­si­ción fue flu­yen­do de una ma­ne­ra in­creí­ble. Co­mo Xo­chitl ve­nía a Pa­ra­guay pa­ra una ex­po­si­ción con Lucy Ye­gros, en­ton­ces me in­vi­ta­ron a ex­po­ner con ellas lo que se­ría la mues­tra Óxi­dos, Man­chas y Ta­pi­tas. Uti­li­zan­do to­dos los ele­men­tos men­cio­na­dos, pe­ro ca­da una en su es­ti­lo muy par­ti­cu­lar.

“Lo que más ate­so­ro de es­ta ex­pe­rien­cia es que a tra­vés del ar­te podés co­nec­tar­te con otras per­so­nas ma­ra­vi­llo­sa­men­te”. Lucy Ye­gros

¿Có­mo fue tu ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar con otras ar­tis­tas pa­ra es­ta mues­tra?

Real­men­te pa­ra mí fue una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa po­der tra­ba­jar con es­tas gran­des ar­tis­tas Xo­chitl y Lucy, quie­nes ade­más son per­so­nas in­creí­bles. Me sen­tí muy có­mo­da y con­te­ni­da por ellas. ¡Creo que fue la mez­cla per­fec­ta! La ex­po­si­ción fue al­go bien di­fe­ren­te de lo que se ha­ce en Pa­ra­guay, la hi­ci­mos en el Cen­tro Cul­tu­ral Pa­ra­gua­yo Ale­mán, quien nos abrió sus puer­tas, y es­pe­cial­men­te su di­rec­to­ra, la se­ño­ra Si­mo­ne Her­drich. Pa­ra mí fue una de las me­jo­res ex­pe­rien­cias en mi vi­da. Y ya te­ne­mos pla­nes de ha­cer otra ex­po­si­ción jun­tas, pró­xi­ma­men­te.

¿Qué es el ar­te pa­ra vos?

Pa­ra mí el ar­te es po­der ex­pre­sar mis emo­cio­nes, mis ideas, mi par­ti­cu­lar mi­ra­da de la vi­da a tra­vés de mis fotografías.

LUCY YE­GROS ¿Qué te lle­vó al ar­te?

Cuan­do em­pe­cé a di­bu­jar y a pin­tar, no sa­bía que con el tiem­po iba a ser un ca­mino pa­ra cu­rar­me y lle­gar a co­no­cer­me a mí mis­ma.

¿Có­mo fue es­ta ex­pe­rien­cia de tra­ba­jar con ami­gas y en con­jun­to, a la dis­tan­cia?

Lo to­mé co­mo un desafío y un jue­go con los co­lo­res. Pe­ro me hi­zo ver que hoy en día ya no exis­ten las dis­tan­cias.

¿Cuál fue tu apor­te a la mues­tra Óxi­dos? ¿Qué es lo que más vas a ate­so­rar de es­ta ex­pe­rien­cia?

Lo que más ate­so­ro de es­ta ex­pe­rien­cia es que a tra­vés del ar­te podés co­nec­tar­te con otras per­so­nas ma­ra­vi­llo­sa­men­te.

¿Qué es el ar­te pa­ra vos?

Creo que el ar­te es no en­ca­si­llar­se y rom­per con to­dos los es­que­mas. El ar­te es li­ber­tad y ser uno mis­mo

Por Va­le­ria Ga­lla­ri­ni

Tres ar­tis­tas, tres mu­je­res, tres ami­gas, un océano en­tre ellas y un pro­yec­to en co­mún que las lle­va­ría a en­tre­la­zar reali­da­des ur­ba­nas des­de con­tex­tos muy dis­tin­tos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Paraguay

© PressReader. All rights reserved.